3507 Views

Guía sobre cómo cuidar el medio ambiente para niños 

Todos sabemos que la Tierra está sufriendo. Los océanos se llenan de plástico y se vuelven más ácidos. El calor extremo, los incendios, las inundaciones y otros eventos climáticos están afectando la vida de millones de personas. Recientemente nos hemos enfrentado a una pandemia sanitaria mundial con el COVID-19. Cada año, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques, una extensión similar a Islandia. Y alrededor de un millón de especies animales y plantas se encuentran en la actualidad en peligro de extinción. Recordemos que los ecosistemas sanos nos ayudan a protegernos de las enfermedades porque la diversidad de especies hace más difícil la propagación de los patógenos. 

Por todo ello, este año 2023 es el tercero del Decenio de la ONU para la Restauración de Ecosistemas. El 22 de abril se celebró el Día Internacional de la Madre Tierra. Una jornada establecida para destacar la importancia de la conservación y restauración de nuestro planeta y promover así la armonía de los seres humanos con la naturaleza. 

Pero ¿cómo podemos concienciar sobre esta cuestión a nuestros pequeños? Pues con pequeños gestos que puedan entender. Ahora en primavera salimos más para disfrutar del sol y el buen tiempo. Son frecuentes las excursiones a la playa, la montaña o el campo. Seguro que sobre el terreno les podéis explicar mejor la importancia del agua, tanto para la vida natural como para la agricultura o la supervivencia de los seres humanos. También les podéis hablar de la necesidad de mantener los montes limpios de basuras, para evitar la contaminación o los incendios. Y, por supuesto, del reciclaje, para ahorrar materias primas o evitar que los plásticos lleguen al mar. 

A continuación, os propondremos una serie de consejos sencillos para que nuestros hijos se conciencien acerca de la importancia del cuidado del Medio Ambiente. ¡Estamos formando a los ciudadanos del futuro! 

Pequeños gestos para reciclar, ahorrar energía y cuidar la naturaleza 

Según la Asociación Mundial de Educadores infantiles (AMEI, o WAECE, con sus siglas en inglés), existen 10 reglas básicas que debemos enseñar a nuestros hijos para que las pongan en práctica y así aprendan a proteger su entorno. 

1. Reciclar es divertido. 

Por supuesto que lo es. No se trata sólo de enseñar a los niños a separar los residuos por colores y composición. Debemos hacerlos partícipes de la tarea: tener distintos recipientes en casa a una altura óptima para que los niños puedan hacer uso de ellos y que nos acompañen cuando vamos a echar las distintas bolsas a los contenedores, puede convertirse en un reto para los más pequeños. Los niños son colaboradores por naturaleza, todo depende de cómo les presentemos el trabajo a realizar. Si lo hacemos con ilusión, porque es lo correcto y nos gusta hacerlo, ellos sentirán los mismo. 

2. Cerrar el grifo para ahorrar agua. 

Algo tan sencillo como cerrar el grifo cuando nos cepillamos los dientes o nos enjabonamos puede suponer un ahorro extraordinario de agua en nuestros hogares, como también limitar los baños y optar por las duchas rápidas. Si tenéis cerca una zona húmeda, con lagunas naturales, o un pantano, también los podéis visitar. Verán su situación real, la importancia del agua para nuestro entorno, no sólo para nosotros en casa. El agua es un bien muy preciado que conviene conservar. Algo que sólo conseguiremos haciendo un uso racional del mismo. 

3. Los papeles, siempre a la papelera. 

Además de los cubos de basura de la cocina, os recomendamos encarecidamente que los niños dispongan de más papeleras en casa, especialmente en su habitación y en el cuarto de baño. También en la zona de juego o de estudio, si disponen de ella. Agua, pañuelos de papel y una papelera nunca les pueden faltar. Así se acostumbrarán a utilizar las papeleras de forma natural desde pequeños. Evitaremos papeles en el suelo de casa o en el wc. Educarles para que utilicen siempre las papeleras, tanto en el hogar como en lugares públicos, será una de las mejores enseñanzas de vida que les podremos proporcionar. 

4. Apagar la luz. 

La energía consume nuestros recursos, por ello es importante que la utilicemos también de forma racional. No tiene sentido tener las luces encendidas en las habitaciones donde no estemos. Además, vivimos en un país reconocido por sus horas de intensa luz solar, así que apagar la luz siempre que no sea necesaria también será un aprendizaje importante para nuestros hijos. 

5. Compartir los juguetes. 

¿Vuestros hijos tienen demasiados juguetes? ¿Prefieren jugar con otros niños o ellos solos? Seguro que jugar con otros niños casi siempre resultará más divertido. Además, seguro que tienen un montón de juguetes que podrán compartir. Por otra parte, revisar los juguetes de nuestros hijos es siempre una sana costumbre. Veremos si necesitan una limpieza o algún arreglo, o si ya se les han quedado pequeños para su edad. Hacerlo con ellos también puede ser interesante. Que se den cuenta de los que ya no necesitan y proponer una donación será importante. En primer lugar, para transmitirles el valor de la solidaridad. Y, en segundo, para darles un segundo, tercer o cuarto uso. Si los juguetes se comparten, menos se tendrán que fabricar, con el ahorro energético y de recursos que ello supone. En un artículo anterior os hablamos de cómo conseguir que nuestros hijos guarden sus juguetes y sean más organizados

6. No arrancar las plantas. 

Las plantas son seres vivos que deben cuidarse y respetarse. Aunque estén en la calle o en un parque, no las arrancaremos o las pisotearemos. Tampoco las flores. Debemos tener en cuenta, especialmente ahora en la primavera, que estamos en plena floración. En el caso de los árboles, las flores se convertirán en frutos. ¡Y las flores son necesarias también para que las abejas puedan hacer su trabajo de polinización y elaborar la miel! 

7. Las cosas de la calle son de todos. 

Es importante que los niños sepan que lo público es de todos. A veces se puede pensar que la calle “no es de nadie”, pero sí lo es, de todos nosotros. Mantener los espacios públicos, las calles, los parques o el mobiliario urbano, limpios y en buen estado, no es sólo tarea de las autoridades. No es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia. Y el estado de nuestras calles o jardines públicos dice mucho de nosotros. La calle también es nuestra casa, la casa de todos, y debemos cuidarla como merece. 

8. Hay que cuidar a las mascotas. 

Todos los seres vivos merecen nuestro respeto y cuidado. Pero en el caso de nuestras mascotas, todavía más. Si tenemos una mascota, hemos adquirido el compromiso de cuidarla como a un miembro más de la familia. Alimentarla correctamente, sacarla a pasear o bañarla si lo requiere, llevarla al veterinario cuando corresponda, son tareas importantes que también podemos transmitir y poner en práctica con nuestros hijos. 

9. Reciclar el papel. 

El hecho de tirar los papeles siempre en la papelera nos facilitará su reciclaje. Así, además de mantener la casa y las calles limpias, contribuiremos al reciclaje del papel y, por tanto, a disminuir la tala de árboles. Explicar a los niños estos hechos seguro que les animará a reciclar, también para promover el cuidado de nuestros bosques. 

10. Respetar a las personas. 

Respetar la Tierra no significa solamente respetar y cuidar la naturaleza, los animales o las plantas. También las personas, especialmente las más cercanas, aunque sean diferentes a nosotros y no compartan nuestra cultura o el color de piel. El respeto a los demás siempre irá en primer lugar si queremos ser respetuosos con nuestro entorno. 

Otros consejos que podéis seguir para que vuestros hijos participen en el cuidado del medio ambiente es la norma de las 3 “erres”, de la que ya os hablamos con motivo del Día Mundial del Reciclaje (17 de mayo): reducir, reciclar y reutilizar

Y cuando salgáis al campo, la playa o la montaña, os animamos a hacer dos fotos del paraje, cuando lleguéis y antes de iros. Debéis comprobar las diferencias en ambas instantáneas. El juego es que no haya ninguna diferencia, que no se note que hemos estado, que no veamos nuestra huella. Por supuesto que, si hemos estado en la playa, notaremos la arena revuelta. O si hemos ido a la montaña, probablemente hayamos recogido un ramillete de flores de lavanda o un poquito de romero. Pero nada más, no dejaremos residuos, ni haremos montañas con las rocas. Debemos “pasar de puntillas por nuestro planeta”. Cada cosa se quedará en su lugar, porque es allí donde debe estar y porque es importante. 

Helen Doron English, siempre educando en valores 

En Helen Doron English siempre tenemos presente nuestro lema “educamos en valores, educamos en inglés”. Nuestros cursos están diseñados no sólo para enseñar inglés, sino también para formar en valores a nuestros alumnos, para que se conviertan en buenos ciudadanos. En nuestras clases, los profesores abordan temas como la importancia de llevar un estilo de vida saludable, la solidaridad o el respeto al medio ambiente

En nuestro canal abierto de YouTube, Helen Doron Song Club, podéis encontrar diversos temas propios sobre el reciclaje o el respeto a los animales. Canciones divertidas y educativas que los niños disfrutarán mientras aprenden inglés y a respetar nuestro entorno. ¡Os animamos a conocerlo! Para conocer y cuidar el medio ambiente recomendamos especialmente las canciones sobre ciencia y el clásico ‘Clean Up’, ¡os van a encantar! 

¿Quieres más información? Encuentra tu centro más cercano Helen Doron English y solicita una clase de prueba gratuita

Más información: https://helendoron.es/ 

Teléfono gratuito: 900.877.077 

3508 Views

Guía sobre cómo cuidar el medio ambiente para niños 

Todos sabemos que la Tierra está sufriendo. Los océanos se llenan de plástico y se vuelven más ácidos. El calor extremo, los incendios, las inundaciones y otros eventos climáticos están afectando la vida de millones de personas. Recientemente nos hemos enfrentado a una pandemia sanitaria mundial con el COVID-19. Cada año, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques, una extensión similar a Islandia. Y alrededor de un millón de especies animales y plantas se encuentran en la actualidad en peligro de extinción. Recordemos que los ecosistemas sanos nos ayudan a protegernos de las enfermedades porque la diversidad de especies hace más difícil la propagación de los patógenos. 

Por todo ello, este año 2023 es el tercero del Decenio de la ONU para la Restauración de Ecosistemas. El 22 de abril se celebró el Día Internacional de la Madre Tierra. Una jornada establecida para destacar la importancia de la conservación y restauración de nuestro planeta y promover así la armonía de los seres humanos con la naturaleza. 

Pero ¿cómo podemos concienciar sobre esta cuestión a nuestros pequeños? Pues con pequeños gestos que puedan entender. Ahora en primavera salimos más para disfrutar del sol y el buen tiempo. Son frecuentes las excursiones a la playa, la montaña o el campo. Seguro que sobre el terreno les podéis explicar mejor la importancia del agua, tanto para la vida natural como para la agricultura o la supervivencia de los seres humanos. También les podéis hablar de la necesidad de mantener los montes limpios de basuras, para evitar la contaminación o los incendios. Y, por supuesto, del reciclaje, para ahorrar materias primas o evitar que los plásticos lleguen al mar. 

A continuación, os propondremos una serie de consejos sencillos para que nuestros hijos se conciencien acerca de la importancia del cuidado del Medio Ambiente. ¡Estamos formando a los ciudadanos del futuro! 

Pequeños gestos para reciclar, ahorrar energía y cuidar la naturaleza 

Según la Asociación Mundial de Educadores infantiles (AMEI, o WAECE, con sus siglas en inglés), existen 10 reglas básicas que debemos enseñar a nuestros hijos para que las pongan en práctica y así aprendan a proteger su entorno. 

1. Reciclar es divertido. 

Por supuesto que lo es. No se trata sólo de enseñar a los niños a separar los residuos por colores y composición. Debemos hacerlos partícipes de la tarea: tener distintos recipientes en casa a una altura óptima para que los niños puedan hacer uso de ellos y que nos acompañen cuando vamos a echar las distintas bolsas a los contenedores, puede convertirse en un reto para los más pequeños. Los niños son colaboradores por naturaleza, todo depende de cómo les presentemos el trabajo a realizar. Si lo hacemos con ilusión, porque es lo correcto y nos gusta hacerlo, ellos sentirán los mismo. 

2. Cerrar el grifo para ahorrar agua. 

Algo tan sencillo como cerrar el grifo cuando nos cepillamos los dientes o nos enjabonamos puede suponer un ahorro extraordinario de agua en nuestros hogares, como también limitar los baños y optar por las duchas rápidas. Si tenéis cerca una zona húmeda, con lagunas naturales, o un pantano, también los podéis visitar. Verán su situación real, la importancia del agua para nuestro entorno, no sólo para nosotros en casa. El agua es un bien muy preciado que conviene conservar. Algo que sólo conseguiremos haciendo un uso racional del mismo. 

3. Los papeles, siempre a la papelera. 

Además de los cubos de basura de la cocina, os recomendamos encarecidamente que los niños dispongan de más papeleras en casa, especialmente en su habitación y en el cuarto de baño. También en la zona de juego o de estudio, si disponen de ella. Agua, pañuelos de papel y una papelera nunca les pueden faltar. Así se acostumbrarán a utilizar las papeleras de forma natural desde pequeños. Evitaremos papeles en el suelo de casa o en el wc. Educarles para que utilicen siempre las papeleras, tanto en el hogar como en lugares públicos, será una de las mejores enseñanzas de vida que les podremos proporcionar. 

4. Apagar la luz. 

La energía consume nuestros recursos, por ello es importante que la utilicemos también de forma racional. No tiene sentido tener las luces encendidas en las habitaciones donde no estemos. Además, vivimos en un país reconocido por sus horas de intensa luz solar, así que apagar la luz siempre que no sea necesaria también será un aprendizaje importante para nuestros hijos. 

5. Compartir los juguetes. 

¿Vuestros hijos tienen demasiados juguetes? ¿Prefieren jugar con otros niños o ellos solos? Seguro que jugar con otros niños casi siempre resultará más divertido. Además, seguro que tienen un montón de juguetes que podrán compartir. Por otra parte, revisar los juguetes de nuestros hijos es siempre una sana costumbre. Veremos si necesitan una limpieza o algún arreglo, o si ya se les han quedado pequeños para su edad. Hacerlo con ellos también puede ser interesante. Que se den cuenta de los que ya no necesitan y proponer una donación será importante. En primer lugar, para transmitirles el valor de la solidaridad. Y, en segundo, para darles un segundo, tercer o cuarto uso. Si los juguetes se comparten, menos se tendrán que fabricar, con el ahorro energético y de recursos que ello supone. En un artículo anterior os hablamos de cómo conseguir que nuestros hijos guarden sus juguetes y sean más organizados

6. No arrancar las plantas. 

Las plantas son seres vivos que deben cuidarse y respetarse. Aunque estén en la calle o en un parque, no las arrancaremos o las pisotearemos. Tampoco las flores. Debemos tener en cuenta, especialmente ahora en la primavera, que estamos en plena floración. En el caso de los árboles, las flores se convertirán en frutos. ¡Y las flores son necesarias también para que las abejas puedan hacer su trabajo de polinización y elaborar la miel! 

7. Las cosas de la calle son de todos. 

Es importante que los niños sepan que lo público es de todos. A veces se puede pensar que la calle “no es de nadie”, pero sí lo es, de todos nosotros. Mantener los espacios públicos, las calles, los parques o el mobiliario urbano, limpios y en buen estado, no es sólo tarea de las autoridades. No es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia. Y el estado de nuestras calles o jardines públicos dice mucho de nosotros. La calle también es nuestra casa, la casa de todos, y debemos cuidarla como merece. 

8. Hay que cuidar a las mascotas. 

Todos los seres vivos merecen nuestro respeto y cuidado. Pero en el caso de nuestras mascotas, todavía más. Si tenemos una mascota, hemos adquirido el compromiso de cuidarla como a un miembro más de la familia. Alimentarla correctamente, sacarla a pasear o bañarla si lo requiere, llevarla al veterinario cuando corresponda, son tareas importantes que también podemos transmitir y poner en práctica con nuestros hijos. 

9. Reciclar el papel. 

El hecho de tirar los papeles siempre en la papelera nos facilitará su reciclaje. Así, además de mantener la casa y las calles limpias, contribuiremos al reciclaje del papel y, por tanto, a disminuir la tala de árboles. Explicar a los niños estos hechos seguro que les animará a reciclar, también para promover el cuidado de nuestros bosques. 

10. Respetar a las personas. 

Respetar la Tierra no significa solamente respetar y cuidar la naturaleza, los animales o las plantas. También las personas, especialmente las más cercanas, aunque sean diferentes a nosotros y no compartan nuestra cultura o el color de piel. El respeto a los demás siempre irá en primer lugar si queremos ser respetuosos con nuestro entorno. 

Otros consejos que podéis seguir para que vuestros hijos participen en el cuidado del medio ambiente es la norma de las 3 “erres”, de la que ya os hablamos con motivo del Día Mundial del Reciclaje (17 de mayo): reducir, reciclar y reutilizar

Y cuando salgáis al campo, la playa o la montaña, os animamos a hacer dos fotos del paraje, cuando lleguéis y antes de iros. Debéis comprobar las diferencias en ambas instantáneas. El juego es que no haya ninguna diferencia, que no se note que hemos estado, que no veamos nuestra huella. Por supuesto que, si hemos estado en la playa, notaremos la arena revuelta. O si hemos ido a la montaña, probablemente hayamos recogido un ramillete de flores de lavanda o un poquito de romero. Pero nada más, no dejaremos residuos, ni haremos montañas con las rocas. Debemos “pasar de puntillas por nuestro planeta”. Cada cosa se quedará en su lugar, porque es allí donde debe estar y porque es importante. 

Helen Doron English, siempre educando en valores 

En Helen Doron English siempre tenemos presente nuestro lema “educamos en valores, educamos en inglés”. Nuestros cursos están diseñados no sólo para enseñar inglés, sino también para formar en valores a nuestros alumnos, para que se conviertan en buenos ciudadanos. En nuestras clases, los profesores abordan temas como la importancia de llevar un estilo de vida saludable, la solidaridad o el respeto al medio ambiente

En nuestro canal abierto de YouTube, Helen Doron Song Club, podéis encontrar diversos temas propios sobre el reciclaje o el respeto a los animales. Canciones divertidas y educativas que los niños disfrutarán mientras aprenden inglés y a respetar nuestro entorno. ¡Os animamos a conocerlo! Para conocer y cuidar el medio ambiente recomendamos especialmente las canciones sobre ciencia y el clásico ‘Clean Up’, ¡os van a encantar! 

¿Quieres más información? Encuentra tu centro más cercano Helen Doron English y solicita una clase de prueba gratuita

Más información: https://helendoron.es/ 

Teléfono gratuito: 900.877.077