739 Views

Vuelven los cumpleaños caseros: beneficios para los niños e ideas para celebrarlos con éxito

¿Qué momentos recordamos con más cariño de nuestra infancia? Seguramente muchos de nosotros diremos que la celebración de la Navidad en familia, las vacaciones con los abuelos o nuestros cumpleaños, con los amigos en casa y la tarta de mamá. ¿Será igual para nuestros hijos cuando sean mayores? 

En el caso de los cumpleaños infantiles, en los últimos años hemos visto cómo las celebraciones, en muchos casos, se nos habían ido un poco de las manos. Grandes eventos, con imponentes decoraciones, un pastel de revista e, incluso, animadores infantiles, han proliferado por doquier. Una opción sin duda divertida, pero no apta para todas las familias, que en algunos casos han tenido que hacer verdaderos esfuerzos para poder “cumplir” con la nueva tradición. Regalos que se han sustituido por dinero para colaborar en la fiesta, que luego se ha publicado en redes sociales, ha sido una tendencia no siempre positiva para los niños. 

Es cierto que, desde la pandemia, hemos visto cómo muchas de nuestras celebraciones se han vuelto más íntimas. También en el caso de los cumpleaños infantiles, una opción fantástica para los niños porque han recuperado su protagonismo en la fiesta al poder participar más en su organización y estar más en contacto con sus invitados. 

A continuación, os daremos algunos consejos para celebrar con éxito vuestra fiesta de cumpleaños infantil en casa y también os explicaremos los beneficios de este tipo de celebraciones para los niños.  

Sencillos pasos para celebrar el mejor cumpleaños infantil casero 

1. Decidir el sitio. 

Los cumpleaños caseros no tienen por qué tener lugar en nuestra casa. Sobre todo, si vivimos en ciudades grandes, tal vez no tengamos el espacio suficiente para una celebración, así que podríamos hablar con los abuelos de la posibilidad de celebrar la fiesta en su casa (sin darles trabajo, prometiendo que después lo dejaremos todo limpio y ordenado). O también podríamos acercarnos al parque más cercano si hace buen tiempo. La decisión del lugar nos llevará al siguiente paso. 

2. El número de invitados. 

¿Familia y amigos todos juntos? ¿O celebramos el aniversario dos veces? Dependerá del espacio que tengamos y de si vivimos cerca de los abuelos y demás familia. Y todo esto lo hablaremos con nuestros hijos. Al final no tenemos mucho espacio así que, ¿a quién invitamos? Aunque a veces nos cueste seleccionar, los expertos no recomiendan grandes celebraciones. Aquí tenéis una pequeña guía sobre el número de invitados más adecuado según la edad del cumpleañero/a. 

-Hasta 5 años: un máximo de 10 invitados. Cuidado con estos niños tan pequeños. A veces, para “quedar bien” con las familias de los compañeros del niño, queremos invitar a toda la clase. Pero tengamos en cuenta que normalmente a esta edad los niños acuden a las fiestas con sus papás, y la celebración se nos puede desbordar. 

-De 5 a 8 años: 10-12 invitados. A esta edad los niños ya pueden acudir sin padres, aunque siempre es conveniente que se quede algún adulto de confianza que nos pueda ayudar en el cuidado del grupo. 

-De 9 a 12: 5-6 invitados. En este caso los niños ya son más mayores y realmente ya tienen sus “mejores amigos”. A los 9-10 años es cuando los niños y las niñas ya suelen acudir por separado a los cumples (se suelen acabar los cumples mixtos). La ventaja es que podemos preparar actividades más elaboradas y personalizadas, teniendo en cuenta los gustos del grupo. 

Respecto a las invitaciones, una original tarjeta casera o un vídeo divertido del niño serán la mejor opción. 

3. Decidir el día. 

Muchas veces debemos tener en cuenta la disponibilidad de nuestros invitados para decidir el día de la celebración. Aunque lo mejor sería el mismo día del cumpleaños, muchas veces es preferible posponerla al sábado por la tarde. Los niños están más descansados y al día siguiente no hay cole. 

4. El menú, según los gustos de los niños. 

El menú de la fiesta estará pensado para ellos y el cumpleañero tendrá voz y voto en su elección: una rica merienda con sus snacks favoritos, sándwiches salados y dulces, mini pizzas y una sencilla tarta casera serán suficientes. Aunque también podemos introducir otras opciones más saludables, como las brochetas de frutas, el humus o el guacamole. Para beber, además de los refrescos podemos ofrecer aguas de sabores, limonada casera, zumos o batidos de frutas, ¡les encantarán! 

Importante consultar si tenemos algún invitado con necesidades especiales: celíaco, diabético, intolerante a la lactosa, etc. Si es nuestro caso, personalizaremos el menú del niño en cuestión. No recomendamos que todos los niños coman sin gluten, por ejemplo. Los alimentos tienen un sabor distinto y si no están familiarizados con ellos no les gustarán. En la actualidad es relativamente sencillo adquirir los productos sin gluten, sin azúcar o sin lactosa. 

Debemos considerar que los niños estarán más pendientes de jugar que de la comida, así que además del menú, organizaremos algunas actividades que puedan realizar. Pero cuando terminen de comer, no retiraremos la mesa del todo, por si algún niño quiere picar algo más, y, sobre todo, beber. Para cuando estén jugando tendremos agua preparada, porque seguro que tendrán sed en un ratito. Y también conservaremos sus vasos, con etiquetas o su nombre escrito en ellos. Pero mejor colocar la mesa de la comida en un rincón, para que tengan más espacio para moverse y jugar

5. Organizar juegos o un taller divertido. 

¿Qué tal un taller de pizza o de tarta de chocolate? Seguro que a los niños les va a encantar. Preparamos los ingredientes, les ponemos los delantales y ¡listo! Sólo nos aseguraremos de comprar suficientes recipientes para todos y de pedir a algún familiar o a los papás de algunos amigos que nos echen una mano, sobre todo si los niños son más pequeños. 

Los juegos tradicionales, concurso de imitaciones, jugar con los juguetes del cumpleañero, una fiesta disco o una peli también pueden triunfar. 

Y si nuestro hijo ha decidido que sólo quiere invitar a dos o tres amigos del alma, podríamos organizar una divertida fiesta de pijamas. ¡Imaginaos pasar la noche con los amigos acampados en el salón! Insuperable. 

6. Los regalos. 

Lo ideal es acordar esta cuestión con las familias de los niños invitados, para que todos los niños tengan regalos similares. Se puede establecer un presupuesto máximo, o que varios amigos le compren al cumpleañero el regalo que ha pedido si supera el coste establecido. 

Si no sabéis qué comprar, lo mejor es guiaros por las mejores sugerencias para los niños según su edad

La familia del niño que cumple años se puede encargar de la compra, pero siempre serán los niños los que entreguen los regalos al protagonista de la fiesta. Darle a un niño dinero en un sobre no suele ser una buena opción cuando es pequeño, porque al final el dinero será para sus padres y no lo percibirá como “su” regalo. 

7. No abusar de la decoración y las fiestas temáticas. 

Normalmente los niños aprecian más una sencilla decoración con globos y un cartel de “cumpleaños feliz” que todo un zoológico o ambiente determinado. Si queremos hacer algo original y diferente, recomendamos la tendencia DIY (‘do it yourself’ o ‘hazlo tú mismo’) para crear una decoración con encanto, algo único que hará que tu hijo se sienta especial. Y también los padres agradecerán no tener que pensar en un disfraz o ropa especial para cada fiesta de cumpleaños. 

Beneficios de los cumpleaños caseros para los niños 

Un cumpleaños casero puede ser muy beneficioso para nuestros hijos. En esta celebración más íntima, el niño siente que es el verdadero protagonista, más allá de los payasos, los adultos y la decoración, que le roban la atención de mamá y de sus amigos. Los beneficios de los cumpleaños tradicionales para los niños serían: 

a) Los niños se sienten queridos. 

Los invitados están más pendientes del cumpleañero, y el niño lo siente. Sabe que han venido por él o ella, se siente querido. Mamá y papá le han hecho caso en la organización de la fiesta, y todo ello refuerza su autoestima. 

b) Aprenden a socializar y estrechan los vínculos con sus amigos y familiares.

Cuando son pocos, el niño deberá saludar y hablar con todos sus invitados. También tendrá la oportunidad de conocer más a sus amigos, primos, etc. Y esto provocará que estreche los lazos con sus seres queridos.

c) Aprenderán que a veces menos, es más. 

Los cumpleaños tradicionales les enseñarán que no es necesaria una gran fiesta para celebrar su cumpleaños. Que con buenos amigos y su imaginación pueden conseguir el mejor cumple del mundo. Aprenderán a ser menos materialistas y más creativos. 

d) Comienzan a ser responsables. 

El niño se sentirá responsable de su fiesta. Desde la decisión de la tarta o las invitaciones, pasando por asegurarse de que todos tienen lo que necesitan y están a gusto. Los cumpleaños son fantásticos para que nuestros hijos aprendan a ser responsables. 

e) Aprenden a ser agradecidos. 

Muchas veces los niños dan por sentado que tienen lo que deberían tener, sin tener en cuenta el esfuerzo que este hecho puede costar para los demás, especialmente para la familia. Presenciar la llegada de los invitados con sus regalos es una manera fantástica para apreciar cuánto nos quieren y dar las gracias. 

f) Tendrán un bonito recuerdo para toda la vida. 

No nos centremos en la perfección sino en nuestros hijos, en lo que les gusta y necesitan. Mejor que una foto para ganar miles de ‘likes’, ¿por qué no crear un álbum de polaroids o de fotos impresas? ¿O una mesa artística con los amigos y luego guardar sus trabajos? Pensemos en lo importante y crearemos un bonito recuerdo para los niños de por vida. 

740 Views

Vuelven los cumpleaños caseros: beneficios para los niños e ideas para celebrarlos con éxito

¿Qué momentos recordamos con más cariño de nuestra infancia? Seguramente muchos de nosotros diremos que la celebración de la Navidad en familia, las vacaciones con los abuelos o nuestros cumpleaños, con los amigos en casa y la tarta de mamá. ¿Será igual para nuestros hijos cuando sean mayores? 

En el caso de los cumpleaños infantiles, en los últimos años hemos visto cómo las celebraciones, en muchos casos, se nos habían ido un poco de las manos. Grandes eventos, con imponentes decoraciones, un pastel de revista e, incluso, animadores infantiles, han proliferado por doquier. Una opción sin duda divertida, pero no apta para todas las familias, que en algunos casos han tenido que hacer verdaderos esfuerzos para poder “cumplir” con la nueva tradición. Regalos que se han sustituido por dinero para colaborar en la fiesta, que luego se ha publicado en redes sociales, ha sido una tendencia no siempre positiva para los niños. 

Es cierto que, desde la pandemia, hemos visto cómo muchas de nuestras celebraciones se han vuelto más íntimas. También en el caso de los cumpleaños infantiles, una opción fantástica para los niños porque han recuperado su protagonismo en la fiesta al poder participar más en su organización y estar más en contacto con sus invitados. 

A continuación, os daremos algunos consejos para celebrar con éxito vuestra fiesta de cumpleaños infantil en casa y también os explicaremos los beneficios de este tipo de celebraciones para los niños.  

Sencillos pasos para celebrar el mejor cumpleaños infantil casero 

1. Decidir el sitio. 

Los cumpleaños caseros no tienen por qué tener lugar en nuestra casa. Sobre todo, si vivimos en ciudades grandes, tal vez no tengamos el espacio suficiente para una celebración, así que podríamos hablar con los abuelos de la posibilidad de celebrar la fiesta en su casa (sin darles trabajo, prometiendo que después lo dejaremos todo limpio y ordenado). O también podríamos acercarnos al parque más cercano si hace buen tiempo. La decisión del lugar nos llevará al siguiente paso. 

2. El número de invitados. 

¿Familia y amigos todos juntos? ¿O celebramos el aniversario dos veces? Dependerá del espacio que tengamos y de si vivimos cerca de los abuelos y demás familia. Y todo esto lo hablaremos con nuestros hijos. Al final no tenemos mucho espacio así que, ¿a quién invitamos? Aunque a veces nos cueste seleccionar, los expertos no recomiendan grandes celebraciones. Aquí tenéis una pequeña guía sobre el número de invitados más adecuado según la edad del cumpleañero/a. 

-Hasta 5 años: un máximo de 10 invitados. Cuidado con estos niños tan pequeños. A veces, para “quedar bien” con las familias de los compañeros del niño, queremos invitar a toda la clase. Pero tengamos en cuenta que normalmente a esta edad los niños acuden a las fiestas con sus papás, y la celebración se nos puede desbordar. 

-De 5 a 8 años: 10-12 invitados. A esta edad los niños ya pueden acudir sin padres, aunque siempre es conveniente que se quede algún adulto de confianza que nos pueda ayudar en el cuidado del grupo. 

-De 9 a 12: 5-6 invitados. En este caso los niños ya son más mayores y realmente ya tienen sus “mejores amigos”. A los 9-10 años es cuando los niños y las niñas ya suelen acudir por separado a los cumples (se suelen acabar los cumples mixtos). La ventaja es que podemos preparar actividades más elaboradas y personalizadas, teniendo en cuenta los gustos del grupo. 

Respecto a las invitaciones, una original tarjeta casera o un vídeo divertido del niño serán la mejor opción. 

3. Decidir el día. 

Muchas veces debemos tener en cuenta la disponibilidad de nuestros invitados para decidir el día de la celebración. Aunque lo mejor sería el mismo día del cumpleaños, muchas veces es preferible posponerla al sábado por la tarde. Los niños están más descansados y al día siguiente no hay cole. 

4. El menú, según los gustos de los niños. 

El menú de la fiesta estará pensado para ellos y el cumpleañero tendrá voz y voto en su elección: una rica merienda con sus snacks favoritos, sándwiches salados y dulces, mini pizzas y una sencilla tarta casera serán suficientes. Aunque también podemos introducir otras opciones más saludables, como las brochetas de frutas, el humus o el guacamole. Para beber, además de los refrescos podemos ofrecer aguas de sabores, limonada casera, zumos o batidos de frutas, ¡les encantarán! 

Importante consultar si tenemos algún invitado con necesidades especiales: celíaco, diabético, intolerante a la lactosa, etc. Si es nuestro caso, personalizaremos el menú del niño en cuestión. No recomendamos que todos los niños coman sin gluten, por ejemplo. Los alimentos tienen un sabor distinto y si no están familiarizados con ellos no les gustarán. En la actualidad es relativamente sencillo adquirir los productos sin gluten, sin azúcar o sin lactosa. 

Debemos considerar que los niños estarán más pendientes de jugar que de la comida, así que además del menú, organizaremos algunas actividades que puedan realizar. Pero cuando terminen de comer, no retiraremos la mesa del todo, por si algún niño quiere picar algo más, y, sobre todo, beber. Para cuando estén jugando tendremos agua preparada, porque seguro que tendrán sed en un ratito. Y también conservaremos sus vasos, con etiquetas o su nombre escrito en ellos. Pero mejor colocar la mesa de la comida en un rincón, para que tengan más espacio para moverse y jugar

5. Organizar juegos o un taller divertido. 

¿Qué tal un taller de pizza o de tarta de chocolate? Seguro que a los niños les va a encantar. Preparamos los ingredientes, les ponemos los delantales y ¡listo! Sólo nos aseguraremos de comprar suficientes recipientes para todos y de pedir a algún familiar o a los papás de algunos amigos que nos echen una mano, sobre todo si los niños son más pequeños. 

Los juegos tradicionales, concurso de imitaciones, jugar con los juguetes del cumpleañero, una fiesta disco o una peli también pueden triunfar. 

Y si nuestro hijo ha decidido que sólo quiere invitar a dos o tres amigos del alma, podríamos organizar una divertida fiesta de pijamas. ¡Imaginaos pasar la noche con los amigos acampados en el salón! Insuperable. 

6. Los regalos. 

Lo ideal es acordar esta cuestión con las familias de los niños invitados, para que todos los niños tengan regalos similares. Se puede establecer un presupuesto máximo, o que varios amigos le compren al cumpleañero el regalo que ha pedido si supera el coste establecido. 

Si no sabéis qué comprar, lo mejor es guiaros por las mejores sugerencias para los niños según su edad

La familia del niño que cumple años se puede encargar de la compra, pero siempre serán los niños los que entreguen los regalos al protagonista de la fiesta. Darle a un niño dinero en un sobre no suele ser una buena opción cuando es pequeño, porque al final el dinero será para sus padres y no lo percibirá como “su” regalo. 

7. No abusar de la decoración y las fiestas temáticas. 

Normalmente los niños aprecian más una sencilla decoración con globos y un cartel de “cumpleaños feliz” que todo un zoológico o ambiente determinado. Si queremos hacer algo original y diferente, recomendamos la tendencia DIY (‘do it yourself’ o ‘hazlo tú mismo’) para crear una decoración con encanto, algo único que hará que tu hijo se sienta especial. Y también los padres agradecerán no tener que pensar en un disfraz o ropa especial para cada fiesta de cumpleaños. 

Beneficios de los cumpleaños caseros para los niños 

Un cumpleaños casero puede ser muy beneficioso para nuestros hijos. En esta celebración más íntima, el niño siente que es el verdadero protagonista, más allá de los payasos, los adultos y la decoración, que le roban la atención de mamá y de sus amigos. Los beneficios de los cumpleaños tradicionales para los niños serían: 

a) Los niños se sienten queridos. 

Los invitados están más pendientes del cumpleañero, y el niño lo siente. Sabe que han venido por él o ella, se siente querido. Mamá y papá le han hecho caso en la organización de la fiesta, y todo ello refuerza su autoestima. 

b) Aprenden a socializar y estrechan los vínculos con sus amigos y familiares.

Cuando son pocos, el niño deberá saludar y hablar con todos sus invitados. También tendrá la oportunidad de conocer más a sus amigos, primos, etc. Y esto provocará que estreche los lazos con sus seres queridos.

c) Aprenderán que a veces menos, es más. 

Los cumpleaños tradicionales les enseñarán que no es necesaria una gran fiesta para celebrar su cumpleaños. Que con buenos amigos y su imaginación pueden conseguir el mejor cumple del mundo. Aprenderán a ser menos materialistas y más creativos. 

d) Comienzan a ser responsables. 

El niño se sentirá responsable de su fiesta. Desde la decisión de la tarta o las invitaciones, pasando por asegurarse de que todos tienen lo que necesitan y están a gusto. Los cumpleaños son fantásticos para que nuestros hijos aprendan a ser responsables. 

e) Aprenden a ser agradecidos. 

Muchas veces los niños dan por sentado que tienen lo que deberían tener, sin tener en cuenta el esfuerzo que este hecho puede costar para los demás, especialmente para la familia. Presenciar la llegada de los invitados con sus regalos es una manera fantástica para apreciar cuánto nos quieren y dar las gracias. 

f) Tendrán un bonito recuerdo para toda la vida. 

No nos centremos en la perfección sino en nuestros hijos, en lo que les gusta y necesitan. Mejor que una foto para ganar miles de ‘likes’, ¿por qué no crear un álbum de polaroids o de fotos impresas? ¿O una mesa artística con los amigos y luego guardar sus trabajos? Pensemos en lo importante y crearemos un bonito recuerdo para los niños de por vida.