2867 Views

Una receta divertida: Easter egg-pops

¡Qué rápido ha pasado este segundo trimestre! Casi sin darnos cuenta, han llegado las vacaciones de Semana Santa y a nuestros niños les espera una semana entera para jugar, pasarlo bien, disfrutar del buen tiempo y, por qué no, para seguir aprendiendo. Hoy os traemos una dulce receta para hacer con niños y que además puede ser la excusa perfecta para organizar una fiesta de Pascua (o Easter party) tal y como se hace en Inglaterra o Estados Unidos.

La Pascua (Easter) es, como todos sabemos, una fiesta con un fuerte sentido religioso. No obstante, en los países anglosajones, se ha ido asociando a diversas costumbres populares que hacen de ella una fiesta colorida y divertida, que celebra también el inicio de la primavera. De hecho, una de las teorías de su origen es que podría remontarse a la festividad pagana de Eostre, la antigua divinidad germánica de la primavera.

Una de las tradiciones más usuales durante la pascua es la decoración de huevos (Easter eggs). Los huevos se asocian con la fertilidad y el renacimiento, algo que tiene mucho que ver con la primavera. Sin embargo, es probable que la tradición provenga de la antigua prohibición de comer huevos, así como otros alimentos, durante la Cuaresma. En Pascua, esta prohibición terminaba y los cristianos se obsequiaban con cestas de huevos. La tradición de decorarlos se remonta al siglo XIX, cuando los miembros de la realeza y aristocracia rusa iniciaron la costumbre de regalar valiosos huevos decorados en Pascua. De hecho, el primero en hacerlo fue el Zar Alejandro III, que le encargó al artesano Peter Carl Fabergé uno de estos huevos joya para su mujer.

Hoy en día, es tradicional decorar huevos y luego esconderlos para que los niños los encuentren en la búsqueda de los huevos de Pascua (Easter egg hunt). Después, los más pequeños disfrutan de su cesta de Pascua (Easter basket), llena de chucherías, huevos y conejos de chocolate. En Estados Unidos, la Pascua es el período del año en el que más dulces se venden después de Halloween, ¡se llegan a fabricar más de 90 millones de conejitos de chocolate!

Así que una buena idea para estas vacaciones puede ser pasar una divertida tarde con los niños decorando Easter eggs, hacer una Easter egg hunt y después cocinar estos egg-pops para degustarlos junto con los demás dulces de su Easter basket. Os explicamos el paso a paso:

Ingredientes. Necesitaremos: un bizcocho de tamaño pequeño (hecho o comprado), 40 gramos de queso de untar, 70 gramos de azúcar glasé (aproximadamente una tacita de café), 2 tabletas de chocolate blanco, palitos de brocheta, colorantes y decoraciones de azúcar.

Cuando el bizcocho esté frío, lo desmenuzamos con las manos en un bol.

01 02

Añadimos el queso de untar y el azúcar y mezclamos bien.

Cuando esté bien mezclado tiene que quedar una masa compacta como la de la fotografía. Cubrimos con papel film y la dejamos en el frigorífico al menos una hora. Esto es muy importante ya que si no la masa no estará suficientemente dura y será difícil de trabajar.

03 04

Una vez fuera de la nevera, viene la parte más divertida, en la que seguro que los niños querrán colaborar. Cogemos pequeñas porciones de masa y amasamos con las manos, dándoles forma de huevo.

Una vez tenemos todos los huevos hechos, los ponemos sobre papel vegetal y los metemos en el congelador mientras realizamos los siguientes pasos.

05 06

Fundimos el chocolate blanco al baño maría. El chocolate blanco es muy delicado, por lo que esta es la mejor manera de fundirlo sin quemarlo. También puede hacerse en el microondas, removiendo cada pocos segundos.

Cuando el chocolate esté fundido, sacamos los huevos del congelador y los pinchamos en los palitos. Para ello, primero hay que embadurnar bien la punta del palito en chocolate, ya que será lo que haga de pegamento. Tras este paso, los metemos de nuevo en la nevera.

07 08

Pasamos a colorear el chocolate. Lo separamos en varios boles distintos según los colores que vayamos a utilizar. Con un palillo o similar, cogemos colorante y lo mezclamos con el chocolate. Añadimos colorante hasta alcanzar el color deseado.

Sacamos los huevos de la nevera y los bañamos en el chocolate. Un consejo: mejor girar el bol que el palito, ya que si no se pueden despegar los huevos.

09 10

Por último, mientras el chocolate aún no está sólido, añadimos las decoraciones de azúcar y dejamos secar. Y así de bonitos quedan. Ahora sólo queda disfrutarlos y, sobre todo, desearos a todos unas felices vacaciones. Happy Easter!

11 12

2868 Views

Una receta divertida: Easter egg-pops

¡Qué rápido ha pasado este segundo trimestre! Casi sin darnos cuenta, han llegado las vacaciones de Semana Santa y a nuestros niños les espera una semana entera para jugar, pasarlo bien, disfrutar del buen tiempo y, por qué no, para seguir aprendiendo. Hoy os traemos una dulce receta para hacer con niños y que además puede ser la excusa perfecta para organizar una fiesta de Pascua (o Easter party) tal y como se hace en Inglaterra o Estados Unidos.

La Pascua (Easter) es, como todos sabemos, una fiesta con un fuerte sentido religioso. No obstante, en los países anglosajones, se ha ido asociando a diversas costumbres populares que hacen de ella una fiesta colorida y divertida, que celebra también el inicio de la primavera. De hecho, una de las teorías de su origen es que podría remontarse a la festividad pagana de Eostre, la antigua divinidad germánica de la primavera.

Una de las tradiciones más usuales durante la pascua es la decoración de huevos (Easter eggs). Los huevos se asocian con la fertilidad y el renacimiento, algo que tiene mucho que ver con la primavera. Sin embargo, es probable que la tradición provenga de la antigua prohibición de comer huevos, así como otros alimentos, durante la Cuaresma. En Pascua, esta prohibición terminaba y los cristianos se obsequiaban con cestas de huevos. La tradición de decorarlos se remonta al siglo XIX, cuando los miembros de la realeza y aristocracia rusa iniciaron la costumbre de regalar valiosos huevos decorados en Pascua. De hecho, el primero en hacerlo fue el Zar Alejandro III, que le encargó al artesano Peter Carl Fabergé uno de estos huevos joya para su mujer.

Hoy en día, es tradicional decorar huevos y luego esconderlos para que los niños los encuentren en la búsqueda de los huevos de Pascua (Easter egg hunt). Después, los más pequeños disfrutan de su cesta de Pascua (Easter basket), llena de chucherías, huevos y conejos de chocolate. En Estados Unidos, la Pascua es el período del año en el que más dulces se venden después de Halloween, ¡se llegan a fabricar más de 90 millones de conejitos de chocolate!

Así que una buena idea para estas vacaciones puede ser pasar una divertida tarde con los niños decorando Easter eggs, hacer una Easter egg hunt y después cocinar estos egg-pops para degustarlos junto con los demás dulces de su Easter basket. Os explicamos el paso a paso:

Ingredientes. Necesitaremos: un bizcocho de tamaño pequeño (hecho o comprado), 40 gramos de queso de untar, 70 gramos de azúcar glasé (aproximadamente una tacita de café), 2 tabletas de chocolate blanco, palitos de brocheta, colorantes y decoraciones de azúcar.

Cuando el bizcocho esté frío, lo desmenuzamos con las manos en un bol.

01 02

Añadimos el queso de untar y el azúcar y mezclamos bien.

Cuando esté bien mezclado tiene que quedar una masa compacta como la de la fotografía. Cubrimos con papel film y la dejamos en el frigorífico al menos una hora. Esto es muy importante ya que si no la masa no estará suficientemente dura y será difícil de trabajar.

03 04

Una vez fuera de la nevera, viene la parte más divertida, en la que seguro que los niños querrán colaborar. Cogemos pequeñas porciones de masa y amasamos con las manos, dándoles forma de huevo.

Una vez tenemos todos los huevos hechos, los ponemos sobre papel vegetal y los metemos en el congelador mientras realizamos los siguientes pasos.

05 06

Fundimos el chocolate blanco al baño maría. El chocolate blanco es muy delicado, por lo que esta es la mejor manera de fundirlo sin quemarlo. También puede hacerse en el microondas, removiendo cada pocos segundos.

Cuando el chocolate esté fundido, sacamos los huevos del congelador y los pinchamos en los palitos. Para ello, primero hay que embadurnar bien la punta del palito en chocolate, ya que será lo que haga de pegamento. Tras este paso, los metemos de nuevo en la nevera.

07 08

Pasamos a colorear el chocolate. Lo separamos en varios boles distintos según los colores que vayamos a utilizar. Con un palillo o similar, cogemos colorante y lo mezclamos con el chocolate. Añadimos colorante hasta alcanzar el color deseado.

Sacamos los huevos de la nevera y los bañamos en el chocolate. Un consejo: mejor girar el bol que el palito, ya que si no se pueden despegar los huevos.

09 10

Por último, mientras el chocolate aún no está sólido, añadimos las decoraciones de azúcar y dejamos secar. Y así de bonitos quedan. Ahora sólo queda disfrutarlos y, sobre todo, desearos a todos unas felices vacaciones. Happy Easter!

11 12