838 Views

Cómo celebrar la llegada del verano y la Noche de San Juan en familia

Aunque llevamos semanas con unas temperaturas realmente altas, el 21 de junio empieza oficialmente el verano. Este día se celebran también los días internacionales del Sol y de la Celebración del Solsticio. Unas jornadas internacionales relativamente recientes, aunque su origen es pagano, ya que gran parte de la humanidad siempre ha celebrado la llegada del buen tiempo y de la posibilidad de conseguir alimentos más fácilmente. Y vosotros, ¿cómo celebráis la llegada del verano? A continuación, nuestras propuestas para una buena fiesta de San Juan con niños.

Las festividades asociadas a los cambios cósmicos recurrentes, como la llegada de las estaciones, han sido una parte central en la tradición de muchas culturas. En realidad, eran momentos propicios para agradecer a los dioses o a la madre naturaleza por la abundancia de las cosechas, la fertilidad de la tierra o por haber sobrevivido un año más.

Comida y bebida en abundancia, y la música, siempre han sido ingredientes fundamentales de estas celebraciones. En algunas culturas, también se ha celebrado la llegada de la nueva estación con ritos de purificación, ofrendas de flores o comida, y también meditación, mientras se lanzan buenos deseos para el futuro.

Toda esta tradición ha originado las celebraciones actuales. De hecho, la fiesta de la Noche de San Juan es la versión cristianizada del solsticio de verano. Aunque había una diferencia de días (el Día de San Juan Bautista es el 24 de junio), se unieron ambas celebraciones, también porque compartían elementos comunes como el encendido de hogueras. En el caso del solsticio, las hogueras eran una manera de honrar y de darle fuerza al sol, para que durase más tiempo en la noche más corta del año (en el hemisferio norte, en el sur, es la noche más larga). En cambio, para la festividad de San Juan, eran para celebrar que había nacido el santo, ya que según la Biblia, el padre de Juan Bautista, Zacarías, anunció con una hoguera el nacimiento de su hijo.

Las hogueras son también en la actualidad un elemento de purificación, de quemar lo viejo para dar paso a lo nuevo, de dejar atrás lo que ya no nos sirve para empezar un nuevo ciclo renovados. Incluso muchas personas realizan por estas fechas la llamada “limpieza de primavera”, una limpieza profunda de la casa para retirar lo que ya no es útil y así dejar espacio para lo bueno que pueda venir. El fuego también nos puede purificar a un nivel más místico, para quemar todas las malas energías que nos rodean.

La Noche de San Juan es una celebración internacional, aunque en la actualidad su protagonismo es mayor en Europa y América Latina, donde muchas ciudades y municipios incluso organizan una gran hoguera en la playa o en la plaza del pueblo, verbenas, conciertos y fuegos artificiales. Aquí, en España, destaca la celebración de las hogueras de San Juan en Alicante, donde se queman más de 200 monumentos de cartón piedra.


Hogueras en la playa de Gandia (Valencia, 2015). Fuente: Facebook Ajuntament de Gandia

Si tenéis hijos, esta celebración también es perfecta para compartirla con ellos. Explicarles los ciclos vitales, la importancia del sol y del respeto a la naturaleza para la vida en nuestro planeta, o enseñarles la importancia de saber desechar lo que ya no les sirve, pueden resultar buenos aprendizajes de vida.

Estos son nuestros consejos para celebrar el solsticio de verano y la Noche de San Juan en familia:

-En primer lugar, seguir las recomendaciones de las autoridades, referentes a la seguridad de las celebraciones. Si queremos encender una hoguera, deberemos asegurarnos de tener permiso y hacerlo en un lugar habilitado para ello.

Encender una hoguera o una vela, para quemar todo lo que queramos dejar atrás, como los malos hábitos. Podemos escribir entre todos una lista de cosas que ya no nos sirvan.

Quemar nuestros deseos en el fuego, para que se cumplan en este nuevo ciclo. También los pequeños de la casa pueden escribir sus deseos, como pasar más tiempo en familia o alguna excursión que deseen realizar.

Si el fuego es bajo y está en el suelo, también lo podemos saltar.

-Si tenemos la suerte de estar en la playa, saltar las olas también es símbolo de purificación y renovación. Esta parte es sin duda la favorita para muchas familias, sobre todo para los niños, que en muchos casos acabarán dándose un baño completo.

Celebrar una buena comida con amigos y familiares. Es importante que los niños estén acompañados por otros de su misma edad, por ello la idea de reunirnos con primos o con otros amigos con hijos es siempre la decisión más acertada. Podemos contarles un cuento junto al fuego o hacer juegos tradicionales.

Limpiar la casa en profundidad para mejorar su energía. Ahora que muchos nenes ya no van al cole, también podemos enseñarles a ordenar sus juguetes o su habitación, retirando los objetos rotos o que ya no utilicen. Podemos luego llevarlo a los puntos limpios de reciclaje o donarlo a organizaciones benéficas.

Limpiar los armarios, retirando y donando la ropa que ya no queramos. Los niños pueden ayudarnos. En su caso, hay que decidir qué prendas de invierno ya no nos servirán para la próxima temporada y también si podemos conservar algo del verano pasado para los próximos meses.

Meditar o hacer yoga para cargar energía. Reflexionar sobre nuestro pasado, para mejorar el presente y las perspectivas de futuro, es una actividad muy positiva para todos. Que los nenes piensen qué les hace felices y qué no para actuar en consecuencia será un buen ejercicio para toda la vida.

De hecho, el yoga también forma parte de la celebración del Solsticio. Por ejemplo, en Nueva York, más concretamente en Times Square, hace unos años que se celebra una master class de yoga en pleno centro de la ciudad.

21 de junio: Día Internacional del Sol

El solsticio es un concepto astronómico, que se refiere al momento en que el sol llega a su declinación máxima en los hemisferios norte y sur, con respecto al ecuador de la Tierra. Ocurre dos veces al año, en junio y diciembre.

Coincidiendo con el solsticio de verano en el hemisferio norte, el 21 de junio también se conmemora el Día Internacional del Sol, una fecha en la que el astro rey es el protagonista de las celebraciones en todo el mundo, con eventos destinados a concienciar sobre la importancia del sol para nuestro planeta.

Muchas asociaciones ecologistas aprovechan esta celebración para promocionar las fuentes de energía renovable, sobre todo en países como el nuestro, donde el nivel de explotación de la energía solar es bastante bajo si lo comparamos con otros países con niveles inferiores de exposición al sol.

839 Views

Cómo celebrar la llegada del verano y la Noche de San Juan en familia

Aunque llevamos semanas con unas temperaturas realmente altas, el 21 de junio empieza oficialmente el verano. Este día se celebran también los días internacionales del Sol y de la Celebración del Solsticio. Unas jornadas internacionales relativamente recientes, aunque su origen es pagano, ya que gran parte de la humanidad siempre ha celebrado la llegada del buen tiempo y de la posibilidad de conseguir alimentos más fácilmente. Y vosotros, ¿cómo celebráis la llegada del verano? A continuación, nuestras propuestas para una buena fiesta de San Juan con niños.

Las festividades asociadas a los cambios cósmicos recurrentes, como la llegada de las estaciones, han sido una parte central en la tradición de muchas culturas. En realidad, eran momentos propicios para agradecer a los dioses o a la madre naturaleza por la abundancia de las cosechas, la fertilidad de la tierra o por haber sobrevivido un año más.

Comida y bebida en abundancia, y la música, siempre han sido ingredientes fundamentales de estas celebraciones. En algunas culturas, también se ha celebrado la llegada de la nueva estación con ritos de purificación, ofrendas de flores o comida, y también meditación, mientras se lanzan buenos deseos para el futuro.

Toda esta tradición ha originado las celebraciones actuales. De hecho, la fiesta de la Noche de San Juan es la versión cristianizada del solsticio de verano. Aunque había una diferencia de días (el Día de San Juan Bautista es el 24 de junio), se unieron ambas celebraciones, también porque compartían elementos comunes como el encendido de hogueras. En el caso del solsticio, las hogueras eran una manera de honrar y de darle fuerza al sol, para que durase más tiempo en la noche más corta del año (en el hemisferio norte, en el sur, es la noche más larga). En cambio, para la festividad de San Juan, eran para celebrar que había nacido el santo, ya que según la Biblia, el padre de Juan Bautista, Zacarías, anunció con una hoguera el nacimiento de su hijo.

Las hogueras son también en la actualidad un elemento de purificación, de quemar lo viejo para dar paso a lo nuevo, de dejar atrás lo que ya no nos sirve para empezar un nuevo ciclo renovados. Incluso muchas personas realizan por estas fechas la llamada “limpieza de primavera”, una limpieza profunda de la casa para retirar lo que ya no es útil y así dejar espacio para lo bueno que pueda venir. El fuego también nos puede purificar a un nivel más místico, para quemar todas las malas energías que nos rodean.

La Noche de San Juan es una celebración internacional, aunque en la actualidad su protagonismo es mayor en Europa y América Latina, donde muchas ciudades y municipios incluso organizan una gran hoguera en la playa o en la plaza del pueblo, verbenas, conciertos y fuegos artificiales. Aquí, en España, destaca la celebración de las hogueras de San Juan en Alicante, donde se queman más de 200 monumentos de cartón piedra.


Hogueras en la playa de Gandia (Valencia, 2015). Fuente: Facebook Ajuntament de Gandia

Si tenéis hijos, esta celebración también es perfecta para compartirla con ellos. Explicarles los ciclos vitales, la importancia del sol y del respeto a la naturaleza para la vida en nuestro planeta, o enseñarles la importancia de saber desechar lo que ya no les sirve, pueden resultar buenos aprendizajes de vida.

Estos son nuestros consejos para celebrar el solsticio de verano y la Noche de San Juan en familia:

-En primer lugar, seguir las recomendaciones de las autoridades, referentes a la seguridad de las celebraciones. Si queremos encender una hoguera, deberemos asegurarnos de tener permiso y hacerlo en un lugar habilitado para ello.

Encender una hoguera o una vela, para quemar todo lo que queramos dejar atrás, como los malos hábitos. Podemos escribir entre todos una lista de cosas que ya no nos sirvan.

Quemar nuestros deseos en el fuego, para que se cumplan en este nuevo ciclo. También los pequeños de la casa pueden escribir sus deseos, como pasar más tiempo en familia o alguna excursión que deseen realizar.

Si el fuego es bajo y está en el suelo, también lo podemos saltar.

-Si tenemos la suerte de estar en la playa, saltar las olas también es símbolo de purificación y renovación. Esta parte es sin duda la favorita para muchas familias, sobre todo para los niños, que en muchos casos acabarán dándose un baño completo.

Celebrar una buena comida con amigos y familiares. Es importante que los niños estén acompañados por otros de su misma edad, por ello la idea de reunirnos con primos o con otros amigos con hijos es siempre la decisión más acertada. Podemos contarles un cuento junto al fuego o hacer juegos tradicionales.

Limpiar la casa en profundidad para mejorar su energía. Ahora que muchos nenes ya no van al cole, también podemos enseñarles a ordenar sus juguetes o su habitación, retirando los objetos rotos o que ya no utilicen. Podemos luego llevarlo a los puntos limpios de reciclaje o donarlo a organizaciones benéficas.

Limpiar los armarios, retirando y donando la ropa que ya no queramos. Los niños pueden ayudarnos. En su caso, hay que decidir qué prendas de invierno ya no nos servirán para la próxima temporada y también si podemos conservar algo del verano pasado para los próximos meses.

Meditar o hacer yoga para cargar energía. Reflexionar sobre nuestro pasado, para mejorar el presente y las perspectivas de futuro, es una actividad muy positiva para todos. Que los nenes piensen qué les hace felices y qué no para actuar en consecuencia será un buen ejercicio para toda la vida.

De hecho, el yoga también forma parte de la celebración del Solsticio. Por ejemplo, en Nueva York, más concretamente en Times Square, hace unos años que se celebra una master class de yoga en pleno centro de la ciudad.

21 de junio: Día Internacional del Sol

El solsticio es un concepto astronómico, que se refiere al momento en que el sol llega a su declinación máxima en los hemisferios norte y sur, con respecto al ecuador de la Tierra. Ocurre dos veces al año, en junio y diciembre.

Coincidiendo con el solsticio de verano en el hemisferio norte, el 21 de junio también se conmemora el Día Internacional del Sol, una fecha en la que el astro rey es el protagonista de las celebraciones en todo el mundo, con eventos destinados a concienciar sobre la importancia del sol para nuestro planeta.

Muchas asociaciones ecologistas aprovechan esta celebración para promocionar las fuentes de energía renovable, sobre todo en países como el nuestro, donde el nivel de explotación de la energía solar es bastante bajo si lo comparamos con otros países con niveles inferiores de exposición al sol.