1813 Views

La autoestima de nuestros hijos: ¡manejar con cuidado!

helen-dorons-blog

Nos complace anunciar una serie de artículos en este blog y la oportunidad de aprender directamente de la educadora y científica lingüística Helen Doron. Lleva 30 años dedicándose a la enseñanza de niños. Es la fundadora y CEO de Helen Doron Educational Group y la creadora de una metodología única para la enseñanza de Inglés, matemáticas, fitness y desarrollo infantil a través de sus originales y revolucionarios materiales de enseñanza.

La pregunta de la semana: Si doy a mi hijo refuerzo positivo cuando está haciendo algo mal ¿no estoy reforzando eso que está mal?

Helen responde:

El desarrollo de la autoestima en la infancia puede durar toda la vida.

Depende de lo que signifique “mal”. En primer lugar, el refuerzo positivo consiste en decirle a alguien “bien hecho” o “lo has hecho bien2 o “me gusta lo que estás haciendo”. El refuerzo positivo proporciona a todo el mundo, adulto o niño, un sentimiento agradable, que ayuda a nuestra confianza en nosotros mismo, ayuda a formar la autoestima en los niños. si un niños ha crecido en un ambiente familiar complicado, esta dificultad, en la gran mayoría de los casos habrá dañado su autoestima para toda la vida. Este ataque a su autoestima convivirá con ellos de por vida, o hasta el momento en que puedan leer libros de autoayuda o acudir a un psicólogo. Incluso entonces, es extremadamente difícil reconstruir una autoestima tan buena como la que hubieran tenido de ser criados en un ambiente positivo en el que se sintieran aceptados. Si la gente no se siente aceptada, sienten que tienen que esconder partes de sí mismo, partes de su personalidad o su identidad o de su forma de interactuar. Las investigaciones muestran que cuando la gente no se siente “lo suficientemente bien” no conseguirán sus objetivos, porque sentirán que no son lo suficientemente buenos o capaces.

Una pequeña minoría de niños, saldrán adelante a pesar de todo, porque de alguna forma tienen una fuerza interior que los empujará a seguir adelante. Pero se trata de algo excepcional. Es muy importante que a una edad muy temprana, el niño sea aceptado. En realidad es importante que todos nos sintamos aceptados. Usted, como adulto, si se encuentra andando por la casa a la vez que canta y alguien le dice “¡oh, cállate” ¿has escuchado como cantas?” no volverá a sentirse con ganas de caminar y cantar para usted mismo, ni para nadie más porque alguien acaba de decirle que acaba de hacer algo muy mal y que no le gusta en absoluto. O por el contrario, si usted está caminando y cantando por la casa y alguien le dice “¡qué voz tan bonita tienes!”, usted pensará “¡lo he hecho muy bien!”.

Cuando un niño es pequeño el refuerzo positivo o lo hace o lo rompe

Cuando se muestra aprobación a un niño diciéndole “¡Fantástico!”, su hijo entiende bien por el tono de su voz o por sus palabras, que usted lo acepta y aprueba. No importa si tiene una semana, un mes, uno o diez años de vida, el niño responde a su aprobación.

El Instituto para el Logro del Potencial Humano (IAHP) del Dr Glen Doman defiende el tremendo impacto que el refuerzo positivo puede tener en los niños. Familias de todo el mundo acuden al IAHP por su trabajo pionero en el desarrollo cerebral infantil y sus programas de ayuda para niños con daños cerebrales. Uno de las primeras tareas que la IAHP le pide a los niños es sostener una barra sobre la cabeza. Algunos padres levantan al niño y este es capaz de sostener la barra a duras penas, durante menos de un segundo. Los padres, dicen…”oh, cariño…”. Esta afirmación significa: “Tenemos que mendigar, pedir prestado, robar para pagar este programa y ¿esto es lo mejor qué puedes hacerlo?” Por otra parte, hay otros padres que sujetan al niño de pie mientras sostienen la barra la misma fracción de segundo, sin embargo estos padres dicen: “¡Bien! ¡Lo has hecho realmente bien!”. Esta frase quiere decir “¡Lo has hecho bien! ¿Quién podría pensar que un niño con daño cerebral podría sostener la barra tanto tiempo? ¡Te queremos!”. El niño toma esta información y piensa “¡Qué bien! ¡Voy a hacerlo otra vez!”. Las consecuencias son enormes.

El Poder de Redirigir

El refuerzo positive es habitualmente una respuesta natural de los padres hacia sus hijos pero en realidad se trata de una técnica que puede ser utilizada por padres y educadores, sea cuál sea la edad del niño reforzar el buen comportamiento o las acciones hacia las que desea que su hijo dirija su atención. Así que, ¿Qué hacer cuando el niño hace algo mal? En nuestras clases por ejemplo “mal” puede tener dos sentidos. “Mal” puede significar que el niño está empujando al resto de compañeros. Esto es bullying, violencia, y en ese caso no decimos “¡Bien hecho!”, decimos: “Esa no es forma de comportarse y no aceptaremos que lo hagas de nuevo”, y le mostramos y explicamos la forma correcta de comportarse. A continuación le preguntamos al niño “¿Lo has entendido?” y el niño contesta que sí, es entonces cuando podemos responderle “¡Bien hecho!” y reforzar su comportamiento positivo. En ese momento en el que se aprueba y reconoce el comportamiento correcto es cuando le ofrecemos el refuerzo positivo. Otro ejemplo siguiendo el mismo principio: mostramos al niño una imagen de un ratón pero el niño dice “cat” (gato en inglés). El profesor debe responder “It’s a mouse” (es un ratón). Después, el niño repetirá “mouse” (ratón) y entonces el profesor dirá “Yes, it’s a mouse! Well done!!” (Sí, es un ratón, ¡bien hecho!). El niño olvida que en primer lugar había respondido de forma incorrecta y el profesor refuerza la respuesta correcta a través del refuerzo positivo. Ya sea una respuesta incorrecta o un comportamiento inapropiado, le enseñamos siempre lo correcto. Esperamos su respuesta y comprensión, le reforzamos positivamente cuando responden bien, y lo hacemos tan a menudo que conseguimos llevarlos por el buen camino.

Los niños atienden más los refuerzos positivos

Hace algunos años un hombre me hablaba sobre la interacción que tenía con su hijo de dos años. Había un llama, y le dijo a su hijo que no la tocara. Así que lo primero que el niño hizo fue poner la mano en el fuego. Me preguntó por qué. Le respondí, que los niños no escuchan la palabra “no”, en su lugar escuchan “toca la llama”. Escuchan lo positivo en lugar de lo negativo. Así que en lugar de decir “no lo toques” sería mejor decir, “mantente alejado”.

Tras años enseñando inglés la experiencia nos ha mostrado que esta es parte de la efectividad del método Helen Doron. Reforzamos la autoestima a través de nuestras técnicas de enseñanza. El refuerzo positivo es totalmente esencial. Formamos a nuestros profesores para ello. Un parte muy importante de nuestra formación se basa en enfatizar la importancia de este tipo de refuerzo y en enseñar a los profesores a hacerlo de forma efectiva durante sus clases. Los profesores aprenden a crear un ambiente y una expectación que contribuye al éxito de la metodología.

También enseñamos a nuestros profesores a través del refuerzo positivo. Algunos profesores no son capaces de enseñar con nuestra metodología, el refuerzo positivo no es algo natural para ellos, o están tan estancados en otros métodos de enseñanza que utlizan la crítica que no pueden hacer la transición. Sin embargo, he visto a profesores, franquiciados y masters franquiciadores que me han contado que toda la filosofía del refuerzo positivo ha cambiado y mejorado por completo su vida, incluso su dinámica familiar. El refuerzo positivo puede cambiar los comportamientos disfuncionales. En lugar de criticar unos a otros, los padres apoyan a los niños, hermanos, conyuges, y toda la familia responde de forma positiva. Mucha gente mejora la calidad de su vida familiar llevando esta filosofía a cabo no sólo en las aulas sino en su día a día. Hoy en día, la psicología moderna se centra en lo positivo en vez de en lo negativo. Este refuerzo positivo, este pensamiento positivo es tendencia. Recuerdo cuando criaba a mis propios hijos. Incluso cuando hacía viajes largos con los tres en el avión nunca hubo entre nosotros los gritos y escenas que pueden verse habitualmente en otros sitios. De alguna forma conseguimos trabajar de forma efectiva entre nosotros, y estoy segura de que el refuerzo positivo contribuyó a esta dinámica. Los niños se sentían aceptados, parte de la relación familiar. Sabían lo que se espera de ellos y actuaban en consecuencia. En ocasiones los niños no saben lo que se espera de ellos, lo único que escuchan es NO. Es algo de lo que los padres deberían de tomar consciencia. Dar a los niños lo positivo, y podrá involucrar a toda la familia creando un ambiente familiar que puede cambiar su vida.

refuerzo-positivo

1814 Views

La autoestima de nuestros hijos: ¡manejar con cuidado!

helen-dorons-blog

Nos complace anunciar una serie de artículos en este blog y la oportunidad de aprender directamente de la educadora y científica lingüística Helen Doron. Lleva 30 años dedicándose a la enseñanza de niños. Es la fundadora y CEO de Helen Doron Educational Group y la creadora de una metodología única para la enseñanza de Inglés, matemáticas, fitness y desarrollo infantil a través de sus originales y revolucionarios materiales de enseñanza.

La pregunta de la semana: Si doy a mi hijo refuerzo positivo cuando está haciendo algo mal ¿no estoy reforzando eso que está mal?

Helen responde:

El desarrollo de la autoestima en la infancia puede durar toda la vida.

Depende de lo que signifique “mal”. En primer lugar, el refuerzo positivo consiste en decirle a alguien “bien hecho” o “lo has hecho bien2 o “me gusta lo que estás haciendo”. El refuerzo positivo proporciona a todo el mundo, adulto o niño, un sentimiento agradable, que ayuda a nuestra confianza en nosotros mismo, ayuda a formar la autoestima en los niños. si un niños ha crecido en un ambiente familiar complicado, esta dificultad, en la gran mayoría de los casos habrá dañado su autoestima para toda la vida. Este ataque a su autoestima convivirá con ellos de por vida, o hasta el momento en que puedan leer libros de autoayuda o acudir a un psicólogo. Incluso entonces, es extremadamente difícil reconstruir una autoestima tan buena como la que hubieran tenido de ser criados en un ambiente positivo en el que se sintieran aceptados. Si la gente no se siente aceptada, sienten que tienen que esconder partes de sí mismo, partes de su personalidad o su identidad o de su forma de interactuar. Las investigaciones muestran que cuando la gente no se siente “lo suficientemente bien” no conseguirán sus objetivos, porque sentirán que no son lo suficientemente buenos o capaces.

Una pequeña minoría de niños, saldrán adelante a pesar de todo, porque de alguna forma tienen una fuerza interior que los empujará a seguir adelante. Pero se trata de algo excepcional. Es muy importante que a una edad muy temprana, el niño sea aceptado. En realidad es importante que todos nos sintamos aceptados. Usted, como adulto, si se encuentra andando por la casa a la vez que canta y alguien le dice “¡oh, cállate” ¿has escuchado como cantas?” no volverá a sentirse con ganas de caminar y cantar para usted mismo, ni para nadie más porque alguien acaba de decirle que acaba de hacer algo muy mal y que no le gusta en absoluto. O por el contrario, si usted está caminando y cantando por la casa y alguien le dice “¡qué voz tan bonita tienes!”, usted pensará “¡lo he hecho muy bien!”.

Cuando un niño es pequeño el refuerzo positivo o lo hace o lo rompe

Cuando se muestra aprobación a un niño diciéndole “¡Fantástico!”, su hijo entiende bien por el tono de su voz o por sus palabras, que usted lo acepta y aprueba. No importa si tiene una semana, un mes, uno o diez años de vida, el niño responde a su aprobación.

El Instituto para el Logro del Potencial Humano (IAHP) del Dr Glen Doman defiende el tremendo impacto que el refuerzo positivo puede tener en los niños. Familias de todo el mundo acuden al IAHP por su trabajo pionero en el desarrollo cerebral infantil y sus programas de ayuda para niños con daños cerebrales. Uno de las primeras tareas que la IAHP le pide a los niños es sostener una barra sobre la cabeza. Algunos padres levantan al niño y este es capaz de sostener la barra a duras penas, durante menos de un segundo. Los padres, dicen…”oh, cariño…”. Esta afirmación significa: “Tenemos que mendigar, pedir prestado, robar para pagar este programa y ¿esto es lo mejor qué puedes hacerlo?” Por otra parte, hay otros padres que sujetan al niño de pie mientras sostienen la barra la misma fracción de segundo, sin embargo estos padres dicen: “¡Bien! ¡Lo has hecho realmente bien!”. Esta frase quiere decir “¡Lo has hecho bien! ¿Quién podría pensar que un niño con daño cerebral podría sostener la barra tanto tiempo? ¡Te queremos!”. El niño toma esta información y piensa “¡Qué bien! ¡Voy a hacerlo otra vez!”. Las consecuencias son enormes.

El Poder de Redirigir

El refuerzo positive es habitualmente una respuesta natural de los padres hacia sus hijos pero en realidad se trata de una técnica que puede ser utilizada por padres y educadores, sea cuál sea la edad del niño reforzar el buen comportamiento o las acciones hacia las que desea que su hijo dirija su atención. Así que, ¿Qué hacer cuando el niño hace algo mal? En nuestras clases por ejemplo “mal” puede tener dos sentidos. “Mal” puede significar que el niño está empujando al resto de compañeros. Esto es bullying, violencia, y en ese caso no decimos “¡Bien hecho!”, decimos: “Esa no es forma de comportarse y no aceptaremos que lo hagas de nuevo”, y le mostramos y explicamos la forma correcta de comportarse. A continuación le preguntamos al niño “¿Lo has entendido?” y el niño contesta que sí, es entonces cuando podemos responderle “¡Bien hecho!” y reforzar su comportamiento positivo. En ese momento en el que se aprueba y reconoce el comportamiento correcto es cuando le ofrecemos el refuerzo positivo. Otro ejemplo siguiendo el mismo principio: mostramos al niño una imagen de un ratón pero el niño dice “cat” (gato en inglés). El profesor debe responder “It’s a mouse” (es un ratón). Después, el niño repetirá “mouse” (ratón) y entonces el profesor dirá “Yes, it’s a mouse! Well done!!” (Sí, es un ratón, ¡bien hecho!). El niño olvida que en primer lugar había respondido de forma incorrecta y el profesor refuerza la respuesta correcta a través del refuerzo positivo. Ya sea una respuesta incorrecta o un comportamiento inapropiado, le enseñamos siempre lo correcto. Esperamos su respuesta y comprensión, le reforzamos positivamente cuando responden bien, y lo hacemos tan a menudo que conseguimos llevarlos por el buen camino.

Los niños atienden más los refuerzos positivos

Hace algunos años un hombre me hablaba sobre la interacción que tenía con su hijo de dos años. Había un llama, y le dijo a su hijo que no la tocara. Así que lo primero que el niño hizo fue poner la mano en el fuego. Me preguntó por qué. Le respondí, que los niños no escuchan la palabra “no”, en su lugar escuchan “toca la llama”. Escuchan lo positivo en lugar de lo negativo. Así que en lugar de decir “no lo toques” sería mejor decir, “mantente alejado”.

Tras años enseñando inglés la experiencia nos ha mostrado que esta es parte de la efectividad del método Helen Doron. Reforzamos la autoestima a través de nuestras técnicas de enseñanza. El refuerzo positivo es totalmente esencial. Formamos a nuestros profesores para ello. Un parte muy importante de nuestra formación se basa en enfatizar la importancia de este tipo de refuerzo y en enseñar a los profesores a hacerlo de forma efectiva durante sus clases. Los profesores aprenden a crear un ambiente y una expectación que contribuye al éxito de la metodología.

También enseñamos a nuestros profesores a través del refuerzo positivo. Algunos profesores no son capaces de enseñar con nuestra metodología, el refuerzo positivo no es algo natural para ellos, o están tan estancados en otros métodos de enseñanza que utlizan la crítica que no pueden hacer la transición. Sin embargo, he visto a profesores, franquiciados y masters franquiciadores que me han contado que toda la filosofía del refuerzo positivo ha cambiado y mejorado por completo su vida, incluso su dinámica familiar. El refuerzo positivo puede cambiar los comportamientos disfuncionales. En lugar de criticar unos a otros, los padres apoyan a los niños, hermanos, conyuges, y toda la familia responde de forma positiva. Mucha gente mejora la calidad de su vida familiar llevando esta filosofía a cabo no sólo en las aulas sino en su día a día. Hoy en día, la psicología moderna se centra en lo positivo en vez de en lo negativo. Este refuerzo positivo, este pensamiento positivo es tendencia. Recuerdo cuando criaba a mis propios hijos. Incluso cuando hacía viajes largos con los tres en el avión nunca hubo entre nosotros los gritos y escenas que pueden verse habitualmente en otros sitios. De alguna forma conseguimos trabajar de forma efectiva entre nosotros, y estoy segura de que el refuerzo positivo contribuyó a esta dinámica. Los niños se sentían aceptados, parte de la relación familiar. Sabían lo que se espera de ellos y actuaban en consecuencia. En ocasiones los niños no saben lo que se espera de ellos, lo único que escuchan es NO. Es algo de lo que los padres deberían de tomar consciencia. Dar a los niños lo positivo, y podrá involucrar a toda la familia creando un ambiente familiar que puede cambiar su vida.

refuerzo-positivo