1590 Views

Helen Doron English enriquece la vida de los niños con necesidades especiales (segunda parte)

helen-doron-english-banner

La metodología de enseñanza de ingles como segunda lengua Helen Doron English beneficia a todos los niños, incluso a aquellos con diferentes necesidades especiales.

La semana pasada os contábamos cómo la metodología Helen Doron English, resulta muy beneficiosa para mejorar, no sólo el aprendizaje de idiomas para niños con necesidades especiales, sino su vida en general.

La lengua permite a los individuos participar socialmente, en principio dentro de sus familias, y posteriormente en una creciente red de relaciones y experiencias culturales. Tales experiencias crean un sentido de pertenencia y mejoran el bienestar general. La lengua permite a los niños expresar sus sentimientos, ideas e inquietudes. Esto es igualmente importante para los niños con discapacidades de aprendizaje que pueden beneficiarse de un idioma adicional para comunicarse mejor y encontrar su lugar en el mundo, y el método Helen Doron hace que aprender Inglés sea posible para todos.

Tihana Uzelac, profesora de Helen Doron English y franquiciada de Zagreb, Croacia nos dijo: “Los niños con necesidades especiales, además de los retos de la vida cotidiana, a menudo se enfrentan al problema de la marginación social. Los padres con niños con necesidades especiales a menudo nos dan las gracias por abrir nuestras puertas y darles la oportunidad de aprender cuando otros no estaban dispuestos a hacerlo. El trabajo en pequeños grupos y en un ambiente estimulante es lo que más beneficia a nuestros estudiantes. La estructura de nuestras clases, una multitud de diferentes actividades que permiten a los niños demostrar todos sus conocimientos y habilidades y un montón de divertidos juegos que permiten que cada niño se sienta cómodo y disfrute de la clase. Aunque la mayoría de los padres que tienen un niño con necesidades especiales vienen principalmente con el objetivo de mejorar las habilidades sociales de sus hijos, a todos nuestros padres les sorprende positivamente el progreso de sus hijos con respeto a la adquisición de la lengua inglesa. Aunque trabajar con un grupo con un niño con necesidades especiales requiere algunos ajustes, consideramos que es un interesante reto y una oportunidad para nosotros y para el resto de alumnos de aprender algo nuevo y ser mejores maestros, y también mejores personas. ”

Snjezana Javurek, Helen Doron profesor de Velika Gorica, Croacia, añadió: “Según nuestra experiencia, los niños con necesidades especiales pueden beneficiarse del método Helen Doron. Debido al ambiente alegre y relajante de nuestra escuela, los estudiantes no sienten que la asistencia a clase es una tarea aburrida y tediosa, que debe ser completada, por lo que no presentan ninguna falta de voluntad para aprender. Con el tiempo, los niños que eran en un principio reacios a participar empezaron a mostrar su interés en las actividades de la lección, así como en otros estudiantes de su grupo. Los juegos y ejercicios que hacemos en clase requieren interacciones con los compañeros que ayudan a desarrollar las habilidades emocionales y sociales de los niños. Ellos aprenden a comunicarse con los demás, cooperar, consultar con los demás, aceptar a otros miembros del grupo y respetar las opiniones de los demás, así como la forma de hacer frente a ciertas emociones (la felicidad como resultado de ganar un juego, la ira y / o decepción como resultado de la pérdida de un juego). Las actividades en clase cambian rápidamente, lo que ayuda a los estudiantes a mantenerse enfocados en ellas y concentrados. En clase nos involucramos regularmente en actividades cinestésicas donde los niños tienen la oportunidad de “desahogarse”, es decir satisfacer su necesidad de moverse, lo que nos permite mantener su atención. Esto facilita en última instancia, la adquisición de conocimientos. Cuando los niños se sientan relajados y seguros, están dispuestos a utilizar el Inglés. A pesar de que en un primer momento que se limitan a repetir ciertas palabras / frases / oraciones, con un poco de aliento por parte del profesor, los niños hacen un esfuerzo para expresar sus pensamientos y crear sus propias frases”.

Leior, una maestra de Helen Doron de Israel, tuvo una experiencia similar con una clase con necesidades especiales del curso “Botty el Robot” con el que trabajó hace poco, “Fue una experiencia muy satisfactoria. Tenían tanto entusiasmo para aprender Inglés, que estaban ansiosos por trabajar duro y aprender todo lo que tenía que enseñarles. Llegaban todas las semanas emocionados por participar en las clases y también pasamos mucho tiempo practicando en casa. Disfrutaron de todo el concepto de la lección; jugar a juegos, cantar canciones, concursos de grupo, trabajando en los libros de actividades, etc. Nunca se aburrían, siempre concentrados en cada actividad, tomándose la clase muy en serio y trabajando duro para obtener éxito”.

1591 Views

Helen Doron English enriquece la vida de los niños con necesidades especiales (segunda parte)

helen-doron-english-banner

La metodología de enseñanza de ingles como segunda lengua Helen Doron English beneficia a todos los niños, incluso a aquellos con diferentes necesidades especiales.

La semana pasada os contábamos cómo la metodología Helen Doron English, resulta muy beneficiosa para mejorar, no sólo el aprendizaje de idiomas para niños con necesidades especiales, sino su vida en general.

La lengua permite a los individuos participar socialmente, en principio dentro de sus familias, y posteriormente en una creciente red de relaciones y experiencias culturales. Tales experiencias crean un sentido de pertenencia y mejoran el bienestar general. La lengua permite a los niños expresar sus sentimientos, ideas e inquietudes. Esto es igualmente importante para los niños con discapacidades de aprendizaje que pueden beneficiarse de un idioma adicional para comunicarse mejor y encontrar su lugar en el mundo, y el método Helen Doron hace que aprender Inglés sea posible para todos.

Tihana Uzelac, profesora de Helen Doron English y franquiciada de Zagreb, Croacia nos dijo: “Los niños con necesidades especiales, además de los retos de la vida cotidiana, a menudo se enfrentan al problema de la marginación social. Los padres con niños con necesidades especiales a menudo nos dan las gracias por abrir nuestras puertas y darles la oportunidad de aprender cuando otros no estaban dispuestos a hacerlo. El trabajo en pequeños grupos y en un ambiente estimulante es lo que más beneficia a nuestros estudiantes. La estructura de nuestras clases, una multitud de diferentes actividades que permiten a los niños demostrar todos sus conocimientos y habilidades y un montón de divertidos juegos que permiten que cada niño se sienta cómodo y disfrute de la clase. Aunque la mayoría de los padres que tienen un niño con necesidades especiales vienen principalmente con el objetivo de mejorar las habilidades sociales de sus hijos, a todos nuestros padres les sorprende positivamente el progreso de sus hijos con respeto a la adquisición de la lengua inglesa. Aunque trabajar con un grupo con un niño con necesidades especiales requiere algunos ajustes, consideramos que es un interesante reto y una oportunidad para nosotros y para el resto de alumnos de aprender algo nuevo y ser mejores maestros, y también mejores personas. ”

Snjezana Javurek, Helen Doron profesor de Velika Gorica, Croacia, añadió: “Según nuestra experiencia, los niños con necesidades especiales pueden beneficiarse del método Helen Doron. Debido al ambiente alegre y relajante de nuestra escuela, los estudiantes no sienten que la asistencia a clase es una tarea aburrida y tediosa, que debe ser completada, por lo que no presentan ninguna falta de voluntad para aprender. Con el tiempo, los niños que eran en un principio reacios a participar empezaron a mostrar su interés en las actividades de la lección, así como en otros estudiantes de su grupo. Los juegos y ejercicios que hacemos en clase requieren interacciones con los compañeros que ayudan a desarrollar las habilidades emocionales y sociales de los niños. Ellos aprenden a comunicarse con los demás, cooperar, consultar con los demás, aceptar a otros miembros del grupo y respetar las opiniones de los demás, así como la forma de hacer frente a ciertas emociones (la felicidad como resultado de ganar un juego, la ira y / o decepción como resultado de la pérdida de un juego). Las actividades en clase cambian rápidamente, lo que ayuda a los estudiantes a mantenerse enfocados en ellas y concentrados. En clase nos involucramos regularmente en actividades cinestésicas donde los niños tienen la oportunidad de “desahogarse”, es decir satisfacer su necesidad de moverse, lo que nos permite mantener su atención. Esto facilita en última instancia, la adquisición de conocimientos. Cuando los niños se sientan relajados y seguros, están dispuestos a utilizar el Inglés. A pesar de que en un primer momento que se limitan a repetir ciertas palabras / frases / oraciones, con un poco de aliento por parte del profesor, los niños hacen un esfuerzo para expresar sus pensamientos y crear sus propias frases”.

Leior, una maestra de Helen Doron de Israel, tuvo una experiencia similar con una clase con necesidades especiales del curso “Botty el Robot” con el que trabajó hace poco, “Fue una experiencia muy satisfactoria. Tenían tanto entusiasmo para aprender Inglés, que estaban ansiosos por trabajar duro y aprender todo lo que tenía que enseñarles. Llegaban todas las semanas emocionados por participar en las clases y también pasamos mucho tiempo practicando en casa. Disfrutaron de todo el concepto de la lección; jugar a juegos, cantar canciones, concursos de grupo, trabajando en los libros de actividades, etc. Nunca se aburrían, siempre concentrados en cada actividad, tomándose la clase muy en serio y trabajando duro para obtener éxito”.