1192 Views

Congratulations! 10 años en Helen Doron English Albacete

Congratulations! 10 años en Helen Doron English Albacete

Este curso seguimos de aniversario junto a nuestr@s compañer@s Ana Belén Martínez y Joaquín Arredondo, franquiciados de Helen Doron English Albacete, que cumplen 10 años ofreciendo la metodología a cientos de albaceteñ@s.

Congratulations!

¿Cómo fue vuestro primer contacto con Helen Doron English?

Nos conocimos en 2012, trabajando los dos en el sector de la enseñanza con metodologías tradicionales. A principio un amigo de Sevilla nos llamó contándonos que llevaba a sus hijos a Helen Doron y que a sus hijos les encantaba, llegando incluso a preferir ir a inglés que a otras actividades deportivas o incluso cumpleaños.

Nuestra respuesta fue ¿CÓMOOOOO? Todos sabemos que en general no es así. Entonces recabamos información, porque en ese momento ninguno de los dos sabía nada de Helen Doron, y nos atrajo mucho la idea, por su metodología, formación del profesorado…

¿Cómo surgió la oportunidad de tener vuestro propio centro?

Nos gustó tanto que, poco tiempo después, hablamos con Noé (que fue quien nos habló de Helen Doron) sobre la posibilidad de embarcarnos en el proyecto. En ese momento, para los tres suponía un riesgo económico que no estábamos seguros de querer afrontar, veníamos de unos años complicados y las reservas personales no eran muchas, así que intentamos buscar un socio económico… que encontramos. 

Pocos meses después nos vimos en Barcelona, en una entrevista con el personal de la franquicia para conocer in-situ todos los detalles. Salimos enamorados, vimos una clase demo, con niños que era el primer día que pisaban la escuela, construyendo frases en inglés. Fue increíble y el estímulo que nos confirmó que nuestra apuesta era la correcta.

Pero, con todo preparado y solo faltando unos días para la firma, nuestro socio económico nos llamó y nos dijo que no, que se lo había pensado mejor y que había decidido no invertir en el proyecto. Pese a este imprevisto, el proyecto nos emocionaba tanto que decidimos asumir nosotros la inversión y aquí estamos.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 10 años? 

Pregunta difícil de responder… Han pasado muchos años y muchas situaciones diferentes, algunas ilusionantes, otras muy difíciles. Pero, echando la vista atrás, todas nos han ayudado a llegar a donde estamos hoy.

Los primeros años tuvimos un comienzo increíble. No había ningún centro en la ciudad que planteara una metodología como la nuestra, la gente no podía creer que ofreciéramos clases a bebés desde tres meses y nuestra apertura despertó mucho interés.

En los años siguientes, muchos centros han modificado su forma de trabajo para parecerse a nosotros y la competencia es feroz, pero seguimos percibiendo que la gente sabe que somos diferentes. La formación del profesorado, nuestros cursos…

Con la llegada de la pandemia vivimos momentos muy duros, aprendimos en tiempo record a manejar portales online, preparar presentaciones y adaptar nuestras clases. Y, aunque mucha gente no pudo seguir, el calor que recibimos de nuestros alumnos compenso con mucho el esfuerzo realizado.

Tras la pandemia, y la vuelta a la normalidad, la escuela sigue su proceso de evolución y nosotros esperamos estar aquí muchos años más.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 10 años?

Si, por supuesto. Alba, Martina, Valerio, David… son muchos afortunadamente. Algunos empezaron con nuestros cursos para bebes y ya se están haciendo mayores, verlos crecer de esa forma los hace parte de nuestras familias y ver su evolución nos llega de orgullo. Por ejemplo, Valerio y David, que empezaron con 4 años se presentarán este curso para certificar B2.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

Con muchos, si pasan cerca de la escuela les gusta venir a vernos y hablar un rato con nosotros. Hace unos días pasó por la escuela Alejandro, que nos dejó porque se mudaron a otra ciudad, y se acercaron a saludarnos y recordar las vivencias en las clases y talleres.  

¿Qué es lo que más os gusta y os hace disfrutar en el día a día? 

Esta pregunta es fácil, las clases. A nosotros, de forma particular, las clases con los más pequeñines. Su cercanía, su alegría, su cariño es lo que da fuerzas cada día para seguir mejorando. La cara de sorpresa e ilusión con un nuevo prop o una actividad que les gusta es la mejor recompensa que podemos recibir.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

¡¡¡Muchas!!! Recuerdo cuando la mamá de Blanca, que apenas decía unas palabras en castellano dijo en casa “fish”. Rosa, su madre, no sabía que quería la peque hasta que se dio cuenta que estaba preparando pescado para comer… pero claro, ¡es que Blanca tenía poco más de un año!

Otra más reciente es cuando unos padres nos llamaron durante las vacaciones de verano para decirnos que habían estado en Inglaterra donde la gente no creía que su hija de 10 años fuese española, sobre todo cuando tenía que actuar como traductora para sus padres, ya que su nivel de inglés y su pronunciación eran tan buenos que podía pasar por nativa, y cuando te dan las gracias de esa manera y te dicen que todo eso es por nosotros es cuando piensas que sí, que todo el esfuerzo merece la pena.

Respuestas:  Joaquín y Ana director/a de Helen Doron English Albacete Sur

1193 Views

Congratulations! 10 años en Helen Doron English Albacete

Congratulations! 10 años en Helen Doron English Albacete

Este curso seguimos de aniversario junto a nuestr@s compañer@s Ana Belén Martínez y Joaquín Arredondo, franquiciados de Helen Doron English Albacete, que cumplen 10 años ofreciendo la metodología a cientos de albaceteñ@s.

Congratulations!

¿Cómo fue vuestro primer contacto con Helen Doron English?

Nos conocimos en 2012, trabajando los dos en el sector de la enseñanza con metodologías tradicionales. A principio un amigo de Sevilla nos llamó contándonos que llevaba a sus hijos a Helen Doron y que a sus hijos les encantaba, llegando incluso a preferir ir a inglés que a otras actividades deportivas o incluso cumpleaños.

Nuestra respuesta fue ¿CÓMOOOOO? Todos sabemos que en general no es así. Entonces recabamos información, porque en ese momento ninguno de los dos sabía nada de Helen Doron, y nos atrajo mucho la idea, por su metodología, formación del profesorado…

¿Cómo surgió la oportunidad de tener vuestro propio centro?

Nos gustó tanto que, poco tiempo después, hablamos con Noé (que fue quien nos habló de Helen Doron) sobre la posibilidad de embarcarnos en el proyecto. En ese momento, para los tres suponía un riesgo económico que no estábamos seguros de querer afrontar, veníamos de unos años complicados y las reservas personales no eran muchas, así que intentamos buscar un socio económico… que encontramos. 

Pocos meses después nos vimos en Barcelona, en una entrevista con el personal de la franquicia para conocer in-situ todos los detalles. Salimos enamorados, vimos una clase demo, con niños que era el primer día que pisaban la escuela, construyendo frases en inglés. Fue increíble y el estímulo que nos confirmó que nuestra apuesta era la correcta.

Pero, con todo preparado y solo faltando unos días para la firma, nuestro socio económico nos llamó y nos dijo que no, que se lo había pensado mejor y que había decidido no invertir en el proyecto. Pese a este imprevisto, el proyecto nos emocionaba tanto que decidimos asumir nosotros la inversión y aquí estamos.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 10 años? 

Pregunta difícil de responder… Han pasado muchos años y muchas situaciones diferentes, algunas ilusionantes, otras muy difíciles. Pero, echando la vista atrás, todas nos han ayudado a llegar a donde estamos hoy.

Los primeros años tuvimos un comienzo increíble. No había ningún centro en la ciudad que planteara una metodología como la nuestra, la gente no podía creer que ofreciéramos clases a bebés desde tres meses y nuestra apertura despertó mucho interés.

En los años siguientes, muchos centros han modificado su forma de trabajo para parecerse a nosotros y la competencia es feroz, pero seguimos percibiendo que la gente sabe que somos diferentes. La formación del profesorado, nuestros cursos…

Con la llegada de la pandemia vivimos momentos muy duros, aprendimos en tiempo record a manejar portales online, preparar presentaciones y adaptar nuestras clases. Y, aunque mucha gente no pudo seguir, el calor que recibimos de nuestros alumnos compenso con mucho el esfuerzo realizado.

Tras la pandemia, y la vuelta a la normalidad, la escuela sigue su proceso de evolución y nosotros esperamos estar aquí muchos años más.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 10 años?

Si, por supuesto. Alba, Martina, Valerio, David… son muchos afortunadamente. Algunos empezaron con nuestros cursos para bebes y ya se están haciendo mayores, verlos crecer de esa forma los hace parte de nuestras familias y ver su evolución nos llega de orgullo. Por ejemplo, Valerio y David, que empezaron con 4 años se presentarán este curso para certificar B2.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

Con muchos, si pasan cerca de la escuela les gusta venir a vernos y hablar un rato con nosotros. Hace unos días pasó por la escuela Alejandro, que nos dejó porque se mudaron a otra ciudad, y se acercaron a saludarnos y recordar las vivencias en las clases y talleres.  

¿Qué es lo que más os gusta y os hace disfrutar en el día a día? 

Esta pregunta es fácil, las clases. A nosotros, de forma particular, las clases con los más pequeñines. Su cercanía, su alegría, su cariño es lo que da fuerzas cada día para seguir mejorando. La cara de sorpresa e ilusión con un nuevo prop o una actividad que les gusta es la mejor recompensa que podemos recibir.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

¡¡¡Muchas!!! Recuerdo cuando la mamá de Blanca, que apenas decía unas palabras en castellano dijo en casa “fish”. Rosa, su madre, no sabía que quería la peque hasta que se dio cuenta que estaba preparando pescado para comer… pero claro, ¡es que Blanca tenía poco más de un año!

Otra más reciente es cuando unos padres nos llamaron durante las vacaciones de verano para decirnos que habían estado en Inglaterra donde la gente no creía que su hija de 10 años fuese española, sobre todo cuando tenía que actuar como traductora para sus padres, ya que su nivel de inglés y su pronunciación eran tan buenos que podía pasar por nativa, y cuando te dan las gracias de esa manera y te dicen que todo eso es por nosotros es cuando piensas que sí, que todo el esfuerzo merece la pena.

Respuestas:  Joaquín y Ana director/a de Helen Doron English Albacete Sur