662 Views

Ideas para un otoño súper divertido con tus hijos

¡Ya está aquí el otoño! Las hojas se caen, los días son más cortos, empiezan la lluvia y el frío, el cielo está oscuro cuando nos levantamos… hay a quien todas estas cosas le sienta muy mal, ¡pero a nosotros nos encanta! El otoño es un momento ideal para quedarnos en casa haciendo actividades: manualidades, cuentos, películas… ¡y todo se puede hacer en inglés! A continuación os dejamos algunas ideas que hemos ido recopilando en este blog a lo largo de los años.

1. Actividades sensoriales para bebés y niños pequeños
A veces parece que los más pequeños de la casa no pueden disfrutar de la misma manera que los mayores. Aunque es obvio que no tienen la misma capacidad para pintar, recortar o pegar que sus hermanos más grandes, es precisamente en esas edades tempranas cuando más interés pueden mostrar por ellas, especialmente si tienen en casa ejemplos a seguir.

En nuestra metodología apostamos siempre por la estimulación temprana (de hecho, tenemos alumnos desde los 3 meses de edad), por lo que os recomendamos que echéis un vistazo a este artículo sobre actividades sensoriales: cajas sensoriales, botellas con elementos otoñales, pintura con hojas o algo tan sencillo (¡y tan divertido!) como desgranar una granada.

2. Ideas para momentos de lluvia
La lluvia puede ser un contratiempo en la vida familiar. Los niños que de repente no pueden ir al parque o a jugar con sus amigos se vuelven inquietos. Claro que, ¿quién ha dicho que no puedan salir a la calle? ¡Unas buenas botas de agua y un chubasquero es todo lo que necesitamos para saltar en los charcos sin mancharnos!

Pero no solo eso: disfraces, meriendas con amigos o un baño lleno de juguetes pueden convertir un momento de dificultad en una tarde súper divertida.

3. Un cuento sobre las emociones
En los oscuros y lluviosos días que se avecinan, nada mejor que contar un cuento. Hoy os recomendamos Where The Wild Things Are. ¿Los motivos? Para empezar, porque es un cuento con una estética muy cuidada, en el que abundan colores ocres y grises tan propios de estas fechas. Pero, además, porque puede enseñarnos algo más sobre las emociones que tenemos dentro, especialmente esas que se desatan cuando no nos gusta lo que pasa alrededor nuestra.

La historia trata de un niño que no está especialmente contento, y decide marcharse al lugar donde viven unos salvajes monstruos, que además le harán el rey del lugar. Sin embargo, después de mucha diversión, nuestro protagonista se dará cuenta de que, viviendo entre esos personajes, le falta algo muy importante que antes tenía.

Como siempre, os dejamos una pequeña recopilación de actividades que podemos hacer en casa después de leerlo.

 

663 Views

Ideas para un otoño súper divertido con tus hijos

¡Ya está aquí el otoño! Las hojas se caen, los días son más cortos, empiezan la lluvia y el frío, el cielo está oscuro cuando nos levantamos… hay a quien todas estas cosas le sienta muy mal, ¡pero a nosotros nos encanta! El otoño es un momento ideal para quedarnos en casa haciendo actividades: manualidades, cuentos, películas… ¡y todo se puede hacer en inglés! A continuación os dejamos algunas ideas que hemos ido recopilando en este blog a lo largo de los años.

1. Actividades sensoriales para bebés y niños pequeños
A veces parece que los más pequeños de la casa no pueden disfrutar de la misma manera que los mayores. Aunque es obvio que no tienen la misma capacidad para pintar, recortar o pegar que sus hermanos más grandes, es precisamente en esas edades tempranas cuando más interés pueden mostrar por ellas, especialmente si tienen en casa ejemplos a seguir.

En nuestra metodología apostamos siempre por la estimulación temprana (de hecho, tenemos alumnos desde los 3 meses de edad), por lo que os recomendamos que echéis un vistazo a este artículo sobre actividades sensoriales: cajas sensoriales, botellas con elementos otoñales, pintura con hojas o algo tan sencillo (¡y tan divertido!) como desgranar una granada.

2. Ideas para momentos de lluvia
La lluvia puede ser un contratiempo en la vida familiar. Los niños que de repente no pueden ir al parque o a jugar con sus amigos se vuelven inquietos. Claro que, ¿quién ha dicho que no puedan salir a la calle? ¡Unas buenas botas de agua y un chubasquero es todo lo que necesitamos para saltar en los charcos sin mancharnos!

Pero no solo eso: disfraces, meriendas con amigos o un baño lleno de juguetes pueden convertir un momento de dificultad en una tarde súper divertida.

3. Un cuento sobre las emociones
En los oscuros y lluviosos días que se avecinan, nada mejor que contar un cuento. Hoy os recomendamos Where The Wild Things Are. ¿Los motivos? Para empezar, porque es un cuento con una estética muy cuidada, en el que abundan colores ocres y grises tan propios de estas fechas. Pero, además, porque puede enseñarnos algo más sobre las emociones que tenemos dentro, especialmente esas que se desatan cuando no nos gusta lo que pasa alrededor nuestra.

La historia trata de un niño que no está especialmente contento, y decide marcharse al lugar donde viven unos salvajes monstruos, que además le harán el rey del lugar. Sin embargo, después de mucha diversión, nuestro protagonista se dará cuenta de que, viviendo entre esos personajes, le falta algo muy importante que antes tenía.

Como siempre, os dejamos una pequeña recopilación de actividades que podemos hacer en casa después de leerlo.