1180 Views

Una franquicia de educación… ¿como anillo al dedo?

Comprar una franquicia de educación es como casarte. Es importante saber dónde te metes antes de decir “sí quiero”. Después de todo, te estás comprometiendo a largo plazo, y además es necesario hacer una gran inversión. De la misma forma que dedicas tiempo y energía a conocer al que será tu compañero de vida, deberías hacer lo mismo invirtiendo en conocer bien todo lo que puedas sobre tu futura franquicia antes de firmar nada.

No hay duda de que una diligencia debida puede ser de gran ayuda a la hora de conocer la franquicia que tienes en mente comprar, y de que la reputación y el recorrido de la compañía pueden mitigar muchas dudas. Sin embargo, no hay nada como realizar una visita a la Oficina Central.

Es aquí donde puedes obtener una visión más íntima sobre con quién estás apunto de hacer negocios. Proporciona un conocimiento profundo sobre cómo funciona la franquicia de pies a cabeza. Permite entender la visión y los valores de la compañía de primera mano, conocer a las personas que desarrollan los programas y llegar a un conocimiento profundo de la metodología. Podrás conocer al personal responsables de formación, marketing, logística y de ayudarte a hacer crecer tu negocio, hacerles preguntas y evaluar las respuestas.

El proceso de conocerse funciona en ambos sentidos. Permite a las dos partes conocer en profundidad al otro. Aunque llevarás a cabo tus acciones de forma independiente, dependerás de que la oficina central cumpla con lo acordado. Por otra parte, la franquicia se asegurará de que el potencial franquiciado tenga todo lo que requiere para tener éxito en un mercado competitivo y conseguir los objetivos que habéis establecido juntos.

Recuerda, no estás comprando solo un producto. Estás comprando formar parte de un negocio estable y de una comunidad global. Asegúrate de no dejar pasar un tren como este – una marca fuerte a nivel internacional que te ofrece un gran producto para crear tu propio. Una visita es una parte importante para tener una idea clara sobre si una franquicia de educación es una buena idea para ti.

Anne Gordon, VP Business Development.

1181 Views

Una franquicia de educación… ¿como anillo al dedo?

Comprar una franquicia de educación es como casarte. Es importante saber dónde te metes antes de decir “sí quiero”. Después de todo, te estás comprometiendo a largo plazo, y además es necesario hacer una gran inversión. De la misma forma que dedicas tiempo y energía a conocer al que será tu compañero de vida, deberías hacer lo mismo invirtiendo en conocer bien todo lo que puedas sobre tu futura franquicia antes de firmar nada.

No hay duda de que una diligencia debida puede ser de gran ayuda a la hora de conocer la franquicia que tienes en mente comprar, y de que la reputación y el recorrido de la compañía pueden mitigar muchas dudas. Sin embargo, no hay nada como realizar una visita a la Oficina Central.

Es aquí donde puedes obtener una visión más íntima sobre con quién estás apunto de hacer negocios. Proporciona un conocimiento profundo sobre cómo funciona la franquicia de pies a cabeza. Permite entender la visión y los valores de la compañía de primera mano, conocer a las personas que desarrollan los programas y llegar a un conocimiento profundo de la metodología. Podrás conocer al personal responsables de formación, marketing, logística y de ayudarte a hacer crecer tu negocio, hacerles preguntas y evaluar las respuestas.

El proceso de conocerse funciona en ambos sentidos. Permite a las dos partes conocer en profundidad al otro. Aunque llevarás a cabo tus acciones de forma independiente, dependerás de que la oficina central cumpla con lo acordado. Por otra parte, la franquicia se asegurará de que el potencial franquiciado tenga todo lo que requiere para tener éxito en un mercado competitivo y conseguir los objetivos que habéis establecido juntos.

Recuerda, no estás comprando solo un producto. Estás comprando formar parte de un negocio estable y de una comunidad global. Asegúrate de no dejar pasar un tren como este – una marca fuerte a nivel internacional que te ofrece un gran producto para crear tu propio. Una visita es una parte importante para tener una idea clara sobre si una franquicia de educación es una buena idea para ti.

Anne Gordon, VP Business Development.