1138 Views

¿Es conveniente comenzar un negocio en tiempos de crisis?

Comenzar un negocio cuando la economía no va bien o la situación política es inestable no parece tener sentido desde el punto de vista comercial. La reacción instintiva inmediata es: demasiado riesgo. ¿Es una buena idea comenzar un negocio ahora, cuando la economía es inestable y no sabemos qué va a pasar?

Sin embargo, en nuestro negocio hemos visto a personas tener éxito exactamente en estas condiciones. ¿Cómo? Porque no lo hicieron solos. Uniéndose con una franquicia establecida que “había estado allí y lo había hecho”. No se estaban metiendo en lo desconocido, esperando que su negocio tuviera éxito contra viento y marea. Al contrario, se estaban apuntando a un modelo de negocio que había sido probado repetidamente en muchos países diferentes, con economías en fuerte declive e incluso en situaciones de guerra. Tenían un fuerte sistema de apoyo y capacitación continua para ayudarlos a lanzar exitosamente su negocio a pesar de todos los desafíos.

Tiene mucho sentido. Imaginemos un ejemplo: usted quiere abrir un bar de sandwiches sin ningún apoyo. En un primer momento no va a tener la certeza de cuántos sandwiches necesita vender, cuáles serán los más populares o qué grosor de pan es el adecuado. Un franquiciador establecido conoce las respuestas, lo que le ahorra asumir riesgos o tomar decisiones importantes a la hora de hacer crecer (o que no se vaya a pique) su incipiente empresa. Reduce el tiempo de salida al mercado, ofrece más seguridad y le brinda una mejor oportunidad de éxito. Todos estos factores alientan a las personas a dar el paso.

Entonces, ¿quiénes son estos duros empresarios que zarpan en mares turbulentos? Algunos buscan una nueva carrera, tienen algunos fondos para invertir y desean ser independientes, pero también quieren un apoyo continuo. Otros se encuentran en un mercado difícil, donde los empleos escasean y la competencia es dura. Y cuando los tiempos son difíciles, las personas comienzan a buscar en direcciones que normalmente no verían. Cuando los empleos son escasos, tiene sentido generar ingresos usted mismo. Se encuentra yendo en direcciones en las que normalmente no habría pensado, explorando posibles oportunidades de trabajo y carreras que quizás no hubieran sido una opción en el pasado.

Sin embargo, surge la pregunta: ¿por qué invertirían sus potenciales clientes en educación? Bueno, cuando tu vida es inestable y no sabes lo que traerá el mañana, la única cosa tangible con la que puede contar es su educación. Cuando se trata de eso, puedes perder tu hogar o tu trabajo, pero lo único que no puedes perder es una buena educación. La gente quiere darles a sus hijos un futuro mejor, y ven el inglés como el medio perfecto para ayudarles a lograrlo.

Sin embargo, entrar en la franquicia educativa no es solo un cambio de carrera. Abre un mundo y una comunidad completamente nuevos. Es por eso que decimos que nuestro negocio es una forma de vida. Y, en nuestra experiencia, es capaz de cambiar la vida.

Anne Gordon, VP Business Development.

1139 Views

¿Es conveniente comenzar un negocio en tiempos de crisis?

Comenzar un negocio cuando la economía no va bien o la situación política es inestable no parece tener sentido desde el punto de vista comercial. La reacción instintiva inmediata es: demasiado riesgo. ¿Es una buena idea comenzar un negocio ahora, cuando la economía es inestable y no sabemos qué va a pasar?

Sin embargo, en nuestro negocio hemos visto a personas tener éxito exactamente en estas condiciones. ¿Cómo? Porque no lo hicieron solos. Uniéndose con una franquicia establecida que “había estado allí y lo había hecho”. No se estaban metiendo en lo desconocido, esperando que su negocio tuviera éxito contra viento y marea. Al contrario, se estaban apuntando a un modelo de negocio que había sido probado repetidamente en muchos países diferentes, con economías en fuerte declive e incluso en situaciones de guerra. Tenían un fuerte sistema de apoyo y capacitación continua para ayudarlos a lanzar exitosamente su negocio a pesar de todos los desafíos.

Tiene mucho sentido. Imaginemos un ejemplo: usted quiere abrir un bar de sandwiches sin ningún apoyo. En un primer momento no va a tener la certeza de cuántos sandwiches necesita vender, cuáles serán los más populares o qué grosor de pan es el adecuado. Un franquiciador establecido conoce las respuestas, lo que le ahorra asumir riesgos o tomar decisiones importantes a la hora de hacer crecer (o que no se vaya a pique) su incipiente empresa. Reduce el tiempo de salida al mercado, ofrece más seguridad y le brinda una mejor oportunidad de éxito. Todos estos factores alientan a las personas a dar el paso.

Entonces, ¿quiénes son estos duros empresarios que zarpan en mares turbulentos? Algunos buscan una nueva carrera, tienen algunos fondos para invertir y desean ser independientes, pero también quieren un apoyo continuo. Otros se encuentran en un mercado difícil, donde los empleos escasean y la competencia es dura. Y cuando los tiempos son difíciles, las personas comienzan a buscar en direcciones que normalmente no verían. Cuando los empleos son escasos, tiene sentido generar ingresos usted mismo. Se encuentra yendo en direcciones en las que normalmente no habría pensado, explorando posibles oportunidades de trabajo y carreras que quizás no hubieran sido una opción en el pasado.

Sin embargo, surge la pregunta: ¿por qué invertirían sus potenciales clientes en educación? Bueno, cuando tu vida es inestable y no sabes lo que traerá el mañana, la única cosa tangible con la que puede contar es su educación. Cuando se trata de eso, puedes perder tu hogar o tu trabajo, pero lo único que no puedes perder es una buena educación. La gente quiere darles a sus hijos un futuro mejor, y ven el inglés como el medio perfecto para ayudarles a lograrlo.

Sin embargo, entrar en la franquicia educativa no es solo un cambio de carrera. Abre un mundo y una comunidad completamente nuevos. Es por eso que decimos que nuestro negocio es una forma de vida. Y, en nuestra experiencia, es capaz de cambiar la vida.

Anne Gordon, VP Business Development.