1942 Views

Día 10: Un árbol de Navidad de fieltro para tu bebé

Son muchas las amigas que lo cuentan, el primer año de su bebé no tuvieron árbol de Navidad porque les daba miedo que el pequeño gateando lo agarrase y se lo tirase encima. Es cierto, cuando empiezan a gatear toda precaución es poca, en un solo segundo en el que te giras para abrir el frigorífico y ¡oh dios mío! tu bebé puede haber cruzado todo el salón.

Pero ¡Qué es de una casa en Navidad sin un árbol! Con esta idea que te proponemos no sólo nos solventamos la cuestión de seguridad del pequeño, sino que lo convertimos en un elemento de juego y además tu salón quedará precioso.

Podéis hacer un simple triangulo verde de fieltro y colgarlo en la pared. A partir de ahí, tantos adornos y regalos de fieltro como imaginación y tiempo tengáis. Podéis hacer bolas, estrellas, campanitas, ….de mil colores, más o menos elaborados (no hace falta ser una experta costurera para hacerlo) y tantos como queráis.

Sólo tenéis que pegarle o coserle un trocito de velcro en la parte trasera del adorno, así podréis colocarlo en cualquier parte del árbol. Vuestro bebé (y los que no son tan bebés también) disfrutará muchísimo montando y desmontando el árbol una y otra vez.

Cuantos más colores utilicéis más le llamará la atención. Una idea que puede ser muy divertida es añadirles texturas rellenándolos de algodón, plástico, arroz o incluso meterle dentro una cajita con cuentecitas a modo sonajero,…así cada adorno tendrá una textura diferente.

Con este árbol no sólo estaréis adornando vuestra casa, sino también potenciando las habilidades motrices a través del juego y la estimulación visual y sensorial, y sobretodo ¡os encantará ver a vuestros bebés pasárselo bien!

arbol-navidad-fieltro

1943 Views

Día 10: Un árbol de Navidad de fieltro para tu bebé

Son muchas las amigas que lo cuentan, el primer año de su bebé no tuvieron árbol de Navidad porque les daba miedo que el pequeño gateando lo agarrase y se lo tirase encima. Es cierto, cuando empiezan a gatear toda precaución es poca, en un solo segundo en el que te giras para abrir el frigorífico y ¡oh dios mío! tu bebé puede haber cruzado todo el salón.

Pero ¡Qué es de una casa en Navidad sin un árbol! Con esta idea que te proponemos no sólo nos solventamos la cuestión de seguridad del pequeño, sino que lo convertimos en un elemento de juego y además tu salón quedará precioso.

Podéis hacer un simple triangulo verde de fieltro y colgarlo en la pared. A partir de ahí, tantos adornos y regalos de fieltro como imaginación y tiempo tengáis. Podéis hacer bolas, estrellas, campanitas, ….de mil colores, más o menos elaborados (no hace falta ser una experta costurera para hacerlo) y tantos como queráis.

Sólo tenéis que pegarle o coserle un trocito de velcro en la parte trasera del adorno, así podréis colocarlo en cualquier parte del árbol. Vuestro bebé (y los que no son tan bebés también) disfrutará muchísimo montando y desmontando el árbol una y otra vez.

Cuantos más colores utilicéis más le llamará la atención. Una idea que puede ser muy divertida es añadirles texturas rellenándolos de algodón, plástico, arroz o incluso meterle dentro una cajita con cuentecitas a modo sonajero,…así cada adorno tendrá una textura diferente.

Con este árbol no sólo estaréis adornando vuestra casa, sino también potenciando las habilidades motrices a través del juego y la estimulación visual y sensorial, y sobretodo ¡os encantará ver a vuestros bebés pasárselo bien!

arbol-navidad-fieltro