1756 Views

7 consejos para iniciar en la lectura a los más pequeños: la lectura como fuente de felicidad para toda la vida

La lectura ofrece innumerables beneficios: estimula la percepción, concentración, e imaginación; mejora nuestra gramática, vocabulario y escritura, y, por tanto, la capacidad de comunicación; potencia nuestro pensamiento crítico, empatía y memoria; se puede convertir en un aliado contra la soledad y el aburrimiento y además evita el estrés. Pocas actividades resultarán tan beneficiosas para nuestros hijos en el presente y el futuro. ¿Pero cuándo y cómo sería el mejor momento para iniciarles en la lectura? A continuación, nuestros siete consejos.

1. No esperar a que sepan leer. Leer con entusiasmo a los bebés o cantarles rimas nos proporcionará momentos inolvidables con los más pequeños, además de estimularles su capacidad de comunicación. Diez minutos de lectura antes de dormir pueden ser suficientes. Y pensad que tienen los años contados: cuando los nenes sepan leer, ya no nos van a necesitar para ello.

2. Proporcionarles una pequeña biblioteca. Desde libros de plástico que pueden llevar en el cochecito, tenerlos en el baño o cuando están comiendo, hasta una pequeña estantería con libros a su altura cuando empiecen a gatear. La idea es que se acostumbren a ellos, que aprendan el gesto de pasar las páginas. Tenemos libros con diferentes texturas, de cartón duro, con ventanas, pop-up o desplegables, pegatinas, etc., que se pueden convertir en sus juguetes favoritos.

3. Regalarles puzzles, rompecabezas o cualquier juguete que les permita conocer las letras y su sonido. No hay que forzar, sólo acompañarles, dedicarles un poco de tiempo y dejarles jugar. Su curiosidad innata y las ganas de aprender harán el resto del trabajo.

4. Cuando los nenes vayan creciendo, los libros pueden ayudarles a superar sus primeros problemas o temores. Desde un cuento para animarles a quitarse el pañal, hasta historias para superar los terrores nocturnos, gestionar la llegada de un hermanito o superar el duelo de un familiar. La llegada de la adolescencia es otro buen momento de consulta. La idea es que aprendan que los libros también pueden ser útiles en momentos difíciles.

5. Tener en cuenta sus gustos. Todos los dibujos animados que los nenes ven en la tele tienen sus historias en cuentos. Héroes, princesas, colores o animales, seguro que hay un libro o cuento ideal para vuestros hijos. Pedir consejo en la librería o biblioteca, dejadles ver y tocar los cuentos, y llevaros a casa siempre un ejemplar acorde con su edad. Incluir la biblioteca en vuestro tiempo de ocio es siempre una buena opción.

6. Llevarles a cuentacuentos y teatros. Sin duda les harán ver la parte más divertida de sus lecturas.

7. Y, sobre todo, dar ejemplo. Poner subtítulos en las películas que vemos en familia, hablar sobre nuestras lecturas y preguntar por las suyas, compartirlas cuando sean más mayores, o simplemente que vean nuestro libro en la mesilla de noche.

La lectura, también ideal para aprender inglés

Siempre es más fácil aprender el vocabulario si forma parte de una historia, rima o canción. Por ello, Helen Doron English, especializado en enseñar inglés de forma natural y divertida desde la más tierna infancia, incluye cuentos, canciones y rimas. Incluso en los primeros cursos con dibujos animados encontramos el personaje de Granny Fix, una divertida abuelita que lo arregla todo y que siempre habla rimando. También tenemos una plataforma de juegos online (Kangi Club) y aplicaciones como Helen Doron Read, Bedtime Stories with Grandma o Stream, que permite cantar nuestras canciones en versión Karaoke, todo específicamente diseñado para iniciar a los niños en la lectura. Porque no únicamente se trata de enseñar inglés, sino también de educar en valores y proporcionar habilidades para toda la vida.

1757 Views

7 consejos para iniciar en la lectura a los más pequeños: la lectura como fuente de felicidad para toda la vida

La lectura ofrece innumerables beneficios: estimula la percepción, concentración, e imaginación; mejora nuestra gramática, vocabulario y escritura, y, por tanto, la capacidad de comunicación; potencia nuestro pensamiento crítico, empatía y memoria; se puede convertir en un aliado contra la soledad y el aburrimiento y además evita el estrés. Pocas actividades resultarán tan beneficiosas para nuestros hijos en el presente y el futuro. ¿Pero cuándo y cómo sería el mejor momento para iniciarles en la lectura? A continuación, nuestros siete consejos.

1. No esperar a que sepan leer. Leer con entusiasmo a los bebés o cantarles rimas nos proporcionará momentos inolvidables con los más pequeños, además de estimularles su capacidad de comunicación. Diez minutos de lectura antes de dormir pueden ser suficientes. Y pensad que tienen los años contados: cuando los nenes sepan leer, ya no nos van a necesitar para ello.

2. Proporcionarles una pequeña biblioteca. Desde libros de plástico que pueden llevar en el cochecito, tenerlos en el baño o cuando están comiendo, hasta una pequeña estantería con libros a su altura cuando empiecen a gatear. La idea es que se acostumbren a ellos, que aprendan el gesto de pasar las páginas. Tenemos libros con diferentes texturas, de cartón duro, con ventanas, pop-up o desplegables, pegatinas, etc., que se pueden convertir en sus juguetes favoritos.

3. Regalarles puzzles, rompecabezas o cualquier juguete que les permita conocer las letras y su sonido. No hay que forzar, sólo acompañarles, dedicarles un poco de tiempo y dejarles jugar. Su curiosidad innata y las ganas de aprender harán el resto del trabajo.

4. Cuando los nenes vayan creciendo, los libros pueden ayudarles a superar sus primeros problemas o temores. Desde un cuento para animarles a quitarse el pañal, hasta historias para superar los terrores nocturnos, gestionar la llegada de un hermanito o superar el duelo de un familiar. La llegada de la adolescencia es otro buen momento de consulta. La idea es que aprendan que los libros también pueden ser útiles en momentos difíciles.

5. Tener en cuenta sus gustos. Todos los dibujos animados que los nenes ven en la tele tienen sus historias en cuentos. Héroes, princesas, colores o animales, seguro que hay un libro o cuento ideal para vuestros hijos. Pedir consejo en la librería o biblioteca, dejadles ver y tocar los cuentos, y llevaros a casa siempre un ejemplar acorde con su edad. Incluir la biblioteca en vuestro tiempo de ocio es siempre una buena opción.

6. Llevarles a cuentacuentos y teatros. Sin duda les harán ver la parte más divertida de sus lecturas.

7. Y, sobre todo, dar ejemplo. Poner subtítulos en las películas que vemos en familia, hablar sobre nuestras lecturas y preguntar por las suyas, compartirlas cuando sean más mayores, o simplemente que vean nuestro libro en la mesilla de noche.

La lectura, también ideal para aprender inglés

Siempre es más fácil aprender el vocabulario si forma parte de una historia, rima o canción. Por ello, Helen Doron English, especializado en enseñar inglés de forma natural y divertida desde la más tierna infancia, incluye cuentos, canciones y rimas. Incluso en los primeros cursos con dibujos animados encontramos el personaje de Granny Fix, una divertida abuelita que lo arregla todo y que siempre habla rimando. También tenemos una plataforma de juegos online (Kangi Club) y aplicaciones como Helen Doron Read, Bedtime Stories with Grandma o Stream, que permite cantar nuestras canciones en versión Karaoke, todo específicamente diseñado para iniciar a los niños en la lectura. Porque no únicamente se trata de enseñar inglés, sino también de educar en valores y proporcionar habilidades para toda la vida.