1895 Views

Practicando el inglés durante el verano

summer-holidays-2

Termina el “cole” y cambian las rutinas. Las aulas se vacían, se llenan las piscinas, las playas se ven repletas de cubos y palas y de niños jugando con el agua y la arena. Son las vacaciones tan deseadas por todos, pequeños y grandes. Aún así, muchos padres se plantean si un periodo tan largo sin ir a clase no puede suponer un problema: olvidar parte de lo aprendido.

En realidad, un idioma bien aprendido nunca se pierde. En especial, si ha sido adquirido de una forma natural y eficiente, como por ejemplo con el método Helen Doron. Lo que puede ocurrir es que se “oxide”, que con la falta de práctica la respuesta espontánea sea más lenta, tanto para entender como para construir y decir frases. Pero esto no tiene por qué ser un problema en verano: tenemos suficiente tiempo libre y recursos a nuestra disposición como para seguir aprendiendo. Practicar inglés durante el verano puede ser muy divertido, y como hicimos justo hace un año, aquí os dejamos algunos consejos.

– Cada vez más, las librerías y bibliotecas públicas suelen tener secciones de libros en inglés, incluidos cuentos. Adquirir el hábito de visitarlas con nuestros hijos puede ser una muy buena forma de que los niños vean el inglés como algo natural, parte de su vida diaria, comprando o tomando prestados esos cuentos que nos encantan. Podemos hojearlos en casa, hacer que los lean en voz alta o leérselos nosotros mismos, charlar sobre ellos o sencillamente mirando sus dibujos si son demasiado pequeños. Si buscas en nuestro blog, encontrarás un montón de sugerencias, con manualidades y actividades complementarias para pasárnoslo muy bien en familia.

– A los niños les encantan los videojuegos. A veces pensamos que son negativos, que obligan a los niños a estar pegados a una pantalla demasiado tiempo, que son violentos o poco educativos. Sin embargo, existe una gran cantidad de juegos de ordenador, consola o móvil con los que nuestros hijos pueden seguir practicando el idioma. Lo único que tenemos que hacer es seleccionarlos adecuadamente, y hacer que los jueguen en inglés. Aunque esto último puede producir un cierto rechazo en un primer momento, la diversión que conllevan producen el efecto contrario a medio y largo plazo, haciendo que se absorba el idioma de una forma realmente sorprendente.

Una buena idea puede ser visitar frecuentemente el Kangi Club de Helen Doron. En él podemos encontrar juegos clásicos como el Memory, Encuentra las diferencias o el Space Invaders, realizados especialmente para que los más pequeños aprendan y practiquen las preposiciones, los colores, los elementos de una clase… todo ello, lógicamente, en inglés.

– Con la llegada de los Smart Phones a nuestras vidas, la cantidad de recursos a nuestra disposición es aún mayor. Cualquier juego, vídeo, o canción en inglés puede ser de gran ayuda, y hoy en día los tenemos al alcance de la mano con nuestro móvil o tablet.

Helen Doron dispone de una gran variedad de estas aplicaciones: Fun with Flupe, Dragon Tales Series o Helen Doron Read son estupendos ejemplos de cómo podemos hacer que nuestros hijos se diviertan y vean el inglés como algo natural en sus vidas. La app de Jump with Joey, por otra parte, hace que los libros de ese curso se conviertan en “Magic Books”: sus personajes cobran vida e interactúan con nosotros.

– A todos nos gusta cantar y bailar. En toda la historia de la humanidad nunca han habido tantas canciones a nuestra disposición como hoy en día. Internet posee prácticamente todas las canciones que nos han gustado alguna vez, y en muchos casos podemos ver vídeos subtitulados. Montar con nuestros hijos un karaoke en casa nunca ha sido tan fácil: podemos hacerlo con nuestras canciones favoritas de todos los tiempos, con canciones infantiles, o con las que los niños han aprendido durante el curso en Helen Doron y que podemos obtener en el Helen Doron Song Club.

– Por último, os proponemos que en nuestro hogar, nuestro coche o nuestro lugar de vacaciones nunca falte el inglés. Escuchar la radio en inglés es una buena forma de que esto ocurra. Aunque pueda parecer que los niños no están atentos a lo que escuchan por este medio de comunicación, en realidad sus pequeños cerebros absorben todo lo que sucede a su alrededor. Existe una gran cantidad de apps o recursos de internet en los que podemos escuchar las radios de otros países, o la primera radio online creada especialmente para adolescentes: Helen Doron Radio.

Esperamos que este verano sea de lo más divertido, y que tengáis la oportunidad de practicar ese idioma que tantos quebraderos de cabeza nos ha dado a los más mayores… ¡y que tan divertido resulta para nuestros pequeños!

summer-holidays-3

1896 Views

Practicando el inglés durante el verano

summer-holidays-2

Termina el “cole” y cambian las rutinas. Las aulas se vacían, se llenan las piscinas, las playas se ven repletas de cubos y palas y de niños jugando con el agua y la arena. Son las vacaciones tan deseadas por todos, pequeños y grandes. Aún así, muchos padres se plantean si un periodo tan largo sin ir a clase no puede suponer un problema: olvidar parte de lo aprendido.

En realidad, un idioma bien aprendido nunca se pierde. En especial, si ha sido adquirido de una forma natural y eficiente, como por ejemplo con el método Helen Doron. Lo que puede ocurrir es que se “oxide”, que con la falta de práctica la respuesta espontánea sea más lenta, tanto para entender como para construir y decir frases. Pero esto no tiene por qué ser un problema en verano: tenemos suficiente tiempo libre y recursos a nuestra disposición como para seguir aprendiendo. Practicar inglés durante el verano puede ser muy divertido, y como hicimos justo hace un año, aquí os dejamos algunos consejos.

– Cada vez más, las librerías y bibliotecas públicas suelen tener secciones de libros en inglés, incluidos cuentos. Adquirir el hábito de visitarlas con nuestros hijos puede ser una muy buena forma de que los niños vean el inglés como algo natural, parte de su vida diaria, comprando o tomando prestados esos cuentos que nos encantan. Podemos hojearlos en casa, hacer que los lean en voz alta o leérselos nosotros mismos, charlar sobre ellos o sencillamente mirando sus dibujos si son demasiado pequeños. Si buscas en nuestro blog, encontrarás un montón de sugerencias, con manualidades y actividades complementarias para pasárnoslo muy bien en familia.

– A los niños les encantan los videojuegos. A veces pensamos que son negativos, que obligan a los niños a estar pegados a una pantalla demasiado tiempo, que son violentos o poco educativos. Sin embargo, existe una gran cantidad de juegos de ordenador, consola o móvil con los que nuestros hijos pueden seguir practicando el idioma. Lo único que tenemos que hacer es seleccionarlos adecuadamente, y hacer que los jueguen en inglés. Aunque esto último puede producir un cierto rechazo en un primer momento, la diversión que conllevan producen el efecto contrario a medio y largo plazo, haciendo que se absorba el idioma de una forma realmente sorprendente.

Una buena idea puede ser visitar frecuentemente el Kangi Club de Helen Doron. En él podemos encontrar juegos clásicos como el Memory, Encuentra las diferencias o el Space Invaders, realizados especialmente para que los más pequeños aprendan y practiquen las preposiciones, los colores, los elementos de una clase… todo ello, lógicamente, en inglés.

– Con la llegada de los Smart Phones a nuestras vidas, la cantidad de recursos a nuestra disposición es aún mayor. Cualquier juego, vídeo, o canción en inglés puede ser de gran ayuda, y hoy en día los tenemos al alcance de la mano con nuestro móvil o tablet.

Helen Doron dispone de una gran variedad de estas aplicaciones: Fun with Flupe, Dragon Tales Series o Helen Doron Read son estupendos ejemplos de cómo podemos hacer que nuestros hijos se diviertan y vean el inglés como algo natural en sus vidas. La app de Jump with Joey, por otra parte, hace que los libros de ese curso se conviertan en “Magic Books”: sus personajes cobran vida e interactúan con nosotros.

– A todos nos gusta cantar y bailar. En toda la historia de la humanidad nunca han habido tantas canciones a nuestra disposición como hoy en día. Internet posee prácticamente todas las canciones que nos han gustado alguna vez, y en muchos casos podemos ver vídeos subtitulados. Montar con nuestros hijos un karaoke en casa nunca ha sido tan fácil: podemos hacerlo con nuestras canciones favoritas de todos los tiempos, con canciones infantiles, o con las que los niños han aprendido durante el curso en Helen Doron y que podemos obtener en el Helen Doron Song Club.

– Por último, os proponemos que en nuestro hogar, nuestro coche o nuestro lugar de vacaciones nunca falte el inglés. Escuchar la radio en inglés es una buena forma de que esto ocurra. Aunque pueda parecer que los niños no están atentos a lo que escuchan por este medio de comunicación, en realidad sus pequeños cerebros absorben todo lo que sucede a su alrededor. Existe una gran cantidad de apps o recursos de internet en los que podemos escuchar las radios de otros países, o la primera radio online creada especialmente para adolescentes: Helen Doron Radio.

Esperamos que este verano sea de lo más divertido, y que tengáis la oportunidad de practicar ese idioma que tantos quebraderos de cabeza nos ha dado a los más mayores… ¡y que tan divertido resulta para nuestros pequeños!

summer-holidays-3