2604 Views

The way back home, un cuento en inglés para niños de 4 a 6 años

The-Way-Back-Home-Cover-originalHoy queremos hablaros de una nueva historia en inglés, dirigida a niños y niñas de entre 4 y 6 años. Se trata de The way back home, un libro que nos cuenta la historia de un niño que un buen día encontró un avión en su armario. Como no podía ser de otra manera, el protagonista se subió en él y salió a explorar el mundo. Tan lejos le llevó su maravilloso avión que, sin darse cuenta, el niño llegó a la Luna. Pero el avión, de tanto volar, se había quedado sin gasolina y el niño no podía salir de la Luna… Además, cuando ya empezaba a anochecer, a la Luna llegó también un marciano cuya nave espacial se había averiado.  Ahora, ambos amigos deberán pensar cómo volver a casa.

The way back home es un cuento breve y sencillo, de acuerdo a la edad a la que va dirigido, pero que encierra una historia llena de aventuras e imaginación que estamos seguros que encantará a todos los niños. Además, no podemos dejar de destacar la gran calidad de las ilustraciones, llenas de colores y contrastes, que harán las delicias de los más pequeños. Y es que las imágenes no son un simple complemento al texto, sino una parte fundamental del libro que no hace sino enriquecer la lectura.

Este cuento forma parte de una colección que también incluye los títulos How to catch a star  Lost and found (ganador de los premios Nestlé Children’s Book Prize Gold Award y  Blue Peter Book of the Year en el 2006). Los tres cuentos tienen el mismo protagonista, el niño, de modo que si a nuestros pequeños lectores les gusta esta historia, ya tenemos la excusa perfecta para que sigan leyendo en inglés: descubrir más aventuras del protagonista.

El autor de este cuento y de toda la colección de la que os hemos hablado es Oliver Jeffers. Nacido en Belfast, sus libros ilustrados – hay que apuntar que tanto las historias como las ilustraciones son obra suya- han cosechado grandes éxitos tanto de público como de crítica. Prueba de ello son los numerosos premios que ha ganado gracias a sus originales historias para niños.

facPor todo esto, creemos que The way back home es un cuento muy recomendable para niños y niñas a partir de 4 años, que no hará sino aumentar el interés de los más pequeños por la lectura. Además, es una buena ocasión para que continúen aprendiendo y mejorando su inglés sin darse cuenta. El libro está escrito en past simple, de modo que los niños se aproximarán a este tiempo verbal de una manera natural y significativa. Aparecen tanto verbos regulares (landed, realised, climbed, etc.), como irregulares (was, found, began, etc.) y en negativo (didn’t remember, etc,). Aparecen también verbos en pasiva (he couldn’t be heard) así como compartivos (higher). En definitiva, como en la lectura de cualquier libro, los niños aprenden nuevo vocabulario y diferentes aspectos gramaticales, con lo cual la lectura en inglés (o en cualquier lengua) se presenta como una herramienta educativa realmente útil y recomendable para que los niños mejoren su aprendizaje.

Pero el genial mundo de la lectura no acaba una vez cerramos el libro, sino que podemos utilizarlo como excusa para realizar diferentes actividades con los niños que tengan algo que ver con la historia.

Podemos, por ejemplo, jugar a  imaginar cómo serían los amigos del marciano y dibujar nosotros mismos uno inventado. Si recortamos el dibujo de nuestro marciano y le pegamos un palito por detrás tendremos, además, una marioneta que puede ser la protagonista de muchas historias por inventar.

fac1

Además, si nos pica el gusanillo de las manualidades, podemos fabricarle a nuestro marciano su propia nave espacial y, con un simple hilo pegado por detrás, hacerla volar. Recordad no sólo podemos hacer manualidades en papel sino que tenemos muchos otros materiales a nuestro alcance que nos darán mucho juego: la cartulina, la goma-eva, el fieltro, etc

puppet15

Con todos estos bonitos materiales creados por nosotros mismos, podemos hacer un teatro de sombras. Necesitamos una habitación completamente oscura y un foco de luz (por ejemplo, una linterna) que apunte a una pared lisa, sin muebles, ventanas o elementos que molesten. A continuación, ponemos nuestra nave espacial y marcianos sobre el rayo de luz, de manera que su sombra se proyecte sobre la pared. De este modo, tendremos un misterioso y divertido teatro en casa donde los niños podrán seguir jugando e imaginando historias. Además, los niños podrán experimentar con la luz y comprobar cómo al acercar o alejar las marionetas del foco de luz, su sombra se hace más pequeña y nítida o más grande y difuminada respectivamente. Para hacer de esta actividad algo todavía más divertido y mágico, podemos pegar en la pared estrellas que brillen (desde gomets hasta estrellas de cartulina blanca hechas por nosotros mismos o de las que se pegan en el techo y brillan en la oscuridad).

galletas-1

Una última propuesta es la elaboración de unas galletas con forma de luna. Para ello, sólo tenéis que elegir vuestra receta favorita de galletas (de nata, de vainilla, de canela, con trozos de chocolate, etc.) y darle a la masa forma de luna con un cortapastas. Para los más mañosos, una vez horneadas, se pueden decorar de diferentes formas.

Escrito por Marina Reig,

Teacher en Helen Doron Gandía (Valencia)

2605 Views

The way back home, un cuento en inglés para niños de 4 a 6 años

The-Way-Back-Home-Cover-originalHoy queremos hablaros de una nueva historia en inglés, dirigida a niños y niñas de entre 4 y 6 años. Se trata de The way back home, un libro que nos cuenta la historia de un niño que un buen día encontró un avión en su armario. Como no podía ser de otra manera, el protagonista se subió en él y salió a explorar el mundo. Tan lejos le llevó su maravilloso avión que, sin darse cuenta, el niño llegó a la Luna. Pero el avión, de tanto volar, se había quedado sin gasolina y el niño no podía salir de la Luna… Además, cuando ya empezaba a anochecer, a la Luna llegó también un marciano cuya nave espacial se había averiado.  Ahora, ambos amigos deberán pensar cómo volver a casa.

The way back home es un cuento breve y sencillo, de acuerdo a la edad a la que va dirigido, pero que encierra una historia llena de aventuras e imaginación que estamos seguros que encantará a todos los niños. Además, no podemos dejar de destacar la gran calidad de las ilustraciones, llenas de colores y contrastes, que harán las delicias de los más pequeños. Y es que las imágenes no son un simple complemento al texto, sino una parte fundamental del libro que no hace sino enriquecer la lectura.

Este cuento forma parte de una colección que también incluye los títulos How to catch a star  Lost and found (ganador de los premios Nestlé Children’s Book Prize Gold Award y  Blue Peter Book of the Year en el 2006). Los tres cuentos tienen el mismo protagonista, el niño, de modo que si a nuestros pequeños lectores les gusta esta historia, ya tenemos la excusa perfecta para que sigan leyendo en inglés: descubrir más aventuras del protagonista.

El autor de este cuento y de toda la colección de la que os hemos hablado es Oliver Jeffers. Nacido en Belfast, sus libros ilustrados – hay que apuntar que tanto las historias como las ilustraciones son obra suya- han cosechado grandes éxitos tanto de público como de crítica. Prueba de ello son los numerosos premios que ha ganado gracias a sus originales historias para niños.

facPor todo esto, creemos que The way back home es un cuento muy recomendable para niños y niñas a partir de 4 años, que no hará sino aumentar el interés de los más pequeños por la lectura. Además, es una buena ocasión para que continúen aprendiendo y mejorando su inglés sin darse cuenta. El libro está escrito en past simple, de modo que los niños se aproximarán a este tiempo verbal de una manera natural y significativa. Aparecen tanto verbos regulares (landed, realised, climbed, etc.), como irregulares (was, found, began, etc.) y en negativo (didn’t remember, etc,). Aparecen también verbos en pasiva (he couldn’t be heard) así como compartivos (higher). En definitiva, como en la lectura de cualquier libro, los niños aprenden nuevo vocabulario y diferentes aspectos gramaticales, con lo cual la lectura en inglés (o en cualquier lengua) se presenta como una herramienta educativa realmente útil y recomendable para que los niños mejoren su aprendizaje.

Pero el genial mundo de la lectura no acaba una vez cerramos el libro, sino que podemos utilizarlo como excusa para realizar diferentes actividades con los niños que tengan algo que ver con la historia.

Podemos, por ejemplo, jugar a  imaginar cómo serían los amigos del marciano y dibujar nosotros mismos uno inventado. Si recortamos el dibujo de nuestro marciano y le pegamos un palito por detrás tendremos, además, una marioneta que puede ser la protagonista de muchas historias por inventar.

fac1

Además, si nos pica el gusanillo de las manualidades, podemos fabricarle a nuestro marciano su propia nave espacial y, con un simple hilo pegado por detrás, hacerla volar. Recordad no sólo podemos hacer manualidades en papel sino que tenemos muchos otros materiales a nuestro alcance que nos darán mucho juego: la cartulina, la goma-eva, el fieltro, etc

puppet15

Con todos estos bonitos materiales creados por nosotros mismos, podemos hacer un teatro de sombras. Necesitamos una habitación completamente oscura y un foco de luz (por ejemplo, una linterna) que apunte a una pared lisa, sin muebles, ventanas o elementos que molesten. A continuación, ponemos nuestra nave espacial y marcianos sobre el rayo de luz, de manera que su sombra se proyecte sobre la pared. De este modo, tendremos un misterioso y divertido teatro en casa donde los niños podrán seguir jugando e imaginando historias. Además, los niños podrán experimentar con la luz y comprobar cómo al acercar o alejar las marionetas del foco de luz, su sombra se hace más pequeña y nítida o más grande y difuminada respectivamente. Para hacer de esta actividad algo todavía más divertido y mágico, podemos pegar en la pared estrellas que brillen (desde gomets hasta estrellas de cartulina blanca hechas por nosotros mismos o de las que se pegan en el techo y brillan en la oscuridad).

galletas-1

Una última propuesta es la elaboración de unas galletas con forma de luna. Para ello, sólo tenéis que elegir vuestra receta favorita de galletas (de nata, de vainilla, de canela, con trozos de chocolate, etc.) y darle a la masa forma de luna con un cortapastas. Para los más mañosos, una vez horneadas, se pueden decorar de diferentes formas.

Escrito por Marina Reig,

Teacher en Helen Doron Gandía (Valencia)