3363 Views

Entrevista por 10º Aniversario – Helen Doron English Girona

10 años Helen Doron English Girona

¿Cómo fue vuestro primer contacto con Helen Doron English?

Nos habíamos mudado a Girona desde Barcelona y buscaba nuevas oportunidades laborales. Había trabajado muchos años como profesor de inglés para adultos, pero en aquellos momentos, con dos hijos pequeños, mi vida iba en otra dirección. Así, cuando descubrí el sistema de Helen Doron English no dudé en visitar el centro de Sagrada Familia y observar algunas clases. En seguida vi que era un sistema muy sólido y empecé a investigarlo a fondo.

¿Cómo surgió la oportunidad de tener vuestro propio centro?

Con un estudio de mercado quedaba claro que, aunque había bastantes escuelas de idiomas en Girona, existía la posibilidad de ofrecer una alternativa diferente. En abril no sabía quién era Helen Doron, en septiembre ya tenía mi propio centro y empezamos las clases en octubre con 14 alumnos.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 10 años?

Empezamos con un local pequeño, pero en seguida nos dimos a conocer en la ciudad. Después de 5 años nos mudamos a un local más amplio en una calle más visible. La pandemia fue un golpe duro, pero gracias a las clases en línea pudimos dar continuidad a los alumnos. Ahora tenemos niños y jóvenes de todas las edades, unos ya con el nivel C1, y trabajamos con diversos colegios de la ciudad. Hemos organizado muchos talleres, fiestas e incluso viajes a Inglaterra e Irlanda con los alumnos mayores.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 10 años? 

Del primer año hay algún alumno, pero tenemos muchos que ya llevan 6, 7 u 8 años aquí, y los hemos visto crecer con nosotros. Niños que empezaron con Fun with Flupe ahora están haciendo Teen Choices y nos acompañan en los viajes internacionales. Incluso tenemos una familia con 4 hijos en la escuela, y los 2 mayores quieren prepararse para el examen del First Certificate este año.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

Veo a muchos ex-alumnos y a sus familias por la ciudad. Unos ya están en la universidad. A veces sus familias me cuentan que gracias a su dominio del idioma, su hijo o hija puede leer artículos académicos en inglés con más facilidad. Y a veces encuentro a algún padre de hace años y me cuenta que el niño o la niña todavía recuerda su paso por la escuela con afecto.

¿Qué es lo que más os gusta y os hace disfrutar en el día a día?

Lo que más me gusta es ver la energía y la creatividad de los niños. Aunque estés cansado o preocupado por alguna cosa, cuando entran en la escuela con alegría, te cambia la cara. Ayudarlos a canalizar esta energía de una forma positiva y que a la vez aprendan me hace muy contento.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

Lo que me hace mucha ilusión es el afecto que los alumnos tienen por la escuela y los profesores. Tenemos un nuevo alumno este curso, Miguel Angel, de 3 años, que pasa cada día por delante de la escuela para saber si sus compañeros están en clase. Aunque su madre le dice que solo hay clase los jueves, insiste en pasar cada día e intenta entrar. Para acabar, cuando mis alumnos de Teen Talent escribieron “You’re the Best Teacher!” en la pizarra después de la última clase del curso pasado me emocioné bastante.

3364 Views

Entrevista por 10º Aniversario – Helen Doron English Girona

10 años Helen Doron English Girona

¿Cómo fue vuestro primer contacto con Helen Doron English?

Nos habíamos mudado a Girona desde Barcelona y buscaba nuevas oportunidades laborales. Había trabajado muchos años como profesor de inglés para adultos, pero en aquellos momentos, con dos hijos pequeños, mi vida iba en otra dirección. Así, cuando descubrí el sistema de Helen Doron English no dudé en visitar el centro de Sagrada Familia y observar algunas clases. En seguida vi que era un sistema muy sólido y empecé a investigarlo a fondo.

¿Cómo surgió la oportunidad de tener vuestro propio centro?

Con un estudio de mercado quedaba claro que, aunque había bastantes escuelas de idiomas en Girona, existía la posibilidad de ofrecer una alternativa diferente. En abril no sabía quién era Helen Doron, en septiembre ya tenía mi propio centro y empezamos las clases en octubre con 14 alumnos.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 10 años?

Empezamos con un local pequeño, pero en seguida nos dimos a conocer en la ciudad. Después de 5 años nos mudamos a un local más amplio en una calle más visible. La pandemia fue un golpe duro, pero gracias a las clases en línea pudimos dar continuidad a los alumnos. Ahora tenemos niños y jóvenes de todas las edades, unos ya con el nivel C1, y trabajamos con diversos colegios de la ciudad. Hemos organizado muchos talleres, fiestas e incluso viajes a Inglaterra e Irlanda con los alumnos mayores.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 10 años? 

Del primer año hay algún alumno, pero tenemos muchos que ya llevan 6, 7 u 8 años aquí, y los hemos visto crecer con nosotros. Niños que empezaron con Fun with Flupe ahora están haciendo Teen Choices y nos acompañan en los viajes internacionales. Incluso tenemos una familia con 4 hijos en la escuela, y los 2 mayores quieren prepararse para el examen del First Certificate este año.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

Veo a muchos ex-alumnos y a sus familias por la ciudad. Unos ya están en la universidad. A veces sus familias me cuentan que gracias a su dominio del idioma, su hijo o hija puede leer artículos académicos en inglés con más facilidad. Y a veces encuentro a algún padre de hace años y me cuenta que el niño o la niña todavía recuerda su paso por la escuela con afecto.

¿Qué es lo que más os gusta y os hace disfrutar en el día a día?

Lo que más me gusta es ver la energía y la creatividad de los niños. Aunque estés cansado o preocupado por alguna cosa, cuando entran en la escuela con alegría, te cambia la cara. Ayudarlos a canalizar esta energía de una forma positiva y que a la vez aprendan me hace muy contento.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

Lo que me hace mucha ilusión es el afecto que los alumnos tienen por la escuela y los profesores. Tenemos un nuevo alumno este curso, Miguel Angel, de 3 años, que pasa cada día por delante de la escuela para saber si sus compañeros están en clase. Aunque su madre le dice que solo hay clase los jueves, insiste en pasar cada día e intenta entrar. Para acabar, cuando mis alumnos de Teen Talent escribieron “You’re the Best Teacher!” en la pizarra después de la última clase del curso pasado me emocioné bastante.