1144 Views

Las mejores actividades físicas para los niños según su edad

Se acerca el buen tiempo y, por tanto, el momento ideal para practicar deportes al aire libre: ir en bici, caminar, tenis o pádel, así como los deportes de equipo (fútbol, baloncesto, balonmano…) triunfan entre nuestros pequeños. Pero realmente, ¿cuáles serían las actividades físicas más recomendados según la edad de los niños? Os resumimos a continuación la opinión de los expertos.

En primer lugar, debéis pensar que el objetivo principal a buscar en un niño es, sobre todo, que se divierta. Se trata de que haga ejercicio mientras disfrute, así que, antes de apuntarle a cualquier actividad física o deportiva, hablaremos con él despacio y en profundidad. Podemos ayudarle a descubrir las ventajas e inconvenientes de las distintas opciones y aconsejarle en función de sus habilidades y sus gustos. En edades tempranas, no estamos creando un profesional del deporte, y tampoco se recomienda probarlo todo a ver qué le gusta más.

En general, no existen actividades físicas o deportivas prohibidas, aunque sí algunas más recomendables entre los 3 y los 12 años. No se aconseja que se practique más de tres veces a la semana, con una intensidad mínima de 60 minutos, aunque sin llegar a la fatiga, tanto mental como física.

Tampoco se recomienda la competición antes de los 6 años, de 3 a 5 años el deporte debe ser, sobre todo, un juego. Y debemos tener en cuenta que si un niño decide competir, debe ser por decisión propia, no de los padres.

Estas son nuestras propuestas:

1. Natación.
Es la actividad física y deportiva por excelencia, mejora la coordinación y la resistencia y, además, es muy aconsejable para corregir problemas posturales como la escoliosis. Otra ventaja es que puede iniciarse desde bebé.

2. Artes marciales: judo, kárate o taekwondo.
Son extraordinariamente adecuadas como deporte de iniciación para niños y niñas: favorecen la coordinación, la disciplina, la autoestima y la relación con otros niños, además de ser actividades progresivas que se adaptan a cada niño. Por ello se pueden empezar muy temprano, alrededor de los 4 años.

3. Ir en bici.
El niño comenzará a pedalear y mostrar un poco de equilibrio en torno a los 3 años, cuando les podremos enseñar a montar en bici. Hacia los 5 años, se desprenderá de los ruedines, un momento perfecto para aficionarle a los largos paseos. El ciclismo es un deporte estupendo para compartir en familia. Incrementa la agilidad, coordinación y resistencia, y refuerza la autoestima.

4. Deportes de equipo.
El fútbol, el baloncesto o el balonmano, entre otros, además de trabajar la forma física, la habilidad motora y la coordinación, le sirven al niño para relacionarse y aprender a cooperar con el grupo, desarrollando estrategias de juego. Son muy aconsejables para cualquier niño, muy en especial para los hijos únicos o los que no tienen hermanos de su edad. Aconsejables a partir de 6-7 años. Pero cuidado con el fútbol: a veces incluye un ambiente demasiado competitivo, también por parte de la familia y los adultos.

5. Atletismo.
Es una práctica completa que puede incluir carreras, saltos o lanzamientos. Según se practique uno u otro, la edad de iniciación puede variar, aunque en general se recomienda a partir de los 6 años. Tiene similitudes con el ciclismo, ya que también favorece la coordinación y la resistencia. Una de las claves del éxito de esta actividad infantil es la diversión y bienestar que aporta.

6. Tenis o pádel.
Proporciona resistencia y potencia, a la vez que favorece la coordinación viso manual. Es un técnicamente exigente y puede iniciarse entre los 4 y los 6 años, dependiendo del desarrollo psicomotor del niño, pero siempre en pequeños grupos y con un monitor especializado.

7. Esquí.
En el terreno físico, mejora el equilibrio y fortalece la musculatura. En el terreno personal pone al niño en contacto con la naturaleza y puede practicarse en familia. Se puede comenzar siempre con monitor y en grupo hacia los 4 años.

8. Gimnasia rítmica.
Es una práctica que favorece la flexibilidad, la fuerza, la coordinación y la velocidad. Se puede empezar en torno a los 6 años.


9. Patinaje.
Desarrolla el equilibrio y la coordinación de movimientos. Si se practica como deporte, es una actividad exigente que requiere muchas horas de entrenamiento. Se puede empezar en torno a los 8 años.

10. Esgrima.
Desarrolla la coordinación, el equilibrio, la rapidez de respuesta y el autocontrol. Es un deporte muy técnico que requiere buena forma física y entrenamiento. A partir de los 8 años, el niño puede empezar a manejarse en la esgrima.


11. Piragüismo.
Requiere de gran resistencia física, por lo que está indicado para niños ya acostumbrados a la actividad física, a partir de los 10 o 12 años.


Y, sobre todo, recordar que fisioterapeutas y pediatras coinciden en afirmar que la práctica de ejercicio físico y el deporte aportan grandes beneficios en la formación de las personas. Por ello, desde Helen Doron English incidimos mucho en la importancia de practicar alguna actividad física, según nuestro lema “educamos en valores, educamos en inglés”. Los contenidos de nuestros cursos, así como del material complementario (juegos online, Apps, canal de YouTube) siempre incluyen la promoción de un estilo de vida activo y saludable, y para todas las edades. Aquí nuestro tema “Move your body”, ¡y a disfrutar!

1145 Views

Las mejores actividades físicas para los niños según su edad

Se acerca el buen tiempo y, por tanto, el momento ideal para practicar deportes al aire libre: ir en bici, caminar, tenis o pádel, así como los deportes de equipo (fútbol, baloncesto, balonmano…) triunfan entre nuestros pequeños. Pero realmente, ¿cuáles serían las actividades físicas más recomendados según la edad de los niños? Os resumimos a continuación la opinión de los expertos.

En primer lugar, debéis pensar que el objetivo principal a buscar en un niño es, sobre todo, que se divierta. Se trata de que haga ejercicio mientras disfrute, así que, antes de apuntarle a cualquier actividad física o deportiva, hablaremos con él despacio y en profundidad. Podemos ayudarle a descubrir las ventajas e inconvenientes de las distintas opciones y aconsejarle en función de sus habilidades y sus gustos. En edades tempranas, no estamos creando un profesional del deporte, y tampoco se recomienda probarlo todo a ver qué le gusta más.

En general, no existen actividades físicas o deportivas prohibidas, aunque sí algunas más recomendables entre los 3 y los 12 años. No se aconseja que se practique más de tres veces a la semana, con una intensidad mínima de 60 minutos, aunque sin llegar a la fatiga, tanto mental como física.

Tampoco se recomienda la competición antes de los 6 años, de 3 a 5 años el deporte debe ser, sobre todo, un juego. Y debemos tener en cuenta que si un niño decide competir, debe ser por decisión propia, no de los padres.

Estas son nuestras propuestas:

1. Natación.
Es la actividad física y deportiva por excelencia, mejora la coordinación y la resistencia y, además, es muy aconsejable para corregir problemas posturales como la escoliosis. Otra ventaja es que puede iniciarse desde bebé.

2. Artes marciales: judo, kárate o taekwondo.
Son extraordinariamente adecuadas como deporte de iniciación para niños y niñas: favorecen la coordinación, la disciplina, la autoestima y la relación con otros niños, además de ser actividades progresivas que se adaptan a cada niño. Por ello se pueden empezar muy temprano, alrededor de los 4 años.

3. Ir en bici.
El niño comenzará a pedalear y mostrar un poco de equilibrio en torno a los 3 años, cuando les podremos enseñar a montar en bici. Hacia los 5 años, se desprenderá de los ruedines, un momento perfecto para aficionarle a los largos paseos. El ciclismo es un deporte estupendo para compartir en familia. Incrementa la agilidad, coordinación y resistencia, y refuerza la autoestima.

4. Deportes de equipo.
El fútbol, el baloncesto o el balonmano, entre otros, además de trabajar la forma física, la habilidad motora y la coordinación, le sirven al niño para relacionarse y aprender a cooperar con el grupo, desarrollando estrategias de juego. Son muy aconsejables para cualquier niño, muy en especial para los hijos únicos o los que no tienen hermanos de su edad. Aconsejables a partir de 6-7 años. Pero cuidado con el fútbol: a veces incluye un ambiente demasiado competitivo, también por parte de la familia y los adultos.

5. Atletismo.
Es una práctica completa que puede incluir carreras, saltos o lanzamientos. Según se practique uno u otro, la edad de iniciación puede variar, aunque en general se recomienda a partir de los 6 años. Tiene similitudes con el ciclismo, ya que también favorece la coordinación y la resistencia. Una de las claves del éxito de esta actividad infantil es la diversión y bienestar que aporta.

6. Tenis o pádel.
Proporciona resistencia y potencia, a la vez que favorece la coordinación viso manual. Es un técnicamente exigente y puede iniciarse entre los 4 y los 6 años, dependiendo del desarrollo psicomotor del niño, pero siempre en pequeños grupos y con un monitor especializado.

7. Esquí.
En el terreno físico, mejora el equilibrio y fortalece la musculatura. En el terreno personal pone al niño en contacto con la naturaleza y puede practicarse en familia. Se puede comenzar siempre con monitor y en grupo hacia los 4 años.

8. Gimnasia rítmica.
Es una práctica que favorece la flexibilidad, la fuerza, la coordinación y la velocidad. Se puede empezar en torno a los 6 años.


9. Patinaje.
Desarrolla el equilibrio y la coordinación de movimientos. Si se practica como deporte, es una actividad exigente que requiere muchas horas de entrenamiento. Se puede empezar en torno a los 8 años.

10. Esgrima.
Desarrolla la coordinación, el equilibrio, la rapidez de respuesta y el autocontrol. Es un deporte muy técnico que requiere buena forma física y entrenamiento. A partir de los 8 años, el niño puede empezar a manejarse en la esgrima.


11. Piragüismo.
Requiere de gran resistencia física, por lo que está indicado para niños ya acostumbrados a la actividad física, a partir de los 10 o 12 años.


Y, sobre todo, recordar que fisioterapeutas y pediatras coinciden en afirmar que la práctica de ejercicio físico y el deporte aportan grandes beneficios en la formación de las personas. Por ello, desde Helen Doron English incidimos mucho en la importancia de practicar alguna actividad física, según nuestro lema “educamos en valores, educamos en inglés”. Los contenidos de nuestros cursos, así como del material complementario (juegos online, Apps, canal de YouTube) siempre incluyen la promoción de un estilo de vida activo y saludable, y para todas las edades. Aquí nuestro tema “Move your body”, ¡y a disfrutar!