1761 Views

Rompiendo barreras para hablar inglés

helen-dorons-blog

Helen Doron lleva 30 años dedicándose a la enseñanza de niños. Es la fundadora y CEO de Helen Doron Educational Group y la creadora de una metodología única para la enseñanza de Inglés, matemáticas, fitness y desarrollo infantil a través de sus originales y revolucionarios materiales de enseñanza.

Helen responde a la pregunta de esta semana: Muchos niños llevan estudiando Inglés casi toda su vida, y aún así no son capaces de hablar de forma fluida. Cómo puede la metodología Helen Doron ayudarlos?

Todos los padres quieren el mejor futuro para sus hijos, y están en lo cierto al pensar que introducir una segunda lengua en edad temprana no sólo es posible, sino que beneficiará al desarrollo cerebral del niño. Nuestros treinta años de experiencia están basados en investigaciones y estudios que apoyan esta creencia. La realidad es que la mayoría de los niños comienzan a aprender inglés como una segunda lengua cuando están en la escuela. Aprenden a leer y escribir, debido al tamaño de las clases no tienen la oportunidad de practicar lo suficiente la expresión oral. En muchas ocasiones se les habla en inglés, pero ellos no tienen la oportunidad de responder. A veces la lectura y escritura se antepone a la destreza oral.

Algunos padres deciden buscar apoyo en clases particulares individuales para sus hijos. Aunque los niños verán progresos en su absorción lingüística y pueden llegar a expresarse hasta cierto punto, no tendrán las ventajas de una metodología demostrada que garantiza que serán capaces de hablar inglés.

La metodología Helen Doron introduce cuatro principios básicos que contribuyen a desarrollar la habilidad del niño de hablar. La experiencia nos muestra que enseñar una lengua en grupos reducidos, con la escucha repetida, con refuerzo positivo y con juegos innovadores, el niño aprende sin ningún esfuerzo.

La lengua necesita un contexto

Los niños necesitan un context en el que hablar en una lengua, este debe ser propicio y proporcionar una sensación de apoyo y una estructura en la que el aprendizaje de la lengua se pueda desarrollar. Muchos niños bilingües no responden a sus padres o madres angloparlantes, utilizan su lengua materna. Si el niño entiende lo que su padre o madre angloparlante le dice, ¿por qué necesita utilizar una lengua distinta a su lengua materna para responderle? La respuesta es que la lengua necesita ser aprendida en un contexto social y lingüístico y es mejor aprenderla de forma natural: a través de conversaciones, debates e historias.

En nuestras clases creamos un contexto para la lengua. Comenzamos a una edad muy temprana con grupos reducidos de 4 a 8 alumnos como máximo, y de una forma muy divertida para los niños. Los niños tienen la ventaja de poder interactuar con otros niños y a la vez recibir atención individualizada por parte del profesor. El profesor puede escucharlos hablar y reponderles. También creamos actividades y juegos en los que los niños tienen que hablar en inglés para conseguir lo que quieren. Para participar en una actividad, tienen realmente que producir lengua. Por supuesto, el nivel de respuesta dependerá de la edad del niño. Si son muy pequeños, dos años de edad, no esperamos de ellos que hablen, pero si tiene 4, 5 o 6 años vamos a utilizar esos juegos para animarlos a comunicarse. Nunca les obligamos ni presionamos, “Tú, responde!, Cuál es la respuesta de esto?” No hacemos esto. No señalamos con el dedo y les pedimos una respuesta que pueda intimidarlos o asustarlos. Cuando es un juego los niños ni siquiera se dan cuenta de que están aprendiendo.

La forma de la que presentamos la lengua a través de juegos o actividades anima a los niños a hablar. El Inglés se convierte en algo divertido, no desalentador. Estos juegos, junto con el refuerzo positivo, son dos piezas fundamentales de nuestra metodología para la enseñanza de inglés que propicia la lengua de forma espontanea. Para más información, lea sobre nuestra metodología.

helen-doron-class

Aprendizaje sin esfuerzo a través de la diversión y el juego

No esperamos que los niños hablen antes de cumplir un año, pero habitualmente alrededor de esa edad, muchos de ellos están comenzando a decir algunas palabras o frases. A la edad de un año y medio o dos, ya podemos esperar que poco a poco comiencen a repetir lo que escuchan, o que incluso hablen de forma espontanea en la clase. Los niños son amables y creativos, no hablan su lengua materna sólo repitiendo lo que escuchan. Analizan el input que reciben y a partir de este cran frases originales. Nos gusta ver cómo esto ocurre durante nuestros juegos y actividades. No es una repetición robótica en la que el profesor dice “The cat is here”, y todos repiten “The cat is here”. No, los niños tienen que ver y entender la situación y a la vez decir de lo que se trata. Tienen las palabras, las estructuras, y sin pararse a pensarlo porque es un juego, pueden hacerlo, pueden hablar.

Grupos reducidos, refuerzo positivo y aprendizaje a través de la diversión son tres de los cuatro elementos claves de esta metodología comprobada. En la próxima entrada Helen nos hablará sobre la cuarta parte fundamental de su metodología, la escucha repetida de fondo. Será la segunda parte de la respuesta a la pregunta ¿Cómo puede el Método Helen Doron ayudar a que los niños hablen inglés de forma fluida?

1762 Views

Rompiendo barreras para hablar inglés

helen-dorons-blog

Helen Doron lleva 30 años dedicándose a la enseñanza de niños. Es la fundadora y CEO de Helen Doron Educational Group y la creadora de una metodología única para la enseñanza de Inglés, matemáticas, fitness y desarrollo infantil a través de sus originales y revolucionarios materiales de enseñanza.

Helen responde a la pregunta de esta semana: Muchos niños llevan estudiando Inglés casi toda su vida, y aún así no son capaces de hablar de forma fluida. Cómo puede la metodología Helen Doron ayudarlos?

Todos los padres quieren el mejor futuro para sus hijos, y están en lo cierto al pensar que introducir una segunda lengua en edad temprana no sólo es posible, sino que beneficiará al desarrollo cerebral del niño. Nuestros treinta años de experiencia están basados en investigaciones y estudios que apoyan esta creencia. La realidad es que la mayoría de los niños comienzan a aprender inglés como una segunda lengua cuando están en la escuela. Aprenden a leer y escribir, debido al tamaño de las clases no tienen la oportunidad de practicar lo suficiente la expresión oral. En muchas ocasiones se les habla en inglés, pero ellos no tienen la oportunidad de responder. A veces la lectura y escritura se antepone a la destreza oral.

Algunos padres deciden buscar apoyo en clases particulares individuales para sus hijos. Aunque los niños verán progresos en su absorción lingüística y pueden llegar a expresarse hasta cierto punto, no tendrán las ventajas de una metodología demostrada que garantiza que serán capaces de hablar inglés.

La metodología Helen Doron introduce cuatro principios básicos que contribuyen a desarrollar la habilidad del niño de hablar. La experiencia nos muestra que enseñar una lengua en grupos reducidos, con la escucha repetida, con refuerzo positivo y con juegos innovadores, el niño aprende sin ningún esfuerzo.

La lengua necesita un contexto

Los niños necesitan un context en el que hablar en una lengua, este debe ser propicio y proporcionar una sensación de apoyo y una estructura en la que el aprendizaje de la lengua se pueda desarrollar. Muchos niños bilingües no responden a sus padres o madres angloparlantes, utilizan su lengua materna. Si el niño entiende lo que su padre o madre angloparlante le dice, ¿por qué necesita utilizar una lengua distinta a su lengua materna para responderle? La respuesta es que la lengua necesita ser aprendida en un contexto social y lingüístico y es mejor aprenderla de forma natural: a través de conversaciones, debates e historias.

En nuestras clases creamos un contexto para la lengua. Comenzamos a una edad muy temprana con grupos reducidos de 4 a 8 alumnos como máximo, y de una forma muy divertida para los niños. Los niños tienen la ventaja de poder interactuar con otros niños y a la vez recibir atención individualizada por parte del profesor. El profesor puede escucharlos hablar y reponderles. También creamos actividades y juegos en los que los niños tienen que hablar en inglés para conseguir lo que quieren. Para participar en una actividad, tienen realmente que producir lengua. Por supuesto, el nivel de respuesta dependerá de la edad del niño. Si son muy pequeños, dos años de edad, no esperamos de ellos que hablen, pero si tiene 4, 5 o 6 años vamos a utilizar esos juegos para animarlos a comunicarse. Nunca les obligamos ni presionamos, “Tú, responde!, Cuál es la respuesta de esto?” No hacemos esto. No señalamos con el dedo y les pedimos una respuesta que pueda intimidarlos o asustarlos. Cuando es un juego los niños ni siquiera se dan cuenta de que están aprendiendo.

La forma de la que presentamos la lengua a través de juegos o actividades anima a los niños a hablar. El Inglés se convierte en algo divertido, no desalentador. Estos juegos, junto con el refuerzo positivo, son dos piezas fundamentales de nuestra metodología para la enseñanza de inglés que propicia la lengua de forma espontanea. Para más información, lea sobre nuestra metodología.

helen-doron-class

Aprendizaje sin esfuerzo a través de la diversión y el juego

No esperamos que los niños hablen antes de cumplir un año, pero habitualmente alrededor de esa edad, muchos de ellos están comenzando a decir algunas palabras o frases. A la edad de un año y medio o dos, ya podemos esperar que poco a poco comiencen a repetir lo que escuchan, o que incluso hablen de forma espontanea en la clase. Los niños son amables y creativos, no hablan su lengua materna sólo repitiendo lo que escuchan. Analizan el input que reciben y a partir de este cran frases originales. Nos gusta ver cómo esto ocurre durante nuestros juegos y actividades. No es una repetición robótica en la que el profesor dice “The cat is here”, y todos repiten “The cat is here”. No, los niños tienen que ver y entender la situación y a la vez decir de lo que se trata. Tienen las palabras, las estructuras, y sin pararse a pensarlo porque es un juego, pueden hacerlo, pueden hablar.

Grupos reducidos, refuerzo positivo y aprendizaje a través de la diversión son tres de los cuatro elementos claves de esta metodología comprobada. En la próxima entrada Helen nos hablará sobre la cuarta parte fundamental de su metodología, la escucha repetida de fondo. Será la segunda parte de la respuesta a la pregunta ¿Cómo puede el Método Helen Doron ayudar a que los niños hablen inglés de forma fluida?