757 Views

Aprender inglés, entre los primeros objetivos del año. ¿Cómo elegir la mejor academia para tus hijos?

Empezamos el 2023 y como siempre nos marcamos una serie de objetivos y buenos propósitos para el año nuevo: dejar algún hábito poco saludable, hacer más ejercicio, pasar más tiempo en familia, apuntarnos a algún curso de formación… y aprender inglés. La lengua de Shakespeare continúa siendo una de las principales asignaturas pendientes de los españoles. Según el último informe del Instituto Nacional de Estadística, de diciembre de 2022, más del 50 por cien de los jóvenes españoles admite no hablar nada de inglés, mientras que apenas un 30 por ciento de los ciudadanos de entre 10 y 29 años dice que domina “bien” el idioma. 

Por regiones, gallegos y valencianos tienen los peores datos. A la cabeza encontramos a Galicia, con el 74 por ciento de los jóvenes que afirma no saber nada de inglés. Le siguen la Comunidad Valenciana, País Vasco, Baleares y Cataluña, que también superan el 70 por ciento. La comunidad con mejores datos es la de Madrid, aunque más de la mitad de los jóvenes madrileños (el 54 por ciento), dice no entender nada de la lengua inglesa. 

Esta situación realmente supone una gran desventaja desde el punto de vista laboral para nuestros jóvenes. Conscientes de ello, muchos padres quieren que sus hijos aprendan inglés desde pequeños, cuando su capacidad de aprendizaje es mucho mayor y están más receptivos. Pero, ¿cómo elegir la mejor academia para nuestros hijos? A continuación, nuestros consejos. 

Cómo elegir la mejor academia de inglés para nuestros hijos 

1. Aprendizaje temprano, el más efectivo. 

Antes de buscar una academia, debemos ser conscientes de que las lenguas se aprenden desde que nacemos, o incluso antes. Los bebés aprenden a reconocer los sonidos: la voz de la madre, del padre, de los hermanitos. El idioma se aprende porque estamos expuestos a él: lo oímos constantemente por parte de nuestra familia, los amigos, la televisión… Todos los sonidos, así como la lengua materna formarán parte de nuestra vida. Por tanto, si queremos que nuestro hijo hable bien el inglés, debemos exponerlo a la lengua desde bien pequeño. Así será capaz de absorber el acento, la pronunciación correcta, la fluidez en el habla. El inglés debe formar parte de su vida, no ser sólo una asignatura que debe aprobar en el colegio. En la actualidad disponemos de una gran variedad de recursos para que nuestro hijo esté expuesto al inglés desde pequeño: desde la televisión a multitud de vídeos por Internet. Pero, ¿cuáles serían los más adecuados? ¿Todos ellos? Por supuesto que no, debemos asesorarnos bien para asegurarnos que el inglés que estamos enseñando a nuestros hijos es el correcto, y con el nivel adecuado para su edad. ¿Quién nos podría informar? Sin duda, en una buena academia de inglés nos podrán proporcionar el mejor asesoramiento. 

En el aprendizaje del idioma, ‘the earlier, the better’, cuanto antes, mejor. Por ello, comprobaremos que la academia donde vayamos a apuntar a nuestros hijos ofrezca clases de inglés para niños muy pequeños, incluso bebés. Debemos comprobar si están preparados para ello, si disponen de un profesorado preparado, con una metodología y materiales adecuados para poder ofrecer un aprendizaje temprano con todas las garantías. 

2. Formación del profesorado. 

Antes de apuntar a nuestro hijo a inglés, preguntaremos por la formación del profesorado. No es suficiente con que ‘sepa hablar inglés’. Saber hablar una lengua no significa poder enseñarla correctamente. ¿Acaso todos los españoles serían capaces de enseñar el español, su pronunciación correcta, su gramática, etc., de forma adecuada? Pues lo mismo ocurre con el inglés. Nos fijaremos también en su nivel educacional y de inglés, si dispone de certificados que lo acrediten etc. Además, tendremos en cuenta que disponga de formación y experiencia docentes apropiadas a la edad de nuestros hijos. No es igual enseñar inglés a adultos que a niños de 2 años. 

3. Grupos reducidos. 

Los grupos grandes de alumnos sólo permiten una enseñanza generalizada, sin tener en cuenta las necesidades específicas de cada alumno. Por ello, siempre preguntaremos cuál es el máximo de alumnos por clase. Si no nos pueden dar una cifra concreta, desconfiemos. Nuestro hijo puede acabar en un aula con un montón de niños de distintas edades y niveles de inglés, con lo cual será difícil que pueda avanzar en el aprendizaje del idioma. 

4. Materiales adecuados. 

¿Qué materiales educacionales nos proporciona la academia? ¿Fichas fotocopiadas, nos piden que traigamos los libros de inglés del cole? Las fichas, ¿están adaptadas a la edad de nuestro hijo o son las mismas para niños de distintas edades y niveles de inglés? Y respecto a los libros del cole, ¿qué pasa si en un mismo grupo la academia mezcla a niños de coles o de cursos distintos? Sin duda, estos materiales no son los más adecuados si queremos que nuestro hijo aprenda realmente inglés con una actividad extraescolar. Las fichas serán similares a los libros del cole. Y, con este material, nuestro hijo podría reforzar su inglés escolar, incluso aprobar la asignatura, pero poco más. 

5. Metodología de aprendizaje. 

¿Tiene la academia una metodología específica de aprendizaje, adaptada a la edad, el nivel de inglés y las capacidades de nuestro hijo? ¿Incluye el juego, la diversión, la interacción, el refuerzo positivo en clase? ¿O se limita a que un profesor explique la lección y les mande a los niños unos ejercicios? Así que mejor buscaremos una metodología más innovadora que nos garantice la atención y el interés del alumno por la materia. Y, por tanto, que aprenderá inglés de forma efectiva. 

6. 100% en inglés. 

Para que nuestro hijo pueda aprender inglés, debe estar expuesto a la lengua. Su profesor/a debe hablar en inglés durante toda la clase. Debe ser capaz de hablar de forma fluida y correcta, tratando los temas más variados, con el vocabulario más extenso posible. Y siempre, adaptándose a la edad y el nivel de sus alumnos

7. Clases divertidas, alumnos que aprenden. 

Nuestro hijo debería probar una clase, para ver si le gusta. Que esté a gusto en clase es fundamental para que aprenda. Deberá sentirse querido y valorado, y divertirse. Un niño feliz en clase será un buen alumno que avanzará en su aprendizaje. 

Helen Doron English, una apuesta ganadora 

Cualquier familia que se haya acercado a una de nuestras academias Helen Doron English, habrá notado nada más entrar que se trata de centros de aprendizaje diferentes: adaptados a sus alumnos, con mesas y sillas pequeñas, con juegos para niños de todas las edades, con música. 

Helen Doron English es una franquicia educativa líder a nivel mundial en la enseñanza del inglés desde edades tempranas. Ofrece cursos específicos para enseñar la lengua inglesa desde los 3 meses de edad y hasta los 19 años, con una metodología única de aprendizaje inspirada en la obra de Suzuki, Montessori y Glenn Doman

Desde hace más de 35 años, Helen Doron English enseña inglés de forma natural, como aprenden los niños su lengua materna. Nuestras clases están llenas de música, juegos y diversión, con una amplia variedad de actividades planificadas cuidadosamente para captar la atención de los alumnos y que puedan disfrutar del aprendizaje sin presión ni estrés. 

En la actualidad, Helen Doron English cuenta con más de 1000 academias repartidas en 37 países y 3 millones de estudiantes en todo el mundo. 

Nuestras clases tienen un máximo de 8 alumnos y todo el profesorado de nuestros centros ha superado un proceso de formación específico en nuestra metodología y en cada uno de los cursos que imparte. 

Cada curso cuenta con un material específico de aprendizaje: libros de actividades, libros de ejercicios y gramática, capítulos de dibujos animados, canciones y vídeos musicales, juegos online, aplicaciones, etc., adaptados a la edad y el nivel de inglés de nuestros alumnos. Incluso disponemos de una emisora de radio para nuestros alumnos adolescentes. Este material permitirá que los niños puedan tener un contacto diario con la lengua. Así, no sólo aprenderán inglés cuando vengan a clase, sino que también en casa podrán reforzar los contenidos de su curso de forma divertida y efectiva. 

Por supuesto, todas las academias ofrecen una clase de prueba gratuita, para que las familias puedan comprobar que al niño le gusta antes de apuntarlo. 

En el caso de los alumnos más mayores, los centros Helen Doron English disponen de pruebas de nivel para asegurar que los alumnos nuevos se incluyan en el grupo más adecuado para su edad y conocimiento del idioma, asegurando su adaptación y progresivo aprendizaje de la lengua inglesa. 

Así que ahora que empezamos 2023 es un buen momento para conocernos. Acércate a tu academia Helen Doron English más cercana y consigue para tus hijos el superpoder de hablar inglés

Más información: 

www.helendoron.es  

Número gratuito: 900 877 077 

758 Views

Aprender inglés, entre los primeros objetivos del año. ¿Cómo elegir la mejor academia para tus hijos?

Empezamos el 2023 y como siempre nos marcamos una serie de objetivos y buenos propósitos para el año nuevo: dejar algún hábito poco saludable, hacer más ejercicio, pasar más tiempo en familia, apuntarnos a algún curso de formación… y aprender inglés. La lengua de Shakespeare continúa siendo una de las principales asignaturas pendientes de los españoles. Según el último informe del Instituto Nacional de Estadística, de diciembre de 2022, más del 50 por cien de los jóvenes españoles admite no hablar nada de inglés, mientras que apenas un 30 por ciento de los ciudadanos de entre 10 y 29 años dice que domina “bien” el idioma. 

Por regiones, gallegos y valencianos tienen los peores datos. A la cabeza encontramos a Galicia, con el 74 por ciento de los jóvenes que afirma no saber nada de inglés. Le siguen la Comunidad Valenciana, País Vasco, Baleares y Cataluña, que también superan el 70 por ciento. La comunidad con mejores datos es la de Madrid, aunque más de la mitad de los jóvenes madrileños (el 54 por ciento), dice no entender nada de la lengua inglesa. 

Esta situación realmente supone una gran desventaja desde el punto de vista laboral para nuestros jóvenes. Conscientes de ello, muchos padres quieren que sus hijos aprendan inglés desde pequeños, cuando su capacidad de aprendizaje es mucho mayor y están más receptivos. Pero, ¿cómo elegir la mejor academia para nuestros hijos? A continuación, nuestros consejos. 

Cómo elegir la mejor academia de inglés para nuestros hijos 

1. Aprendizaje temprano, el más efectivo. 

Antes de buscar una academia, debemos ser conscientes de que las lenguas se aprenden desde que nacemos, o incluso antes. Los bebés aprenden a reconocer los sonidos: la voz de la madre, del padre, de los hermanitos. El idioma se aprende porque estamos expuestos a él: lo oímos constantemente por parte de nuestra familia, los amigos, la televisión… Todos los sonidos, así como la lengua materna formarán parte de nuestra vida. Por tanto, si queremos que nuestro hijo hable bien el inglés, debemos exponerlo a la lengua desde bien pequeño. Así será capaz de absorber el acento, la pronunciación correcta, la fluidez en el habla. El inglés debe formar parte de su vida, no ser sólo una asignatura que debe aprobar en el colegio. En la actualidad disponemos de una gran variedad de recursos para que nuestro hijo esté expuesto al inglés desde pequeño: desde la televisión a multitud de vídeos por Internet. Pero, ¿cuáles serían los más adecuados? ¿Todos ellos? Por supuesto que no, debemos asesorarnos bien para asegurarnos que el inglés que estamos enseñando a nuestros hijos es el correcto, y con el nivel adecuado para su edad. ¿Quién nos podría informar? Sin duda, en una buena academia de inglés nos podrán proporcionar el mejor asesoramiento. 

En el aprendizaje del idioma, ‘the earlier, the better’, cuanto antes, mejor. Por ello, comprobaremos que la academia donde vayamos a apuntar a nuestros hijos ofrezca clases de inglés para niños muy pequeños, incluso bebés. Debemos comprobar si están preparados para ello, si disponen de un profesorado preparado, con una metodología y materiales adecuados para poder ofrecer un aprendizaje temprano con todas las garantías. 

2. Formación del profesorado. 

Antes de apuntar a nuestro hijo a inglés, preguntaremos por la formación del profesorado. No es suficiente con que ‘sepa hablar inglés’. Saber hablar una lengua no significa poder enseñarla correctamente. ¿Acaso todos los españoles serían capaces de enseñar el español, su pronunciación correcta, su gramática, etc., de forma adecuada? Pues lo mismo ocurre con el inglés. Nos fijaremos también en su nivel educacional y de inglés, si dispone de certificados que lo acrediten etc. Además, tendremos en cuenta que disponga de formación y experiencia docentes apropiadas a la edad de nuestros hijos. No es igual enseñar inglés a adultos que a niños de 2 años. 

3. Grupos reducidos. 

Los grupos grandes de alumnos sólo permiten una enseñanza generalizada, sin tener en cuenta las necesidades específicas de cada alumno. Por ello, siempre preguntaremos cuál es el máximo de alumnos por clase. Si no nos pueden dar una cifra concreta, desconfiemos. Nuestro hijo puede acabar en un aula con un montón de niños de distintas edades y niveles de inglés, con lo cual será difícil que pueda avanzar en el aprendizaje del idioma. 

4. Materiales adecuados. 

¿Qué materiales educacionales nos proporciona la academia? ¿Fichas fotocopiadas, nos piden que traigamos los libros de inglés del cole? Las fichas, ¿están adaptadas a la edad de nuestro hijo o son las mismas para niños de distintas edades y niveles de inglés? Y respecto a los libros del cole, ¿qué pasa si en un mismo grupo la academia mezcla a niños de coles o de cursos distintos? Sin duda, estos materiales no son los más adecuados si queremos que nuestro hijo aprenda realmente inglés con una actividad extraescolar. Las fichas serán similares a los libros del cole. Y, con este material, nuestro hijo podría reforzar su inglés escolar, incluso aprobar la asignatura, pero poco más. 

5. Metodología de aprendizaje. 

¿Tiene la academia una metodología específica de aprendizaje, adaptada a la edad, el nivel de inglés y las capacidades de nuestro hijo? ¿Incluye el juego, la diversión, la interacción, el refuerzo positivo en clase? ¿O se limita a que un profesor explique la lección y les mande a los niños unos ejercicios? Así que mejor buscaremos una metodología más innovadora que nos garantice la atención y el interés del alumno por la materia. Y, por tanto, que aprenderá inglés de forma efectiva. 

6. 100% en inglés. 

Para que nuestro hijo pueda aprender inglés, debe estar expuesto a la lengua. Su profesor/a debe hablar en inglés durante toda la clase. Debe ser capaz de hablar de forma fluida y correcta, tratando los temas más variados, con el vocabulario más extenso posible. Y siempre, adaptándose a la edad y el nivel de sus alumnos

7. Clases divertidas, alumnos que aprenden. 

Nuestro hijo debería probar una clase, para ver si le gusta. Que esté a gusto en clase es fundamental para que aprenda. Deberá sentirse querido y valorado, y divertirse. Un niño feliz en clase será un buen alumno que avanzará en su aprendizaje. 

Helen Doron English, una apuesta ganadora 

Cualquier familia que se haya acercado a una de nuestras academias Helen Doron English, habrá notado nada más entrar que se trata de centros de aprendizaje diferentes: adaptados a sus alumnos, con mesas y sillas pequeñas, con juegos para niños de todas las edades, con música. 

Helen Doron English es una franquicia educativa líder a nivel mundial en la enseñanza del inglés desde edades tempranas. Ofrece cursos específicos para enseñar la lengua inglesa desde los 3 meses de edad y hasta los 19 años, con una metodología única de aprendizaje inspirada en la obra de Suzuki, Montessori y Glenn Doman

Desde hace más de 35 años, Helen Doron English enseña inglés de forma natural, como aprenden los niños su lengua materna. Nuestras clases están llenas de música, juegos y diversión, con una amplia variedad de actividades planificadas cuidadosamente para captar la atención de los alumnos y que puedan disfrutar del aprendizaje sin presión ni estrés. 

En la actualidad, Helen Doron English cuenta con más de 1000 academias repartidas en 37 países y 3 millones de estudiantes en todo el mundo. 

Nuestras clases tienen un máximo de 8 alumnos y todo el profesorado de nuestros centros ha superado un proceso de formación específico en nuestra metodología y en cada uno de los cursos que imparte. 

Cada curso cuenta con un material específico de aprendizaje: libros de actividades, libros de ejercicios y gramática, capítulos de dibujos animados, canciones y vídeos musicales, juegos online, aplicaciones, etc., adaptados a la edad y el nivel de inglés de nuestros alumnos. Incluso disponemos de una emisora de radio para nuestros alumnos adolescentes. Este material permitirá que los niños puedan tener un contacto diario con la lengua. Así, no sólo aprenderán inglés cuando vengan a clase, sino que también en casa podrán reforzar los contenidos de su curso de forma divertida y efectiva. 

Por supuesto, todas las academias ofrecen una clase de prueba gratuita, para que las familias puedan comprobar que al niño le gusta antes de apuntarlo. 

En el caso de los alumnos más mayores, los centros Helen Doron English disponen de pruebas de nivel para asegurar que los alumnos nuevos se incluyan en el grupo más adecuado para su edad y conocimiento del idioma, asegurando su adaptación y progresivo aprendizaje de la lengua inglesa. 

Así que ahora que empezamos 2023 es un buen momento para conocernos. Acércate a tu academia Helen Doron English más cercana y consigue para tus hijos el superpoder de hablar inglés

Más información: 

www.helendoron.es  

Número gratuito: 900 877 077