1533 Views

Entrevista a Esperanza López, MF de Comunidad Valenciana, Castilla y León; y Castilla-La Mancha

Esperanza López, MF de Helen Doron English

Esperanza López es la Master Franquiciadora de la Comunidad Valenciana, Castilla León y Castilla La Mancha. Una amplia zona del territorio español que, gracias a su trabajo y esfuerzo, cuenta actualmente con catorce centros, entre los que se encuentra el suyo de Cuenca.

El principio de una historia de éxito

Cada persona que se acerca a Helen Doron English tiene una historia detrás. El caso de Esperanza es muy diferente a los de otros MF como Meena Athwani o Ángela Sánchez, que descubrieron la franquicia por temas profesionales. «Conocí el método por la necesidad que tuve en ese momento como madre de encontrar una escuela para que mis hijos aprendieran inglés”, reconoce ella misma. Lo que encontró fue «una metodología única, innovadora, capaz de trabajar en el niño todos sus aspectos, no solo el aprendizaje en inglés, sino los valores, la educación».

«Tiene todos los componentes que en mi vida yo valoro», afirma. Y tras este encuentro como madre y cliente, se decidió a dar el salto y emprender la aventura de abrir su propio centro, para más tarde hacerse cargo de la zona más amplia del territorio español: «desde hace 6 años tengo un centro en la ciudad de Cuenca, y como MF estoy en estas áreas desde hace 4 años».

Metodología y equipo, de la mano

Aunque en un primer momento lo más interesante para ella fue la metodología, pronto se dio cuenta de que, detrás de los materiales, los cursos y las clases, hay «un equipo grande de pedagogos que trabajan cada año por actualizar los cursos», además de un enorme equipo de profesores, que dan vida a esos materiales en el día a día de cada centro.

«Desde el momento en que lo conocí no he dejado de aprender», nos dice, así como de «experimentar y compartir una manera natural y divertida de aprender inglés».

«Pasión, educación, y éxito»

Con estas tres palabras define Esperanza su visión de la franquicia, que más que una profesión es «una manera desarrollarse como profesional, una manera única de disfrutar trabajando, poder compartir expeciencias y una metolodogía única».

«Mi mayor resultado es poder crecer cada día como profesional, tener a mi lado un equipo de franquiciados, de MF, de papás, de niños disfrutando de la metodología y aprendiendo inglés, que es nuestro mayor logro, que aprendan inglés de una manera natural y divertida», asegura.

 

1534 Views

Entrevista a Esperanza López, MF de Comunidad Valenciana, Castilla y León; y Castilla-La Mancha

Esperanza López, MF de Helen Doron English

Esperanza López es la Master Franquiciadora de la Comunidad Valenciana, Castilla León y Castilla La Mancha. Una amplia zona del territorio español que, gracias a su trabajo y esfuerzo, cuenta actualmente con catorce centros, entre los que se encuentra el suyo de Cuenca.

El principio de una historia de éxito

Cada persona que se acerca a Helen Doron English tiene una historia detrás. El caso de Esperanza es muy diferente a los de otros MF como Meena Athwani o Ángela Sánchez, que descubrieron la franquicia por temas profesionales. «Conocí el método por la necesidad que tuve en ese momento como madre de encontrar una escuela para que mis hijos aprendieran inglés”, reconoce ella misma. Lo que encontró fue «una metodología única, innovadora, capaz de trabajar en el niño todos sus aspectos, no solo el aprendizaje en inglés, sino los valores, la educación».

«Tiene todos los componentes que en mi vida yo valoro», afirma. Y tras este encuentro como madre y cliente, se decidió a dar el salto y emprender la aventura de abrir su propio centro, para más tarde hacerse cargo de la zona más amplia del territorio español: «desde hace 6 años tengo un centro en la ciudad de Cuenca, y como MF estoy en estas áreas desde hace 4 años».

Metodología y equipo, de la mano

Aunque en un primer momento lo más interesante para ella fue la metodología, pronto se dio cuenta de que, detrás de los materiales, los cursos y las clases, hay «un equipo grande de pedagogos que trabajan cada año por actualizar los cursos», además de un enorme equipo de profesores, que dan vida a esos materiales en el día a día de cada centro.

«Desde el momento en que lo conocí no he dejado de aprender», nos dice, así como de «experimentar y compartir una manera natural y divertida de aprender inglés».

«Pasión, educación, y éxito»

Con estas tres palabras define Esperanza su visión de la franquicia, que más que una profesión es «una manera desarrollarse como profesional, una manera única de disfrutar trabajando, poder compartir expeciencias y una metolodogía única».

«Mi mayor resultado es poder crecer cada día como profesional, tener a mi lado un equipo de franquiciados, de MF, de papás, de niños disfrutando de la metodología y aprendiendo inglés, que es nuestro mayor logro, que aprendan inglés de una manera natural y divertida», asegura.