597 Views

5 años de Helen Doron English Oviedo

De nuevo estamos de aniversario en Helen Doron English.

Esta vez le toca celebrar 5 años de trayectoria educativa a Helen Doron Oviedo, que abrió sus puertas en 2017, uniéndose así a un proyecto educativo que tiene como principal objetivo la enseñanza del inglés de manera lúdica, natural y espontánea.

Gracias a la confianza que las familias y los alumnos depositan en el método, tenemos la oportunidad de seguir cumpliendo años de aprendizaje con una metodología de base que hace que la enseñanza del inglés sea única y obtenga reconocimiento a nivel internacional.

Más de dos millones de niños han aprendido inglés con la metodología única de Helen Doron. Actualmente, Helen Doron English es una franquicia educativa internacional con más de 1,000 centros en 36 países… ¡y seguimos creciendo!

Hoy nos acompaña en esta entrevista Marina Viñolo, franquiciada y directora del Learning Center de Oviedo, ciudad situada al noroeste de España y capital de Asturias.

¿Cómo fue vuestro primer contacto con Helen Doron English?

Marina: Yo era profesora de Helen Doron en Almería y me encantó la metodología desde el primer día, los niños se lo pasaban genial a la vez que se les notaba evolución rápidamente. Al querer participar en los juegos se esforzaban por hacerlo bien para ganar. El tiempo se me pasaba volando.

¿Cómo surgió la oportunidad de tener vuestro propio centro?

Marina: Cuando me mudé a Oviedo le comenté a Enol que quería seguir trabajando de profesora en Helen Doron pero me di cuenta que no estaba en Asturias. Le expliqué en qué consistía y él me animó que abriéramos nuestro propio centro.

Enol: Al ver que no existía Helen Doron en Oviedo me pareció una oportunidad única. Trabajar en algo que te gusta es siempre un valor añadido al producto y es precisamente eso, el disfrutar y creer en lo que haces, lo que marcó la diferencia en el trabajo diario.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 5 años?

Enol: El comienzo fue muy duro, porque en Oviedo había competencia con nuestra metodología, llegamos nuevos sin parecer una novedad. El primer año tuvimos sobre unos 20 niños, pero en todo momento creímos en nuestro trabajo y en la metodología que nos parece excelente y a base de trabajar, triplicamos alumnos en el segundo año. Siempre preparando muy bien las clases, muchas horas invertidas en hacer las clases diferentes y divertidas y tratando a cada alumno como único.

Lo importante es trabajar bien, con ganas, y creer en nuestro método que nos hace únicos frente a la competencia.

Un ejemplo claro del trabajo es todo lo que Marina trabajo en la preparación de los cursos de BBS Y TBS, algo que los padres que entraban a clase con sus bebés percibieron en el día a día. Actualmente, son padres que continúan en la academia en su mayoría y que nos confían la educación de sus hijos que entraron con unos pocos meses y ya tienen 6 años.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 5 años?

Desde luego que sí, de hecho bastantes. Incluso algunos que vienen desde pueblos de a casi 1 hora de distancia porque los niños disfrutan muchísimo de las clases. Al ser un día a la semana lo esperan con mucha ilusión, no importa los años que pasen, cada curso empiezan con distintos libros y personajes pero con las mismas ganas.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

Sí, nos encanta encontrarnos a los antiguos alumnos. Algunos pasan a saludar, otros vienen a los talleres para estar un ratito con nosotros y muchos otros a pesar de no haber podido seguir algún año por motivos puntuales vuelven a apuntarse en cuanto pueden.

¿Qué es lo que más os gusta y os hace disfrutar en el día a día?

Los comentarios de los padres de cuánto llevan los niños esperando el día que toca venir a clase de inglés, lo bien que van en el cole gracias a lo que aprenden aquí, los videos que nos mandan de sus hijos hablando inglés en casa e incluso fotos visitando los centros de Helen Doron de otros países. Nos hacen sentir una parte muy importante en la vida y la educación de sus hijos. Y por supuesto, el ver las caras de alegría de los peques cuando vienen a clase es un chute de energía que nos anima a seguir dando lo mejor de nosotros mismos.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

Tenemos miles de anécdotas y con alumnos de todas las edades. Por ejemplo, en las clases de bebés, ellos descubren el mundo que les rodea a través del inglés. Es la primera vez en su vida que ven pompas de jabón o que prueban los arándanos y los padres no paran de echar fotos de sus reacciones que son muy divertidas.

Incluso su primera palabra, muchas veces es en inglés y no es español.

Una abuela nos contó que no entendía a su nieto porque le hablaba en inglés y que le gustaría apuntarse a clases para poder hablar con él en inglés.

También nos sucede con los que aún no hablan y aprenden lenguaje de signos para pedir agua o decir que tienen hambre. Los papás y mamás nos dicen que van persiguiéndolos por la casa haciendo el signo de “more” que es el primero que aprenden.

598 Views

5 años de Helen Doron English Oviedo

De nuevo estamos de aniversario en Helen Doron English.

Esta vez le toca celebrar 5 años de trayectoria educativa a Helen Doron Oviedo, que abrió sus puertas en 2017, uniéndose así a un proyecto educativo que tiene como principal objetivo la enseñanza del inglés de manera lúdica, natural y espontánea.

Gracias a la confianza que las familias y los alumnos depositan en el método, tenemos la oportunidad de seguir cumpliendo años de aprendizaje con una metodología de base que hace que la enseñanza del inglés sea única y obtenga reconocimiento a nivel internacional.

Más de dos millones de niños han aprendido inglés con la metodología única de Helen Doron. Actualmente, Helen Doron English es una franquicia educativa internacional con más de 1,000 centros en 36 países… ¡y seguimos creciendo!

Hoy nos acompaña en esta entrevista Marina Viñolo, franquiciada y directora del Learning Center de Oviedo, ciudad situada al noroeste de España y capital de Asturias.

¿Cómo fue vuestro primer contacto con Helen Doron English?

Marina: Yo era profesora de Helen Doron en Almería y me encantó la metodología desde el primer día, los niños se lo pasaban genial a la vez que se les notaba evolución rápidamente. Al querer participar en los juegos se esforzaban por hacerlo bien para ganar. El tiempo se me pasaba volando.

¿Cómo surgió la oportunidad de tener vuestro propio centro?

Marina: Cuando me mudé a Oviedo le comenté a Enol que quería seguir trabajando de profesora en Helen Doron pero me di cuenta que no estaba en Asturias. Le expliqué en qué consistía y él me animó que abriéramos nuestro propio centro.

Enol: Al ver que no existía Helen Doron en Oviedo me pareció una oportunidad única. Trabajar en algo que te gusta es siempre un valor añadido al producto y es precisamente eso, el disfrutar y creer en lo que haces, lo que marcó la diferencia en el trabajo diario.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 5 años?

Enol: El comienzo fue muy duro, porque en Oviedo había competencia con nuestra metodología, llegamos nuevos sin parecer una novedad. El primer año tuvimos sobre unos 20 niños, pero en todo momento creímos en nuestro trabajo y en la metodología que nos parece excelente y a base de trabajar, triplicamos alumnos en el segundo año. Siempre preparando muy bien las clases, muchas horas invertidas en hacer las clases diferentes y divertidas y tratando a cada alumno como único.

Lo importante es trabajar bien, con ganas, y creer en nuestro método que nos hace únicos frente a la competencia.

Un ejemplo claro del trabajo es todo lo que Marina trabajo en la preparación de los cursos de BBS Y TBS, algo que los padres que entraban a clase con sus bebés percibieron en el día a día. Actualmente, son padres que continúan en la academia en su mayoría y que nos confían la educación de sus hijos que entraron con unos pocos meses y ya tienen 6 años.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 5 años?

Desde luego que sí, de hecho bastantes. Incluso algunos que vienen desde pueblos de a casi 1 hora de distancia porque los niños disfrutan muchísimo de las clases. Al ser un día a la semana lo esperan con mucha ilusión, no importa los años que pasen, cada curso empiezan con distintos libros y personajes pero con las mismas ganas.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

Sí, nos encanta encontrarnos a los antiguos alumnos. Algunos pasan a saludar, otros vienen a los talleres para estar un ratito con nosotros y muchos otros a pesar de no haber podido seguir algún año por motivos puntuales vuelven a apuntarse en cuanto pueden.

¿Qué es lo que más os gusta y os hace disfrutar en el día a día?

Los comentarios de los padres de cuánto llevan los niños esperando el día que toca venir a clase de inglés, lo bien que van en el cole gracias a lo que aprenden aquí, los videos que nos mandan de sus hijos hablando inglés en casa e incluso fotos visitando los centros de Helen Doron de otros países. Nos hacen sentir una parte muy importante en la vida y la educación de sus hijos. Y por supuesto, el ver las caras de alegría de los peques cuando vienen a clase es un chute de energía que nos anima a seguir dando lo mejor de nosotros mismos.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

Tenemos miles de anécdotas y con alumnos de todas las edades. Por ejemplo, en las clases de bebés, ellos descubren el mundo que les rodea a través del inglés. Es la primera vez en su vida que ven pompas de jabón o que prueban los arándanos y los padres no paran de echar fotos de sus reacciones que son muy divertidas.

Incluso su primera palabra, muchas veces es en inglés y no es español.

Una abuela nos contó que no entendía a su nieto porque le hablaba en inglés y que le gustaría apuntarse a clases para poder hablar con él en inglés.

También nos sucede con los que aún no hablan y aprenden lenguaje de signos para pedir agua o decir que tienen hambre. Los papás y mamás nos dicen que van persiguiéndolos por la casa haciendo el signo de “more” que es el primero que aprenden.