2180 Views

Más que inglés, valores para toda la vida

En los últimos 30 años, he visto y experimentado cómo la metodología Helen Doron English ha ayudado a miles de niños a tener éxito en su aprendizaje de inglés. A pesar de lo satisfecha que me siento con la efectividad del método, me ha interesado enormemente cómo teachers, formadores, franquiciados y Másters me hablaban de los efectos del método más allá del aula, es decir, cómo ha cambiado individualmente sus vidas familiares, sus relaciones e incluso la forma en la que hacen negocios. Debo decir que no me sorprende, puesto que el método no trata solo de enseñar inglés, sino que aporta a teachers y alumnos una mentalidad y una base para el éxito que se extiende más allá del aula.

Recientemente tuve contacto a través de las redes sociales con una persona que me explicó cómo la metodología ha tenido un impacto duradero en él. Ex profesor de inglés de Helen Doron, entendió que el proceso de aprendizaje es dinámico y que es necesario adaptar el contenido y el método de aprendizaje para que coincida con la etapa y el nivel de desarrollo del alumno. A medida que su experiencia docente y su carrera fueron cambiando, se mudó a los EE.UU. Una vez allí, tomó las herramientas que aprendió en su formación de Helen Doron y las aplicó con éxito a su trabajo en el diseño industrial.

Los teachers de Helen Doron están entrenados para proporcionar un refuerzo positivo y enseñar a los niños de forma natural. Todo el proceso de aprendizaje contiene un mensaje claro: ‘yes, you can!’. Nuestra forma de alentar y nutrir a los niños es, en muchos sentidos, contrario a los métodos tradicionales de enseñanza, e incluso a la forma habitual de crianza de los hijos. La metodología no solo enseña a las personas, sino que les lleva a través de un proceso en el que aprenden cómo estimularles, cómo aportar feedbacks y cómo ayudarles a crecer. Este enfoque positivo crea una mentalidad saludable que afecta a todas nuestras relaciones, no solo a las que se desarrollan en el aula.

 

Los padres deberían alentar a sus hijos de este modo. Aunque muchos padres puede sentir que deben ser críticos o negativos, la realidad es que es realmente innecesario. Cuando los padres entienden que el refuerzo positivo es un maravilloso ejemplo para sus hijos, esto puede extenderse a todas sus relaciones. La vida familiar mejora, incluso profesionalmente para enseñar a otros; se puede usar en cualquier circunstancia.

Los cursos de formación de docentes de Helen Doron English no solo brindan calificaciones internacionales que permiten que el teacher enseñe en cualquier parte del mundo, sino que también les proporciona valiosas habilidades para la vida. En nuestros cursos de formación docente, veo que los profesores atraviesan un proceso. No solo se trata de aprender cómo dar un feedback positivo, se trata de llegar más profundo, aprender a mirar hacia dentro, volver a ser un niño y exteriorizarlo de una manera positiva. Volver a ser un niño nos enseña técnicas que pueden ser usadas para otros aspectos de la vida. No me sorprendería que viniera gente solo para conocer en profundidad nuestra filosofía, puesto que les estaría aportando habilidades para la vida.

2181 Views

Más que inglés, valores para toda la vida

En los últimos 30 años, he visto y experimentado cómo la metodología Helen Doron English ha ayudado a miles de niños a tener éxito en su aprendizaje de inglés. A pesar de lo satisfecha que me siento con la efectividad del método, me ha interesado enormemente cómo teachers, formadores, franquiciados y Másters me hablaban de los efectos del método más allá del aula, es decir, cómo ha cambiado individualmente sus vidas familiares, sus relaciones e incluso la forma en la que hacen negocios. Debo decir que no me sorprende, puesto que el método no trata solo de enseñar inglés, sino que aporta a teachers y alumnos una mentalidad y una base para el éxito que se extiende más allá del aula.

Recientemente tuve contacto a través de las redes sociales con una persona que me explicó cómo la metodología ha tenido un impacto duradero en él. Ex profesor de inglés de Helen Doron, entendió que el proceso de aprendizaje es dinámico y que es necesario adaptar el contenido y el método de aprendizaje para que coincida con la etapa y el nivel de desarrollo del alumno. A medida que su experiencia docente y su carrera fueron cambiando, se mudó a los EE.UU. Una vez allí, tomó las herramientas que aprendió en su formación de Helen Doron y las aplicó con éxito a su trabajo en el diseño industrial.

Los teachers de Helen Doron están entrenados para proporcionar un refuerzo positivo y enseñar a los niños de forma natural. Todo el proceso de aprendizaje contiene un mensaje claro: ‘yes, you can!’. Nuestra forma de alentar y nutrir a los niños es, en muchos sentidos, contrario a los métodos tradicionales de enseñanza, e incluso a la forma habitual de crianza de los hijos. La metodología no solo enseña a las personas, sino que les lleva a través de un proceso en el que aprenden cómo estimularles, cómo aportar feedbacks y cómo ayudarles a crecer. Este enfoque positivo crea una mentalidad saludable que afecta a todas nuestras relaciones, no solo a las que se desarrollan en el aula.

 

Los padres deberían alentar a sus hijos de este modo. Aunque muchos padres puede sentir que deben ser críticos o negativos, la realidad es que es realmente innecesario. Cuando los padres entienden que el refuerzo positivo es un maravilloso ejemplo para sus hijos, esto puede extenderse a todas sus relaciones. La vida familiar mejora, incluso profesionalmente para enseñar a otros; se puede usar en cualquier circunstancia.

Los cursos de formación de docentes de Helen Doron English no solo brindan calificaciones internacionales que permiten que el teacher enseñe en cualquier parte del mundo, sino que también les proporciona valiosas habilidades para la vida. En nuestros cursos de formación docente, veo que los profesores atraviesan un proceso. No solo se trata de aprender cómo dar un feedback positivo, se trata de llegar más profundo, aprender a mirar hacia dentro, volver a ser un niño y exteriorizarlo de una manera positiva. Volver a ser un niño nos enseña técnicas que pueden ser usadas para otros aspectos de la vida. No me sorprendería que viniera gente solo para conocer en profundidad nuestra filosofía, puesto que les estaría aportando habilidades para la vida.