1429 Views

Beneficios de las tareas domésticas para los niños. Cuándo y cómo introducirlas

Los niños deben colaborar en las tareas del hogar. No se trata de que ayuden, sino de que participen como miembros de la familia que son. Ello les ayudará a reforzar su autoestima, ser más responsables y saber organizarse y trabajar en equipo. Pero, ¿qué tareas en concreto pueden realizar y cuándo se recomienda empezar? En este post os daremos las claves para introducirlas con éxito según su edad y capacidades

Las tareas del hogar, positivas para nuestros hijos 

A veces, puede resultar más sencillo hacer las tareas domésticas nosotros mismos que enseñar a los niños a hacerlas. Pero debemos concienciarnos de la importancia de dedicar nuestro tiempo y esfuerzo para enseñarles. Al final merecerá la pena, no sólo porque dispondremos de más ayuda en el hogar, sino sobre todo porque será positivo para ellos.  

Los principales beneficios de las tareas domésticas para los niños son: 

1. Desarrollan las habilidades motoras 

Vestirse, poner la mesa, ordenar los juguetes o hacer la cama son excelentes para estimular la coordinación motora y el equilibrio de los niños. También mejoran la coordinación óculo-manual y el movimiento de agarre y sujeción de los objetos. 

2. Les enseñan a trabajar en equipo y colaborar 

Los niños que ayudan en casa sienten que forman parte de un grupo, que pueden colaborar con su familia. Esta sensación desarrollará su capacidad para seguir instrucciones y trabajar en equipo. 

3. Mejoran su autoestima 

A los niños les gusta sentirse productivos. Por ello, aunque no consigan unos resultados excelentes en el colegio, el hecho de poder ordenarse la ropa o poner el lavavajillas, les hará mejorar su autoestima.  

4. Incrementan las habilidades de organización 

No saber organizarse puede resultar muy frustrante. Por ello, las tareas del hogar, introducidas poco a poco y según su capacidad, pueden ser una manera fantástica de aprender sin sentirse presionados. Y todos sabemos que ser organizados es fundamental para el éxito, tanto escolar como en la vida en general.  

5. Aumentan su sentido de la responsabilidad 

Especialmente positivas serán las tareas que impliquen responsabilidad, como cuidar de un hermano pequeño o de una mascota.  

6. Facilitan la instauración de hábitos 

Los hábitos son muy importantes en la vida de los niños. No sólo en el hogar, sino también en el colegio. Los hábitos permiten realizar el trabajo de forma más rápida y con menos esfuerzo. Y las tareas del hogar son una manera ideal de enseñarles hábitos saludables.  

7. Incentivan su autonomía e independencia 

Todos queremos que nuestros hijos, cuando sean mayores, puedan valerse por sí mismos. Y, para ello, que sepan realizar las tareas domésticas será imprescindible. 

¿Cuándo debemos introducir las tareas de la casa? 

Los expertos coinciden en la importancia de introducir las tareas domésticas en los niños antes de los 8 años. No debemos pensar que con el trabajo del colegio ya tienen suficiente. Los niños viven en una casa con una familia y deben responsabilizarse de su hogar como lo hacen de sus deberes académicos. Cuando los padres priorizan las tareas escolares y se olvidan de las familiares, los niños no aprenden las capacidades necesarias para empatizar o responsabilizarse de sus cosas.  

Pero debemos armarnos de paciencia, sobre todo al principio, realizando la tarea con ellos al mismo tiempo que les enseñamos. Podemos hacerlo como un juego, o con humor, incluso con música, pero siempre dejando claro que también es su responsabilidad. Y, sobre todo, debemos tener en cuenta el refuerzo positivo, elogiar su esfuerzo y trabajo, aunque la tarea no esté perfecta al principio.  

A la hora de introducir las tareas domésticas, tendremos en cuenta la edad, pero también el desarrollo del niño. No todos los niños evolucionan y maduran al mismo tiempo y debemos tener presente la importancia de respetar su ritmo de crecimiento. Pero en general, aquí tenéis las edades recomendadas para hacerlo: 

2-3 años 

A partir de esta edad, ya pueden organizar sus juguetes y guardarlos, comer solos, tirar cosas a la basura, llevar su ropa a la habitación o regar las plantas. 

4-5 años 

Ya son capaces de asearse, vestirse, dar de comer a las mascotas, poner la mesa y fregar los platos con supervisión.  

6-7 años 

Pueden ordenar su cuarto: hacer la cama, organizar su escritorio, preparar su mochila, pasar la aspiradora o quitar el polvo. 

8-9 años 

A esta edad ya pueden bañarse solos, limpiar el suelo, cuidar a las mascotas y preparar platos sencillos con supervisión, por ejemplo, el desayuno. 

10-11 años 

Pueden limpiar su habitación, sacar las mascotas, tender la ropa, limpiar el jardín y cuidar de un hermano pequeño.  

A partir de 12 años 

A esta edad pueden sacar la basura, hacer la compra, limpiar la cristalería y coser un botón. 

En Helen Doron English, comprometidos con la educación en valores y la formación de personas responsables, también incidimos en la importancia de las tareas domésticas, tanto en nuestros cursos como en las clases y talleres. ¿Recordáis nuestros talleres ‘Superchefs’

Debemos tener presente que un adulto con éxito fue un niño que ayudaba en las tareas del hogar como parte de su rutina diaria. Por ello es muy recomendable tener un cuadro de tareas en casa para que se acostumbren a ellas desde pequeños.

1430 Views

Beneficios de las tareas domésticas para los niños. Cuándo y cómo introducirlas

Los niños deben colaborar en las tareas del hogar. No se trata de que ayuden, sino de que participen como miembros de la familia que son. Ello les ayudará a reforzar su autoestima, ser más responsables y saber organizarse y trabajar en equipo. Pero, ¿qué tareas en concreto pueden realizar y cuándo se recomienda empezar? En este post os daremos las claves para introducirlas con éxito según su edad y capacidades

Las tareas del hogar, positivas para nuestros hijos 

A veces, puede resultar más sencillo hacer las tareas domésticas nosotros mismos que enseñar a los niños a hacerlas. Pero debemos concienciarnos de la importancia de dedicar nuestro tiempo y esfuerzo para enseñarles. Al final merecerá la pena, no sólo porque dispondremos de más ayuda en el hogar, sino sobre todo porque será positivo para ellos.  

Los principales beneficios de las tareas domésticas para los niños son: 

1. Desarrollan las habilidades motoras 

Vestirse, poner la mesa, ordenar los juguetes o hacer la cama son excelentes para estimular la coordinación motora y el equilibrio de los niños. También mejoran la coordinación óculo-manual y el movimiento de agarre y sujeción de los objetos. 

2. Les enseñan a trabajar en equipo y colaborar 

Los niños que ayudan en casa sienten que forman parte de un grupo, que pueden colaborar con su familia. Esta sensación desarrollará su capacidad para seguir instrucciones y trabajar en equipo. 

3. Mejoran su autoestima 

A los niños les gusta sentirse productivos. Por ello, aunque no consigan unos resultados excelentes en el colegio, el hecho de poder ordenarse la ropa o poner el lavavajillas, les hará mejorar su autoestima.  

4. Incrementan las habilidades de organización 

No saber organizarse puede resultar muy frustrante. Por ello, las tareas del hogar, introducidas poco a poco y según su capacidad, pueden ser una manera fantástica de aprender sin sentirse presionados. Y todos sabemos que ser organizados es fundamental para el éxito, tanto escolar como en la vida en general.  

5. Aumentan su sentido de la responsabilidad 

Especialmente positivas serán las tareas que impliquen responsabilidad, como cuidar de un hermano pequeño o de una mascota.  

6. Facilitan la instauración de hábitos 

Los hábitos son muy importantes en la vida de los niños. No sólo en el hogar, sino también en el colegio. Los hábitos permiten realizar el trabajo de forma más rápida y con menos esfuerzo. Y las tareas del hogar son una manera ideal de enseñarles hábitos saludables.  

7. Incentivan su autonomía e independencia 

Todos queremos que nuestros hijos, cuando sean mayores, puedan valerse por sí mismos. Y, para ello, que sepan realizar las tareas domésticas será imprescindible. 

¿Cuándo debemos introducir las tareas de la casa? 

Los expertos coinciden en la importancia de introducir las tareas domésticas en los niños antes de los 8 años. No debemos pensar que con el trabajo del colegio ya tienen suficiente. Los niños viven en una casa con una familia y deben responsabilizarse de su hogar como lo hacen de sus deberes académicos. Cuando los padres priorizan las tareas escolares y se olvidan de las familiares, los niños no aprenden las capacidades necesarias para empatizar o responsabilizarse de sus cosas.  

Pero debemos armarnos de paciencia, sobre todo al principio, realizando la tarea con ellos al mismo tiempo que les enseñamos. Podemos hacerlo como un juego, o con humor, incluso con música, pero siempre dejando claro que también es su responsabilidad. Y, sobre todo, debemos tener en cuenta el refuerzo positivo, elogiar su esfuerzo y trabajo, aunque la tarea no esté perfecta al principio.  

A la hora de introducir las tareas domésticas, tendremos en cuenta la edad, pero también el desarrollo del niño. No todos los niños evolucionan y maduran al mismo tiempo y debemos tener presente la importancia de respetar su ritmo de crecimiento. Pero en general, aquí tenéis las edades recomendadas para hacerlo: 

2-3 años 

A partir de esta edad, ya pueden organizar sus juguetes y guardarlos, comer solos, tirar cosas a la basura, llevar su ropa a la habitación o regar las plantas. 

4-5 años 

Ya son capaces de asearse, vestirse, dar de comer a las mascotas, poner la mesa y fregar los platos con supervisión.  

6-7 años 

Pueden ordenar su cuarto: hacer la cama, organizar su escritorio, preparar su mochila, pasar la aspiradora o quitar el polvo. 

8-9 años 

A esta edad ya pueden bañarse solos, limpiar el suelo, cuidar a las mascotas y preparar platos sencillos con supervisión, por ejemplo, el desayuno. 

10-11 años 

Pueden limpiar su habitación, sacar las mascotas, tender la ropa, limpiar el jardín y cuidar de un hermano pequeño.  

A partir de 12 años 

A esta edad pueden sacar la basura, hacer la compra, limpiar la cristalería y coser un botón. 

En Helen Doron English, comprometidos con la educación en valores y la formación de personas responsables, también incidimos en la importancia de las tareas domésticas, tanto en nuestros cursos como en las clases y talleres. ¿Recordáis nuestros talleres ‘Superchefs’

Debemos tener presente que un adulto con éxito fue un niño que ayudaba en las tareas del hogar como parte de su rutina diaria. Por ello es muy recomendable tener un cuadro de tareas en casa para que se acostumbren a ellas desde pequeños.