1015 Views

¿Cuánto azúcar es demasiado para los niños?

Sonal Shah - Nutrición infantil

Hace unos meses os hablamos en este blog del proyecto que compartimos en Helen Doron English con Sonal Shah, una reconocida nutricionista infantil. En efecto, desde nuestra red de centros fomentamos no solo el correcto aprendizaje del idioma británico, sino sobre todo una educación completa de nuestros alumnos. En este sentido, creemos que la nutrición no es un aspecto menor, sino una condición esencial para el desarrollo físico e intelectual en todas las edades, y un aspecto a valorar y transmitir.

Por ello, te traemos una cuestión que seguro te has preguntado más de una vez: ¿cuánto azúcar pueden o deben tomar tus hijos?

El problema: el azúcar refinado

Sonal Shah comienza explicándonos que, en realidad, no se trata de prohibir los dulces, esa categoría de alimentos que a todos nos encanta, desde los más pequeños hasta, por supuesto, los adultos. El problema está más en la proveniencia, la fuente de la que viene esa cantidad de azúcar. En especial, en el azúcar refinado, que es uno de los ingredientes principales (y en muchos casos representa el mayor peso del producto final).

Los azúcares refinados tienen un valor nutricional nulo. Es decir, no aportan nada a la alimentación. Son calorías vacías. Están presentes en la mayor parte de los productos dulces de consumo habitual: bollería industrial, helados, batidos, chocolates… pero también en panes industriales, comida rápida como perritos y hamburguesas y, por supuesto, zumos y refrescos.

Dulces provenientes de la naturaleza

En el otro lado tenemos una enorme variedad de productos dulces que vienen directamente de la naturaleza. Esto incluye frutas, pero también frutas congeladas (que pueden ser más dulces y sabrosas) y helados caseros (o fabricados industrialmente, pero con ingredientes naturales y sin añadido de azúcares refinados). También tenemos una enorme variedad de frutas secas, como dátiles, pasas, higos secos… e incluso plátanos, fresas, albaricoques, y un largo etcétera cada vez más accesible en las tiendas.

Existen así mismo opciones de verduras dulces, como pueden ser tomates, zanahorias o pimientos rojos y amarillos. Y, por supuesto… ¡chocolate! Eso sí: siempre con un mínimo de 75% de cacao.

Endulzantes naturales sin procesar

Por último, podemos considerar opciones de endulzantes naturales (sin refinar o procesar, es decir, tal y como se encuentran en la naturaleza). La famosa estevia, los azúcares integrales de caña y de coco, algunos siropes como el de ágave o arce son buenísimos endulzantes que, además de ese sabor dulce, aportan otros nutrientes a nuestro organismo.

Si te interesa saber más, aquí tienes el vídeo completo: 

1016 Views

¿Cuánto azúcar es demasiado para los niños?

Sonal Shah - Nutrición infantil

Hace unos meses os hablamos en este blog del proyecto que compartimos en Helen Doron English con Sonal Shah, una reconocida nutricionista infantil. En efecto, desde nuestra red de centros fomentamos no solo el correcto aprendizaje del idioma británico, sino sobre todo una educación completa de nuestros alumnos. En este sentido, creemos que la nutrición no es un aspecto menor, sino una condición esencial para el desarrollo físico e intelectual en todas las edades, y un aspecto a valorar y transmitir.

Por ello, te traemos una cuestión que seguro te has preguntado más de una vez: ¿cuánto azúcar pueden o deben tomar tus hijos?

El problema: el azúcar refinado

Sonal Shah comienza explicándonos que, en realidad, no se trata de prohibir los dulces, esa categoría de alimentos que a todos nos encanta, desde los más pequeños hasta, por supuesto, los adultos. El problema está más en la proveniencia, la fuente de la que viene esa cantidad de azúcar. En especial, en el azúcar refinado, que es uno de los ingredientes principales (y en muchos casos representa el mayor peso del producto final).

Los azúcares refinados tienen un valor nutricional nulo. Es decir, no aportan nada a la alimentación. Son calorías vacías. Están presentes en la mayor parte de los productos dulces de consumo habitual: bollería industrial, helados, batidos, chocolates… pero también en panes industriales, comida rápida como perritos y hamburguesas y, por supuesto, zumos y refrescos.

Dulces provenientes de la naturaleza

En el otro lado tenemos una enorme variedad de productos dulces que vienen directamente de la naturaleza. Esto incluye frutas, pero también frutas congeladas (que pueden ser más dulces y sabrosas) y helados caseros (o fabricados industrialmente, pero con ingredientes naturales y sin añadido de azúcares refinados). También tenemos una enorme variedad de frutas secas, como dátiles, pasas, higos secos… e incluso plátanos, fresas, albaricoques, y un largo etcétera cada vez más accesible en las tiendas.

Existen así mismo opciones de verduras dulces, como pueden ser tomates, zanahorias o pimientos rojos y amarillos. Y, por supuesto… ¡chocolate! Eso sí: siempre con un mínimo de 75% de cacao.

Endulzantes naturales sin procesar

Por último, podemos considerar opciones de endulzantes naturales (sin refinar o procesar, es decir, tal y como se encuentran en la naturaleza). La famosa estevia, los azúcares integrales de caña y de coco, algunos siropes como el de ágave o arce son buenísimos endulzantes que, además de ese sabor dulce, aportan otros nutrientes a nuestro organismo.

Si te interesa saber más, aquí tienes el vídeo completo: