856 Views

La Navidad: origen de algunas tradiciones y su celebración en el mundo

¿De dónde viene el árbol de Navidad? ¿Y Papá Noel? ¿Todos los países celebran la Navidad de la misma forma? En este post os explicaremos algunas curiosidades sobre el origen de nuestras tradiciones navideñas y haremos un repaso de las celebraciones de la Navidad en el mundo. 

Nuestra Navidad 

Si tuviéramos que hacer un resumen de nuestra tradición navideña, deberíamos incluir las reuniones familiares, la cena de Nochebuena y Año Nuevo, la comida de Navidad, los regalos, especialmente para los más pequeños, los villancicos y también la llegada de los Reyes Magos. También estarían las celebraciones con los amigos y los compañeros de trabajo, que también incluirían la entrega de regalos. Y en casa, la decoración navideña con el tradicional Belén, el árbol de Navidad y las luces, sobre todo en el exterior. Pero, ¿de dónde vienen todas estas tradiciones? 

En el caso español, el origen de la celebración navideña es católico: conmemoramos el nacimiento de Jesús de Nazaret el 25 de diciembre en Belén. Por ello, hace unos años, la celebración se centraba más en el aspecto religioso: donar alimentos y ropa a las personas más necesitadas, reunir a la familia, ir a la Misa del Gallo en Nochebuena y hacer regalos a los niños durante la Noche de Reyes, recordando los presentes de oro, incienso y mirra que los Magos de Oriente le llevaron al Niño. Los más mayores también recordarán que los empresarios entregaban a los trabajadores una cesta de Navidad con alimentos y productos navideños, como el turrón. 

En la actualidad se mantienen las cestas de Navidad, así como las campañas solidarias de recogida de alimentos y ropa de abrigo y también las celebraciones religiosas, pero se han añadido una serie de elementos a la celebración venidos de otros países, como los árboles de Navidad, las plantas de Pascua, la figura de Papá Noel o los calendarios de adviento. ¿Sabéis de dónde vienen estas tradiciones? Lo explicamos a continuación. 

El origen del árbol de Navidad 

En los países del Norte de Europa, era habitual adorar a los árboles en la época pagana. Los árboles simbolizaban la vida y se decoraban con velas y ornamentos que representaban el sol, la luna y las estrellas. En Escandinavia, la gente decoraba sus hogares y graneros con elementos vegetales para el Año Nuevo, para protegerse de los malos espíritus. Como los árboles de hoja perenne simbolizaban la vida eterna, estos adornos ayudaban a los europeos a visualizar la llegada de la primavera. No se sabe exactamente cuándo los cristianos empezaron a utilizar abetos como árboles de Navidad, pero Estonia y Letonia se disputan el uso del primer árbol para la celebración de la Navidad y el Año Nuevo

Las poinsettias rojas o Flores de Pascua, originarias de México 

Cuenta la leyenda que una joven mexicana pobre quería hacerle una ofrenda al Niño Jesús en la Misa del Gallo, pero no tenía nada más que unos hierbajos. Cuando se arrodilló para depositarlos frente al pesebre, los hierbajos se convirtieron en preciosas flores rojas. Desde ese momento, a las flores rojas se las conoce también como Flores de Nochebuena o Flores de la Santa Noche, además de atribuirles la forma de la estrella de Belén, y se han convertido en sinónimo de la Navidad. 

El primer calendario de adviento es alemán 

La palabra ‘adviento’ viene de latín y significa ‘llegada’. Es el período de tiempo que empieza cuatro domingos antes de Navidad y termina el 24 de diciembre, cuando celebramos la Nochebuena. En el siglo XIX, los protestantes alemanes contaban los días que faltaban hasta la Navidad trazando 24 líneas con tiza sobre una puerta y borrando una por día que pasaba durante el mes de diciembre. Los calendarios de adviento en papel se popularizaron a principios del siglo XX, cuando Gerhard Lang empezó a imprimirlos a gran escala. Inspirado por un calendario que había creado su madre, Lang diseñó uno con una base de cartulina e ilustraciones, y le añadió unas puertecitas, una por día, que, al abrirlas, permitían ver los dibujos que había debajo. Su éxito comercial hizo que a finales de los cincuenta se empezaran a añadir chocolatinas, algo que ha provocado que hoy en día prácticamente todos los niños pidan y tengan su propio calendario de adviento. 

En la actualidad tenemos mil versiones de estos calendarios, también para los adultos. Y no sólo con chocolatinas o dulces, también con joyas o cosméticos en su interior. 

Incluso, durante la temporada navideña, podemos encontrar calendarios de adviento gigantes en las fachadas de muchos edificios de las grandes ciudades europeas, aunque los más bonitos suelen estar en Alemania y Austria, al igual que los Mercados Navideños. En la actualidad son famosos los mercados de Berlín, Frankfurt, Dresden, Paga, Budapest, Viena o Cracovia. Aunque si queréis visitar uno de los mercados navideños más espectaculares, os recomendamos el poblado de Santa Claus de Laponia, ¡un lugar de cuento! 

Los Reyes Magos etíopes 

Se cree que los tres Reyes Magos o los tres sabios (‘The Three Wise Men’ en inglés), que viajaron desde Oriente hasta Belén siguiendo la estrella fugaz que los guió hasta el Niño Jesús que había nacido, procedían de Europa, Asia y África, aunque en Etiopía se dice que todos eran etíopes, y muchos afirman que no eran sólo tres sino doce. 

La Misa del Gallo nació en el moderno Israel 

Se dice que un peregrino cristiano que venía de Roma a finales del siglo IV, congregó a un grupo de cristianos en una vigilia en Belén la noche del 5 de enero (la Nochebuena según la tradición de Oriente). A la vigilia le siguió una procesión con antorchas a Jerusalén que finalizó con una reunión al alba. Cuando se construyó la basílica de Santa Maria Maggiore en Roma, en el siglo V, el papa Sixto III instauró la Misa del Gallo en la capilla, una tradición que en la actualidad se celebra en todos los países cristianos del mundo. 

Papá Noel, Santa Claus, San Nicolás, Father Christmas 

Para nosotros, Papá Noel viene del Polo Norte, pero para Bélgica y los Países Bajos, Papá Noel ¡es español! Así es, Papá Noel es un obispo que viene de España para repartir regalos a los niños. Y le acompaña Pedro el Negro, de piel oscura y ropa árabe, que se encarga de repartir dulces y caramelos a los más pequeños. 

Lo cierto es que Santa Claus está inspirado en la figura de San Nicolás, el obispo cristiano que nació en el siglo III en la actual Turquía. Uno de los milagros que se cuentan sobre él es que resucitó a unos niños que habían sido asesinados, y por ello es también el patrón de los niños. 

De hecho, los holandeses que emigraron a Estados Unidos fueron los que llevaron esta tradición al país americano. Y allí, su San Nicolás, ‘Sinterklass’, pasó a ser el Santa Claus que hoy todos conocemos: el hombre grande, con gafas, barba y cabello blanco, que viaja en Nochebuena en un trineo volador tirado por renos y que reparte los regalos que fabrica en el Polo Norte a todos los niños del mundo que han sido buenos durante el año. 

Originalmente, Papá Noel vestía de verde, aunque con algún matiz rojo. Fue la conocida empresa de refrescos Coca-Cola quien creó la imagen de Santa Claus que hoy conocemos. Fue en su campaña publicitaria de 1931, después de encargarle al pintor Habdon Sundblom una figura de San Nicolás más humana y con los colores de la marca. 

A San Nicolás también se le conoce como Nicolás de Bari, porque es en esta ciudad italiana donde encontramos sus reliquias. 

Papá Noel recibe además otros nombres, como el Viejito Pascuero en Chile o el Colacho en Costa Rica. Aunque en el caso de Costa Rica y Colombia no es el encargado de traer los regalos a los niños, ya que esta tarea corresponde al Niño Jesús. 

En la tradición británica tenemos a ‘Father Christmas’ (Padre de la Navidad), hoy en día fusionado con la figura de Santa Claus, aunque en origen se trataba de dos personas distintas. ‘Father Christmas’ nació en el siglo XV como una figura entrañable que venía a anunciar el nacimiento de Jesús y a traernos el espíritu navideño. Más que traer regalos, la misión de ‘Father Christmas’ era invitarnos a celebrar la buena nueva y a ser generosos con los más necesitados. 

Los ingleses fueron también los que instauraron en el siglo XVIII y exportaron después a Estados Unidos el ritual romántico del beso bajo el muérdago, inspirándose en las tradiciones celta y de la antigua Grecia, que consideraban esta planta como un símbolo de fertilidad, conciliación y protección del hogar. 

El amigo invisible o secreto, de origen venezolano 

Sobre la tradición del amigo invisible, varias teorías plantean su origen en la Venezuela del siglo XIX, con el ‘compadre secreto de papelito’. Este intercambio lo realizaban las mujeres comprometidas, que no podían tener amigos. Ante tal prohibición, decidieron hacer regalos sacando al azar un papel con el nombre de la persona a la que regalar. Una tradición que también tiene otros nombres, como el ‘manita-manito’ en Filipinas o el ‘intercambio godín’ en México. 

La Navidad en el mundo 

En los países de tradición católica, celebramos la Nochebuena el día 24 y la Navidad el 25, pero en el caso de los cristianos ortodoxos que siguen el calendario Juliano y no el Gregoriano, las fechas son distintas, así como las celebraciones. 

En Rusia, Ucrania, Bielorrusia o Armenia, la Nochebuena tiene lugar el 6 de enero, y, la Navidad, el día 7. Así ocurre también en Etiopía o Egipto, cuyas festividades religiosas vienen de la iglesia copta

Aunque no se sabe a ciencia cierta que Jesús naciera el 25 de diciembre, la iglesia instauró la celebración en esta fecha, aprovechando la festividad de carácter pagano del solsticio de invierno durante estos días. 

A continuación, os explicaremos algunas de las celebraciones más curiosas de la Navidad en el mundo

En Islandia, unos duendes y seres mágicos del bosque traen regalos a los niños que se han portado bien los 13 días previos a la Navidad. Y en Nochebuena, es tradición leer los libros que nos han regalado, ya que los islandeses son grandes lectores y los libros son su regalo estrella. 

En Alemania, la noche anterior al 6 de diciembre sale el ‘Krampus’ o ‘Krampusnach’, un demonio con grandes cuernos y cuerpo de cabra, que va en busca de los niños que se han portado mal, les pega con una rama de abedul y se los lleva al inframundo. 

También en Guatemala se practica un ritual navideño diabólico en Navidad, concretamente durante la puesta del sol del 7 de diciembre. Se trata de la Quema del Diablo, una tradición originaria del siglo XVII, que consistía en quemar una imagen del diablo para limpiar los hogares de los malos espíritus y las desgracias sufridas durante el año. Hoy en día, la gente se reúne en las plazas para quemar al diablo, que suele ser una piñata. Hay puestos de venta ambulante donde se pueden comprar cuernos para disfrazarse de demonio, y petardos. Después las familias se reúnen y comen buñuelos y beben ponche caliente de frutas.   

Y en Noruega, la Nochebuena se considera la noche de las brujas y los espíritus, y por ello el 24 de diciembre es costumbre esconder las escobas bajo siete llaves para que las brujas no las encuentren y no puedan realizar sus maldades. 

El 13 de diciembre, día de Santa Lucía, también es un día grande de la Navidad en Finlandia. Este día, las chicas más mayores de la familia se ponen una túnica blanca y una corona de velas en la cabeza para servir bollos, galletas, café y vino caliente a la familia. Y también en Nochebuena, los finlandeses van a la sauna en familia y visitan a sus seres queridos fallecidos en el cementerio.   

En Ucrania, cuenta la tradición que una viuda muy pobre no tenía dinero para la decoración navideña y decidió decorar el árbol con las telas de araña que habían crecido en las paredes de su casa. Al verlo las arañas, decidieron convertirlas en cintas doradas y plateadas. Y todavía hoy se siguen decorando los árboles de Navidad con telas de araña y arañas falas, como símbolo de buena fortuna. 

La Navidad más traviesa tiene lugar en Serbia, donde la tradición manda que los niños secuestren a sus padres, ¡habéis leído bien! Dos domingos antes del día 25 se ‘secuestra’ a la madre, y el domingo anterior a la Navidad, al padre. ¡Y nadie quedará en libertad hasta que aparezcan los regalos! 

Es cierto que el inicio de la Navidad lo marca el encendido de luces, pero sólo en Colombia se celebra la Noche de las Velitas. Durante la noche del 7 y la madrugada del 8 de diciembre, comienza la Novena de Aguinaldos. El país se llena de velas y faroles y las familias se reúnen para rezar alrededor del pesebre y el árbol durante nueve días. 

En Grecia, sobre todo en las islas, es tradición decorar los veleros en vez de los árboles de Navidad. 

En Filipinas, aunque se trate del único país católico de Asia (por su pasado español), la Navidad se alarga varios meses, concretamente los meses que acaban en ‘-bre’, es decir, septiembre, octubre, noviembre y diciembre. Por ello, desde el mismo 1 de septiembre ya se pueden escuchar villancicos y las calles están engalanadas con decoración y luces navideñas. 

Aunque casi todas las cenas de Nochebuena son excesivas, sólo en Polonia es tradición servir doce platos a los comensales, en honor a los doce apóstoles. En este país, las familias más tradicionales no pueden comer carne y se deja una silla vacía con cubiertos y comida para poder acoger a un invitado que no tiene dónde ir esa noche tan especial, según el proverbio polaco ‘Un huésped en casa, Dios en casa’. Aunque ésta es también una forma de recordar a las personas que ya no están entre nosotros.   

En Japón, donde sólo el dos por ciento de su población es cristiano, su Navidad es bien distinta a la nuestra, y su celebración es más bien una jornada romántica para disfrutar en pareja. Aunque en los últimos años se ha consolidado una curiosa celebración y toda la familia se reúne para comer el pollo frito, especialidad de la casa, de una conocida cadena de restaurantes americana de comida rápida. 

Y en Australia, que por estas fechas está en verano, lo típico es celebrar barbacoas en la playa. En este caso, la ‘blanca Navidad’ no es por la nieve sino por la arena blanca de las playas. De hecho, los muñecos ‘de nieve’ son de arena y Papá Noel va en bañador, acorde con sus 35º de temperatura. Por cierto, en la isla de Navidad australiana no se celebra la Navidad, ni siquiera está habitada. Su nombre proviene del día del descubrimiento de la isla, el 25 de diciembre de 1643. 

Y vosotros, ¿cómo celebráis la Navidad? Sea de una forma o de otra, desde Helen Doron English os deseamos a todos una Felices Fiestas y un próspero Año Nuevo, lleno de amor y alegría con vuestros seres más queridos.

857 Views

La Navidad: origen de algunas tradiciones y su celebración en el mundo

¿De dónde viene el árbol de Navidad? ¿Y Papá Noel? ¿Todos los países celebran la Navidad de la misma forma? En este post os explicaremos algunas curiosidades sobre el origen de nuestras tradiciones navideñas y haremos un repaso de las celebraciones de la Navidad en el mundo. 

Nuestra Navidad 

Si tuviéramos que hacer un resumen de nuestra tradición navideña, deberíamos incluir las reuniones familiares, la cena de Nochebuena y Año Nuevo, la comida de Navidad, los regalos, especialmente para los más pequeños, los villancicos y también la llegada de los Reyes Magos. También estarían las celebraciones con los amigos y los compañeros de trabajo, que también incluirían la entrega de regalos. Y en casa, la decoración navideña con el tradicional Belén, el árbol de Navidad y las luces, sobre todo en el exterior. Pero, ¿de dónde vienen todas estas tradiciones? 

En el caso español, el origen de la celebración navideña es católico: conmemoramos el nacimiento de Jesús de Nazaret el 25 de diciembre en Belén. Por ello, hace unos años, la celebración se centraba más en el aspecto religioso: donar alimentos y ropa a las personas más necesitadas, reunir a la familia, ir a la Misa del Gallo en Nochebuena y hacer regalos a los niños durante la Noche de Reyes, recordando los presentes de oro, incienso y mirra que los Magos de Oriente le llevaron al Niño. Los más mayores también recordarán que los empresarios entregaban a los trabajadores una cesta de Navidad con alimentos y productos navideños, como el turrón. 

En la actualidad se mantienen las cestas de Navidad, así como las campañas solidarias de recogida de alimentos y ropa de abrigo y también las celebraciones religiosas, pero se han añadido una serie de elementos a la celebración venidos de otros países, como los árboles de Navidad, las plantas de Pascua, la figura de Papá Noel o los calendarios de adviento. ¿Sabéis de dónde vienen estas tradiciones? Lo explicamos a continuación. 

El origen del árbol de Navidad 

En los países del Norte de Europa, era habitual adorar a los árboles en la época pagana. Los árboles simbolizaban la vida y se decoraban con velas y ornamentos que representaban el sol, la luna y las estrellas. En Escandinavia, la gente decoraba sus hogares y graneros con elementos vegetales para el Año Nuevo, para protegerse de los malos espíritus. Como los árboles de hoja perenne simbolizaban la vida eterna, estos adornos ayudaban a los europeos a visualizar la llegada de la primavera. No se sabe exactamente cuándo los cristianos empezaron a utilizar abetos como árboles de Navidad, pero Estonia y Letonia se disputan el uso del primer árbol para la celebración de la Navidad y el Año Nuevo

Las poinsettias rojas o Flores de Pascua, originarias de México 

Cuenta la leyenda que una joven mexicana pobre quería hacerle una ofrenda al Niño Jesús en la Misa del Gallo, pero no tenía nada más que unos hierbajos. Cuando se arrodilló para depositarlos frente al pesebre, los hierbajos se convirtieron en preciosas flores rojas. Desde ese momento, a las flores rojas se las conoce también como Flores de Nochebuena o Flores de la Santa Noche, además de atribuirles la forma de la estrella de Belén, y se han convertido en sinónimo de la Navidad. 

El primer calendario de adviento es alemán 

La palabra ‘adviento’ viene de latín y significa ‘llegada’. Es el período de tiempo que empieza cuatro domingos antes de Navidad y termina el 24 de diciembre, cuando celebramos la Nochebuena. En el siglo XIX, los protestantes alemanes contaban los días que faltaban hasta la Navidad trazando 24 líneas con tiza sobre una puerta y borrando una por día que pasaba durante el mes de diciembre. Los calendarios de adviento en papel se popularizaron a principios del siglo XX, cuando Gerhard Lang empezó a imprimirlos a gran escala. Inspirado por un calendario que había creado su madre, Lang diseñó uno con una base de cartulina e ilustraciones, y le añadió unas puertecitas, una por día, que, al abrirlas, permitían ver los dibujos que había debajo. Su éxito comercial hizo que a finales de los cincuenta se empezaran a añadir chocolatinas, algo que ha provocado que hoy en día prácticamente todos los niños pidan y tengan su propio calendario de adviento. 

En la actualidad tenemos mil versiones de estos calendarios, también para los adultos. Y no sólo con chocolatinas o dulces, también con joyas o cosméticos en su interior. 

Incluso, durante la temporada navideña, podemos encontrar calendarios de adviento gigantes en las fachadas de muchos edificios de las grandes ciudades europeas, aunque los más bonitos suelen estar en Alemania y Austria, al igual que los Mercados Navideños. En la actualidad son famosos los mercados de Berlín, Frankfurt, Dresden, Paga, Budapest, Viena o Cracovia. Aunque si queréis visitar uno de los mercados navideños más espectaculares, os recomendamos el poblado de Santa Claus de Laponia, ¡un lugar de cuento! 

Los Reyes Magos etíopes 

Se cree que los tres Reyes Magos o los tres sabios (‘The Three Wise Men’ en inglés), que viajaron desde Oriente hasta Belén siguiendo la estrella fugaz que los guió hasta el Niño Jesús que había nacido, procedían de Europa, Asia y África, aunque en Etiopía se dice que todos eran etíopes, y muchos afirman que no eran sólo tres sino doce. 

La Misa del Gallo nació en el moderno Israel 

Se dice que un peregrino cristiano que venía de Roma a finales del siglo IV, congregó a un grupo de cristianos en una vigilia en Belén la noche del 5 de enero (la Nochebuena según la tradición de Oriente). A la vigilia le siguió una procesión con antorchas a Jerusalén que finalizó con una reunión al alba. Cuando se construyó la basílica de Santa Maria Maggiore en Roma, en el siglo V, el papa Sixto III instauró la Misa del Gallo en la capilla, una tradición que en la actualidad se celebra en todos los países cristianos del mundo. 

Papá Noel, Santa Claus, San Nicolás, Father Christmas 

Para nosotros, Papá Noel viene del Polo Norte, pero para Bélgica y los Países Bajos, Papá Noel ¡es español! Así es, Papá Noel es un obispo que viene de España para repartir regalos a los niños. Y le acompaña Pedro el Negro, de piel oscura y ropa árabe, que se encarga de repartir dulces y caramelos a los más pequeños. 

Lo cierto es que Santa Claus está inspirado en la figura de San Nicolás, el obispo cristiano que nació en el siglo III en la actual Turquía. Uno de los milagros que se cuentan sobre él es que resucitó a unos niños que habían sido asesinados, y por ello es también el patrón de los niños. 

De hecho, los holandeses que emigraron a Estados Unidos fueron los que llevaron esta tradición al país americano. Y allí, su San Nicolás, ‘Sinterklass’, pasó a ser el Santa Claus que hoy todos conocemos: el hombre grande, con gafas, barba y cabello blanco, que viaja en Nochebuena en un trineo volador tirado por renos y que reparte los regalos que fabrica en el Polo Norte a todos los niños del mundo que han sido buenos durante el año. 

Originalmente, Papá Noel vestía de verde, aunque con algún matiz rojo. Fue la conocida empresa de refrescos Coca-Cola quien creó la imagen de Santa Claus que hoy conocemos. Fue en su campaña publicitaria de 1931, después de encargarle al pintor Habdon Sundblom una figura de San Nicolás más humana y con los colores de la marca. 

A San Nicolás también se le conoce como Nicolás de Bari, porque es en esta ciudad italiana donde encontramos sus reliquias. 

Papá Noel recibe además otros nombres, como el Viejito Pascuero en Chile o el Colacho en Costa Rica. Aunque en el caso de Costa Rica y Colombia no es el encargado de traer los regalos a los niños, ya que esta tarea corresponde al Niño Jesús. 

En la tradición británica tenemos a ‘Father Christmas’ (Padre de la Navidad), hoy en día fusionado con la figura de Santa Claus, aunque en origen se trataba de dos personas distintas. ‘Father Christmas’ nació en el siglo XV como una figura entrañable que venía a anunciar el nacimiento de Jesús y a traernos el espíritu navideño. Más que traer regalos, la misión de ‘Father Christmas’ era invitarnos a celebrar la buena nueva y a ser generosos con los más necesitados. 

Los ingleses fueron también los que instauraron en el siglo XVIII y exportaron después a Estados Unidos el ritual romántico del beso bajo el muérdago, inspirándose en las tradiciones celta y de la antigua Grecia, que consideraban esta planta como un símbolo de fertilidad, conciliación y protección del hogar. 

El amigo invisible o secreto, de origen venezolano 

Sobre la tradición del amigo invisible, varias teorías plantean su origen en la Venezuela del siglo XIX, con el ‘compadre secreto de papelito’. Este intercambio lo realizaban las mujeres comprometidas, que no podían tener amigos. Ante tal prohibición, decidieron hacer regalos sacando al azar un papel con el nombre de la persona a la que regalar. Una tradición que también tiene otros nombres, como el ‘manita-manito’ en Filipinas o el ‘intercambio godín’ en México. 

La Navidad en el mundo 

En los países de tradición católica, celebramos la Nochebuena el día 24 y la Navidad el 25, pero en el caso de los cristianos ortodoxos que siguen el calendario Juliano y no el Gregoriano, las fechas son distintas, así como las celebraciones. 

En Rusia, Ucrania, Bielorrusia o Armenia, la Nochebuena tiene lugar el 6 de enero, y, la Navidad, el día 7. Así ocurre también en Etiopía o Egipto, cuyas festividades religiosas vienen de la iglesia copta

Aunque no se sabe a ciencia cierta que Jesús naciera el 25 de diciembre, la iglesia instauró la celebración en esta fecha, aprovechando la festividad de carácter pagano del solsticio de invierno durante estos días. 

A continuación, os explicaremos algunas de las celebraciones más curiosas de la Navidad en el mundo

En Islandia, unos duendes y seres mágicos del bosque traen regalos a los niños que se han portado bien los 13 días previos a la Navidad. Y en Nochebuena, es tradición leer los libros que nos han regalado, ya que los islandeses son grandes lectores y los libros son su regalo estrella. 

En Alemania, la noche anterior al 6 de diciembre sale el ‘Krampus’ o ‘Krampusnach’, un demonio con grandes cuernos y cuerpo de cabra, que va en busca de los niños que se han portado mal, les pega con una rama de abedul y se los lleva al inframundo. 

También en Guatemala se practica un ritual navideño diabólico en Navidad, concretamente durante la puesta del sol del 7 de diciembre. Se trata de la Quema del Diablo, una tradición originaria del siglo XVII, que consistía en quemar una imagen del diablo para limpiar los hogares de los malos espíritus y las desgracias sufridas durante el año. Hoy en día, la gente se reúne en las plazas para quemar al diablo, que suele ser una piñata. Hay puestos de venta ambulante donde se pueden comprar cuernos para disfrazarse de demonio, y petardos. Después las familias se reúnen y comen buñuelos y beben ponche caliente de frutas.   

Y en Noruega, la Nochebuena se considera la noche de las brujas y los espíritus, y por ello el 24 de diciembre es costumbre esconder las escobas bajo siete llaves para que las brujas no las encuentren y no puedan realizar sus maldades. 

El 13 de diciembre, día de Santa Lucía, también es un día grande de la Navidad en Finlandia. Este día, las chicas más mayores de la familia se ponen una túnica blanca y una corona de velas en la cabeza para servir bollos, galletas, café y vino caliente a la familia. Y también en Nochebuena, los finlandeses van a la sauna en familia y visitan a sus seres queridos fallecidos en el cementerio.   

En Ucrania, cuenta la tradición que una viuda muy pobre no tenía dinero para la decoración navideña y decidió decorar el árbol con las telas de araña que habían crecido en las paredes de su casa. Al verlo las arañas, decidieron convertirlas en cintas doradas y plateadas. Y todavía hoy se siguen decorando los árboles de Navidad con telas de araña y arañas falas, como símbolo de buena fortuna. 

La Navidad más traviesa tiene lugar en Serbia, donde la tradición manda que los niños secuestren a sus padres, ¡habéis leído bien! Dos domingos antes del día 25 se ‘secuestra’ a la madre, y el domingo anterior a la Navidad, al padre. ¡Y nadie quedará en libertad hasta que aparezcan los regalos! 

Es cierto que el inicio de la Navidad lo marca el encendido de luces, pero sólo en Colombia se celebra la Noche de las Velitas. Durante la noche del 7 y la madrugada del 8 de diciembre, comienza la Novena de Aguinaldos. El país se llena de velas y faroles y las familias se reúnen para rezar alrededor del pesebre y el árbol durante nueve días. 

En Grecia, sobre todo en las islas, es tradición decorar los veleros en vez de los árboles de Navidad. 

En Filipinas, aunque se trate del único país católico de Asia (por su pasado español), la Navidad se alarga varios meses, concretamente los meses que acaban en ‘-bre’, es decir, septiembre, octubre, noviembre y diciembre. Por ello, desde el mismo 1 de septiembre ya se pueden escuchar villancicos y las calles están engalanadas con decoración y luces navideñas. 

Aunque casi todas las cenas de Nochebuena son excesivas, sólo en Polonia es tradición servir doce platos a los comensales, en honor a los doce apóstoles. En este país, las familias más tradicionales no pueden comer carne y se deja una silla vacía con cubiertos y comida para poder acoger a un invitado que no tiene dónde ir esa noche tan especial, según el proverbio polaco ‘Un huésped en casa, Dios en casa’. Aunque ésta es también una forma de recordar a las personas que ya no están entre nosotros.   

En Japón, donde sólo el dos por ciento de su población es cristiano, su Navidad es bien distinta a la nuestra, y su celebración es más bien una jornada romántica para disfrutar en pareja. Aunque en los últimos años se ha consolidado una curiosa celebración y toda la familia se reúne para comer el pollo frito, especialidad de la casa, de una conocida cadena de restaurantes americana de comida rápida. 

Y en Australia, que por estas fechas está en verano, lo típico es celebrar barbacoas en la playa. En este caso, la ‘blanca Navidad’ no es por la nieve sino por la arena blanca de las playas. De hecho, los muñecos ‘de nieve’ son de arena y Papá Noel va en bañador, acorde con sus 35º de temperatura. Por cierto, en la isla de Navidad australiana no se celebra la Navidad, ni siquiera está habitada. Su nombre proviene del día del descubrimiento de la isla, el 25 de diciembre de 1643. 

Y vosotros, ¿cómo celebráis la Navidad? Sea de una forma o de otra, desde Helen Doron English os deseamos a todos una Felices Fiestas y un próspero Año Nuevo, lleno de amor y alegría con vuestros seres más queridos.