1994 Views

10 años en Helen Doron English Murcia Centro

Hoy, en nuestro recorrido por las academias Helen Doron English que cumplen 10 años en España, nos detenemos en la Región de Murcia.

Entrevistamos a nuestra compañera Carmen Pagán, filóloga inglesa y teacher Helen Doron que ya hace una década que inauguró la primera de las dos academias Helen Doron existentes en la ciudad de Murcia.

Helen Doron Murcia Centro se sitúa en la calle Vinader, 7, detrás de la Plaza de Santa Isabel y a escasos metros de Gran Vía. Os invitamos a conocer su historia.

Hola, Carmen;

¿Cómo fue tu primer contacto con Helen Doron English?

Por mi formación en Filología Inglesa y a nivel personal, desde siempre había creído firmemente en la importancia de exponer a los niños a una segunda lengua desde el nacimiento y así lo empecé a hacer con mi hijo desde que nació, sobre todo a través de la música, juegos y cuentos. Cuando cumplió un año empecé a investigar sobre métodos que se basaran en este principio y ahí fue cuando conocí de la existencia de Helen Doron. 

¿Cómo surgió la oportunidad de tener tu propia academia?

Por entonces, aunque Helen Doron ya estaba presente en España todavía no había llegado a Murcia. Mientras trabajaba en una multinacional en el sector de la auditoría empecé a plantearme la idea de abrir la primera academia en  la Región de Murcia en el que se enseñara inglés, ya no solo a bebés, sino a niños menores de 5 años. Aunque ahora parezca extraño, en 2011 era la edad a partir de la cual un niño podía empezar a asistir a una academia de inglés en Murcia. 

Sin duda, lo que terminó de convencerme fue el pasar un día en Helen Doron Roquetas de Mar, donde pude presenciar una clase de niños de 5 años y asistir a una clase de bebés con mi hijo. Ahí fue cuando realmente comprobé que el Método Helen Doron funcionaba porque lo pude experimentar en primera persona y decidí que quería dar la misma oportunidad a las familias de Murcia.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 10 años?

Empezamos en un local pequeño, justo al lado de donde estamos ahora, una profesora y yo dando clase en la academia y 3 escuelas infantiles. En Murcia fue algo tan novedoso, sobre todo que enseñáramos inglés a bebés, que los medios de comunicación locales rápidamente se interesaron por el Método. Poco a poco nos fueron llegando oportunidades de colaboración con más centros educativos, los cuenta cuentos en IKEA, los talleres en inglés en el Aula de Ámbito Cultural de El Corte Inglés, la participación en ferias solidarias como la de Cáritas o a beneficio de Abamur, una asociación de niños con TEA.

En 2016 se incorporó al equipo Maribel para ayudarnos con la gestión de la escuela y al año siguiente nos mudamos a un centro más amplio, en el que estamos ahora, aumentamos el número de profesores y seguimos ampliando nuestra oferta educativa al mismo tiempo que nuestros alumnos van creciendo.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 10 años?

Sí, claro, algunos incluso empezaron siendo bebés y ya están en los cursos de Teens. Hemos visto a las familias crecer y siempre nos ilusiona la incorporación de los segundos o terceros hermanitos.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

También, algunos han vuelto para que les asesoremos en su primera estancia en un país de habla inglesa, bien para pasar unas semanas en verano o para cursar un año escolar.

¿Qué es lo que más te gusta y te hace disfrutar en el día a día?

El contacto con los niños y las familias es lo que personalmente más me enriquece y da sentido a todo lo que hacemos. Tenemos una comunidad de padres comprometidos con la educación en inglés de sus hijos que comparten los mismos valores que desde Helen Doron defendemos. 

Me encanta cuando los padres quieren ir más allá y me piden recomendaciones sobre series, libros e ideas para incluir el inglés en el día a día de sus hijos porque la experiencia me dice que esos niños terminarán siendo bilingües, en la mayoría de los casos antes de los 10 años. Ni que decir tiene que estas familias se toman muy en serio desde el primer día la escucha de fondo de los audios e involucran a sus hijos en el proceso de aprendizaje.

Cuando las familias nos cuentan que empiezan a ver los avances que sus hijos hacen con el idioma, si salen al extranjero y son los niños los que quieren pedir en los restaurantes o cuando en el colegio les dan la enhorabuena por el buen nivel de sus hijos, todos estos momentos hacen que terminemos el día con la sensación de haber creado un impacto positivo en las vidas de los niños, que al final es de lo que se trata.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

Durante el confinamiento pasamos a dar todas nuestras clases online, incluso las de bebés. Para este grupo de edad, por la mañana enviábamos a las familias un listado de juguetes y objetos de casa que debían preparar para esa tarde.  Después de la clase las mamás me enviaban vídeos de los niños interactuando con teacher Yisell, contestando, siguiendo sus instrucciones, como si siguieran en la clase presencial y no estuvieran separados por una pantalla. La verdad es que era muy emocionante verlos y escucharlos y aunque requería un esfuerzo enorme por parte de la profesora y de las familias para mantener la atención de los niños durante la clase, la recompensa y la satisfacción por el trabajo bien hecho era mucho mayor.

1995 Views

10 años en Helen Doron English Murcia Centro

Hoy, en nuestro recorrido por las academias Helen Doron English que cumplen 10 años en España, nos detenemos en la Región de Murcia.

Entrevistamos a nuestra compañera Carmen Pagán, filóloga inglesa y teacher Helen Doron que ya hace una década que inauguró la primera de las dos academias Helen Doron existentes en la ciudad de Murcia.

Helen Doron Murcia Centro se sitúa en la calle Vinader, 7, detrás de la Plaza de Santa Isabel y a escasos metros de Gran Vía. Os invitamos a conocer su historia.

Hola, Carmen;

¿Cómo fue tu primer contacto con Helen Doron English?

Por mi formación en Filología Inglesa y a nivel personal, desde siempre había creído firmemente en la importancia de exponer a los niños a una segunda lengua desde el nacimiento y así lo empecé a hacer con mi hijo desde que nació, sobre todo a través de la música, juegos y cuentos. Cuando cumplió un año empecé a investigar sobre métodos que se basaran en este principio y ahí fue cuando conocí de la existencia de Helen Doron. 

¿Cómo surgió la oportunidad de tener tu propia academia?

Por entonces, aunque Helen Doron ya estaba presente en España todavía no había llegado a Murcia. Mientras trabajaba en una multinacional en el sector de la auditoría empecé a plantearme la idea de abrir la primera academia en  la Región de Murcia en el que se enseñara inglés, ya no solo a bebés, sino a niños menores de 5 años. Aunque ahora parezca extraño, en 2011 era la edad a partir de la cual un niño podía empezar a asistir a una academia de inglés en Murcia. 

Sin duda, lo que terminó de convencerme fue el pasar un día en Helen Doron Roquetas de Mar, donde pude presenciar una clase de niños de 5 años y asistir a una clase de bebés con mi hijo. Ahí fue cuando realmente comprobé que el Método Helen Doron funcionaba porque lo pude experimentar en primera persona y decidí que quería dar la misma oportunidad a las familias de Murcia.

¿Cuál ha sido vuestra evolución en estos 10 años?

Empezamos en un local pequeño, justo al lado de donde estamos ahora, una profesora y yo dando clase en la academia y 3 escuelas infantiles. En Murcia fue algo tan novedoso, sobre todo que enseñáramos inglés a bebés, que los medios de comunicación locales rápidamente se interesaron por el Método. Poco a poco nos fueron llegando oportunidades de colaboración con más centros educativos, los cuenta cuentos en IKEA, los talleres en inglés en el Aula de Ámbito Cultural de El Corte Inglés, la participación en ferias solidarias como la de Cáritas o a beneficio de Abamur, una asociación de niños con TEA.

En 2016 se incorporó al equipo Maribel para ayudarnos con la gestión de la escuela y al año siguiente nos mudamos a un centro más amplio, en el que estamos ahora, aumentamos el número de profesores y seguimos ampliando nuestra oferta educativa al mismo tiempo que nuestros alumnos van creciendo.

¿Seguís teniendo alumnos que empezaron con vosotros hace 10 años?

Sí, claro, algunos incluso empezaron siendo bebés y ya están en los cursos de Teens. Hemos visto a las familias crecer y siempre nos ilusiona la incorporación de los segundos o terceros hermanitos.

Y de los que ya se han ido, ¿tenéis contacto con ellos?

También, algunos han vuelto para que les asesoremos en su primera estancia en un país de habla inglesa, bien para pasar unas semanas en verano o para cursar un año escolar.

¿Qué es lo que más te gusta y te hace disfrutar en el día a día?

El contacto con los niños y las familias es lo que personalmente más me enriquece y da sentido a todo lo que hacemos. Tenemos una comunidad de padres comprometidos con la educación en inglés de sus hijos que comparten los mismos valores que desde Helen Doron defendemos. 

Me encanta cuando los padres quieren ir más allá y me piden recomendaciones sobre series, libros e ideas para incluir el inglés en el día a día de sus hijos porque la experiencia me dice que esos niños terminarán siendo bilingües, en la mayoría de los casos antes de los 10 años. Ni que decir tiene que estas familias se toman muy en serio desde el primer día la escucha de fondo de los audios e involucran a sus hijos en el proceso de aprendizaje.

Cuando las familias nos cuentan que empiezan a ver los avances que sus hijos hacen con el idioma, si salen al extranjero y son los niños los que quieren pedir en los restaurantes o cuando en el colegio les dan la enhorabuena por el buen nivel de sus hijos, todos estos momentos hacen que terminemos el día con la sensación de haber creado un impacto positivo en las vidas de los niños, que al final es de lo que se trata.

Para terminar, ¿podrías contarnos alguna anécdota especial de todos estos años?

Durante el confinamiento pasamos a dar todas nuestras clases online, incluso las de bebés. Para este grupo de edad, por la mañana enviábamos a las familias un listado de juguetes y objetos de casa que debían preparar para esa tarde.  Después de la clase las mamás me enviaban vídeos de los niños interactuando con teacher Yisell, contestando, siguiendo sus instrucciones, como si siguieran en la clase presencial y no estuvieran separados por una pantalla. La verdad es que era muy emocionante verlos y escucharlos y aunque requería un esfuerzo enorme por parte de la profesora y de las familias para mantener la atención de los niños durante la clase, la recompensa y la satisfacción por el trabajo bien hecho era mucho mayor.