2285 Views

9 consejos para elegir los mejores disfraces infantiles de Carnaval

¿Todavía no sabes qué disfraz elegir para tus hijos? ¿Buscas algo original y único para ellos? Tanto si sois de comprar el disfraz a última hora como si prefieres elaborarlo de forma artesanal, en este artículo os daremos algunos consejos para que la fiesta de Carnaval de vuestros hijos sea todo un éxito

En los colegios y escuelas donde se celebra el Carnaval, se suelen dar indicaciones a los padres para que los niños se disfracen. Tal vez se decida que cada clase lleve un disfraz concreto, o se elabora en clase la propia vestimenta, accesorios, etc. En todo caso, conviene tener presentes algunos consejos básicos para que vuestros hijos vayan cómodos y no sufran ningún percance. Por ello, antes de decidir el disfraz, aquí tenéis nuestras recomendaciones para que vuestra elección sea la más adecuada. 

Comodidad y seguridad, siempre a tener en cuenta 

1. La opinión de los niños es importante. 

Aunque parezca evidente, siempre tendremos en cuenta la opinión de nuestros hijos Salvo en el caso de los bebés, a los niños les gusta elegir lo que se van a poner. Que estén contentos y a gusto con su disfraz será primordial para el éxito de la celebración. Seguro que nos importa que puedan guardar un buen recuerdo de este día, ¡y que aparezcan con una amplia sonrisa en las fotos! Así que procuraremos que el disfraz sea de su agrado. 

2. El disfraz debe estar acorde con la temperatura ambiental. 

También es fundamental que recordemos que estamos en invierno. Incluso la princesa del hielo puede tener frío si va en manga corta o con un vestido muy fino. Por ello pensaremos en la temperatura ambiental a la hora de elegir el disfraz. Podemos optar por un disfraz calentito, como los pijamas de animales, o bien abrigarlos con camisetas, mallas y calcetines térmicos antes de ponerles los vestidos o los disfraces más finos. Así que, cuando elijamos la talla del disfraz, nos aseguraremos de que no le queda demasiado estrecho, para poderle poner la ropa interior adecuada. 

3. Alejar a los niños de las fuentes de calor. 

Mejor abrigar a los niños que situarles cerca de una fuente de calor (estufa, radiador, chimenea, etc.). Aunque nos aseguremos de comprar vestidos con materiales no inflamables, muchos disfraces incluyen fibras sintéticas, pelucas o capuchas, así que mejor alejarles de las zonas de riesgo

4. Cuidado con el maquillaje: nada de maquillaje antes de los 3 años. 

El maquillaje es otro aspecto importante a considerar en el disfraz de un niño. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), nunca debemos maquillar a los nenes menores de 3 años, porque su piel es muy sensible y se les podría meter en los ojos. En el caso de los niños más mayores, también recomendamos maquillar o no según el carácter del nene. Si se trata de niños a los que les pueda molestar, mejor optaremos por una máscara que se puedan quitar cuando la fiesta esté avanzada. No querremos que el maquillaje acabe hecho un desastre porque se rasquen, coman, jueguen, etc. Una máscara bonita, para que puedan hacer su entrada triunfal, suele ser lo más recomendable en la mayoría de los casos. Eso sí, nos aseguraremos de que tanto las máscaras como las caretas no dificulten la correcta respiración del niño

De todos modos, si preferís el maquillaje, recomendamos los maquillajes al agua, aptos para uso infantil, fáciles de aplicar y quitar, y que lleven el logo CE. Tendremos cuidado con los ojos y los labios, mejor cacao de color que pintalabios. Y siempre aplicaremos una base de crema hidratante antes del maquillaje. 

5. El disfraz tiene que ser adecuado para la edad del nene. 

Es conveniente fijarnos en la edad recomendada de los disfraces a la hora de comprarlos. No suele ser casual que los disfraces para nenes más pequeños no lleven piezas pequeñas que los niños puedan soltar y llevarse a la boca. También huiremos de las piedras decorativas, los materiales en punta o que puedan cortar, las cintas o los cordones. En el caso de las niñas más pequeñas, tampoco es aconsejable que lleven zapatos de tacón. Si van a ir a una fiesta con castillos hinchables (se van a quitar los zapatos rápido), los tacones de princesa pueden ser una opción. Pero si se trata de un pasacalle o estarán de pie mucho rato, seguramente las niñas no los aguantarán.   

6. La comodidad es básica. 

Si a todos nos gusta llevar ropa cómoda, a los nenes más. Por ello optaremos por disfraces que resulten cómodos para los niños, especialmente si van solos al baño. Mejor velcro que botones, las cremalleras en la parte delantera, cuidado con los monos o las medias muy ajustadas, etc. 

Nos fijaremos en las etiquetas tanto de los disfraces como de los complementos o el maquillaje, especialmente si nuestro nene sufre algún tipo de alergia o intolerancia. No querremos que se queje porque el disfraz le pica o le aprieta. 

7. Máxima precaución con las lentillas de fantasía. 

En algunos casos, los disfraces incluyen lentillas de fantasía. En el caso de los niños, siempre es mejor evitarlas. Aunque si queremos incluirlas en el disfraz de nuestros hijos, nos aseguraremos de que sean seguras y estén absolutamente limpias. Las compraremos en establecimientos autorizados, nos lavaremos bien las manos antes de tocarlas, y, por supuesto, se las quitaremos antes de ir a dormir. Con los ojos es mejor que extrememos la precaución. 

8. Fun, fun, fun, ¡la diversión es lo primero! 

¡A todos nos encanta disfrazarnos! Hay niños que adoran disfrazarse, ya sea para Carnaval, Halloween o su cumpleaños. Sólo poniéndose un gorro o los zapatos de papá, ya son felices. Así que, antes de agobiarnos porque no tenemos disfraz, pensemos que la fiesta está concebida para divertirse, para pasarlo bien. No hace falta que el disfraz sea el mejor o el más elaborado. A veces una capa y una máscara de superhéroe son suficientes para un buen disfraz. Unas orejas y una cola negras nos pueden convertir en Cat Girl. Una gabardina con sombrero y lupa, en un super detective. Unas gafas y una corbata, en Harry Potter. Unas trenzas, un vestido negro (podemos teñir uno que le quede un poco pequeño) y una camisa blanca convertirán a nuestra nena en ‘Miércoles’. ¿O qué os parece optar por los disfraces de personajes de cuentos en inglés? ¿O disfrazarse en familia? También podéis decidir elaborar vosotros mismos vuestros disfraces DIY. ¡Imaginación al poder! 

Tal vez nuestro hijo o hija tengan un super amigo y quieran ir disfrazados juntos. Los disfraces en pareja o en grupo pueden ser muy divertidos, tanto para los nenes como para las familias. Llevar disfraces complementarios: de animales de granja, de ángeles y demonios o de frutas variadas, puede ser un puntazo. Además, los nenes se sentirán a gusto e integrados antes incluso de salir de casa y llegar a la fiesta

9. Una máscara divertida, la mejor opción si no tenéis tiempo. 

Tanto si tenéis tiempo para preparar el disfraz como si estáis demasiado ocupados y queda poco para el gran día, os recomendamos llevar una máscara. No necesitáis ni salir a comprarlas, podéis descargar e imprimir nuestras fantásticas caretas, super divertidas e ideales para toda la familia, pequeños y mayores. Son de temática variada y las podéis llevar solas o utilizar para completar vuestro disfraz. Además, podéis imprimir las que necesitéis. Las tenéis en el siguiente enlacehttps://hubs.li/Q01C3GlG0 

And Happy Carnival everyone! 

2286 Views

9 consejos para elegir los mejores disfraces infantiles de Carnaval

¿Todavía no sabes qué disfraz elegir para tus hijos? ¿Buscas algo original y único para ellos? Tanto si sois de comprar el disfraz a última hora como si prefieres elaborarlo de forma artesanal, en este artículo os daremos algunos consejos para que la fiesta de Carnaval de vuestros hijos sea todo un éxito

En los colegios y escuelas donde se celebra el Carnaval, se suelen dar indicaciones a los padres para que los niños se disfracen. Tal vez se decida que cada clase lleve un disfraz concreto, o se elabora en clase la propia vestimenta, accesorios, etc. En todo caso, conviene tener presentes algunos consejos básicos para que vuestros hijos vayan cómodos y no sufran ningún percance. Por ello, antes de decidir el disfraz, aquí tenéis nuestras recomendaciones para que vuestra elección sea la más adecuada. 

Comodidad y seguridad, siempre a tener en cuenta 

1. La opinión de los niños es importante. 

Aunque parezca evidente, siempre tendremos en cuenta la opinión de nuestros hijos Salvo en el caso de los bebés, a los niños les gusta elegir lo que se van a poner. Que estén contentos y a gusto con su disfraz será primordial para el éxito de la celebración. Seguro que nos importa que puedan guardar un buen recuerdo de este día, ¡y que aparezcan con una amplia sonrisa en las fotos! Así que procuraremos que el disfraz sea de su agrado. 

2. El disfraz debe estar acorde con la temperatura ambiental. 

También es fundamental que recordemos que estamos en invierno. Incluso la princesa del hielo puede tener frío si va en manga corta o con un vestido muy fino. Por ello pensaremos en la temperatura ambiental a la hora de elegir el disfraz. Podemos optar por un disfraz calentito, como los pijamas de animales, o bien abrigarlos con camisetas, mallas y calcetines térmicos antes de ponerles los vestidos o los disfraces más finos. Así que, cuando elijamos la talla del disfraz, nos aseguraremos de que no le queda demasiado estrecho, para poderle poner la ropa interior adecuada. 

3. Alejar a los niños de las fuentes de calor. 

Mejor abrigar a los niños que situarles cerca de una fuente de calor (estufa, radiador, chimenea, etc.). Aunque nos aseguremos de comprar vestidos con materiales no inflamables, muchos disfraces incluyen fibras sintéticas, pelucas o capuchas, así que mejor alejarles de las zonas de riesgo

4. Cuidado con el maquillaje: nada de maquillaje antes de los 3 años. 

El maquillaje es otro aspecto importante a considerar en el disfraz de un niño. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), nunca debemos maquillar a los nenes menores de 3 años, porque su piel es muy sensible y se les podría meter en los ojos. En el caso de los niños más mayores, también recomendamos maquillar o no según el carácter del nene. Si se trata de niños a los que les pueda molestar, mejor optaremos por una máscara que se puedan quitar cuando la fiesta esté avanzada. No querremos que el maquillaje acabe hecho un desastre porque se rasquen, coman, jueguen, etc. Una máscara bonita, para que puedan hacer su entrada triunfal, suele ser lo más recomendable en la mayoría de los casos. Eso sí, nos aseguraremos de que tanto las máscaras como las caretas no dificulten la correcta respiración del niño

De todos modos, si preferís el maquillaje, recomendamos los maquillajes al agua, aptos para uso infantil, fáciles de aplicar y quitar, y que lleven el logo CE. Tendremos cuidado con los ojos y los labios, mejor cacao de color que pintalabios. Y siempre aplicaremos una base de crema hidratante antes del maquillaje. 

5. El disfraz tiene que ser adecuado para la edad del nene. 

Es conveniente fijarnos en la edad recomendada de los disfraces a la hora de comprarlos. No suele ser casual que los disfraces para nenes más pequeños no lleven piezas pequeñas que los niños puedan soltar y llevarse a la boca. También huiremos de las piedras decorativas, los materiales en punta o que puedan cortar, las cintas o los cordones. En el caso de las niñas más pequeñas, tampoco es aconsejable que lleven zapatos de tacón. Si van a ir a una fiesta con castillos hinchables (se van a quitar los zapatos rápido), los tacones de princesa pueden ser una opción. Pero si se trata de un pasacalle o estarán de pie mucho rato, seguramente las niñas no los aguantarán.   

6. La comodidad es básica. 

Si a todos nos gusta llevar ropa cómoda, a los nenes más. Por ello optaremos por disfraces que resulten cómodos para los niños, especialmente si van solos al baño. Mejor velcro que botones, las cremalleras en la parte delantera, cuidado con los monos o las medias muy ajustadas, etc. 

Nos fijaremos en las etiquetas tanto de los disfraces como de los complementos o el maquillaje, especialmente si nuestro nene sufre algún tipo de alergia o intolerancia. No querremos que se queje porque el disfraz le pica o le aprieta. 

7. Máxima precaución con las lentillas de fantasía. 

En algunos casos, los disfraces incluyen lentillas de fantasía. En el caso de los niños, siempre es mejor evitarlas. Aunque si queremos incluirlas en el disfraz de nuestros hijos, nos aseguraremos de que sean seguras y estén absolutamente limpias. Las compraremos en establecimientos autorizados, nos lavaremos bien las manos antes de tocarlas, y, por supuesto, se las quitaremos antes de ir a dormir. Con los ojos es mejor que extrememos la precaución. 

8. Fun, fun, fun, ¡la diversión es lo primero! 

¡A todos nos encanta disfrazarnos! Hay niños que adoran disfrazarse, ya sea para Carnaval, Halloween o su cumpleaños. Sólo poniéndose un gorro o los zapatos de papá, ya son felices. Así que, antes de agobiarnos porque no tenemos disfraz, pensemos que la fiesta está concebida para divertirse, para pasarlo bien. No hace falta que el disfraz sea el mejor o el más elaborado. A veces una capa y una máscara de superhéroe son suficientes para un buen disfraz. Unas orejas y una cola negras nos pueden convertir en Cat Girl. Una gabardina con sombrero y lupa, en un super detective. Unas gafas y una corbata, en Harry Potter. Unas trenzas, un vestido negro (podemos teñir uno que le quede un poco pequeño) y una camisa blanca convertirán a nuestra nena en ‘Miércoles’. ¿O qué os parece optar por los disfraces de personajes de cuentos en inglés? ¿O disfrazarse en familia? También podéis decidir elaborar vosotros mismos vuestros disfraces DIY. ¡Imaginación al poder! 

Tal vez nuestro hijo o hija tengan un super amigo y quieran ir disfrazados juntos. Los disfraces en pareja o en grupo pueden ser muy divertidos, tanto para los nenes como para las familias. Llevar disfraces complementarios: de animales de granja, de ángeles y demonios o de frutas variadas, puede ser un puntazo. Además, los nenes se sentirán a gusto e integrados antes incluso de salir de casa y llegar a la fiesta

9. Una máscara divertida, la mejor opción si no tenéis tiempo. 

Tanto si tenéis tiempo para preparar el disfraz como si estáis demasiado ocupados y queda poco para el gran día, os recomendamos llevar una máscara. No necesitáis ni salir a comprarlas, podéis descargar e imprimir nuestras fantásticas caretas, super divertidas e ideales para toda la familia, pequeños y mayores. Son de temática variada y las podéis llevar solas o utilizar para completar vuestro disfraz. Además, podéis imprimir las que necesitéis. Las tenéis en el siguiente enlacehttps://hubs.li/Q01C3GlG0 

And Happy Carnival everyone!