5550 Views

3 ideas para hacer yoga para niños en casa, en inglés y en familia

Niños haciendo yoga en casa

A los niños les encanta hacer yoga. Eso de colocar sus pequeños cuerpos en posiciones extrañas, muchas veces desafiando la gravedad, es algo que les divierte tremendamente. Además, en el yoga tenemos no solo ejercicios, sino sonidos, canciones, música, prácticas de respiración y concentración o posiciones tumbadas para relajarnos totalmente. El yoga para niños es una actividad genial, para todas las edades y con un montón de beneficios reconocidos por multitud de organismos internacionales independientes.

En la situación actual, es muy difícil que apuntes a tus hijos a clases de yoga para niños, pero ¿y si lo convertimos en una actividad deportiva en familia? Aquí tienes algunas ideas para hacerlo sin salir de casa… ¡y en inglés!

1. Contando un cuento

La mejor manera en enseñar, en cualquier idioma, es contando cuentos. Los cuentos atrapan la atención de los niños (¡y de los mayores!), nos hacen imaginar cosas maravillosas y querer ponerlas en práctica en seguida. Por ello, una de las mejores formas de hacer yoga en casa es contando un cuento con el que puedas hacer las posiciones y ejercicios.

Existen multitud de vídeos en internet con cuentos maravillosos sobre yoga. Si prefieres hacerlo en español, aquí tienes otra buena cantidad de cuentos sobre yoga, y te dejamos este vídeo con una sesión completa en inglés:

2. Practicar como animalitos

Las posturas de yoga tienen nombres de animales por un motivo muy concreto. Los rishis, los antiguos creadores de esta práctica ancestral, desarrollaron sus técnicas a través de la observación de la naturaleza, los animales, las plantas y sus movimientos. Nosotros podemos aprovechar esto jugando a ser leones, serpientes, ranas, peces o monos.

Zoo Yoga: posiciones de animalitos
Zoo Yoga: posiciones de animalitos

Fuente: kidsyogastories.com

Podemos practicar utilizando flashcards, imágenes impresas, en el móvil o, de nuevo, usando uno de los múltiples vídeos que existen en internet:

 

3. Jugando en inglés

El yoga es una de esas actividades que, cuando se realiza en familia y con niños, se presta a juegos de lo más divertidos. Puede que no creen el ambiente más relajado o de concentración, ese que tenemos los adultos cuando lo hacemos en una clase de yoga convencional. Sin embargo, introducir juegos va a ayudar a que los niños lo disfruten más todavía, a que retengan los ejercicios mejor en su memoria, y a que el día de mañana, cuando crezcan, tengan todavía más ganas de hacerlo.

Aquí te dejamos una pequeña lista con algunas ideas:

  • Podemos hacer una versión del juego de las películas. En este caso, una persona hace una posición, y los demás tienen que adivinarla. Recuerda: ¡la respuesta correcta tiene que ser en inglés!
  • Otra forma parecida a la anterior es que una persona haga una postura, y los demás tengan que adivinarla… ¡con los ojos cerrados! Es decir, acercándose y palpando el cuerpo de su papá o hermanito.
  • Si habéis usado anteriormente flashcards o imágenes, podéis jugar no solo a adivinar cuál es la postura, sino a volver a hacerla, con lo cual puede ser una forma de hacer un poquito más de ejercicio.
  • Por último, ¿por qué no colocar esas flashcards en el suelo, como si fuera un camino, y hacer un gran juego de la oca en familia? Solo necesitáis un dado y unas fichas. ¡O podéis hacer vosotros mismos de fichas!

Niños practicando yoga

Fuente: balearicretreats.com

Portada: nytimes.com

5551 Views

3 ideas para hacer yoga para niños en casa, en inglés y en familia

Niños haciendo yoga en casa

A los niños les encanta hacer yoga. Eso de colocar sus pequeños cuerpos en posiciones extrañas, muchas veces desafiando la gravedad, es algo que les divierte tremendamente. Además, en el yoga tenemos no solo ejercicios, sino sonidos, canciones, música, prácticas de respiración y concentración o posiciones tumbadas para relajarnos totalmente. El yoga para niños es una actividad genial, para todas las edades y con un montón de beneficios reconocidos por multitud de organismos internacionales independientes.

En la situación actual, es muy difícil que apuntes a tus hijos a clases de yoga para niños, pero ¿y si lo convertimos en una actividad deportiva en familia? Aquí tienes algunas ideas para hacerlo sin salir de casa… ¡y en inglés!

1. Contando un cuento

La mejor manera en enseñar, en cualquier idioma, es contando cuentos. Los cuentos atrapan la atención de los niños (¡y de los mayores!), nos hacen imaginar cosas maravillosas y querer ponerlas en práctica en seguida. Por ello, una de las mejores formas de hacer yoga en casa es contando un cuento con el que puedas hacer las posiciones y ejercicios.

Existen multitud de vídeos en internet con cuentos maravillosos sobre yoga. Si prefieres hacerlo en español, aquí tienes otra buena cantidad de cuentos sobre yoga, y te dejamos este vídeo con una sesión completa en inglés:

2. Practicar como animalitos

Las posturas de yoga tienen nombres de animales por un motivo muy concreto. Los rishis, los antiguos creadores de esta práctica ancestral, desarrollaron sus técnicas a través de la observación de la naturaleza, los animales, las plantas y sus movimientos. Nosotros podemos aprovechar esto jugando a ser leones, serpientes, ranas, peces o monos.

Zoo Yoga: posiciones de animalitos
Zoo Yoga: posiciones de animalitos

Fuente: kidsyogastories.com

Podemos practicar utilizando flashcards, imágenes impresas, en el móvil o, de nuevo, usando uno de los múltiples vídeos que existen en internet:

 

3. Jugando en inglés

El yoga es una de esas actividades que, cuando se realiza en familia y con niños, se presta a juegos de lo más divertidos. Puede que no creen el ambiente más relajado o de concentración, ese que tenemos los adultos cuando lo hacemos en una clase de yoga convencional. Sin embargo, introducir juegos va a ayudar a que los niños lo disfruten más todavía, a que retengan los ejercicios mejor en su memoria, y a que el día de mañana, cuando crezcan, tengan todavía más ganas de hacerlo.

Aquí te dejamos una pequeña lista con algunas ideas:

  • Podemos hacer una versión del juego de las películas. En este caso, una persona hace una posición, y los demás tienen que adivinarla. Recuerda: ¡la respuesta correcta tiene que ser en inglés!
  • Otra forma parecida a la anterior es que una persona haga una postura, y los demás tengan que adivinarla… ¡con los ojos cerrados! Es decir, acercándose y palpando el cuerpo de su papá o hermanito.
  • Si habéis usado anteriormente flashcards o imágenes, podéis jugar no solo a adivinar cuál es la postura, sino a volver a hacerla, con lo cual puede ser una forma de hacer un poquito más de ejercicio.
  • Por último, ¿por qué no colocar esas flashcards en el suelo, como si fuera un camino, y hacer un gran juego de la oca en familia? Solo necesitáis un dado y unas fichas. ¡O podéis hacer vosotros mismos de fichas!

Niños practicando yoga

Fuente: balearicretreats.com

Portada: nytimes.com