764 Views

3 ideas de otoño para hacer matemáticas manipulativas con los niños

Ya hemos pasado el ecuador de Octubre y se nota que el Otoño ha llegado para quedarse. Ya se nos olvidaron los días de playa, empezamos a abrigarnos un poquito más cada día y estamos totalmente inmersos en la rutina del curso escolar. El campo y las ciudades se tiñen de preciosos tonos ocres, anaranjados, marrones…  entran ganas de ir a la montaña y también de quedarse en casa con una taza de té calentita, una mantita y pensar planes súper divertidos con nuestros hijos. Así que vamos a daros hoy algunas ideas para pasar un tarde de otoño en casa de lo más entretenida, a la vez que ellos aprenden. Pero esta vez no sólo inglés… os presentamos algunas ideas para usar elementos otoñales para hacer matemáticas maipulativas con los niños.

Lo primero que necesitaréis es una cesta de Otoño con elementos naturales que hayáis recogido vosotros mismos. Seguro que si dais un paseo por el campo o por el parque a los niños les encanta coger palitos, piedras, hojas, frutos que se encuentren por el suelo. A menudo sucede que no sabemos muy bien qué hacer con esas, y como es normal no queremos acumular porque sí. Aquí van 3 ideas para darle un uso a esos pequeños tesoros del Otoño.

Contar

Podéis hacer esta actividad con castañas, palitos, o con cáscaras de nuez por ejemplo. Materiales reciclados como rollos de papel higiénico o trozos de papel que tengáis por casa harán el resto.

Como explicamos a nuestros padres en nuestros cursos para bebés, desde muy pequeños los niños son capaces de entender el concepto de numeralidad. Por eso, con nosotros aprenden el concepto de cantidad y su expresión en inglés sin el símbolo numérico, como se lleva a cabo en el método Glenn Doman.

En cierto momento de su crecimiento, los niños comienzan a mostrar interés por los símbolos. La mayoría lo hacen antes por lo números que por las letras, y este es el momento de hacer estos juegos: siempre algo sencillo, simplemente relacionar el símbolo con la cantidad concreta de objetos. Y mucho mejor si los objetos son algo que tengan significados para ellos, como sus tesoros encontrados en el campo. En una primera etapa es importante no mezclar objetos: si nos decidimos por usar cascaras de nuez, que sean estas para todos los números, no es recomendable por ejemplo empezar con una manzana, dos castañas y tres palitos, esto podría ser confuso para ellos si no tiene el concepto bien integrado.

Fuente: obsdehavenrakkers

Fuente: cucumama

Escribir los números

Después del interés por reconocer y hacer uso del símbolo, lo normal es que llegue el interés por escribirlo. Esto puede tardar mucho, y no tiene mucho sentido forzar al niño si no demuestra ese interés, por lo cual el siguiente juego puede funcionar, o no, según el momento en el que el niño se encuentre. Si es el momento adecuado, le encantará.

Los palos rectos y cortos son geniales para hacer algunos números. Para hacerlo más fácil al principio podríais escribir los números y que ellos tengan simplemente que colocar las castañas o semillas encima. Pueden ser una imagen muy colorida si utilizáis distintos elementos, incluso podéis pegarlos y hacer una manualidad que podáis conservar.

Fuente: nurturestore

Fuente: EmilieGroot

Operaciones sencillas

Para aquellos mucho más avanzados en el tema, es decir, los que comienzan a hacer pequeñas operaciones, crear un centro como este puede ser una forma genial de fomentar su interés. Podéis usar hojas para escribir las operaciones y elementos para el resultado, de forma que sea una actividad de matemáticas manipulativas con los niños, en la que realmente cojan dos castañas y les añadan tres. Sería muy interesante que ellos mismos escribieran alguna operaciones, de esta forma integrarían el aprendizaje de una forma completa.

Fuente: pinimg

765 Views

3 ideas de otoño para hacer matemáticas manipulativas con los niños

Ya hemos pasado el ecuador de Octubre y se nota que el Otoño ha llegado para quedarse. Ya se nos olvidaron los días de playa, empezamos a abrigarnos un poquito más cada día y estamos totalmente inmersos en la rutina del curso escolar. El campo y las ciudades se tiñen de preciosos tonos ocres, anaranjados, marrones…  entran ganas de ir a la montaña y también de quedarse en casa con una taza de té calentita, una mantita y pensar planes súper divertidos con nuestros hijos. Así que vamos a daros hoy algunas ideas para pasar un tarde de otoño en casa de lo más entretenida, a la vez que ellos aprenden. Pero esta vez no sólo inglés… os presentamos algunas ideas para usar elementos otoñales para hacer matemáticas maipulativas con los niños.

Lo primero que necesitaréis es una cesta de Otoño con elementos naturales que hayáis recogido vosotros mismos. Seguro que si dais un paseo por el campo o por el parque a los niños les encanta coger palitos, piedras, hojas, frutos que se encuentren por el suelo. A menudo sucede que no sabemos muy bien qué hacer con esas, y como es normal no queremos acumular porque sí. Aquí van 3 ideas para darle un uso a esos pequeños tesoros del Otoño.

Contar

Podéis hacer esta actividad con castañas, palitos, o con cáscaras de nuez por ejemplo. Materiales reciclados como rollos de papel higiénico o trozos de papel que tengáis por casa harán el resto.

Como explicamos a nuestros padres en nuestros cursos para bebés, desde muy pequeños los niños son capaces de entender el concepto de numeralidad. Por eso, con nosotros aprenden el concepto de cantidad y su expresión en inglés sin el símbolo numérico, como se lleva a cabo en el método Glenn Doman.

En cierto momento de su crecimiento, los niños comienzan a mostrar interés por los símbolos. La mayoría lo hacen antes por lo números que por las letras, y este es el momento de hacer estos juegos: siempre algo sencillo, simplemente relacionar el símbolo con la cantidad concreta de objetos. Y mucho mejor si los objetos son algo que tengan significados para ellos, como sus tesoros encontrados en el campo. En una primera etapa es importante no mezclar objetos: si nos decidimos por usar cascaras de nuez, que sean estas para todos los números, no es recomendable por ejemplo empezar con una manzana, dos castañas y tres palitos, esto podría ser confuso para ellos si no tiene el concepto bien integrado.

Fuente: obsdehavenrakkers

Fuente: cucumama

Escribir los números

Después del interés por reconocer y hacer uso del símbolo, lo normal es que llegue el interés por escribirlo. Esto puede tardar mucho, y no tiene mucho sentido forzar al niño si no demuestra ese interés, por lo cual el siguiente juego puede funcionar, o no, según el momento en el que el niño se encuentre. Si es el momento adecuado, le encantará.

Los palos rectos y cortos son geniales para hacer algunos números. Para hacerlo más fácil al principio podríais escribir los números y que ellos tengan simplemente que colocar las castañas o semillas encima. Pueden ser una imagen muy colorida si utilizáis distintos elementos, incluso podéis pegarlos y hacer una manualidad que podáis conservar.

Fuente: nurturestore

Fuente: EmilieGroot

Operaciones sencillas

Para aquellos mucho más avanzados en el tema, es decir, los que comienzan a hacer pequeñas operaciones, crear un centro como este puede ser una forma genial de fomentar su interés. Podéis usar hojas para escribir las operaciones y elementos para el resultado, de forma que sea una actividad de matemáticas manipulativas con los niños, en la que realmente cojan dos castañas y les añadan tres. Sería muy interesante que ellos mismos escribieran alguna operaciones, de esta forma integrarían el aprendizaje de una forma completa.

Fuente: pinimg