1311 Views

Alimento para el cerebro

2-528x266px

Helen Doron introduce una serie de 5 artículos en el blog para ayudar a los padres a contruir la mejor base para el aprendizaje de sus hijos. Estos artículos ponen de relieve las actividades cotidianas que tienen que ver con su hijo. Desde colorear, a la música, consejos de alimentación saludable e incluso el estímulo positivo. ¡Estos sencillos consejos pueden marcar una gran diferencia!

La desnutrición se asocia a menudo con bajo nivel socio-económico, sin embargo, muchos niños de países desarrollados están desnutridos. El problema es la mala nutrición – dietas basadas en comida rápida y que tienen un alto contenido de azúcar, sal y grasas malas. Los niños requieren una dieta rica en nutrientes para desarrollar la función cerebral óptima. El mejor alimento para el cerebro es una dieta equilibrada y sana.

Un estudio de 2011 descubrió que los niños que consumían una dieta rica en nutrientes con una gran cantidad de frutas y verduras tuvieron mayores puntuaciones de CI en comparación con los niños que consumieron alimentos ricos en grasas y azúcares procesados. Los alimentos que se consumen tienen un importante efecto a largo plazo sobre la función cerebral de los niños pequeños.

La nutrición juega un papel importante en el desarrollo del cerebro desde el nacimiento hasta la adolescencia. Aunque el cerebro crece más rápido en los primeros años de vida, este continúa desarrollándose durante la adolescencia. Por tanto, una dieta alta en nutrientes es importante para asegurar un desarrollo cerebral adecuado.

Comience antes del nacimiento
Las madres que cuidan de su propia nutrición, forma física y bienestar durante el embarazo ya están dando a sus hijos un buen comienzo en la vida antes de nacer. Las madres que amamantan y que comen una dieta rica en nutrientes pasan los nutrientes a sus hijos, lo que mejora el desarrollo cognitivo de sus hijos y su salud en general. De hecho, los niños que son amamantados durante al menos seis meses tienen mayores puntuaciones de CI que los niños que toman fórmula. Una vez que se introducen los alimentos sólidos, un mayor consumo de frutas y verduras se asocia con un mayor coeficiente intelectual y mejores habilidades de memoria a los 4 años de edad. En los niños en edad escolar, la deficiencia de vitaminas y minerales, así como el aumento de la ingesta de colesterol está relacionada con la disminución de la inteligencia y el bajo rendimiento académico.

¿Qué debe comer su hijo?
Frutas y verduras. 5-9 porciones de frutas y verduras todos los días. Llene la mitad del plato de comida de su hijo de verduras y ofrézcale fruta para merendar o entre horas en lugar de dulces o galletas. La dieta de su hijo debe ser un arco iris de colores naturales. Cuantos más colores incluya mejor, ya que cada color ofrece una amplia gama de vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Coma alimentos ricos en antioxidantes. Los antioxidantes previenen o ralentizan el envejecimiento celular. Una dieta rica en nutrientes proporciona al cerebro un aporte de antioxidante suplementario. Debido a que el cerebro utiliza más oxígeno y produce más energía que cualquier otra parte del cuerpo, es altamente susceptible al estrés oxidativo. Como tal, una dieta sana rica en antioxidantes ofrece grandes beneficios para el cerebro probablemente tenga algo que ver con la relación entre el consumo de alimentos de origen vegetal y mayores puntuaciones de CI.

No todas las grasas son malas. Los ácidos grasos omega-3 son grasas saludables que se encuentran en gran número de frutos secos, semillas y vegetales. Son importantes para el desarrollo cognitivo y la memoria, así como para el comportamiento. El Omega-3 es también esencial.
Diga no al azúcar. Comer azúcar refinado en exceso puede conducir a desarrollar una resistencia a la insulina, lo que puede dar lugar a daños en las células cerebrales, por no hablar de la diabetes tipo 2. Esto ocurre porque el cerebro requiere grandes cantidades de glucosa para funcionar y queda privado de nutrientes si el cuerpo no puede utilizar la insulina adecuadamente. Comer más carbohidratos complejos, tales como granos enteros, verduras, legumbres y frutas puede ayudar a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre para un saludable desarrollo y función cerebral.

Una buena nutrición sienta las bases para el Aprendizaje
Los niños necesitan todos los componentes básicos de una buena nutrición: proteínas, carbohidratos y grasas. Ayudar a los niños a tomar decisiones más saludables en su alimentación es una parte esencial de su educación y bienestar. Los carbohidratos simples y los alimentos refinados causan subidas de azúcar, falta de atención y concentración. Los alimentos saludables alimentan el cerebro, lo que permite a los niños estar más atentos y disfrutar del aprendizaje.

1312 Views

Alimento para el cerebro

2-528x266px

Helen Doron introduce una serie de 5 artículos en el blog para ayudar a los padres a contruir la mejor base para el aprendizaje de sus hijos. Estos artículos ponen de relieve las actividades cotidianas que tienen que ver con su hijo. Desde colorear, a la música, consejos de alimentación saludable e incluso el estímulo positivo. ¡Estos sencillos consejos pueden marcar una gran diferencia!

La desnutrición se asocia a menudo con bajo nivel socio-económico, sin embargo, muchos niños de países desarrollados están desnutridos. El problema es la mala nutrición – dietas basadas en comida rápida y que tienen un alto contenido de azúcar, sal y grasas malas. Los niños requieren una dieta rica en nutrientes para desarrollar la función cerebral óptima. El mejor alimento para el cerebro es una dieta equilibrada y sana.

Un estudio de 2011 descubrió que los niños que consumían una dieta rica en nutrientes con una gran cantidad de frutas y verduras tuvieron mayores puntuaciones de CI en comparación con los niños que consumieron alimentos ricos en grasas y azúcares procesados. Los alimentos que se consumen tienen un importante efecto a largo plazo sobre la función cerebral de los niños pequeños.

La nutrición juega un papel importante en el desarrollo del cerebro desde el nacimiento hasta la adolescencia. Aunque el cerebro crece más rápido en los primeros años de vida, este continúa desarrollándose durante la adolescencia. Por tanto, una dieta alta en nutrientes es importante para asegurar un desarrollo cerebral adecuado.

Comience antes del nacimiento
Las madres que cuidan de su propia nutrición, forma física y bienestar durante el embarazo ya están dando a sus hijos un buen comienzo en la vida antes de nacer. Las madres que amamantan y que comen una dieta rica en nutrientes pasan los nutrientes a sus hijos, lo que mejora el desarrollo cognitivo de sus hijos y su salud en general. De hecho, los niños que son amamantados durante al menos seis meses tienen mayores puntuaciones de CI que los niños que toman fórmula. Una vez que se introducen los alimentos sólidos, un mayor consumo de frutas y verduras se asocia con un mayor coeficiente intelectual y mejores habilidades de memoria a los 4 años de edad. En los niños en edad escolar, la deficiencia de vitaminas y minerales, así como el aumento de la ingesta de colesterol está relacionada con la disminución de la inteligencia y el bajo rendimiento académico.

¿Qué debe comer su hijo?
Frutas y verduras. 5-9 porciones de frutas y verduras todos los días. Llene la mitad del plato de comida de su hijo de verduras y ofrézcale fruta para merendar o entre horas en lugar de dulces o galletas. La dieta de su hijo debe ser un arco iris de colores naturales. Cuantos más colores incluya mejor, ya que cada color ofrece una amplia gama de vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Coma alimentos ricos en antioxidantes. Los antioxidantes previenen o ralentizan el envejecimiento celular. Una dieta rica en nutrientes proporciona al cerebro un aporte de antioxidante suplementario. Debido a que el cerebro utiliza más oxígeno y produce más energía que cualquier otra parte del cuerpo, es altamente susceptible al estrés oxidativo. Como tal, una dieta sana rica en antioxidantes ofrece grandes beneficios para el cerebro probablemente tenga algo que ver con la relación entre el consumo de alimentos de origen vegetal y mayores puntuaciones de CI.

No todas las grasas son malas. Los ácidos grasos omega-3 son grasas saludables que se encuentran en gran número de frutos secos, semillas y vegetales. Son importantes para el desarrollo cognitivo y la memoria, así como para el comportamiento. El Omega-3 es también esencial.
Diga no al azúcar. Comer azúcar refinado en exceso puede conducir a desarrollar una resistencia a la insulina, lo que puede dar lugar a daños en las células cerebrales, por no hablar de la diabetes tipo 2. Esto ocurre porque el cerebro requiere grandes cantidades de glucosa para funcionar y queda privado de nutrientes si el cuerpo no puede utilizar la insulina adecuadamente. Comer más carbohidratos complejos, tales como granos enteros, verduras, legumbres y frutas puede ayudar a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre para un saludable desarrollo y función cerebral.

Una buena nutrición sienta las bases para el Aprendizaje
Los niños necesitan todos los componentes básicos de una buena nutrición: proteínas, carbohidratos y grasas. Ayudar a los niños a tomar decisiones más saludables en su alimentación es una parte esencial de su educación y bienestar. Los carbohidratos simples y los alimentos refinados causan subidas de azúcar, falta de atención y concentración. Los alimentos saludables alimentan el cerebro, lo que permite a los niños estar más atentos y disfrutar del aprendizaje.