1812 Views

Mary Prop-pins: con una cucharada de azúcar

maryWith a spoonfull of sugar o con un poco de azúcar, como cantaba Mary Poppins en Español, todo sale mucho mejor.  Y es que aunque la mayoría de los niños españoles no escucháramos la voz real de Julie Andrews, el soniquete de su voz doblada y la imagen de los cajones abriéndose y cerrándose solos quedó para siempre en el  imaginario colectivo de una toda una generación, o de unas cuantas.

Para ser una buena profe de Helen Doron hay que tener algo de Mary Poppins, o al menos creértelo durante el tiempo que dure la clase. Hay que crear misterio, y casi magia al llegar con una maleta infinita, en nuestro caso una caja, llena de todo tipo de sorpresas inimaginables que sorprenderán a los niños. Por eso cada día lo más importante antes de comenzar las clases es elegir bien los props que llevaremos en nuestra caja, y que serán luego el soporte para que nuestros niños sonrían, se sorprendan y disfruten mientras aprenden.

Los props pueden ser un juego de mesa o de cartas, una pelota, una linterna, un barreño de agua lleno de patitos de goma pero sobre todo los props son en su mayoría y en su esencia materiales hecho con nuestras manos y nuestra energía. Semanas antes de utilizarlos en clases los pensamos, diseñamos, coloreamos, recortamos, pegamos, construimos…con papel, con cartulina, con botellas de agua vacías, con plumas de colores, con lazos, con arroz….Y es que si las profesoras son el alma y el corazón de cada escuela, el almacén de props es la sangre, que nos permite llevar esa magia a todos los niños. Nuestras ideas, nuestro saber hacer y nuestra ilusión están plasmados en cada uno de los materiales que hacemos y  que cada día escogemos cuidadosamente con cariño pensando en cada grupo al que vamos a enseñar, igual que lo haría Mary Prop-pins.

Nuestra misión es que los niños aprendan inglés sintiéndose felices mientras lo hacen, y para ello utilizaremos props, bailaremos, nos disfrazaremos, y saltaremos dentro de un cuadro si es necesario. Quizás sea esta película infantil el comienzo de ese espíritu inagotable que tienen los profes Helen Doron,  lo que está claro es que en nuestras clase les ponemos algo de azúcar.

Escrito por Elena Escudier

Manager y teacher en Helen Doron Montequinto

maru-propins

1813 Views

Mary Prop-pins: con una cucharada de azúcar

maryWith a spoonfull of sugar o con un poco de azúcar, como cantaba Mary Poppins en Español, todo sale mucho mejor.  Y es que aunque la mayoría de los niños españoles no escucháramos la voz real de Julie Andrews, el soniquete de su voz doblada y la imagen de los cajones abriéndose y cerrándose solos quedó para siempre en el  imaginario colectivo de una toda una generación, o de unas cuantas.

Para ser una buena profe de Helen Doron hay que tener algo de Mary Poppins, o al menos creértelo durante el tiempo que dure la clase. Hay que crear misterio, y casi magia al llegar con una maleta infinita, en nuestro caso una caja, llena de todo tipo de sorpresas inimaginables que sorprenderán a los niños. Por eso cada día lo más importante antes de comenzar las clases es elegir bien los props que llevaremos en nuestra caja, y que serán luego el soporte para que nuestros niños sonrían, se sorprendan y disfruten mientras aprenden.

Los props pueden ser un juego de mesa o de cartas, una pelota, una linterna, un barreño de agua lleno de patitos de goma pero sobre todo los props son en su mayoría y en su esencia materiales hecho con nuestras manos y nuestra energía. Semanas antes de utilizarlos en clases los pensamos, diseñamos, coloreamos, recortamos, pegamos, construimos…con papel, con cartulina, con botellas de agua vacías, con plumas de colores, con lazos, con arroz….Y es que si las profesoras son el alma y el corazón de cada escuela, el almacén de props es la sangre, que nos permite llevar esa magia a todos los niños. Nuestras ideas, nuestro saber hacer y nuestra ilusión están plasmados en cada uno de los materiales que hacemos y  que cada día escogemos cuidadosamente con cariño pensando en cada grupo al que vamos a enseñar, igual que lo haría Mary Prop-pins.

Nuestra misión es que los niños aprendan inglés sintiéndose felices mientras lo hacen, y para ello utilizaremos props, bailaremos, nos disfrazaremos, y saltaremos dentro de un cuadro si es necesario. Quizás sea esta película infantil el comienzo de ese espíritu inagotable que tienen los profes Helen Doron,  lo que está claro es que en nuestras clase les ponemos algo de azúcar.

Escrito por Elena Escudier

Manager y teacher en Helen Doron Montequinto

maru-propins