7901 Views

Glenn Doman: enseñando a leer a tu bebé desde los 3 meses

Muchos padres se preguntan cuándo es el momento ideal para empezar a aprender un segundo idioma. Algunos tienen miedo de iniciar ese aprendizaje demasiado pronto y que les impida dominar su lengua materna con la suficiente corrección, que cometan errores o que los terminen mezclando. Sin embargo, los estudios científicos demuestran que lo mejor es comenzar cuanto antes.

En Helen Doron English sabemos que los niños que empiezan muy pronto adquieren unas capacidades lingüísticas sorprendentes, de forma muy fácil y rápida y que les duran para toda la vida. Maria Montessori, una de las pioneras en el estudio de la educación a temprana edad, se dio cuenta de que los bebés empiezan este desarrollo lingüístico hacia los tres meses de vida. A tan temprana edad comienzan a sintonizar con el idioma que oyen a su alrededor, a distinguir los sonidos propios de esa lengua, la musicalidad de las palabras, la entonación de las frases, y a producir y modular su propio balbuceo que poco a poco se va adaptando a lo que escuchan. Por todos estos motivos, nuestro primer curso para bebés, Baby’s Best Star, se puede comenzar a cursar precisamente desde los tres meses (aunque no es necesario empezar tan temprano).

Baby’s Best Start, su continuación Todler’s Best Start e It’s A Baby Dragon, ofrecen unas clases de inglés en las que los más pequeños se sienten en espacio de seguridad, rodeados de juegos y canciones que les estimulan a aprender inglés exactamente igual que su lengua materna. El objetivo no es solo que aprendan un número creciente de palabras, sino que se produzca esa sintonización con las inflexiones lingüísticas, con los sonidos, las rimas y los ritmos de la lengua, para que puedan reproducirlos en el futuro con la misma naturalidad y facilidad que harán con su primer idioma. Se trata de clases muy completas y estimulantes en las que, además, se incluyen actividades sensoriales, psicomotrices, artísticas y que fortalezcan la relación con sus padres. Y, además, en esos primeros cursos se incluyen algunas actividades de lectura temprana basadas en los estudios de Glenn Doman.

La técnica de lectura temprana de Glenn Doman
Glenn Doman fue un terapeuta e investigador norteamericano que propuso distintos métodos de estimulación temprana. Aunque sus primeros estudios estaban dirigidos a niños con lesiones cerebrales, el gran éxito que obtuvo con ellos hizo que propusiera toda una metodología para trabajar con niños sin estas dificultades neuronales. Aunque sus estudios no están exentos de críticas, especialmente por utilizar una teoría del aprendizaje excesivamente simple y anticuada, los resultados de muchas de sus técnicas son incuestionables y se pueden aplicar sin dificultad.

En las clases para bebés de Helen Doron English introducimos la técnica de lectura temprana con las palabras que aprendemos en clase, e invitamos a los padres a que la continúen y amplíen en sus casas, también con sus propias lenguas. La técnica no es difícil de realizar, pero requiere dedicación, perseverancia y constancia. Consiste básicamente en escribir en unas tarjetas las palabras que queremos que el niño aprenda, para luego mostrárselas. Es tan sencillo como eso: se van pasando las tarjetas para que el bebé las vea mientras se pronuncian, para después dejarlas de lado y seguir con lo que estábamos haciendo. La secuencia a seguir, tal y como la describe en su libro How to Teach Your Baby to Read, es la siguiente:

Día 1: 5 palabras, 3 veces en el día.
Día 2: Las 5 palabras del día 1, 3 veces en el día, más otras 5 palabras nuevas, 3 veces en el día.
Día 3: Ídem día 2, más otras 5 palabras, 3 veces en el día.
Día 4: Ídem día 3, más otras 5 palabras, 3 veces en el día.
Día 5: Ídem día 4, más otras 5 palabras, 3 veces en el día.

Como se ve, los primeros 5 días consisten en ir introduciendo 5 nuevas palabras, en 3 repeticiones a lo largo del día, haciendo un total de 12 repeticiones de 5 palabras cada vez. A partir del día 6, introducimos 5 palabras nuevas y descartamos 5 de las anteriores, siguiendo la técnica, diariamente, de la misma forma.

Como hemos dicho anteriormente, la forma de presentar las palabras a los bebés es muy simple: sencillamente, les ponemos delante las tarjetas, una tras otra, diciendo la palabra en voz alta.

Creando las tarjetas de Glenn Doman en casa
Glenn Doman hace un especial hincapié en cómo crear cada una de las tarjetas. Lo primero de todo, debemos elegir las palabras que más usan nuestros bebés o, sin aún no hablan, las que más utilizamos nosotros cuando nos comunicamos con él. Lo más habitual es que las primeras sean mamá, papá, su propio nombre, el nombre de los familiares más cercanos o sus juguetes o alimentos preferidos. A partir de ahí, podemos ir introduciendo aquello que consideremos más importante en su mundo sensorial: partes del cuerpo, lugares de la casa, sitios a los que solemos ir con ellos como el parque, la playa, el coche o la piscina…

En cuanto al tamaño físico de las tarjetas, para bebés de menos de un año recomienda usar una cartulina de tamaño A3 para cada palabra, pudiendo reducir progresivamente este tamaño hasta el A5 (la mitad de un folio) cuando son más grandes. El color con el que escribimos las palabras es también importante. Glenn Doman recomienda el rojo, aunque se puede sustituir por el negro a partir del año de edad.

Aunque cada pequeño detalle está minuciosamente explicado en el método, se nos sugiere que es aún más importante es ser prácticos. Si por algún motivo no conseguimos exactamente esos colores o proporciones, es mejor tener todo el material disponible a tener que pararnos. La insistencia, como dijimos, es crucial. De hecho, se nos recomienda seguir la secuencia tal y como se indica y no hacerlo de forma más lenta. Según Doman, es mucho peor que el niño se aburra por ir demasiado rápidos, a ir demasiado rápidos y que no aprenda todo lo que se le enseña. Para concluir, en el libro se detalla así mismo cómo empezar más tarde con secuencias de dos o más palabras e incluso con frases.

En Helen Doron, #educamoseninglés
La técnica de lectura temprana es solo una de las áreas que promueve Glenn Doman, pero hay otras que también utilizamos en Helen Doron English y que provienen de sus estudios: matemáticas, movimiento, arte, conocimiento enciclopédico… actividades que estimulan a los niños y que les ayudan a desarrollarse como personas. Como puede verse, nuestras clases no solo consisten en enseñar inglés a los niños, ni siquiera en aprender jugando. Todo esto que hemos contado es solo una pequeña parte de lo que hay detrás de cada una de nuestras clases.

7902 Views

Glenn Doman: enseñando a leer a tu bebé desde los 3 meses

Muchos padres se preguntan cuándo es el momento ideal para empezar a aprender un segundo idioma. Algunos tienen miedo de iniciar ese aprendizaje demasiado pronto y que les impida dominar su lengua materna con la suficiente corrección, que cometan errores o que los terminen mezclando. Sin embargo, los estudios científicos demuestran que lo mejor es comenzar cuanto antes.

En Helen Doron English sabemos que los niños que empiezan muy pronto adquieren unas capacidades lingüísticas sorprendentes, de forma muy fácil y rápida y que les duran para toda la vida. Maria Montessori, una de las pioneras en el estudio de la educación a temprana edad, se dio cuenta de que los bebés empiezan este desarrollo lingüístico hacia los tres meses de vida. A tan temprana edad comienzan a sintonizar con el idioma que oyen a su alrededor, a distinguir los sonidos propios de esa lengua, la musicalidad de las palabras, la entonación de las frases, y a producir y modular su propio balbuceo que poco a poco se va adaptando a lo que escuchan. Por todos estos motivos, nuestro primer curso para bebés, Baby’s Best Star, se puede comenzar a cursar precisamente desde los tres meses (aunque no es necesario empezar tan temprano).

Baby’s Best Start, su continuación Todler’s Best Start e It’s A Baby Dragon, ofrecen unas clases de inglés en las que los más pequeños se sienten en espacio de seguridad, rodeados de juegos y canciones que les estimulan a aprender inglés exactamente igual que su lengua materna. El objetivo no es solo que aprendan un número creciente de palabras, sino que se produzca esa sintonización con las inflexiones lingüísticas, con los sonidos, las rimas y los ritmos de la lengua, para que puedan reproducirlos en el futuro con la misma naturalidad y facilidad que harán con su primer idioma. Se trata de clases muy completas y estimulantes en las que, además, se incluyen actividades sensoriales, psicomotrices, artísticas y que fortalezcan la relación con sus padres. Y, además, en esos primeros cursos se incluyen algunas actividades de lectura temprana basadas en los estudios de Glenn Doman.

La técnica de lectura temprana de Glenn Doman
Glenn Doman fue un terapeuta e investigador norteamericano que propuso distintos métodos de estimulación temprana. Aunque sus primeros estudios estaban dirigidos a niños con lesiones cerebrales, el gran éxito que obtuvo con ellos hizo que propusiera toda una metodología para trabajar con niños sin estas dificultades neuronales. Aunque sus estudios no están exentos de críticas, especialmente por utilizar una teoría del aprendizaje excesivamente simple y anticuada, los resultados de muchas de sus técnicas son incuestionables y se pueden aplicar sin dificultad.

En las clases para bebés de Helen Doron English introducimos la técnica de lectura temprana con las palabras que aprendemos en clase, e invitamos a los padres a que la continúen y amplíen en sus casas, también con sus propias lenguas. La técnica no es difícil de realizar, pero requiere dedicación, perseverancia y constancia. Consiste básicamente en escribir en unas tarjetas las palabras que queremos que el niño aprenda, para luego mostrárselas. Es tan sencillo como eso: se van pasando las tarjetas para que el bebé las vea mientras se pronuncian, para después dejarlas de lado y seguir con lo que estábamos haciendo. La secuencia a seguir, tal y como la describe en su libro How to Teach Your Baby to Read, es la siguiente:

Día 1: 5 palabras, 3 veces en el día.
Día 2: Las 5 palabras del día 1, 3 veces en el día, más otras 5 palabras nuevas, 3 veces en el día.
Día 3: Ídem día 2, más otras 5 palabras, 3 veces en el día.
Día 4: Ídem día 3, más otras 5 palabras, 3 veces en el día.
Día 5: Ídem día 4, más otras 5 palabras, 3 veces en el día.

Como se ve, los primeros 5 días consisten en ir introduciendo 5 nuevas palabras, en 3 repeticiones a lo largo del día, haciendo un total de 12 repeticiones de 5 palabras cada vez. A partir del día 6, introducimos 5 palabras nuevas y descartamos 5 de las anteriores, siguiendo la técnica, diariamente, de la misma forma.

Como hemos dicho anteriormente, la forma de presentar las palabras a los bebés es muy simple: sencillamente, les ponemos delante las tarjetas, una tras otra, diciendo la palabra en voz alta.

Creando las tarjetas de Glenn Doman en casa
Glenn Doman hace un especial hincapié en cómo crear cada una de las tarjetas. Lo primero de todo, debemos elegir las palabras que más usan nuestros bebés o, sin aún no hablan, las que más utilizamos nosotros cuando nos comunicamos con él. Lo más habitual es que las primeras sean mamá, papá, su propio nombre, el nombre de los familiares más cercanos o sus juguetes o alimentos preferidos. A partir de ahí, podemos ir introduciendo aquello que consideremos más importante en su mundo sensorial: partes del cuerpo, lugares de la casa, sitios a los que solemos ir con ellos como el parque, la playa, el coche o la piscina…

En cuanto al tamaño físico de las tarjetas, para bebés de menos de un año recomienda usar una cartulina de tamaño A3 para cada palabra, pudiendo reducir progresivamente este tamaño hasta el A5 (la mitad de un folio) cuando son más grandes. El color con el que escribimos las palabras es también importante. Glenn Doman recomienda el rojo, aunque se puede sustituir por el negro a partir del año de edad.

Aunque cada pequeño detalle está minuciosamente explicado en el método, se nos sugiere que es aún más importante es ser prácticos. Si por algún motivo no conseguimos exactamente esos colores o proporciones, es mejor tener todo el material disponible a tener que pararnos. La insistencia, como dijimos, es crucial. De hecho, se nos recomienda seguir la secuencia tal y como se indica y no hacerlo de forma más lenta. Según Doman, es mucho peor que el niño se aburra por ir demasiado rápidos, a ir demasiado rápidos y que no aprenda todo lo que se le enseña. Para concluir, en el libro se detalla así mismo cómo empezar más tarde con secuencias de dos o más palabras e incluso con frases.

En Helen Doron, #educamoseninglés
La técnica de lectura temprana es solo una de las áreas que promueve Glenn Doman, pero hay otras que también utilizamos en Helen Doron English y que provienen de sus estudios: matemáticas, movimiento, arte, conocimiento enciclopédico… actividades que estimulan a los niños y que les ayudan a desarrollarse como personas. Como puede verse, nuestras clases no solo consisten en enseñar inglés a los niños, ni siquiera en aprender jugando. Todo esto que hemos contado es solo una pequeña parte de lo que hay detrás de cada una de nuestras clases.