2628 Views

Aprendiendo inglés desde los 3 meses, increíble pero cierto.

bebes¿Por qué empezar tan pronto? Todos nos sorprendemos la primera vez que oímos hablar de clases de inglés para bebés.  Es cierto, parece difícil creer que un niño de meses que no puede siquiera mantenerse sentado vaya a seguir y mucho menos entender e interactuar  en una clase, pero es sorprendente comprobar cómo estos pequeños genios son capaces de esto y de mucho más.

La dinámica del método es igual a la de todos los cursos Helen Doron.  Está basada en la repetición auditiva, los bebés han de escuchar un cd de audio dos veces al día, y en la estimulación positiva, esto quiere decir que los profesores les explicamos todo lo escuchado en casa mediante juegos, rimas, canciones y actividades donde la interactuación entre bebés, padres y profesores es total.

Existen estudios  que prueban que el cerebro es plástico hasta los 6 años, por lo tanto las conexiones que se establezcan entre las neuronas durante  este periodo serán duraderas y harán que los niños desarrollen sus capacidades cognitivas más fácilmente. No nos engañemos, los bebés son frágiles y necesitan de nuestros cuidados, pero el ser humano es inteligente desde que nace, y está en nuestra mano potenciar esa inteligencia o no.

Glenn Doman, terapeuta físico, en su reconocida obra “Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé”, concluye que la estimulación temprana en los niños es indispensable para su desarrollo neurológico, siendo a la vez  el alimento de su desarrollo físico. Esto  quiere decir que el crecimiento del cerebro depende decisivamente de los estímulos que el bebé recibe.

Por eso en nuestras clases utilizamos todos los estímulos posibles. Contribuimos a su desarrollo sensorial despertando sus sentidos al probar nuevos olores, sabores, sonidos y texturas. Trabajamos su psicomotricidad con actividades adaptadas a su nivel de desarrollo. Desarrollamos la imaginación y creatividad dando vida a historias y cuentos en clase. Ayudamos a desarrollar su conciencia corporal y fortalecer su autoestima desde pequeños. Utilizamos el lenguaje de signos para bebés para dotarlos de herramientas comunicativas previas y más allá del habla. Todo esto acompañado de una serie de cautivadoras canciones originales en inglés.

Para mí como profesora y persona las clases para bebés  son especiales porque derrochan amor, los bebés son personitas puras y auténticas, un público exigente que siempre dan el doble de lo reciben. Durante mis ya tres años de experiencia con grupos de bebés he visto a niños hacer tantísimas cosas conmigo por primera vez que hacen que me sienta especial al realizar el trabajo que hago. He visto niños gateando y dando sus primeros pasos, he tenido alumnos que comieron su primera galleta en mi clase, he escuchado a algunos hablar sus primeras palabras en español e inglés por primera vez, y he visto como todos han interactuado conmigo durante 45 minutos en inglés con facilidad y naturalidad.

Las mamás y los papás también son alumnos en este curso, cantan y bailan, pero sobretodo animan a sus bebés en cada actividad. Es precioso ver a los bebés aprendiendo y divirtiéndose al mismo tiempo, e igual de precioso ver a los papás totalmente involucrados en la clase. Y es que un niño siempre aceptará más cualquier materia si sus padres están ahí para compartir ese momento con ellos, apoyarlos y premiarlos.

Si para mi es una sensación maravillosa ver lo inteligentes que son los niños, imagínense lo que puede experimentar un progenitor viendo a su semillita. Cuando miro a la cara de los padres veo satisfacción, felicidad y orgullo, veo a personas que han apostado por la educación temprana de sus hijos, y que están comprobando que han hecho lo correcto.

Este curso es mágico, es un regalo, porque da la posibilidad a que los padres vean hacer a sus hijos cosas que normalmente les son imposibles. Por desgracia no podemos estar con nuestros hijos en la guarde, o en la ludoteca…, y no podemos ver cómo juegan o interactúan con sus compañeros o seños. En nuestro curso de bebés los padres los padres tienen el privilegio de ver a sus hijos disfrutar, desarrollar sus sentidos, su psicomotricidad, su autoestima y todo esto mientras aprenden inglés, ¿sorprendente? Para nosotros  no.

Escrito por Luisa Sanchez

Profesora en Helen Doron Almería

2629 Views

Aprendiendo inglés desde los 3 meses, increíble pero cierto.

bebes¿Por qué empezar tan pronto? Todos nos sorprendemos la primera vez que oímos hablar de clases de inglés para bebés.  Es cierto, parece difícil creer que un niño de meses que no puede siquiera mantenerse sentado vaya a seguir y mucho menos entender e interactuar  en una clase, pero es sorprendente comprobar cómo estos pequeños genios son capaces de esto y de mucho más.

La dinámica del método es igual a la de todos los cursos Helen Doron.  Está basada en la repetición auditiva, los bebés han de escuchar un cd de audio dos veces al día, y en la estimulación positiva, esto quiere decir que los profesores les explicamos todo lo escuchado en casa mediante juegos, rimas, canciones y actividades donde la interactuación entre bebés, padres y profesores es total.

Existen estudios  que prueban que el cerebro es plástico hasta los 6 años, por lo tanto las conexiones que se establezcan entre las neuronas durante  este periodo serán duraderas y harán que los niños desarrollen sus capacidades cognitivas más fácilmente. No nos engañemos, los bebés son frágiles y necesitan de nuestros cuidados, pero el ser humano es inteligente desde que nace, y está en nuestra mano potenciar esa inteligencia o no.

Glenn Doman, terapeuta físico, en su reconocida obra “Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé”, concluye que la estimulación temprana en los niños es indispensable para su desarrollo neurológico, siendo a la vez  el alimento de su desarrollo físico. Esto  quiere decir que el crecimiento del cerebro depende decisivamente de los estímulos que el bebé recibe.

Por eso en nuestras clases utilizamos todos los estímulos posibles. Contribuimos a su desarrollo sensorial despertando sus sentidos al probar nuevos olores, sabores, sonidos y texturas. Trabajamos su psicomotricidad con actividades adaptadas a su nivel de desarrollo. Desarrollamos la imaginación y creatividad dando vida a historias y cuentos en clase. Ayudamos a desarrollar su conciencia corporal y fortalecer su autoestima desde pequeños. Utilizamos el lenguaje de signos para bebés para dotarlos de herramientas comunicativas previas y más allá del habla. Todo esto acompañado de una serie de cautivadoras canciones originales en inglés.

Para mí como profesora y persona las clases para bebés  son especiales porque derrochan amor, los bebés son personitas puras y auténticas, un público exigente que siempre dan el doble de lo reciben. Durante mis ya tres años de experiencia con grupos de bebés he visto a niños hacer tantísimas cosas conmigo por primera vez que hacen que me sienta especial al realizar el trabajo que hago. He visto niños gateando y dando sus primeros pasos, he tenido alumnos que comieron su primera galleta en mi clase, he escuchado a algunos hablar sus primeras palabras en español e inglés por primera vez, y he visto como todos han interactuado conmigo durante 45 minutos en inglés con facilidad y naturalidad.

Las mamás y los papás también son alumnos en este curso, cantan y bailan, pero sobretodo animan a sus bebés en cada actividad. Es precioso ver a los bebés aprendiendo y divirtiéndose al mismo tiempo, e igual de precioso ver a los papás totalmente involucrados en la clase. Y es que un niño siempre aceptará más cualquier materia si sus padres están ahí para compartir ese momento con ellos, apoyarlos y premiarlos.

Si para mi es una sensación maravillosa ver lo inteligentes que son los niños, imagínense lo que puede experimentar un progenitor viendo a su semillita. Cuando miro a la cara de los padres veo satisfacción, felicidad y orgullo, veo a personas que han apostado por la educación temprana de sus hijos, y que están comprobando que han hecho lo correcto.

Este curso es mágico, es un regalo, porque da la posibilidad a que los padres vean hacer a sus hijos cosas que normalmente les son imposibles. Por desgracia no podemos estar con nuestros hijos en la guarde, o en la ludoteca…, y no podemos ver cómo juegan o interactúan con sus compañeros o seños. En nuestro curso de bebés los padres los padres tienen el privilegio de ver a sus hijos disfrutar, desarrollar sus sentidos, su psicomotricidad, su autoestima y todo esto mientras aprenden inglés, ¿sorprendente? Para nosotros  no.

Escrito por Luisa Sanchez

Profesora en Helen Doron Almería