1573 Views

Red Velvet Cupcakes por San Valentin

Comenzamos con el mes de Febrero y con ello viene la cuenta atrás para San Valentín. Lo que significa que es momento de meterse en la cocina para preparar uno de los postres más de moda : Cupcakes. Pero no unos cupcakes cualquiera, no. Como la ocasión así lo requiere vamos a hacer los cupcakes más increíbles y sobretodo rojos del mundo, porque ya que es San Valentín, el rojo y el rosa son los colores primordiales de este día. En Estados Unidos e Inglaterra llaman a este tipo de tarta “Red Velvet Cakes”, tartas de “terciopelo rojo”, por su color intenso y su suavidad.

Estos cupcakes son uno de los mejores detalles que se puede tener con cualquier persona cercana a nosotros y con la que queramos tener un detallito en ese día. Además, al ser caseros siempre es un plus de originalidad y esfuerzo, que siempre se agradece.

Así que a ponerse un delantal de lo más “cupcake like” (el mío es de lunares) y a ponerle mimo a esta receta. Ya veréis que buena y sencilla es.

Let’s cook!!!!!!!

blog-1copiaIngredientes (12 cupcakes)

–          55 gramos de mantequilla *

–          150 gramos de azúcar

–          1 huevo

–          1 cucharada de cacao sin azúcar

–          Colorante rojo*

–          1 cucharadita de extracto de vainilla

–          120 ml de Buttermilk*

–          150g de harina

–          1/2 cucharadita de bicarbonato de soda

–          1 cucharadita de vinagre blanco

 

*Notas*

Mantequilla: Para aquellos que aun no han experimentado mucho en la cocina, la mantequilla debe estar a temperatura ambiente. Ahora como hace mucho frío o si tenemos prisa, hay un truquillo que siempre uso. Ponemos la mantequilla en un bol y al microondas…pero ¡ojo! El truco está en no derretir del todo la mantequilla. Simplemente, que quede blandita para poder trabajar con ella.

Colorante rojo: Puede que os volváis locos buscando un colorante que funcione bien. En general, el colorante líquido rojo no queda rojo por mucha cantidad que se añada. Además, trae consigo el problema extra de que hace que la masa sea más líquida, por lo que nos estropea la consistencia de la masa. Así que siempre es mejor usar el colorante en pasta.

Buttermilk: (¿Butter…¡¡¡qué?!!!) Eso fue lo que yo pensé la primera vez que leí ese ingrediente en una receta y la principal razón por la que no había probado a hacer algún que otro postre. Pero que no cunda el pánico y os volváis locos buscando. Se puede hacer buttermilk en casa. 120 ml de leche entera con media cucharada de zumo de limón. Se esperan unos 5 minutillos y lista la buttermilk.

Preparación:

Precalentamos el horno a 170º y preparamos los papelitos para cupcakes en el molde. Tamizamos la harina con el cacao y apartamos.
Con la batidora, batimos el azúcar con la mantequilla en un bol. Sin dejar de batir añadimos el huevo y el extracto de vainilla.
A continuación, añadimos la mitad de la harina (+ cacao) y el buttermilk.
Después incorporamos el resto de la harina.
Cuando la mezcla sea homogénea, añadimos el colorante rojo. Así, podemos ajustar la cantidad necesaria para lograr la intensidad deseada.
Finalmente, en un vasito, mezclamos el vinagre con el bicarbonato de soda y cuando burbujee lo añadimos a la mezcla anterior.
Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos durante 20 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Los sacamos del horno y los dejamos enfriar 5 minutos en el molde y luego por completo sobre una rejilla.

Es importante la medida de los moldes. Es decir, no deben llenarse hasta arriba. La medida que nunca falla es la de una bola de helado, más o menos. Sino, lo ideal es dejar un par de dedos de margen.

Lo de la batidora es opcional. Yo he hecho estos cupcakes sin ella en otras ocasiones y quedan muy bien, pero hay que trabajar la masa un poco más.

blog-2-copia blog-3-copia

Para decorar usaremos una buttercream de queso, que con estos cupcakes está impresionante. Sólo confesaré que apuré bien las barillas de la batidora de lo increíble que está.

–          125g queso crema frío (tipo Philadelphia. Yo he usado uno de la marca barata del supermercado de aquí que tiene un 25% de grasa y ha quedado alucinante, en serio.)

–          60g mantequilla a temperatura ambiente

–          300g de icing sugar

 

Batimos la mantequilla con el icing sugar en la batidora (tened cuidado con la velocidad que puede que acabéis cubiertos de azúcar) Una vez se ha mezclado bien, añadimos todo el queso crema. Batimos unos minutos hasta que esté blanco y cremoso. No batir demasiado, que la mezcla se derrite con facilidad. Si no tenemos batidora, con una espátula queda bien.

Y ahora…¡A decorar!

Aquí es el momento de usar la imaginación. Hay muchísimas ideas en internet dependiendo de lo que queráis. Lo cierto es que casi siempre, menos es más, y sobre todo con estos cupcakes ya que al ser tan llamativo el color, no es necesaria una gran decoración.

Yo he hecho unas banderitas. Son sencillísimas de hacer y muy económicas. Sólo seceitais palillos y cinta adhesiva decorada. Éste es el resultado:

love

Finalmente, hay que presentar nuestros cupcakes. Yo esta vez tenía bastante atrezo para la ocasión así que lo he aprovechado. Espero que os guste la receta, y yo que vosotros me guardaría un par de cupcakes porque sino, no los probareis. Están increíbles y a todo el mundo les gustan. Sí, incluso a esos a lo que no les gusta el dulce.

blog-7
blog-8-copia1
blog-5-copia

Y para finalizar, una gran canción. All you need is love!

https://www.youtube.com/watch?v=s-pFAFsTFTId

Escrito por Virginia Jiménez

Teacher en Helen Doron Linares

1574 Views

Red Velvet Cupcakes por San Valentin

Comenzamos con el mes de Febrero y con ello viene la cuenta atrás para San Valentín. Lo que significa que es momento de meterse en la cocina para preparar uno de los postres más de moda : Cupcakes. Pero no unos cupcakes cualquiera, no. Como la ocasión así lo requiere vamos a hacer los cupcakes más increíbles y sobretodo rojos del mundo, porque ya que es San Valentín, el rojo y el rosa son los colores primordiales de este día. En Estados Unidos e Inglaterra llaman a este tipo de tarta “Red Velvet Cakes”, tartas de “terciopelo rojo”, por su color intenso y su suavidad.

Estos cupcakes son uno de los mejores detalles que se puede tener con cualquier persona cercana a nosotros y con la que queramos tener un detallito en ese día. Además, al ser caseros siempre es un plus de originalidad y esfuerzo, que siempre se agradece.

Así que a ponerse un delantal de lo más “cupcake like” (el mío es de lunares) y a ponerle mimo a esta receta. Ya veréis que buena y sencilla es.

Let’s cook!!!!!!!

blog-1copiaIngredientes (12 cupcakes)

–          55 gramos de mantequilla *

–          150 gramos de azúcar

–          1 huevo

–          1 cucharada de cacao sin azúcar

–          Colorante rojo*

–          1 cucharadita de extracto de vainilla

–          120 ml de Buttermilk*

–          150g de harina

–          1/2 cucharadita de bicarbonato de soda

–          1 cucharadita de vinagre blanco

 

*Notas*

Mantequilla: Para aquellos que aun no han experimentado mucho en la cocina, la mantequilla debe estar a temperatura ambiente. Ahora como hace mucho frío o si tenemos prisa, hay un truquillo que siempre uso. Ponemos la mantequilla en un bol y al microondas…pero ¡ojo! El truco está en no derretir del todo la mantequilla. Simplemente, que quede blandita para poder trabajar con ella.

Colorante rojo: Puede que os volváis locos buscando un colorante que funcione bien. En general, el colorante líquido rojo no queda rojo por mucha cantidad que se añada. Además, trae consigo el problema extra de que hace que la masa sea más líquida, por lo que nos estropea la consistencia de la masa. Así que siempre es mejor usar el colorante en pasta.

Buttermilk: (¿Butter…¡¡¡qué?!!!) Eso fue lo que yo pensé la primera vez que leí ese ingrediente en una receta y la principal razón por la que no había probado a hacer algún que otro postre. Pero que no cunda el pánico y os volváis locos buscando. Se puede hacer buttermilk en casa. 120 ml de leche entera con media cucharada de zumo de limón. Se esperan unos 5 minutillos y lista la buttermilk.

Preparación:

Precalentamos el horno a 170º y preparamos los papelitos para cupcakes en el molde. Tamizamos la harina con el cacao y apartamos.
Con la batidora, batimos el azúcar con la mantequilla en un bol. Sin dejar de batir añadimos el huevo y el extracto de vainilla.
A continuación, añadimos la mitad de la harina (+ cacao) y el buttermilk.
Después incorporamos el resto de la harina.
Cuando la mezcla sea homogénea, añadimos el colorante rojo. Así, podemos ajustar la cantidad necesaria para lograr la intensidad deseada.
Finalmente, en un vasito, mezclamos el vinagre con el bicarbonato de soda y cuando burbujee lo añadimos a la mezcla anterior.
Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos durante 20 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Los sacamos del horno y los dejamos enfriar 5 minutos en el molde y luego por completo sobre una rejilla.

Es importante la medida de los moldes. Es decir, no deben llenarse hasta arriba. La medida que nunca falla es la de una bola de helado, más o menos. Sino, lo ideal es dejar un par de dedos de margen.

Lo de la batidora es opcional. Yo he hecho estos cupcakes sin ella en otras ocasiones y quedan muy bien, pero hay que trabajar la masa un poco más.

blog-2-copia blog-3-copia

Para decorar usaremos una buttercream de queso, que con estos cupcakes está impresionante. Sólo confesaré que apuré bien las barillas de la batidora de lo increíble que está.

–          125g queso crema frío (tipo Philadelphia. Yo he usado uno de la marca barata del supermercado de aquí que tiene un 25% de grasa y ha quedado alucinante, en serio.)

–          60g mantequilla a temperatura ambiente

–          300g de icing sugar

 

Batimos la mantequilla con el icing sugar en la batidora (tened cuidado con la velocidad que puede que acabéis cubiertos de azúcar) Una vez se ha mezclado bien, añadimos todo el queso crema. Batimos unos minutos hasta que esté blanco y cremoso. No batir demasiado, que la mezcla se derrite con facilidad. Si no tenemos batidora, con una espátula queda bien.

Y ahora…¡A decorar!

Aquí es el momento de usar la imaginación. Hay muchísimas ideas en internet dependiendo de lo que queráis. Lo cierto es que casi siempre, menos es más, y sobre todo con estos cupcakes ya que al ser tan llamativo el color, no es necesaria una gran decoración.

Yo he hecho unas banderitas. Son sencillísimas de hacer y muy económicas. Sólo seceitais palillos y cinta adhesiva decorada. Éste es el resultado:

love

Finalmente, hay que presentar nuestros cupcakes. Yo esta vez tenía bastante atrezo para la ocasión así que lo he aprovechado. Espero que os guste la receta, y yo que vosotros me guardaría un par de cupcakes porque sino, no los probareis. Están increíbles y a todo el mundo les gustan. Sí, incluso a esos a lo que no les gusta el dulce.

blog-7
blog-8-copia1
blog-5-copia

Y para finalizar, una gran canción. All you need is love!

https://www.youtube.com/watch?v=s-pFAFsTFTId

Escrito por Virginia Jiménez

Teacher en Helen Doron Linares