863 Views

Ideas DIY para preparar nuestros disfraces y la decoración de casa para Halloween

En el post anterior abordamos el origen de la celebración de Halloween y os dimos unas cuantas ideas para que vuestra celebración con niños sea todo un éxito. Pero ya quedan pocos días para la gran noche y es momento de ponernos manos a la obra si queremos que tanto nuestros disfraces como la casa estén preparados para la ocasión. Si sois fans de las manualidades o preferís que tanto los disfraces como los motivos decorativos sean únicos y vuestros, no os perdáis el siguiente artículo. 

DIY, “Do It Yourself” o hazlo tú mismo 

¿Cansados de las mismas arañas, telarañas y fantasmas de todas las tiendas? ¿Buscando un disfraz original para tus hijos o para toda la familia? Aquí tenéis nuestras propuestas, algunas bien sencillas y rápidas de realizar. 

Disfraces para todos 

Sobre todo, si disponemos de poco tiempo, los complementos son la opción ideal. Vistiendo ropa blanca o negra y sólo con una máscara, diadema o maquillaje, nos podemos convertir en una bruja, un demonio o un ángel caído. 

En Helen Doron English, siempre dispuestos a celebrar la fiesta de Halloween, ya lo tenemos todo previsto. ¡Es imposible resistirse a una de las celebraciones favoritas de los niños que además resulta ideal para aprender vocabulario en inglés! Por ello este año hemos diseñado un conjunto de máscaras para que podáis elegir vuestro disfraz y crearlo vosotros mismos. Las podéis descargar, junto con otros juegos y pasatiempos de Halloween en inglés, en el siguiente enlace: https://spot.helendoron.es/halloween

Las cajas de cartón también son de gran utilidad. Si las colocamos en la cabeza, podemos conseguir fácilmente un disfraz, por ejemplo, de Frankenstein. O con un agujero para la cabeza y dos para los brazos, podemos confeccionar nuestro disfraz de casa encantada.  

Ropa negra y una diadema con cuernos nos puede convertir en un demonio. O, si a la diadema le colocamos unos cepillos de tuberías con ojos pegados en la parte superior, ya tenemos nuestro disfraz de extraterrestre. Y un vestido blanco con unas plumas pegadas en la espalda con un poco de pintalabios rojo, nos transformarán rápidamente en un ángel caído.  

Con un poco de fieltro negro también podemos hacernos unas orejas y unas alas alargadas que pegaremos en la parte inferior de las mangas, ¡y ya tenemos nuestro disfraz de murciélago!  

Una sudadera negra con ojos pegados en la capucha, guantes negros y tres calcetines largos y negros, rellenos y cosidos a los laterales de la sudadera por debajo de los brazos, nos pueden convertir en una araña gigante fácilmente. En el caso de los bebés, podemos realizar las patas extras con medias, para que queden de la misma medida que sus propias piernecitas, y sujetarlas a la cintura. Si además añadimos un gorrito con los ojos, tendremos una araña monísima. 

Eso sí, si se nos ve la cara, el maquillaje es imprescindible.  

Otra opción rápida y sencilla son las socorridas momias. Las haremos la misma noche de Halloween, y sólo necesitaremos papel higiénico o vendas, esparadrapo o cinta adhesiva y un poco de pintura roja o negra (un pintalabios podría servir). Recomendamos “momificar” sólo de cintura para arriba, estaremos más cómodos, sobre todo a la hora de ir al baño. 

Y la propuesta más rápida de todas: Cubrirnos totalmente para convertirnos en fantasmas. Podemos hacerlo con una bolsa gigante de basura, a la que pegaremos unos ojos y boca blancos de papel, además de unos cuantos agujeros para poder ver y respirar, o bien, con la sábana blanca de toda la vida. En este caso, unos simples agujeros para ver serán suficientes. 

Decoración DIY terrorífica para Halloween 

1. Las calabazas no pueden faltar en tu fiesta de Halloween. Puedes agruparlas en las esquinas o en la misma fachada, dando un look otoñal a la casa, o, tal vez pintarlas. De blanco y negro, simulando una calavera o simplemente a rayas; con una cara verde de bruja; haciendo que parezcan emoticonos amarillos, añadiéndoles ojos o tal vez un sombrero; o simplemente pintándolas como una cara, como las calabazas huecas para hacer un “Jack-o-latern”. Y, por supuesto, vaciarlas y recortar unos ojos, nariz y boca. Dentro podremos colocar velas encendidas o también lamparitas led, mucho más prácticas y duraderas. 

2. Sobre todo si tenemos niños, hacer una piñata de Halloween puede ser una idea genial. Sólo necesitaremos una bolsa de papel que decoraremos con nuestro motivo de Halloween favorito. La podemos convertir en un fantasma, una bruja o el mismísimo Frankenstein, ¡a nuestro gusto! 

3. Las arañas caseras también son sencillas de realizar. Sólo tenemos que salir al monte a recoger unas piñas que convertiremos en los cuerpos, unos cepillos de tuberías pequeños para las patas y unos cuantos ojos que pegaremos para darles vida. Ideales para colocar en un frutero, junto con manzanas o castañas. Quedará una pieza decorativa otoñal, que nos podrá servir para provocar más de un susto y unas cuantas risas. 

4. Si nos gustan las arañas gigantes, sólo necesitamos unos globos y unas cuantas cintas gruesas y largas, todo de color negro. Necesitaremos dos globos por araña: uno más grande para el cuerpo y otro más pequeño para la cabeza. Al globo grande (el cuerpo) le pegaremos cuatro cintas a cada lado, y estas cintas las pegaremos, aproximadamente por la mitad, en una esquina, cuatro en cada pared. Las cintas dobladas parecerán las patas. Y deberán quedar los globos suspendidos en el centro, donde se unen las dos paredes, y, para conseguir un efecto más terrorífico, el globo pequeño (la cabeza) estará en la parte inferior.  

5. Las guirnaldas de farolillos de papel también son fantásticas para convertir en calaveritas, sólo necesitamos un rotulador negro para pintarles ojos, nariz y boca. 

6. Sobre todo si tenemos un espacio grande para decorar, los globos pueden ser una buena opción. Si son blancos, les podemos pintar ojos, nariz y boca. Y, si son negros, pegarles los complementos en papel. Tendremos calaveras voladoras por toda la casa. 

Si además les colocamos encima una sábana blanca colgada del techo con hilo de pescar transparente, y, por supuesto, con ojos, nariz y boca pintados, podremos tener fantasmas en cualquier rincón. 

And Happy Halloween everyone! 

864 Views

Ideas DIY para preparar nuestros disfraces y la decoración de casa para Halloween

En el post anterior abordamos el origen de la celebración de Halloween y os dimos unas cuantas ideas para que vuestra celebración con niños sea todo un éxito. Pero ya quedan pocos días para la gran noche y es momento de ponernos manos a la obra si queremos que tanto nuestros disfraces como la casa estén preparados para la ocasión. Si sois fans de las manualidades o preferís que tanto los disfraces como los motivos decorativos sean únicos y vuestros, no os perdáis el siguiente artículo. 

DIY, “Do It Yourself” o hazlo tú mismo 

¿Cansados de las mismas arañas, telarañas y fantasmas de todas las tiendas? ¿Buscando un disfraz original para tus hijos o para toda la familia? Aquí tenéis nuestras propuestas, algunas bien sencillas y rápidas de realizar. 

Disfraces para todos 

Sobre todo, si disponemos de poco tiempo, los complementos son la opción ideal. Vistiendo ropa blanca o negra y sólo con una máscara, diadema o maquillaje, nos podemos convertir en una bruja, un demonio o un ángel caído. 

En Helen Doron English, siempre dispuestos a celebrar la fiesta de Halloween, ya lo tenemos todo previsto. ¡Es imposible resistirse a una de las celebraciones favoritas de los niños que además resulta ideal para aprender vocabulario en inglés! Por ello este año hemos diseñado un conjunto de máscaras para que podáis elegir vuestro disfraz y crearlo vosotros mismos. Las podéis descargar, junto con otros juegos y pasatiempos de Halloween en inglés, en el siguiente enlace: https://spot.helendoron.es/halloween

Las cajas de cartón también son de gran utilidad. Si las colocamos en la cabeza, podemos conseguir fácilmente un disfraz, por ejemplo, de Frankenstein. O con un agujero para la cabeza y dos para los brazos, podemos confeccionar nuestro disfraz de casa encantada.  

Ropa negra y una diadema con cuernos nos puede convertir en un demonio. O, si a la diadema le colocamos unos cepillos de tuberías con ojos pegados en la parte superior, ya tenemos nuestro disfraz de extraterrestre. Y un vestido blanco con unas plumas pegadas en la espalda con un poco de pintalabios rojo, nos transformarán rápidamente en un ángel caído.  

Con un poco de fieltro negro también podemos hacernos unas orejas y unas alas alargadas que pegaremos en la parte inferior de las mangas, ¡y ya tenemos nuestro disfraz de murciélago!  

Una sudadera negra con ojos pegados en la capucha, guantes negros y tres calcetines largos y negros, rellenos y cosidos a los laterales de la sudadera por debajo de los brazos, nos pueden convertir en una araña gigante fácilmente. En el caso de los bebés, podemos realizar las patas extras con medias, para que queden de la misma medida que sus propias piernecitas, y sujetarlas a la cintura. Si además añadimos un gorrito con los ojos, tendremos una araña monísima. 

Eso sí, si se nos ve la cara, el maquillaje es imprescindible.  

Otra opción rápida y sencilla son las socorridas momias. Las haremos la misma noche de Halloween, y sólo necesitaremos papel higiénico o vendas, esparadrapo o cinta adhesiva y un poco de pintura roja o negra (un pintalabios podría servir). Recomendamos “momificar” sólo de cintura para arriba, estaremos más cómodos, sobre todo a la hora de ir al baño. 

Y la propuesta más rápida de todas: Cubrirnos totalmente para convertirnos en fantasmas. Podemos hacerlo con una bolsa gigante de basura, a la que pegaremos unos ojos y boca blancos de papel, además de unos cuantos agujeros para poder ver y respirar, o bien, con la sábana blanca de toda la vida. En este caso, unos simples agujeros para ver serán suficientes. 

Decoración DIY terrorífica para Halloween 

1. Las calabazas no pueden faltar en tu fiesta de Halloween. Puedes agruparlas en las esquinas o en la misma fachada, dando un look otoñal a la casa, o, tal vez pintarlas. De blanco y negro, simulando una calavera o simplemente a rayas; con una cara verde de bruja; haciendo que parezcan emoticonos amarillos, añadiéndoles ojos o tal vez un sombrero; o simplemente pintándolas como una cara, como las calabazas huecas para hacer un “Jack-o-latern”. Y, por supuesto, vaciarlas y recortar unos ojos, nariz y boca. Dentro podremos colocar velas encendidas o también lamparitas led, mucho más prácticas y duraderas. 

2. Sobre todo si tenemos niños, hacer una piñata de Halloween puede ser una idea genial. Sólo necesitaremos una bolsa de papel que decoraremos con nuestro motivo de Halloween favorito. La podemos convertir en un fantasma, una bruja o el mismísimo Frankenstein, ¡a nuestro gusto! 

3. Las arañas caseras también son sencillas de realizar. Sólo tenemos que salir al monte a recoger unas piñas que convertiremos en los cuerpos, unos cepillos de tuberías pequeños para las patas y unos cuantos ojos que pegaremos para darles vida. Ideales para colocar en un frutero, junto con manzanas o castañas. Quedará una pieza decorativa otoñal, que nos podrá servir para provocar más de un susto y unas cuantas risas. 

4. Si nos gustan las arañas gigantes, sólo necesitamos unos globos y unas cuantas cintas gruesas y largas, todo de color negro. Necesitaremos dos globos por araña: uno más grande para el cuerpo y otro más pequeño para la cabeza. Al globo grande (el cuerpo) le pegaremos cuatro cintas a cada lado, y estas cintas las pegaremos, aproximadamente por la mitad, en una esquina, cuatro en cada pared. Las cintas dobladas parecerán las patas. Y deberán quedar los globos suspendidos en el centro, donde se unen las dos paredes, y, para conseguir un efecto más terrorífico, el globo pequeño (la cabeza) estará en la parte inferior.  

5. Las guirnaldas de farolillos de papel también son fantásticas para convertir en calaveritas, sólo necesitamos un rotulador negro para pintarles ojos, nariz y boca. 

6. Sobre todo si tenemos un espacio grande para decorar, los globos pueden ser una buena opción. Si son blancos, les podemos pintar ojos, nariz y boca. Y, si son negros, pegarles los complementos en papel. Tendremos calaveras voladoras por toda la casa. 

Si además les colocamos encima una sábana blanca colgada del techo con hilo de pescar transparente, y, por supuesto, con ojos, nariz y boca pintados, podremos tener fantasmas en cualquier rincón. 

And Happy Halloween everyone!