1547 Views

3 smoothies de verdura que encantarán a tus hijos

Smoothie saludable de cacao y plátano

Seguro que te preguntas muchas veces cómo hacer para que tus hijos coman más verduras. Todos sabemos que las verduras son uno de los grupos de alimentos más importantes a la hora de lograr una dieta sana, especialmente si son frescas, e incluso mejor si son crudas o poco cocinadas. Sin embargo, los niños parecen tener una barrera contra este tipo de alimentos. Si este es tu caso, ¡estás de enhorabuena!

En este artículo vas a conocer tres deliciosas recetas de smoothies de verduras, hechos con frutas y verduras frescas, cremosos, 100% naturales y muy fáciles de hacer, tanto que puedes hacerlo con tus hijos. De hecho, esa es la mejor idea, ya que de esa forma verán que combinando adecuadamente fruta, verdura y algunos ingredientes más pueden hacer unos batidos dulces, capaces de competir cualquier bebida industrial en sabor y textura, ¡y mucho más sanos!

El secreto de los smoothies de verdura

Hacer smoothies es tan fácil como introducir los ingredientes que deseemos en una batidora y pulsar el botón. Sin embargo, hay una serie de indicaciones importantes para que el resultado sea realmente delicioso.

La primera de todas es utilizar siempre una buena batidora, potente y con cuchillas afiladas, de forma que la mezcla sea homogénea, cremosa y sin grumos. Por otro lado, el sabor dulce y la textura suelen de la mano de uno de los ingredientes que no suele faltar: el plátano, una fruta que es a la vez cremosa y que aporta una buena cantidad de azúcares naturales y saludables. Para este fin también podemos usar dátiles, pasas o alguna otra fruta seca o deshidratada.

Luego, necesitamos una buena base líquida. Las bebidas vegetales, de avena, almendra o arroz (esta última normalmente más dulce) son una excelente opción. Si lo prefieres, puedes sustituirlas por yogurt natural (sin azucarar), mejor si es diluido en un poco de agua.

Para finalizar llega la mezcla de frutas y verduras, que son las que dan el sabor principal al smoothie. De entre ellas no suelen faltar las espinacas. Y siempre puedes añadir un poco de frutos secos o semillas de chía, sésamo, cáñamo… ¡hay muchas opciones!

1. Smoothie verde de espinacas y mango

Si una de las cosas que peor llevan tus hijos es eso del color verde de las verduras, seguro que cuando prueben esta receta van a verlo de otra forma. Para prepararla necesitas una taza y media de bebida vegetal o yogurt, un plátano, un trozo grande de mango (más o menos media pieza), y un puñado grande de espinacas y una cucharadita de semillas de chía o cáñamo.

Otra opción es sustituir el mango por alguna fruta ácida, como naranja, piña o pomelo. ¡Delicioso!

2. Smoothie de remolacha y frambuesas o fresas

Si hay un smoothie sorprendente, te podemos asegurar que es este. No solo por su delicioso sabor, sino también por un color profundamente rojo y brillante, debido principalmente a la remolacha. Para hacerlo, mezcla una remolacha (previamente cocida), un puñadito de espinacas, un par de cucharadas de frambuesas o fresas (o ambas), un plátano y una taza de bebida vegetal o yogurt.

Opcionalmente, puedes añadir un chorrencito de limón, media cucharada de café de cúrcuma y una cucharadita de semillas.

3. Smoothie de cacao

Para terminar, aquí tienes una alternativa a una de las meriendas preferidas de los más pequeños: los batidos de chocolate. En este caso, se trata de un delicioso smoothie preparado con una cucharada de cacao 100% puro en polvo (asegúrate que sea sin azúcar), 2 plátanos, un puñadito de espinacas y un par de tazas de bebida vegetal o yogurt.

Aunque pensamos que los dos plátanos tienen su punto justo de cremosidad y dulzura, siempre puedes añadir un par de dátiles, que aporten un puntito extra de ambas características. Y si lo quieres más fuerte, una cucharadita de jengibre fresco recién rallado puede ser francamente delicioso.

Imagen de portada: nit.pt

1548 Views

3 smoothies de verdura que encantarán a tus hijos

Smoothie saludable de cacao y plátano

Seguro que te preguntas muchas veces cómo hacer para que tus hijos coman más verduras. Todos sabemos que las verduras son uno de los grupos de alimentos más importantes a la hora de lograr una dieta sana, especialmente si son frescas, e incluso mejor si son crudas o poco cocinadas. Sin embargo, los niños parecen tener una barrera contra este tipo de alimentos. Si este es tu caso, ¡estás de enhorabuena!

En este artículo vas a conocer tres deliciosas recetas de smoothies de verduras, hechos con frutas y verduras frescas, cremosos, 100% naturales y muy fáciles de hacer, tanto que puedes hacerlo con tus hijos. De hecho, esa es la mejor idea, ya que de esa forma verán que combinando adecuadamente fruta, verdura y algunos ingredientes más pueden hacer unos batidos dulces, capaces de competir cualquier bebida industrial en sabor y textura, ¡y mucho más sanos!

El secreto de los smoothies de verdura

Hacer smoothies es tan fácil como introducir los ingredientes que deseemos en una batidora y pulsar el botón. Sin embargo, hay una serie de indicaciones importantes para que el resultado sea realmente delicioso.

La primera de todas es utilizar siempre una buena batidora, potente y con cuchillas afiladas, de forma que la mezcla sea homogénea, cremosa y sin grumos. Por otro lado, el sabor dulce y la textura suelen de la mano de uno de los ingredientes que no suele faltar: el plátano, una fruta que es a la vez cremosa y que aporta una buena cantidad de azúcares naturales y saludables. Para este fin también podemos usar dátiles, pasas o alguna otra fruta seca o deshidratada.

Luego, necesitamos una buena base líquida. Las bebidas vegetales, de avena, almendra o arroz (esta última normalmente más dulce) son una excelente opción. Si lo prefieres, puedes sustituirlas por yogurt natural (sin azucarar), mejor si es diluido en un poco de agua.

Para finalizar llega la mezcla de frutas y verduras, que son las que dan el sabor principal al smoothie. De entre ellas no suelen faltar las espinacas. Y siempre puedes añadir un poco de frutos secos o semillas de chía, sésamo, cáñamo… ¡hay muchas opciones!

1. Smoothie verde de espinacas y mango

Si una de las cosas que peor llevan tus hijos es eso del color verde de las verduras, seguro que cuando prueben esta receta van a verlo de otra forma. Para prepararla necesitas una taza y media de bebida vegetal o yogurt, un plátano, un trozo grande de mango (más o menos media pieza), y un puñado grande de espinacas y una cucharadita de semillas de chía o cáñamo.

Otra opción es sustituir el mango por alguna fruta ácida, como naranja, piña o pomelo. ¡Delicioso!

2. Smoothie de remolacha y frambuesas o fresas

Si hay un smoothie sorprendente, te podemos asegurar que es este. No solo por su delicioso sabor, sino también por un color profundamente rojo y brillante, debido principalmente a la remolacha. Para hacerlo, mezcla una remolacha (previamente cocida), un puñadito de espinacas, un par de cucharadas de frambuesas o fresas (o ambas), un plátano y una taza de bebida vegetal o yogurt.

Opcionalmente, puedes añadir un chorrencito de limón, media cucharada de café de cúrcuma y una cucharadita de semillas.

3. Smoothie de cacao

Para terminar, aquí tienes una alternativa a una de las meriendas preferidas de los más pequeños: los batidos de chocolate. En este caso, se trata de un delicioso smoothie preparado con una cucharada de cacao 100% puro en polvo (asegúrate que sea sin azúcar), 2 plátanos, un puñadito de espinacas y un par de tazas de bebida vegetal o yogurt.

Aunque pensamos que los dos plátanos tienen su punto justo de cremosidad y dulzura, siempre puedes añadir un par de dátiles, que aporten un puntito extra de ambas características. Y si lo quieres más fuerte, una cucharadita de jengibre fresco recién rallado puede ser francamente delicioso.

Imagen de portada: nit.pt