3744 Views

10 planes originales y divertidos para realizar con niños en primavera

¡Cómo pasa el tiempo! El próximo 20 de marzo comenzará oficialmente la primavera, una de nuestras estaciones preferidas, con días más largos, temperaturas suaves y un montón de planes divertidos para realizar con nuestros hijos. Si estáis buscando ideas, a continuación, os propondremos una serie de actividades ideales para realizar en la estación primaveral que disfrutaréis vosotros y, sobre todo, vuestros niños. 

La primavera invita a salir 

Después del frío del invierno, nos apetece salir a disfrutar del sol y de temperaturas más cálidas. Ya no es necesario que nos abriguemos tanto y la naturaleza está preciosa, de un verde intenso y con los árboles en flor, y nosotros también estamos más activos. Por ello la primavera es la estación ideal para los planes fuera de casa, ya sea de viaje (tenemos la Semana Santa y el puente de mayo a la vuelta de la esquina) o en excursiones cortas. 

Los días internacionales también invitan a disfrutar de nuestro entorno: si el 21 de marzo celebramos el Día Internacional de los Bosques, al día siguiente, el día 22, se conmemora el Día Mundial del Agua. Unas jornadas que reivindican la importancia del medio ambiente en nuestro bienestar. De hecho, este 2023, el lema del 21 de marzo es “Bosques y salud”. Los bosques nos proporcionan alimentos, medicamentos, combustible y salud física y mental, lo que los convierte en fundamentales si queremos conseguir unas poblaciones saludables. Por su parte, el Día Mundial del Agua pretende poner de relieve la importancia de este elemento para solucionar los principales conflictos que asolan nuestro planeta: desde la salud hasta el hambre, pasando por la educación, la industria, los desastres naturales y la falta de paz. 

Para disfrutar de la naturaleza en familia, aquí tenéis nuestras propuestas, ideales para pasar un fin de semana divertido y también educativo

1. Disfrutar de los almendros en flor. 

Uno de los espectáculos más bonitos que nos brinda la naturaleza es la contemplación de un campo de almendros en flor. Llevar a nuestros hijos a conocerlo y disfrutarlo puede ser una excursión encantadora. Además, podemos aprovechar para explicarles el ciclo vital de la naturaleza, lo que sin duda contribuirá a que los niños la conozcan mejor, y, en un futuro, sean más respetuosos y cuidadosos con ella. 

2. Una ruta o acampada en la montaña. 

¿Qué tal una excursión o una acampada? Los ríos están más altos que en verano, todavía no tenemos a los molestos mosquitos revoloteando ni el calor intenso de la temporada estival. La primavera puede ser la mejor época para disfrutar de la montaña, sea en una ruta o excursión corta, o en una acampada de fin de semana. Podéis aprovechar para conocer la flora de la zona, especialmente bonita con el despertar propio de la estación de las flores. 

3. Visitar una granja. 

Especialmente si vivís en una gran ciudad, la visita a una granja puede ser uno de los mejores planes para realizar con vuestros hijos. Gallinas, conejos, cerditos, patos o vacas, que los niños los puedan ver de cerca, darles de comer o incluso poder montar en un caballo o en un pony, será una experiencia inolvidable. Además, conocerán una realidad cotidiana pero muy alejada de su vida urbana. 

4. Un pícnic en el parque. 

Tal vez no tengáis cerca un paraje de montaña o una granja, pero seguro que conocéis un parque bonito para pasar una agradable jornada en familia. Podéis llevar la comida preparada, además de algún libro o cuento, pelotas, cometas u otros juegos que os gusten, como los juegos de agua o para hacer pompas de jabón. Además, a los niños les encanta estar en el suelo, ya sea jugando o comiendo. Y el hecho de que compartáis con ellos estos momentos seguro que será un recuerdo entrañable que guardarán siempre. El menú puede ser cualquier cosa que os guste, ya sea una tortilla, unos buenos bocadillos o una macedonia de frutas. Aunque si no os apetece sentaros en el suelo, muchos parques disponen en la actualidad de zonas de pícnic, con mesas y bancos, o incluso para realizar barbacoas, que podéis aprovechar. Y cuidado con el sol, si vais a estar mucho tiempo al aire libre no olvidéis la crema de protección solar y cubriros la cabeza con una gorra. 

5. Reuniones con amigos. 

Si las excursiones y las actividades en familia pueden ser divertidas, las que reúnen a otras familias o a otros amigos pueden ser todavía mejor. Los niños tendrán amigos con los que jugar y también los papás podrán pasar una jornada divertida en familia y con otros adultos. La primavera es el momento ideal para contactar con los amigos después del duro invierno. Así que no olvidéis descolgar el teléfono y llamar a vuestras amistades y familiares. La excusa es lo de menos: una excursión, una comida familiar o un paseo por el parque, ¡lo importante es reunirse! A los niños también les servirá de aprendizaje para saber socializar y hablar con personas diferentes, además de estrechar lazos con la gente que os importa. 

6. Gimkanas al aire libre. 

El juego libre es beneficioso para los niños. Les potencia la imaginación y la creatividad, la capacidad de inventar formas diferentes de divertirse, ya sea en solitario o en compañía. Aunque también es muy recomendable que tengamos juegos preparados, sobre todo si vamos a estar mucho tiempo fuera de casa. Organizar una gimkana, en la que podrán participar padres e hijos o bien sólo los niños, es sin duda una apuesta ganadora. Si conocéis el parque o el lugar donde vayáis a estar, mucho mejor. Podéis guardar las pistas con antelación. Incluso podéis buscaros “compinches”, amigos a los que los niños tendrán que preguntar para seguir avanzando en el juego. Las pruebas pueden ser desde carreras a concursos o juegos de habilidad, lo que consideréis que les pueda divertir, y tendréis el éxito asegurado. 

7. Aprender a patinar o a ir en bici. 

La primavera es el momento ideal para aprender a ir sobre ruedas, sea en un patinete, con patines o en bici. Si tu bebé es muy pequeño, también es el momento ideal para poner una sillita en tu bici y llevarlo de paseo. Si tu nene ya puede apoyar los pies en el suelo con la bici, puede ser el momento además para enseñarle a montar sin ruedines, sin duda un paso importante en su crecimiento y superación personales. Le va a encantar, ¡tendrá una bici como los mayores! Así que buscad una zona tranquila, con calles o zonas peatonales adecuadas, que os permitan enseñarles con calma. Y no olvidéis las protecciones para los codos y las rodillas, además del casco. Y, por supuesto, una cámara para inmortalizar el momento cuando lo consigan. 

8. Plantar vegetales fáciles de cosechar. 

La primavera es el momento más adecuado para plantar un sinfín de variedades vegetales, cuyos frutos recogeremos en verano. Podemos hacerlo en el jardín, si tenemos, o en unas macetas. Además, plantar puede suponer una actividad muy educativa para los niños, les enseñará a ser pacientes y a cuidar de un ser vivo. Los niños son curiosos por naturaleza, y seguirán todo el proceso con gran atención. Podéis elegir variedades que sean sencillas tanto de plantar como de cosechar, como los rabanitos, las zanahorias, el calabacín, la remolacha o los tomates. 

9. Visitar museos interactivos. 

Visitar otras poblaciones o ciudades más grandes también puede ser un plan perfecto para nuestros hijos, especialmente en primavera. Podemos organizar una ruta por los parques o los lugares que consideremos de interés, sobre todo para los niños. Y en ella no pueden faltar los museos interactivos. Oceanográficos, acuarios, planetarios y museos de ciencias naturales siempre triunfan, sobre todo si cuentan con actividades infantiles, en la que los niños puedan interactuar, ya sea tocando, moviendo o experimentando de formas diversas. ¡Estarán encantados! 

10. Sesiones de cine en 3d. 

Ya sea en sesión matutina, por ejemplo, en un día de lluvia, o para acabar la jornada, después de los juegos y los paseos, una buena sesión de cine en familia siempre es una opción fantástica, ¡y mejor todavía si es en 3d! Estad atentos a las edades recomendadas, ya que a veces este tipo de películas puede impresionar bastante. Pero seguro que la experiencia merecerá la pena. Si ya nos gusta ver películas en el cine, imaginaos en 3d, ¡planazo total! 

Esperemos que disfrutéis de estos consejos en familia. 

¡Nos vemos en el siguiente artículo de nuestro blog Helen Doron English

3745 Views

10 planes originales y divertidos para realizar con niños en primavera

¡Cómo pasa el tiempo! El próximo 20 de marzo comenzará oficialmente la primavera, una de nuestras estaciones preferidas, con días más largos, temperaturas suaves y un montón de planes divertidos para realizar con nuestros hijos. Si estáis buscando ideas, a continuación, os propondremos una serie de actividades ideales para realizar en la estación primaveral que disfrutaréis vosotros y, sobre todo, vuestros niños. 

La primavera invita a salir 

Después del frío del invierno, nos apetece salir a disfrutar del sol y de temperaturas más cálidas. Ya no es necesario que nos abriguemos tanto y la naturaleza está preciosa, de un verde intenso y con los árboles en flor, y nosotros también estamos más activos. Por ello la primavera es la estación ideal para los planes fuera de casa, ya sea de viaje (tenemos la Semana Santa y el puente de mayo a la vuelta de la esquina) o en excursiones cortas. 

Los días internacionales también invitan a disfrutar de nuestro entorno: si el 21 de marzo celebramos el Día Internacional de los Bosques, al día siguiente, el día 22, se conmemora el Día Mundial del Agua. Unas jornadas que reivindican la importancia del medio ambiente en nuestro bienestar. De hecho, este 2023, el lema del 21 de marzo es “Bosques y salud”. Los bosques nos proporcionan alimentos, medicamentos, combustible y salud física y mental, lo que los convierte en fundamentales si queremos conseguir unas poblaciones saludables. Por su parte, el Día Mundial del Agua pretende poner de relieve la importancia de este elemento para solucionar los principales conflictos que asolan nuestro planeta: desde la salud hasta el hambre, pasando por la educación, la industria, los desastres naturales y la falta de paz. 

Para disfrutar de la naturaleza en familia, aquí tenéis nuestras propuestas, ideales para pasar un fin de semana divertido y también educativo

1. Disfrutar de los almendros en flor. 

Uno de los espectáculos más bonitos que nos brinda la naturaleza es la contemplación de un campo de almendros en flor. Llevar a nuestros hijos a conocerlo y disfrutarlo puede ser una excursión encantadora. Además, podemos aprovechar para explicarles el ciclo vital de la naturaleza, lo que sin duda contribuirá a que los niños la conozcan mejor, y, en un futuro, sean más respetuosos y cuidadosos con ella. 

2. Una ruta o acampada en la montaña. 

¿Qué tal una excursión o una acampada? Los ríos están más altos que en verano, todavía no tenemos a los molestos mosquitos revoloteando ni el calor intenso de la temporada estival. La primavera puede ser la mejor época para disfrutar de la montaña, sea en una ruta o excursión corta, o en una acampada de fin de semana. Podéis aprovechar para conocer la flora de la zona, especialmente bonita con el despertar propio de la estación de las flores. 

3. Visitar una granja. 

Especialmente si vivís en una gran ciudad, la visita a una granja puede ser uno de los mejores planes para realizar con vuestros hijos. Gallinas, conejos, cerditos, patos o vacas, que los niños los puedan ver de cerca, darles de comer o incluso poder montar en un caballo o en un pony, será una experiencia inolvidable. Además, conocerán una realidad cotidiana pero muy alejada de su vida urbana. 

4. Un pícnic en el parque. 

Tal vez no tengáis cerca un paraje de montaña o una granja, pero seguro que conocéis un parque bonito para pasar una agradable jornada en familia. Podéis llevar la comida preparada, además de algún libro o cuento, pelotas, cometas u otros juegos que os gusten, como los juegos de agua o para hacer pompas de jabón. Además, a los niños les encanta estar en el suelo, ya sea jugando o comiendo. Y el hecho de que compartáis con ellos estos momentos seguro que será un recuerdo entrañable que guardarán siempre. El menú puede ser cualquier cosa que os guste, ya sea una tortilla, unos buenos bocadillos o una macedonia de frutas. Aunque si no os apetece sentaros en el suelo, muchos parques disponen en la actualidad de zonas de pícnic, con mesas y bancos, o incluso para realizar barbacoas, que podéis aprovechar. Y cuidado con el sol, si vais a estar mucho tiempo al aire libre no olvidéis la crema de protección solar y cubriros la cabeza con una gorra. 

5. Reuniones con amigos. 

Si las excursiones y las actividades en familia pueden ser divertidas, las que reúnen a otras familias o a otros amigos pueden ser todavía mejor. Los niños tendrán amigos con los que jugar y también los papás podrán pasar una jornada divertida en familia y con otros adultos. La primavera es el momento ideal para contactar con los amigos después del duro invierno. Así que no olvidéis descolgar el teléfono y llamar a vuestras amistades y familiares. La excusa es lo de menos: una excursión, una comida familiar o un paseo por el parque, ¡lo importante es reunirse! A los niños también les servirá de aprendizaje para saber socializar y hablar con personas diferentes, además de estrechar lazos con la gente que os importa. 

6. Gimkanas al aire libre. 

El juego libre es beneficioso para los niños. Les potencia la imaginación y la creatividad, la capacidad de inventar formas diferentes de divertirse, ya sea en solitario o en compañía. Aunque también es muy recomendable que tengamos juegos preparados, sobre todo si vamos a estar mucho tiempo fuera de casa. Organizar una gimkana, en la que podrán participar padres e hijos o bien sólo los niños, es sin duda una apuesta ganadora. Si conocéis el parque o el lugar donde vayáis a estar, mucho mejor. Podéis guardar las pistas con antelación. Incluso podéis buscaros “compinches”, amigos a los que los niños tendrán que preguntar para seguir avanzando en el juego. Las pruebas pueden ser desde carreras a concursos o juegos de habilidad, lo que consideréis que les pueda divertir, y tendréis el éxito asegurado. 

7. Aprender a patinar o a ir en bici. 

La primavera es el momento ideal para aprender a ir sobre ruedas, sea en un patinete, con patines o en bici. Si tu bebé es muy pequeño, también es el momento ideal para poner una sillita en tu bici y llevarlo de paseo. Si tu nene ya puede apoyar los pies en el suelo con la bici, puede ser el momento además para enseñarle a montar sin ruedines, sin duda un paso importante en su crecimiento y superación personales. Le va a encantar, ¡tendrá una bici como los mayores! Así que buscad una zona tranquila, con calles o zonas peatonales adecuadas, que os permitan enseñarles con calma. Y no olvidéis las protecciones para los codos y las rodillas, además del casco. Y, por supuesto, una cámara para inmortalizar el momento cuando lo consigan. 

8. Plantar vegetales fáciles de cosechar. 

La primavera es el momento más adecuado para plantar un sinfín de variedades vegetales, cuyos frutos recogeremos en verano. Podemos hacerlo en el jardín, si tenemos, o en unas macetas. Además, plantar puede suponer una actividad muy educativa para los niños, les enseñará a ser pacientes y a cuidar de un ser vivo. Los niños son curiosos por naturaleza, y seguirán todo el proceso con gran atención. Podéis elegir variedades que sean sencillas tanto de plantar como de cosechar, como los rabanitos, las zanahorias, el calabacín, la remolacha o los tomates. 

9. Visitar museos interactivos. 

Visitar otras poblaciones o ciudades más grandes también puede ser un plan perfecto para nuestros hijos, especialmente en primavera. Podemos organizar una ruta por los parques o los lugares que consideremos de interés, sobre todo para los niños. Y en ella no pueden faltar los museos interactivos. Oceanográficos, acuarios, planetarios y museos de ciencias naturales siempre triunfan, sobre todo si cuentan con actividades infantiles, en la que los niños puedan interactuar, ya sea tocando, moviendo o experimentando de formas diversas. ¡Estarán encantados! 

10. Sesiones de cine en 3d. 

Ya sea en sesión matutina, por ejemplo, en un día de lluvia, o para acabar la jornada, después de los juegos y los paseos, una buena sesión de cine en familia siempre es una opción fantástica, ¡y mejor todavía si es en 3d! Estad atentos a las edades recomendadas, ya que a veces este tipo de películas puede impresionar bastante. Pero seguro que la experiencia merecerá la pena. Si ya nos gusta ver películas en el cine, imaginaos en 3d, ¡planazo total! 

Esperemos que disfrutéis de estos consejos en familia. 

¡Nos vemos en el siguiente artículo de nuestro blog Helen Doron English