328 Views

El diario de Greg, lectura en inglés para (pre) adolescentes

Si nunca has oído hablar del Diario de Greg, no te preocupes. Lo más probable es que, o no tengas hijos, o estos tengan menos de ocho años. Porque, a partir de esa edad, las historias de este adolescente que está a punto de comenzar la Educación Secundaria son más famosas que las aventuras de Harry Potter.

Cuando publicamos en este blog recomendaciones de lecturas en inglés, solemos centrarnos en dos tipos de libros: cuentos infantiles (para un público infantil, que todavía no sabe leer) o libros para adolescentes. Los primeros nos encantan porque, además, dan pie a una larga lista de actividades temáticas (que habitualmente añadimos en nuestros artículos), desde manualidades hasta salidas al campo o a la playa. Y los segundos son esenciales porque ayudan a los más mayores a ampliar su vocabulario y sus capacidades expresivas (además de hacerles vivir emocionantes aventuras).

Sin embargo, la serie de libros del Diario de Greg va dirigida justo al público que está en medio: más o menos entre ocho y doce años. Niños que empiezan a no ser tan niños, con ganas de saborear, poco a poco, lo que significa ser independiente y autónomo y, sobre todo, con muchas ganas de divertirse.

Greg Heffley, que así se llama nuestro pequeño héroe, es un adolescente torpe al que le suceden un montón de aventuras (y de desventuras) de lo más divertido. Pero, sobre todo, es un personaje de lo más normal con el que todos los niños del mundo se pueden sentir identificados. No en vano, los catorce libros que se llevan publicados hasta el momento llevan vendidos 200 millones de ejemplares y han sido traducidos a más de cincuenta idiomas. Todo un logro para su autor, Jeff Kinney, una persona que no deja de considerarse muy normal e, incluso, muy parecido al propio Greg: «En realidad, Greg es una exageración cómica de mí mismo a su edad». Así de claro.

Pero si traemos esta serie de libros a nuestro blog es porque nos parece que suponen una oportunidad extraordinaria para que los niños empiecen a leer en inglés: El diario de Greg (y sus continuaciones) son fáciles de leer, y además parecen que están escritos a mano en un cuaderno de rayas, con ilustraciones y con un estilo narrativo que podría haber utilizado cualquiera de nuestros hijos. Todo al servicio de uno de los valores más importantes que, según su autor, quiere transmitir con esta serie de libros: el buen humor.

329 Views

El diario de Greg, lectura en inglés para (pre) adolescentes

Si nunca has oído hablar del Diario de Greg, no te preocupes. Lo más probable es que, o no tengas hijos, o estos tengan menos de ocho años. Porque, a partir de esa edad, las historias de este adolescente que está a punto de comenzar la Educación Secundaria son más famosas que las aventuras de Harry Potter.

Cuando publicamos en este blog recomendaciones de lecturas en inglés, solemos centrarnos en dos tipos de libros: cuentos infantiles (para un público infantil, que todavía no sabe leer) o libros para adolescentes. Los primeros nos encantan porque, además, dan pie a una larga lista de actividades temáticas (que habitualmente añadimos en nuestros artículos), desde manualidades hasta salidas al campo o a la playa. Y los segundos son esenciales porque ayudan a los más mayores a ampliar su vocabulario y sus capacidades expresivas (además de hacerles vivir emocionantes aventuras).

Sin embargo, la serie de libros del Diario de Greg va dirigida justo al público que está en medio: más o menos entre ocho y doce años. Niños que empiezan a no ser tan niños, con ganas de saborear, poco a poco, lo que significa ser independiente y autónomo y, sobre todo, con muchas ganas de divertirse.

Greg Heffley, que así se llama nuestro pequeño héroe, es un adolescente torpe al que le suceden un montón de aventuras (y de desventuras) de lo más divertido. Pero, sobre todo, es un personaje de lo más normal con el que todos los niños del mundo se pueden sentir identificados. No en vano, los catorce libros que se llevan publicados hasta el momento llevan vendidos 200 millones de ejemplares y han sido traducidos a más de cincuenta idiomas. Todo un logro para su autor, Jeff Kinney, una persona que no deja de considerarse muy normal e, incluso, muy parecido al propio Greg: «En realidad, Greg es una exageración cómica de mí mismo a su edad». Así de claro.

Pero si traemos esta serie de libros a nuestro blog es porque nos parece que suponen una oportunidad extraordinaria para que los niños empiecen a leer en inglés: El diario de Greg (y sus continuaciones) son fáciles de leer, y además parecen que están escritos a mano en un cuaderno de rayas, con ilustraciones y con un estilo narrativo que podría haber utilizado cualquiera de nuestros hijos. Todo al servicio de uno de los valores más importantes que, según su autor, quiere transmitir con esta serie de libros: el buen humor.