522 Views

Las 8 claves de la crianza con apego seguro o crianza natural

La crianza con apego seguro, natural o respetuosa, es un estilo de crianza basado en la cercanía y la atención continua de los padres con sus hijos durante la infancia. El término crianza con apego (Attachment Parenting en inglés) se utilizó por primera vez por la familia estadounidense Sears. William Sears, pediatra, y su esposa Martha, enfermera de profesión, tienen ocho hijos y también nietos, y han dedicado toda su vida a la infancia, con más de 40 libros publicados sobre crianza y pediatría. 

Según los Sears, la crianza con apego se basa en el amor, el respeto, la escucha y el acompañamiento del bebé desde sus primeros meses y durante años, conscientes de que un vínculo afectivo sólido con los padres durante la infancia es el mejor camino para el bienestar y felicidad de los niños y futuros adultos. 

Los Sears estudiaron las teorías del apego de John Bowlby y también la de la “madre suave” de Harry Harlow, también norteamericanos. Bowlby, psiquiatra y psicoanalista, estudió los problemas de adaptación y comportamiento de muchos niños que quedaron huérfanos después de la Segunda Guerra Mundial. Concluyó que el origen de los mismos había sido la falta de afecto y de contacto por parte de sus madres. 

En el caso de Harlow, psicólogo de profesión, sus estudios incluyeron experimentos con macacos en la década de los 60 del siglo pasado. H. Harlow separaba a dos crías de sus madres al nacer, y las sustituía por “madres artificiales” para proveerles de comida. Una de estas madres era un frío aparato de metal, mientras que la otra era un peluche de felpa suave. El éxito del peluche en todos los experimentos le llevó a hablar de la necesidad emocional de los hijos al contacto. 

Las ocho “B” de la crianza con apego seguro 

La familia Sears habló de las ocho claves o “B” de la crianza con apego. Las “B” son un reflejo de su denominación en inglés, ya que todas empiezan por esta letra, y son las siguientes: 

1. Birth bonding: lazos afectivos desde el nacimiento, con la unión “piel con piel”, son fundamentales para creación de un vínculo temprano. Las horas y los días después del parto son un período de máxima sensibilidad, en el que tanto la madre como el hijo necesitan contacto mutuo. Cuando por motivos médicos justificados no se puede crear esa unión tan temprana, siempre se puede recuperar el tiempo perdido. Tan pronto como se pueda, es conveniente retomar el contacto entre el bebé y su madre. 

2. Breastfeeding: lactancia materna, el mejor alimento para el recién nacido, con ventajas desde tanto físicas como emocionales, tanto para el bebé como para la madre. Y también económicas, por el ahorro que supone frente a la alimentación con leches de fórmula. 

La leche materna es el alimento más completo desde el punto de vista nutricional, y protege de infecciones al bebé. Para la madre, la lactancia ayuda a la contracción del útero, con lo cual, se reduce el sangrado postparto, y también ayuda a prevenir el cáncer de mama. 

La lactancia materna crea además un contacto único entre la madre y el hijo. Por ello también se recomienda que sea desde su mismo nacimiento, si es posible. Si no lo fuera, la madre puede estimular su producción de forma artificial para más adelante amamantar a su bebé. En la mayoría de hospitales se atiende y se enseña a las madres todo lo necesario para que la lactancia materna se pueda desarrollar de forma satisfactoria. 

Hay una química especial entre la madre y el bebé que es amamantado. El contacto del lactante con el pecho de su madre desencadena la producción de oxitocina en el cerebro de la mujer, la cual al entrar en el flujo sanguíneo activa las glándulas mamarias y fortalece el vínculo entre el hijo y su madre. 

3. Babywearing: llevar al bebé en brazos o en portabebés, en contacto directo con la persona que lo lleva, puede ser su papá o su mamá. Se sienten más protegidos, se estresan menos y están más tranquilos, asimilando mejor lo que sucede a su alrededor. 

4. Beding close to baby: dormir cerca del bebé, en la misma cama o cerca de él es habitual para muchas familias con niños pequeños. Al dormir acompañados, se evita la angustia de la separación que experimentan algunos niños por la noche, haciendo que duerman más y descansen mejor. El colecho, derivado del término inglés co-sleeping, es además beneficioso para la lactancia materna. 

Según explican William y Martha Sears en el prólogo de su libro Tu hijo dormirá… y tú también’, “el tiempo de tener a su bebé en brazos, junto al pecho y en la cama es muy corto en relación con la vida total de su hijo. Aun así, el recuerdo de su amor y disponibilidad, duran toda una vida.” 

5. Belief in the language value of your baby’s cry: confiar en el valor de su llanto como lenguaje. El llanto es la forma que tiene el bebé para comunicarse; no llora por capricho o para “tomarnos el pelo”, sino porque necesita algo. Y cuando hablamos de las necesidades del bebé no sólo estamos hablando de cambiarle el pañal, alimentarlo o taparlo si tiene frío. Puede que esté asustado después de una pesadilla y necesite la seguridad que le podemos proporcionar con un abrazo, mimos y caricias. 

6. Beware of baby trainers: tener cuidado con los adiestramientos. La crianza basada en el instinto y en el contacto permite diferenciar el concepto de asesoramiento del de adiestramiento. Un estilo de crianza basada en normas y horarios estrictos no es la forma natural para cuidar de un bebé. Aunque las rutinas tanto para dormir como para comer son importantes, hay que tener presente que las necesidades del bebé son más importantes que los horarios y los deseos de los padres. 

7. Balance: mantener un equilibrio en todos los aspectos de la vida, también en la crianza de los hijos. Según este punto, los padres respetarán las necesidades y las capacidades de sus hijos, no les pedirán más de lo que puedan hacer. A ser padres se aprende y son los hijos quienes nos enseñan. Pero priorizar las necesidades de los niños no es dejarles hacer lo que ellos quieran. La crianza respetuosa no es una crianza caprichosa. Respetaremos a nuestros hijos, pero orientándoles, mostrándoles las consecuencias de sus actos, escuchándoles y dialogando, sin necesidad de castigos como el cachete, con la disciplina positiva como método educativo. 

8. Both: ambos padres. Este punto se refiere a la participación del padre y la madre en el cuidado del bebé, tanto de día como de noche. Además, la compenetración entre papá y mamá será clave para crear un vínculo familiar saludable. Que se traten con respeto y empatía le proporcionará al niño un ambiente seguro y le enseñará a tratar a los demás de la misma forma. 

Situación en España 

En el caso de España, los máximos representantes de la crianza con apego son el doctor Carlos González, con su libro ‘Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor’, y la psicóloga Rosa Jové, con su obra ‘Dormir sin lágrimas’, además de varias publicaciones sobre la importancia de la lactancia materna en el desarrollo del bebé, tanto a nivel físico como emocional. 

También la Asociación Española de Pediatría (AEP) anima a las familias a realizar una lactancia materna prolongada, igual como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Respecto al colecho, la AEP lo define como una práctica beneficiosa tanto para la lactancia natural como para crear un vínculo seguro con el bebé, siempre que se realice de forma segura. 

Ser flexible siempre será recomendable 

Todos los padres y madres os podrán decir que haber tenido hijos no es exactamente como esperaban. Por ello, aprender a adaptarse a las circunstancias y ser flexibles en cuanto a nuestros deseos siempre será aconsejable. Incluso si queremos practicar una crianza con apego, seguro que algún día deberemos pedir ayuda a algún familiar o amigo para que cuide a nuestro hijo, dejarlo en la escuela infantil si estamos trabajando, o llevarlo en un cochecito si nos cuesta sostenerlo siempre en brazos. Y no pasará nada. No seremos peores padres por hacerlo. La crianza con apego incluye ocho pasos, pero cada familia, cada situación, marcará su propio estilo de crianza. Y ello también será criar a nuestros hijos de forma natural, atendiendo a sus necesidades, pero sin descuidar las nuestras. Lo que se intenta transmitir es una filosofía de crianza de conexión con el bebé, instintiva, positiva, paciente, sensible y amorosa

 

Helen Doron English, fortaleciendo el vínculo temprano con nuestros hijos 

En Helen Doron English enseñamos inglés de forma natural, como aprenden los niños su lengua materna. Por ello, tenemos cursos para bebés desde los 3 meses de edad. Nuestros cursos ‘Baby’s Best Start’ y ‘Toddler’s Best Start’ están pensados para que los niños estén expuestos a la lengua inglesa en un ambiente familiar y divertido, con su papá o su mamá. Ello les hará ver el inglés como algo divertido, al mismo tiempo que fortalecerá el vínculo emocional de los bebés con su familia. Nuestros centros están pensados para que bebés y familias pasen un rato agradable, de juegos, música y diversión. ¿Hay alguna forma mejor de aprender inglés

Más información: https://helendoron.es/need-love-la-crianza-con-apego/ 

523 Views

Las 8 claves de la crianza con apego seguro o crianza natural

La crianza con apego seguro, natural o respetuosa, es un estilo de crianza basado en la cercanía y la atención continua de los padres con sus hijos durante la infancia. El término crianza con apego (Attachment Parenting en inglés) se utilizó por primera vez por la familia estadounidense Sears. William Sears, pediatra, y su esposa Martha, enfermera de profesión, tienen ocho hijos y también nietos, y han dedicado toda su vida a la infancia, con más de 40 libros publicados sobre crianza y pediatría. 

Según los Sears, la crianza con apego se basa en el amor, el respeto, la escucha y el acompañamiento del bebé desde sus primeros meses y durante años, conscientes de que un vínculo afectivo sólido con los padres durante la infancia es el mejor camino para el bienestar y felicidad de los niños y futuros adultos. 

Los Sears estudiaron las teorías del apego de John Bowlby y también la de la “madre suave” de Harry Harlow, también norteamericanos. Bowlby, psiquiatra y psicoanalista, estudió los problemas de adaptación y comportamiento de muchos niños que quedaron huérfanos después de la Segunda Guerra Mundial. Concluyó que el origen de los mismos había sido la falta de afecto y de contacto por parte de sus madres. 

En el caso de Harlow, psicólogo de profesión, sus estudios incluyeron experimentos con macacos en la década de los 60 del siglo pasado. H. Harlow separaba a dos crías de sus madres al nacer, y las sustituía por “madres artificiales” para proveerles de comida. Una de estas madres era un frío aparato de metal, mientras que la otra era un peluche de felpa suave. El éxito del peluche en todos los experimentos le llevó a hablar de la necesidad emocional de los hijos al contacto. 

Las ocho “B” de la crianza con apego seguro 

La familia Sears habló de las ocho claves o “B” de la crianza con apego. Las “B” son un reflejo de su denominación en inglés, ya que todas empiezan por esta letra, y son las siguientes: 

1. Birth bonding: lazos afectivos desde el nacimiento, con la unión “piel con piel”, son fundamentales para creación de un vínculo temprano. Las horas y los días después del parto son un período de máxima sensibilidad, en el que tanto la madre como el hijo necesitan contacto mutuo. Cuando por motivos médicos justificados no se puede crear esa unión tan temprana, siempre se puede recuperar el tiempo perdido. Tan pronto como se pueda, es conveniente retomar el contacto entre el bebé y su madre. 

2. Breastfeeding: lactancia materna, el mejor alimento para el recién nacido, con ventajas desde tanto físicas como emocionales, tanto para el bebé como para la madre. Y también económicas, por el ahorro que supone frente a la alimentación con leches de fórmula. 

La leche materna es el alimento más completo desde el punto de vista nutricional, y protege de infecciones al bebé. Para la madre, la lactancia ayuda a la contracción del útero, con lo cual, se reduce el sangrado postparto, y también ayuda a prevenir el cáncer de mama. 

La lactancia materna crea además un contacto único entre la madre y el hijo. Por ello también se recomienda que sea desde su mismo nacimiento, si es posible. Si no lo fuera, la madre puede estimular su producción de forma artificial para más adelante amamantar a su bebé. En la mayoría de hospitales se atiende y se enseña a las madres todo lo necesario para que la lactancia materna se pueda desarrollar de forma satisfactoria. 

Hay una química especial entre la madre y el bebé que es amamantado. El contacto del lactante con el pecho de su madre desencadena la producción de oxitocina en el cerebro de la mujer, la cual al entrar en el flujo sanguíneo activa las glándulas mamarias y fortalece el vínculo entre el hijo y su madre. 

3. Babywearing: llevar al bebé en brazos o en portabebés, en contacto directo con la persona que lo lleva, puede ser su papá o su mamá. Se sienten más protegidos, se estresan menos y están más tranquilos, asimilando mejor lo que sucede a su alrededor. 

4. Beding close to baby: dormir cerca del bebé, en la misma cama o cerca de él es habitual para muchas familias con niños pequeños. Al dormir acompañados, se evita la angustia de la separación que experimentan algunos niños por la noche, haciendo que duerman más y descansen mejor. El colecho, derivado del término inglés co-sleeping, es además beneficioso para la lactancia materna. 

Según explican William y Martha Sears en el prólogo de su libro Tu hijo dormirá… y tú también’, “el tiempo de tener a su bebé en brazos, junto al pecho y en la cama es muy corto en relación con la vida total de su hijo. Aun así, el recuerdo de su amor y disponibilidad, duran toda una vida.” 

5. Belief in the language value of your baby’s cry: confiar en el valor de su llanto como lenguaje. El llanto es la forma que tiene el bebé para comunicarse; no llora por capricho o para “tomarnos el pelo”, sino porque necesita algo. Y cuando hablamos de las necesidades del bebé no sólo estamos hablando de cambiarle el pañal, alimentarlo o taparlo si tiene frío. Puede que esté asustado después de una pesadilla y necesite la seguridad que le podemos proporcionar con un abrazo, mimos y caricias. 

6. Beware of baby trainers: tener cuidado con los adiestramientos. La crianza basada en el instinto y en el contacto permite diferenciar el concepto de asesoramiento del de adiestramiento. Un estilo de crianza basada en normas y horarios estrictos no es la forma natural para cuidar de un bebé. Aunque las rutinas tanto para dormir como para comer son importantes, hay que tener presente que las necesidades del bebé son más importantes que los horarios y los deseos de los padres. 

7. Balance: mantener un equilibrio en todos los aspectos de la vida, también en la crianza de los hijos. Según este punto, los padres respetarán las necesidades y las capacidades de sus hijos, no les pedirán más de lo que puedan hacer. A ser padres se aprende y son los hijos quienes nos enseñan. Pero priorizar las necesidades de los niños no es dejarles hacer lo que ellos quieran. La crianza respetuosa no es una crianza caprichosa. Respetaremos a nuestros hijos, pero orientándoles, mostrándoles las consecuencias de sus actos, escuchándoles y dialogando, sin necesidad de castigos como el cachete, con la disciplina positiva como método educativo. 

8. Both: ambos padres. Este punto se refiere a la participación del padre y la madre en el cuidado del bebé, tanto de día como de noche. Además, la compenetración entre papá y mamá será clave para crear un vínculo familiar saludable. Que se traten con respeto y empatía le proporcionará al niño un ambiente seguro y le enseñará a tratar a los demás de la misma forma. 

Situación en España 

En el caso de España, los máximos representantes de la crianza con apego son el doctor Carlos González, con su libro ‘Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor’, y la psicóloga Rosa Jové, con su obra ‘Dormir sin lágrimas’, además de varias publicaciones sobre la importancia de la lactancia materna en el desarrollo del bebé, tanto a nivel físico como emocional. 

También la Asociación Española de Pediatría (AEP) anima a las familias a realizar una lactancia materna prolongada, igual como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Respecto al colecho, la AEP lo define como una práctica beneficiosa tanto para la lactancia natural como para crear un vínculo seguro con el bebé, siempre que se realice de forma segura. 

Ser flexible siempre será recomendable 

Todos los padres y madres os podrán decir que haber tenido hijos no es exactamente como esperaban. Por ello, aprender a adaptarse a las circunstancias y ser flexibles en cuanto a nuestros deseos siempre será aconsejable. Incluso si queremos practicar una crianza con apego, seguro que algún día deberemos pedir ayuda a algún familiar o amigo para que cuide a nuestro hijo, dejarlo en la escuela infantil si estamos trabajando, o llevarlo en un cochecito si nos cuesta sostenerlo siempre en brazos. Y no pasará nada. No seremos peores padres por hacerlo. La crianza con apego incluye ocho pasos, pero cada familia, cada situación, marcará su propio estilo de crianza. Y ello también será criar a nuestros hijos de forma natural, atendiendo a sus necesidades, pero sin descuidar las nuestras. Lo que se intenta transmitir es una filosofía de crianza de conexión con el bebé, instintiva, positiva, paciente, sensible y amorosa

 

Helen Doron English, fortaleciendo el vínculo temprano con nuestros hijos 

En Helen Doron English enseñamos inglés de forma natural, como aprenden los niños su lengua materna. Por ello, tenemos cursos para bebés desde los 3 meses de edad. Nuestros cursos ‘Baby’s Best Start’ y ‘Toddler’s Best Start’ están pensados para que los niños estén expuestos a la lengua inglesa en un ambiente familiar y divertido, con su papá o su mamá. Ello les hará ver el inglés como algo divertido, al mismo tiempo que fortalecerá el vínculo emocional de los bebés con su familia. Nuestros centros están pensados para que bebés y familias pasen un rato agradable, de juegos, música y diversión. ¿Hay alguna forma mejor de aprender inglés

Más información: https://helendoron.es/need-love-la-crianza-con-apego/