623 Views

Ideas de desayunos y meriendas saludables para llevar al cole

En los últimos años estamos asistiendo una creciente inquietud respecto a la alimentación infantil. El aumento de los casos de obesidad a edades tempranas, la creciente tasa de niños y niñas con sobrepeso y la mayor consciencia acerca de los problemas que conlleva está haciendo que padres, educadores y profesionales de la salud estén dando la voz de alarma. Parece que ha pasado el tiempo en el que la bollería industrial y los bocadillos con altos contenidos en grasas eran los reyes de los recreos, y que las meriendas saludables han llegado con fuerza.

Sin embargo, en el día a día no es fácil combinar hábitos sanos con las prisas, ni con los gustos y los apetitos infantiles. Por ello, os dejamos aquí algunas recomendaciones para que los desayunos y las meriendas sean muy, muy saludables… a la vez que deliciosas y, por supuesto, divertidas.

Prepara las meriendas con ellos

El momento de preparar la comida es un fantástico campo de aprendizaje de hábitos saludables. Nuestra recomendación es que aproveches esta oportunidad para dar ejemplo, de forma que tus hijos observen y extraigan un gran aprendizaje. Habla con ellos, decidid juntos qué van a llevar durante la semana e id a la compra en familia.

Usa recipientes ecológicos

Además, puede serviros de estímulo para utilizar envases respetuosos con el medio ambiente. Por ello, siempre que puedas elige alimentos que puedas transportar en un recipiente reutilizable y huye de los envases de plástico individuales. Es probable que el colegio pida no llevar envases de vidrio, y aunque hay tipos de plásticos más ecológicos que otros, podría no ser lo más recomendable. Una opción bastante segura es optar por el aluminio, aunque al final la opción sin duda más sostenible es usar lo que ya tienes. Revisa tu despensa y muy probablemente te darás cuenta que no necesitas comprar nada nuevo.

Sandwiches y bocadillos

Aunque a primera vista pueden parecer poco saludables, en realidad pueden resultar una opción tremendamente saludable. Y además… ¿a quién no le gusta un buen bocadillo de toda la vida? En realidad, un bocadillo es casi todo pan, así que, para convertirlo en algo más sano es imprescindible empezar por ahí.

Prueba a elegir un pan saludable, el pan de molde habitual contiene mucho azúcar, además de otras sustancias que no aportan nutrientes. Sería genial si pudieras hacerlo o en casa, pero si quieres apostar por algo fácil, rápido y cómodo, te recomendamos que busques un pan ecológico o al menos artesano en alguna panadería de confianza.

Para el relleno te proponemos buscar alternativas al típico embutido procesado, por ejemplo hummus casero, aguacate, queso de cabra o algún lácteo sin pasteurizar. Si son mas mayores y no tienen problemas de alergia, mantequilla de cacahuetes con plátano es una idea que no deja a nadie indiferente.

Fruta, fruta, fruta… ¿hemos dicho fruta?

La fruta es un regalo para nuestros hijos. A la mayoría de los niños les encanta la fruta, y aunque a veces muchos padres se agobian porque sus hijos no comen toda la fruta que a ellos les gustaría, hay un truco que suele ayudar muchísimo. Consiste en tener siempre fruta cortada o elegir piezas fáciles de comer, como uvas o fresas. Muy pocos niños se resisten a una ración de fresas, frambuesas, arándanos o a unos trocitos de sandia o melón. Si encima los cortas con formitas y les pones un palito para hacer un minibrocheta o piruleta será irresistible.

Si no, siempre nos queda el plátano, probablemente la fruta más fácil de transportar, pelar y comer para los niños.

Patés vegetales

Los patés vegetales están muy de moda, y son realmente fáciles de preparar en casa. Unos tupper en la mochila, acompañados de trozos de zanahoria, pan o picos puede ser una merienda realmente irresistible, y además combinan muy bien con otro tipo de alimentos saludables, como tomatitos cherry, huevo duro, maíz…

Os dejamos a continuación un enlace con recetas para que los hagáis en familia.

Lácteos sí, pero saludables

Si quieres incluir lácteos en sus desayunos te recomendamos evitar los yogures de sabores azucarados o quesitos con demasiada grasa. En vez de eso puedes optar por un yogur natural sin azúcar añadido (un yogur saludable tiene unos 5gr de azúcar, que son los propios de la lactosa), unos trocitos de queso (el queso de cuña de toda la vida, evita los loncheados procesados), un queso fresco o cremoso y un paquetito de picos para acompañarlos.

624 Views

Ideas de desayunos y meriendas saludables para llevar al cole

En los últimos años estamos asistiendo una creciente inquietud respecto a la alimentación infantil. El aumento de los casos de obesidad a edades tempranas, la creciente tasa de niños y niñas con sobrepeso y la mayor consciencia acerca de los problemas que conlleva está haciendo que padres, educadores y profesionales de la salud estén dando la voz de alarma. Parece que ha pasado el tiempo en el que la bollería industrial y los bocadillos con altos contenidos en grasas eran los reyes de los recreos, y que las meriendas saludables han llegado con fuerza.

Sin embargo, en el día a día no es fácil combinar hábitos sanos con las prisas, ni con los gustos y los apetitos infantiles. Por ello, os dejamos aquí algunas recomendaciones para que los desayunos y las meriendas sean muy, muy saludables… a la vez que deliciosas y, por supuesto, divertidas.

Prepara las meriendas con ellos

El momento de preparar la comida es un fantástico campo de aprendizaje de hábitos saludables. Nuestra recomendación es que aproveches esta oportunidad para dar ejemplo, de forma que tus hijos observen y extraigan un gran aprendizaje. Habla con ellos, decidid juntos qué van a llevar durante la semana e id a la compra en familia.

Usa recipientes ecológicos

Además, puede serviros de estímulo para utilizar envases respetuosos con el medio ambiente. Por ello, siempre que puedas elige alimentos que puedas transportar en un recipiente reutilizable y huye de los envases de plástico individuales. Es probable que el colegio pida no llevar envases de vidrio, y aunque hay tipos de plásticos más ecológicos que otros, podría no ser lo más recomendable. Una opción bastante segura es optar por el aluminio, aunque al final la opción sin duda más sostenible es usar lo que ya tienes. Revisa tu despensa y muy probablemente te darás cuenta que no necesitas comprar nada nuevo.

Sandwiches y bocadillos

Aunque a primera vista pueden parecer poco saludables, en realidad pueden resultar una opción tremendamente saludable. Y además… ¿a quién no le gusta un buen bocadillo de toda la vida? En realidad, un bocadillo es casi todo pan, así que, para convertirlo en algo más sano es imprescindible empezar por ahí.

Prueba a elegir un pan saludable, el pan de molde habitual contiene mucho azúcar, además de otras sustancias que no aportan nutrientes. Sería genial si pudieras hacerlo o en casa, pero si quieres apostar por algo fácil, rápido y cómodo, te recomendamos que busques un pan ecológico o al menos artesano en alguna panadería de confianza.

Para el relleno te proponemos buscar alternativas al típico embutido procesado, por ejemplo hummus casero, aguacate, queso de cabra o algún lácteo sin pasteurizar. Si son mas mayores y no tienen problemas de alergia, mantequilla de cacahuetes con plátano es una idea que no deja a nadie indiferente.

Fruta, fruta, fruta… ¿hemos dicho fruta?

La fruta es un regalo para nuestros hijos. A la mayoría de los niños les encanta la fruta, y aunque a veces muchos padres se agobian porque sus hijos no comen toda la fruta que a ellos les gustaría, hay un truco que suele ayudar muchísimo. Consiste en tener siempre fruta cortada o elegir piezas fáciles de comer, como uvas o fresas. Muy pocos niños se resisten a una ración de fresas, frambuesas, arándanos o a unos trocitos de sandia o melón. Si encima los cortas con formitas y les pones un palito para hacer un minibrocheta o piruleta será irresistible.

Si no, siempre nos queda el plátano, probablemente la fruta más fácil de transportar, pelar y comer para los niños.

Patés vegetales

Los patés vegetales están muy de moda, y son realmente fáciles de preparar en casa. Unos tupper en la mochila, acompañados de trozos de zanahoria, pan o picos puede ser una merienda realmente irresistible, y además combinan muy bien con otro tipo de alimentos saludables, como tomatitos cherry, huevo duro, maíz…

Os dejamos a continuación un enlace con recetas para que los hagáis en familia.

Lácteos sí, pero saludables

Si quieres incluir lácteos en sus desayunos te recomendamos evitar los yogures de sabores azucarados o quesitos con demasiada grasa. En vez de eso puedes optar por un yogur natural sin azúcar añadido (un yogur saludable tiene unos 5gr de azúcar, que son los propios de la lactosa), unos trocitos de queso (el queso de cuña de toda la vida, evita los loncheados procesados), un queso fresco o cremoso y un paquetito de picos para acompañarlos.