1254 Views

Actividades divertidas y seguras para realizar con niños en el final de la pandemia

Estamos viendo la luz al final del túnel. Pero, aunque el fin de la pandemia esté cada vez más cerca, todavía buscamos planes seguros y divertidos para realizar con nuestros hijos. ¿Se os han agotado las ideas? Pues aquí os dejamos una cuantas. Es importante mantener una actitud positiva sin descuidar el bienestar de los peques. La pandemia puede estar afectándoles más de lo que reconocen y los síntomas así lo demuestran: no querer salir de casa, irritabilidad o cansancio, demasiado tiempo con las pantallas, sueño irregular o dieta inadecuada, falta de concentración en los estudios…

Las relaciones personales también se han resentido y son cruciales para su crecimiento, especialmente en la adolescencia. Debemos esforzarnos para mantener la comunicación, preguntarles por sus sentimientos, miedos y preocupaciones, y promover encuentros seguros con amigos, aunque sea a través de chats online.

En el caso de estar confinados, es fundamental no perder las rutinas: las horas de las comidas, el sueño, los deberes y el ocio deberían estar marcadas. La higiene personal y quitarse el pijama aunque después se pongan ropa cómoda, no tendrían que descuidarse. La tecnología puede ser nuestro aliado, pero siempre con supervisión de contenidos y limitación de tiempo.

Es importante compartir actividades que nos diviertan, podemos organizar una al día, que seguro nos alegrarán la jornada y facilitarán una relación directa con los menores. En el caso de los más pequeños, también podemos aprovechar el tiempo en casa para iniciarles en la realización de las tareas domésticas: que se responsabilicen de su cuarto, que pongan y recojan la mesa, etc.

Algunas actividades recomendadas para realizar en casa serían:

  • Cocinar recetas sencillas y saludables: galletas, batidos de frutas o ensaladas divertidas. Podemos atrevernos a probar frutas o verduras diferentes, hacer retos y probarlas con los ojos vendados, etc. Y si luego hacemos un picnic con una manta en el suelo del salón, la diversión está asegurada. Aquí tenéis unas deliciosas propuestas ideales para este mes de febrero: https://helendoron.es/super-chef-3-recetas-saludables-san-valentin-familia/
  • Juegos de cartas y de mesa tradicionales.
  • Construir legos.
  • Escribir cartas a los abuelos.
  • Ojear álbumes de fotos antiguos.
  • Leer cuentos en familia.
  • Escribir un diario de la cuarentena para generaciones futuras, que les motivará a explicar cómo se sienten.
  • Confeccionar un listado de actividades que les gustaría hacer después de la pandemia. Lo podemos acompañar con una hucha de ahorro para cuando podamos viajar más tranquilos.
  • Y por supuesto, crear proyectos artísticos en los que puedan usar artículos domésticos comunes: cajas de cereales, rollos de cartón, tapones de botellas, tapas de tarros… podríamos fabricar un robot, un árbol o una casa, ¡imaginación al poder!

Cuando podamos salir, debemos priorizar las actividades al aire libre, mejorarán nuestro estado de ánimo y además la luz solar nos aportará vitamina D. Y mejor si tienen aforo reducido, tales como:

  • Picnics o pequeñas reuniones al aire libre, en espacios naturales, parques o terrazas.
  • Deportes al aire libre: senderismo, ir en bici, navegar, esquiar, patinar…
  • Eventos deportivos o culturales.
  • Mercadillos tradicionales.
  • Autocines.

Y, sobre todo, no olvidar que una buena actitud es fundamental en el aprendizaje que queremos transmitir. Si somos optimistas, si mostramos confianza en nuestras capacidades, la pandemia puede servirnos para enseñar a nuestros hijos a ser resilientes, a superar las adversidades. Un ejemplo vale más que mil palabras, así que ¡mucho ánimo familias!

1255 Views

Actividades divertidas y seguras para realizar con niños en el final de la pandemia

Estamos viendo la luz al final del túnel. Pero, aunque el fin de la pandemia esté cada vez más cerca, todavía buscamos planes seguros y divertidos para realizar con nuestros hijos. ¿Se os han agotado las ideas? Pues aquí os dejamos una cuantas. Es importante mantener una actitud positiva sin descuidar el bienestar de los peques. La pandemia puede estar afectándoles más de lo que reconocen y los síntomas así lo demuestran: no querer salir de casa, irritabilidad o cansancio, demasiado tiempo con las pantallas, sueño irregular o dieta inadecuada, falta de concentración en los estudios…

Las relaciones personales también se han resentido y son cruciales para su crecimiento, especialmente en la adolescencia. Debemos esforzarnos para mantener la comunicación, preguntarles por sus sentimientos, miedos y preocupaciones, y promover encuentros seguros con amigos, aunque sea a través de chats online.

En el caso de estar confinados, es fundamental no perder las rutinas: las horas de las comidas, el sueño, los deberes y el ocio deberían estar marcadas. La higiene personal y quitarse el pijama aunque después se pongan ropa cómoda, no tendrían que descuidarse. La tecnología puede ser nuestro aliado, pero siempre con supervisión de contenidos y limitación de tiempo.

Es importante compartir actividades que nos diviertan, podemos organizar una al día, que seguro nos alegrarán la jornada y facilitarán una relación directa con los menores. En el caso de los más pequeños, también podemos aprovechar el tiempo en casa para iniciarles en la realización de las tareas domésticas: que se responsabilicen de su cuarto, que pongan y recojan la mesa, etc.

Algunas actividades recomendadas para realizar en casa serían:

  • Cocinar recetas sencillas y saludables: galletas, batidos de frutas o ensaladas divertidas. Podemos atrevernos a probar frutas o verduras diferentes, hacer retos y probarlas con los ojos vendados, etc. Y si luego hacemos un picnic con una manta en el suelo del salón, la diversión está asegurada. Aquí tenéis unas deliciosas propuestas ideales para este mes de febrero: https://helendoron.es/super-chef-3-recetas-saludables-san-valentin-familia/
  • Juegos de cartas y de mesa tradicionales.
  • Construir legos.
  • Escribir cartas a los abuelos.
  • Ojear álbumes de fotos antiguos.
  • Leer cuentos en familia.
  • Escribir un diario de la cuarentena para generaciones futuras, que les motivará a explicar cómo se sienten.
  • Confeccionar un listado de actividades que les gustaría hacer después de la pandemia. Lo podemos acompañar con una hucha de ahorro para cuando podamos viajar más tranquilos.
  • Y por supuesto, crear proyectos artísticos en los que puedan usar artículos domésticos comunes: cajas de cereales, rollos de cartón, tapones de botellas, tapas de tarros… podríamos fabricar un robot, un árbol o una casa, ¡imaginación al poder!

Cuando podamos salir, debemos priorizar las actividades al aire libre, mejorarán nuestro estado de ánimo y además la luz solar nos aportará vitamina D. Y mejor si tienen aforo reducido, tales como:

  • Picnics o pequeñas reuniones al aire libre, en espacios naturales, parques o terrazas.
  • Deportes al aire libre: senderismo, ir en bici, navegar, esquiar, patinar…
  • Eventos deportivos o culturales.
  • Mercadillos tradicionales.
  • Autocines.

Y, sobre todo, no olvidar que una buena actitud es fundamental en el aprendizaje que queremos transmitir. Si somos optimistas, si mostramos confianza en nuestras capacidades, la pandemia puede servirnos para enseñar a nuestros hijos a ser resilientes, a superar las adversidades. Un ejemplo vale más que mil palabras, así que ¡mucho ánimo familias!