1281 Views

Ideas para la vuelta al cole

foto-1 Hola, ¡estamos de vuelta! Se acabaron las vacaciones y volvemos a la rutina: el trabajo, las clases, el cole, el chaquetón y el abrigo… bueno, para esto aún queda un poco, lo inminente es la vuelta a los pupitres, la pizarra, los lápices y los libros. Y como los momentos de cambio están acompañados a partes iguales de ilusión, de nerviosismo, de alegría por los reencuentros y de estrés por lo que vendrá, os dejamos algunos consejos para que vuestros hijos disfruten un poquito más de esta vuelta a la normalidad.

 

1. Curso nuevo, vida nueva

La vuelta al cole es uno de los acontecimientos más emocionantes para los pequeños. Si allá por Mayo o Junio estaban deseando descansar y pensando en la playa y la piscina, ahora ya parecen aburridos de los días ociosos, y están deseando reencontrarse con sus amigos y volver a sus entrenamientos, clases de inglés y de baile. Si no es tu caso, ayúdalo a recordar todas las cosas positivas del cole, sus amigos, las cosas divertidas que hacen, todo lo que aprenden,…una idea que os puede ayudar es preparar un dibujo para su profesora o sus compañeros, así tendrá ganas de que llegue el primer día para entregárselo.

Todos tenemos ganas de comenzar algo nuevo más que de volver a lo mismo, nos motiva, divierte e ilusiona organizar nuevos proyectos. Plantéale a tu hijo la vuelta al cole como un nuevo proyecto, con nuevos objetivos, nuevas actividades o nuevas formas de llevarlas a cabo. Por ejemplo os podéis proponeros leer juntos después de comer, ir paseando al colegio en vez de en coche, preparar el desayuno juntos o ir al parque cada tarde. Hacer juntos un horario o un cartel para colgar en vuestro corcho o en el frigorífico con las actividades extraescolares, las pequeñas tareas domésticas que cada uno tiene asignada o el menú semanal le ayudará a visualizar un nuevo curso de forma atractiva.

foto-2

2. Inicia la rutina poco a poco.

En las vacaciones jugamos más, comemos más y sobre todo dormimos más. Pasar de levantarnos tarde a madrugar para ir al cole puede ser un cambio muy brusco, por eso los expertos recomiendan ir ajustando los horarios de sueño algunos días antes y mantenerlos durante el primer fin de semana de cole. Quizás no hayamos acostumbrado no sólo a no madrugar sino a dormir la siesta o a acostarnos más tarde, en cualquier caso es mejor hacer el cambio de forma progresiva.

3. Desayunos y meriendas saludables

Una parte importantísima del cole es la hora del desayuno o la merienda. Empezamos con tantas cosas a la vez que puede que no tengamos tiempo de dedicarle a pensar y organizar meriendas saludables y apetecibles para nuestros niños, y optemos por lo de siempre. Sin embargo a los niños puede encantarles ayudarte a organizar un menú para la semana, ir a comprar los ingredientes necesarios, preparar su propia cestita o cajita.

4. Crea un espacio para aprender, crear, estudiar…

Nos pasa a nosotros cada día en nuestro trabajo, el ambiente en el que trabajamos puede hacernos estar más tranquilos, más concentrados y con más ganas de trabajar, o todo lo contrario. Es importante que decidáis cuál será la zona de trabajo de vuestros niños, aunque sean muy pequeños, si tienen una zona para colorear o leer sus cuentos les ayudará a crear un habito de trabajo. Esto no quiere decir que no podamos acabar coloreando en la cocina o haciendo manualidades en la alfombra del salón.

Es una buena idea hacer a los niños participes de la preparación del espacio, eso les ayudará y motivará a utilizarlo. Si ya tenéis una zona así, os recomiendo que le deis un toque nuevo, podéis reorganizar las estanterías, cambiar el color del cojín o de los lapiceros y la lámpara o cambiar la mesa de sitio. Cualquier idea es buena para hacer que los niños sientan que empiezan un nuevo proyecto.

5. Padres tranquilos, niños felices

Cuanto más felices estemos nosotros más fácil será que nuestros hijos se sientan así. A veces con el ritmo frenético no nos damos cuenta de que les transmitimos estrés, enfado, prisa, ansiedad a los pequeños. Todos tenemos días malos, días regulares y días fantásticos. Lo importante, no de la vuelta al cole, sino de cada día haya cole o no, es que tengamos una sonrisa para nuestros peques. Un madrugón sabe mejor si nos despiertan a besos, los deberes no son lo mismo si vienen acompañados de un merienda hecha con amor, y un primer día de cole difícil se lleva mejor si sabemos que nos espera un abrazo a la salida.

Escrito por Elena Escudier, manager de Helen Doron Montequinto.

1282 Views

Ideas para la vuelta al cole

foto-1 Hola, ¡estamos de vuelta! Se acabaron las vacaciones y volvemos a la rutina: el trabajo, las clases, el cole, el chaquetón y el abrigo… bueno, para esto aún queda un poco, lo inminente es la vuelta a los pupitres, la pizarra, los lápices y los libros. Y como los momentos de cambio están acompañados a partes iguales de ilusión, de nerviosismo, de alegría por los reencuentros y de estrés por lo que vendrá, os dejamos algunos consejos para que vuestros hijos disfruten un poquito más de esta vuelta a la normalidad.

 

1. Curso nuevo, vida nueva

La vuelta al cole es uno de los acontecimientos más emocionantes para los pequeños. Si allá por Mayo o Junio estaban deseando descansar y pensando en la playa y la piscina, ahora ya parecen aburridos de los días ociosos, y están deseando reencontrarse con sus amigos y volver a sus entrenamientos, clases de inglés y de baile. Si no es tu caso, ayúdalo a recordar todas las cosas positivas del cole, sus amigos, las cosas divertidas que hacen, todo lo que aprenden,…una idea que os puede ayudar es preparar un dibujo para su profesora o sus compañeros, así tendrá ganas de que llegue el primer día para entregárselo.

Todos tenemos ganas de comenzar algo nuevo más que de volver a lo mismo, nos motiva, divierte e ilusiona organizar nuevos proyectos. Plantéale a tu hijo la vuelta al cole como un nuevo proyecto, con nuevos objetivos, nuevas actividades o nuevas formas de llevarlas a cabo. Por ejemplo os podéis proponeros leer juntos después de comer, ir paseando al colegio en vez de en coche, preparar el desayuno juntos o ir al parque cada tarde. Hacer juntos un horario o un cartel para colgar en vuestro corcho o en el frigorífico con las actividades extraescolares, las pequeñas tareas domésticas que cada uno tiene asignada o el menú semanal le ayudará a visualizar un nuevo curso de forma atractiva.

foto-2

2. Inicia la rutina poco a poco.

En las vacaciones jugamos más, comemos más y sobre todo dormimos más. Pasar de levantarnos tarde a madrugar para ir al cole puede ser un cambio muy brusco, por eso los expertos recomiendan ir ajustando los horarios de sueño algunos días antes y mantenerlos durante el primer fin de semana de cole. Quizás no hayamos acostumbrado no sólo a no madrugar sino a dormir la siesta o a acostarnos más tarde, en cualquier caso es mejor hacer el cambio de forma progresiva.

3. Desayunos y meriendas saludables

Una parte importantísima del cole es la hora del desayuno o la merienda. Empezamos con tantas cosas a la vez que puede que no tengamos tiempo de dedicarle a pensar y organizar meriendas saludables y apetecibles para nuestros niños, y optemos por lo de siempre. Sin embargo a los niños puede encantarles ayudarte a organizar un menú para la semana, ir a comprar los ingredientes necesarios, preparar su propia cestita o cajita.

4. Crea un espacio para aprender, crear, estudiar…

Nos pasa a nosotros cada día en nuestro trabajo, el ambiente en el que trabajamos puede hacernos estar más tranquilos, más concentrados y con más ganas de trabajar, o todo lo contrario. Es importante que decidáis cuál será la zona de trabajo de vuestros niños, aunque sean muy pequeños, si tienen una zona para colorear o leer sus cuentos les ayudará a crear un habito de trabajo. Esto no quiere decir que no podamos acabar coloreando en la cocina o haciendo manualidades en la alfombra del salón.

Es una buena idea hacer a los niños participes de la preparación del espacio, eso les ayudará y motivará a utilizarlo. Si ya tenéis una zona así, os recomiendo que le deis un toque nuevo, podéis reorganizar las estanterías, cambiar el color del cojín o de los lapiceros y la lámpara o cambiar la mesa de sitio. Cualquier idea es buena para hacer que los niños sientan que empiezan un nuevo proyecto.

5. Padres tranquilos, niños felices

Cuanto más felices estemos nosotros más fácil será que nuestros hijos se sientan así. A veces con el ritmo frenético no nos damos cuenta de que les transmitimos estrés, enfado, prisa, ansiedad a los pequeños. Todos tenemos días malos, días regulares y días fantásticos. Lo importante, no de la vuelta al cole, sino de cada día haya cole o no, es que tengamos una sonrisa para nuestros peques. Un madrugón sabe mejor si nos despiertan a besos, los deberes no son lo mismo si vienen acompañados de un merienda hecha con amor, y un primer día de cole difícil se lleva mejor si sabemos que nos espera un abrazo a la salida.

Escrito por Elena Escudier, manager de Helen Doron Montequinto.