8986 Views

11 ideas creativas para celebrar San Valentín en familia

El 14 de febrero celebramos el día de San Valentín, el Día de los Enamorados. Una oportunidad para celebrar el amor en pareja, pero que, en el caso de tener hijos pequeños, también puede convertirse en la celebración del amor en familia. No se trata de dejar de lado a la pareja para centrarse en los hijos, sino de incluirlos en una fiesta que, seguro, todos disfrutaréis. A continuación, os daremos algunos consejos para que vuestro día de San Valentín con niños sea todo un éxito

1. Explicar la celebración a los niños. 

¿Por qué celebramos San Valentín? ¿No debería ser el amor algo que celebrar todos los días del año? Seguro que los niños, y también los adultos, podemos hacernos estas preguntas. Por ello, los días previos al 14 de febrero les podemos explicar a los niños el motivo de esta celebración. Por supuesto que cualquier día del año es bueno para que celebremos el amor que sentimos por nuestra pareja y nuestra familia, pero sin duda el Día de San Valentín lo es mucho más. 

Más allá de la vertiente comercial de la celebración y los regalos, el Día de los Enamorados tiene un origen histórico. En el siglo III, en Roma, vivió realmente Valentín, el sacerdote que fue condenado a muerte por casar en secreto a parejas jóvenes y enamoradas. El emperador Claudio II lo había prohibido al considerar a los solteros jóvenes mejores soldados para la guerra, por tener menos ataduras emocionales y responsabilidades. Y Valentín, después convertido en santo, fue ejecutado el 14 de febrero del año 270, por los delitos de desobediencia y rebeldía. 

2. Crear un ambiente romántico en casa. 

Si estamos celebrando el amor, necesitamos el ambiente adecuado. También los días previos al 14, podemos recortar corazones para colgarlos o colocarlos por distintos lugares de la casa: la entrada, el salón, el comedor, etc. Se trata de vivir el día de forma especial, festejando que estamos juntos y que nos queremos, y seguro que la decoración en casa nos invitará a ello. 

3. Escribir mensajes bonitos para todos los miembros de la familia. 

A todos nos encanta que nos digan que nos quieren, pero a veces nos cuesta decirlo a nosotros. El día a día suele ser estresante y en ocasiones estamos tan concentrados en el trabajo o las tareas domésticas que olvidamos la importancia de estos detalles. Por desgracia, muchas veces sólo nos centramos en lo que debemos y no debemos hacer, dejando de lado nuestros sentimientos. Seguro que a diario les decimos a nuestros nenes que hagan los deberes o que se cepillen los dientes. Pero, ¿les decimos cada día cuánto les queremos? ¿Lo especiales que son, sus cualidades? El 14 de febrero puede ser una buena oportunidad para ello. 

En esta ocasión, os proponemos escribir mensajes positivos, románticos, simpáticos, o simplemente dando las gracias. Unas pequeñas cartulinas dobladas, con el nombre en el exterior, pueden ser suficientes. No se trata de que los tengáis que leer el mismo día, sino de ir descubriéndolos poco a poco: en un cajón de la mesita de noche, debajo de la almohada, en el escritorio, junto con las llaves en la entrada, etc. Seguro que encontrar un mensaje os alegrará el día. A continuación, os daremos unos ejemplos, que por supuesto vosotros podréis personalizar según los miembros de vuestra familia. ¡Y también su versión en inglés! Seguro que a los niños les encantarán

Para mamá: 

“Gracias mamá por hacernos sentir tan a gusto en casa, por tu trabajo a veces invisible pero continuo y super importante” / “Thank you mom for making us feel so comfortable at home, for your work that is sometimes invisible but continuous and super important” 

“Me gustan tus besos por la noche cuando crees que estoy dormido/a” / “I like your kisses at night when you think I’m asleep” 

“Me encantan tus abrazos, aunque a veces te diga que no los quiera” / “I love your hugs, even though sometimes I tell you I don’t want them” (os sonará si tenéis hijos adolescentes) 

Para papá: 

“Gracias papá por tus macarrones/bizcochos/bocadillos tan ricos” / “Thank you dad for your delicious pasta dishes/cakes/sandwiches” 

“Me encanta cuando estamos en el sofá muy apretaditos, viendo una peli y comiendo palomitas” / “I love when we are very tight on the sofa, watching a movie and eating popcorn” 

“Gracias por ayudarme con los deberes de mates” / “Thank you for helping me with my math homework” 

Para los hijos y las hijas, tanto si son más pequeños como ya en edad adolescente: 

“Me gusta tu risa, tu alegría y tu entusiasmo” / “I like your laugh, your joy and your enthusiasm” 

“Tienes talento para…” / “You have a talent for…” 

“Me encanta cómo te esfuerzas por superarte en…, por ello te admiro” / “I love how you strive to improve yourself in…, for that I admire you” 

“Siempre estaré a tu lado, pase lo que pase” / “I will always be by your side, no matter what” 

“Puedes contarme lo que sea, intentaré ayudarte en todo lo posible” / “You can tell me anything, I’ll try to help you as much as possible” 

“Te quiero y te querré todos los días de mi vida” / “I love you and I will love you every day of my life” 

No debemos olvidar que los adolescentes todavía nos necesitan, aunque a veces se esfuercen por mostrar que no es así. Una palabra de cariño y de comprensión, sobre todo en la intimidad, siempre será agradecida. Su mundo está cambiando, porque ellos lo están haciendo, pero ello no significa que ya no sean nuestros hijos amados. Decirles que estamos aquí para ellos, que pueden contar con nosotros siempre es especialmente importante cuando crecen. 

3. Preparar una comida o cena especial de San Valentín. 

Tampoco se trata de preparar un gran banquete o una comida muy elaborada. Estamos celebrando el amor que sentimos por nuestra familia, así que lo mejor es pensar en algo que nos haga felices. Por supuesto que podréis preparar o comprar una tarta o unas galletas en forma de corazón. O bien unas pizzas o ensalada con verduritas cortadas con esta forma, aquí tenéis algunas ideas muy saludables. Pero conviene conviene tener presente que estamos celebrando que disfrutamos estando juntos porque nos queremos, así que nada mejor que comer algo que nos guste a todos, o también, una degustación de nuestros platos preferidos. Podemos prepararlos nosotros o encargarlos. El objetivo es disfrutarlos en familia, alargar la comida, hablar, reír y compartir

4. La mesa debe estar acorde con la celebración. 

Por supuesto, la mesa también debe estar decorada. A veces es suficiente con unos pequeños corazones sobre el mantel o un mensaje en el plato de cada comensal. También conviene añadir a la estancia una fragancia suave y música de fondo, eso sí, que sea agradable y que permita la conversación. Y, por supuesto, cuidar la iluminación. En la cena del 14 de febrero (o el día que decidamos celebrar el Día de los Enamorados) no pueden faltar las velas. No hay nada más romántico que una cena a la luz de las velas, aunque sea con niños. ¡Nos vemos todos mucho más guapos! 

5. Las flores frescas no pueden faltar. 

Tanto en la mesa del comedor como en el recibidor, no pueden faltar las flores frescas en esta celebración. Un ramo sencillo, de flores variadas, no es necesario que sea muy grande, siempre creará un ambiente agradable para todos. 

6. Leer poemas, escuchar canciones. 

Leer algunos cuentos, poemas o versos dedicados al amor o la amistad puede ser una buena idea. También escuchar canciones románticas, que, si además son en inglés, podréis traducir y comentar. Es una buena idea elegir un poema o canción que os guste e investigar un poco su historia. Seguro que encontráis alguna curiosidad digna de ser mencionada de cuando fue escrito o compuesta. 

Aquí tenéis un ejemplo, el poema Amar es querer la felicidad del otro”, de Martin Gray

 
El amor jamás es acoso, es alegría, libertad, fuerza. 
Y es el amor el que mata la angustia. 
Allí donde falta el amor, nace el miedo y el aburrimiento. 
El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo. 
No aman y no son amados, aquellos que quieren ocultar ó esconder sus sentimientos. 
El amor es generosidad, el amor es entrega, el amor es intercambio. 
Quien da mucho, recibe mucho, a fin de cuentas 
Porque nosotros poseemos aquello que damos. 
Amar no es dañar al otro, dominarlo, sino acompañarlo en su camino y ayudarlo. 
Saber aceptar al otro tal como es 
Alegrarse de la felicidad que logre. 
Amarlo en su totalidad, porque él es lealtad y belleza, defectos y cualidades. 
He aquí las condiciones del amor. 
Porque el amor existe en virtud de la indulgencia, del perdón y del respeto al otro. 

7. Ver una peli romántica o dedicada a la familia. 

Seguro que os vienen a la memoria películas fantásticas que podéis ver en familia. Tanto si vuestros hijos son pequeños como más mayores, la película “Inside Out” (“Del revés”) puede ser una opción perfecta. Es muy divertida, pero a la vez permite una charla posterior más profunda. Podréis comentarla con vuestros hijos, hablar de sentimientos y de la importancia de expresarlos, de la familia como pilar fundamental en nuestra vida, etc. 

8. Repasar los álbumes de fotos familiares. 

Si tenéis álbumes de fotos familiares, el Día de los Enamorados puede ser una ocasión maravillosa para repasarlos. Les podréis contar la historia de cuándo conocisteis a vuestra pareja, al papá o la mamá. También la historia de los abuelos, o de los tíos y sobrinos si la sabéis. La información personal siempre es interesante para los niños y, en este caso, también forma parte de su vida

9. Crear vosotros el álbum del 14 de febrero de este año. 

Hacer fotos de la preparación de la celebración del Día de los Enamorados, así como de la cena, las actividades planeadas y de la reunión familiar seguro que puede conformar un álbum chulísimo que os encantará realizar. También podéis optar por el formato póster, y pegar las fotos impresas en una cartulina, que después podréis decorar con dibujos o pegatinas. ¡A los niños les encantará! 

10. Plantar una semilla de un árbol resistente. 

Elegir un árbol que os guste y que sea resistente, como símbolo de vuestro amor y fortaleza como familia, y plantarlo el mismo 14 de febrero, también puede ser una actividad muy bonita para esta celebración. Puede ser un olivo o un limonero, por ejemplo. Después no olvidaremos cuidarlo bien, regándolo según las indicaciones de los expertos. A los niños les emocionará verlo crecer, igual como crecen ellos. 

11. ¡No olvidéis brindar por el futuro! 

Con copas bien bonitas, todos brindaremos por nuestro futuro como familia unida. Podéis hacerlo con cava o zumo de manzana, ¡todo es admisible! Lo importante es celebrar que os queréis, que estáis juntos y que queréis seguir así por mucho mucho tiempo. 

¡Feliz Día de San Valentín a todos, familia! 

8987 Views

11 ideas creativas para celebrar San Valentín en familia

El 14 de febrero celebramos el día de San Valentín, el Día de los Enamorados. Una oportunidad para celebrar el amor en pareja, pero que, en el caso de tener hijos pequeños, también puede convertirse en la celebración del amor en familia. No se trata de dejar de lado a la pareja para centrarse en los hijos, sino de incluirlos en una fiesta que, seguro, todos disfrutaréis. A continuación, os daremos algunos consejos para que vuestro día de San Valentín con niños sea todo un éxito

1. Explicar la celebración a los niños. 

¿Por qué celebramos San Valentín? ¿No debería ser el amor algo que celebrar todos los días del año? Seguro que los niños, y también los adultos, podemos hacernos estas preguntas. Por ello, los días previos al 14 de febrero les podemos explicar a los niños el motivo de esta celebración. Por supuesto que cualquier día del año es bueno para que celebremos el amor que sentimos por nuestra pareja y nuestra familia, pero sin duda el Día de San Valentín lo es mucho más. 

Más allá de la vertiente comercial de la celebración y los regalos, el Día de los Enamorados tiene un origen histórico. En el siglo III, en Roma, vivió realmente Valentín, el sacerdote que fue condenado a muerte por casar en secreto a parejas jóvenes y enamoradas. El emperador Claudio II lo había prohibido al considerar a los solteros jóvenes mejores soldados para la guerra, por tener menos ataduras emocionales y responsabilidades. Y Valentín, después convertido en santo, fue ejecutado el 14 de febrero del año 270, por los delitos de desobediencia y rebeldía. 

2. Crear un ambiente romántico en casa. 

Si estamos celebrando el amor, necesitamos el ambiente adecuado. También los días previos al 14, podemos recortar corazones para colgarlos o colocarlos por distintos lugares de la casa: la entrada, el salón, el comedor, etc. Se trata de vivir el día de forma especial, festejando que estamos juntos y que nos queremos, y seguro que la decoración en casa nos invitará a ello. 

3. Escribir mensajes bonitos para todos los miembros de la familia. 

A todos nos encanta que nos digan que nos quieren, pero a veces nos cuesta decirlo a nosotros. El día a día suele ser estresante y en ocasiones estamos tan concentrados en el trabajo o las tareas domésticas que olvidamos la importancia de estos detalles. Por desgracia, muchas veces sólo nos centramos en lo que debemos y no debemos hacer, dejando de lado nuestros sentimientos. Seguro que a diario les decimos a nuestros nenes que hagan los deberes o que se cepillen los dientes. Pero, ¿les decimos cada día cuánto les queremos? ¿Lo especiales que son, sus cualidades? El 14 de febrero puede ser una buena oportunidad para ello. 

En esta ocasión, os proponemos escribir mensajes positivos, románticos, simpáticos, o simplemente dando las gracias. Unas pequeñas cartulinas dobladas, con el nombre en el exterior, pueden ser suficientes. No se trata de que los tengáis que leer el mismo día, sino de ir descubriéndolos poco a poco: en un cajón de la mesita de noche, debajo de la almohada, en el escritorio, junto con las llaves en la entrada, etc. Seguro que encontrar un mensaje os alegrará el día. A continuación, os daremos unos ejemplos, que por supuesto vosotros podréis personalizar según los miembros de vuestra familia. ¡Y también su versión en inglés! Seguro que a los niños les encantarán

Para mamá: 

“Gracias mamá por hacernos sentir tan a gusto en casa, por tu trabajo a veces invisible pero continuo y super importante” / “Thank you mom for making us feel so comfortable at home, for your work that is sometimes invisible but continuous and super important” 

“Me gustan tus besos por la noche cuando crees que estoy dormido/a” / “I like your kisses at night when you think I’m asleep” 

“Me encantan tus abrazos, aunque a veces te diga que no los quiera” / “I love your hugs, even though sometimes I tell you I don’t want them” (os sonará si tenéis hijos adolescentes) 

Para papá: 

“Gracias papá por tus macarrones/bizcochos/bocadillos tan ricos” / “Thank you dad for your delicious pasta dishes/cakes/sandwiches” 

“Me encanta cuando estamos en el sofá muy apretaditos, viendo una peli y comiendo palomitas” / “I love when we are very tight on the sofa, watching a movie and eating popcorn” 

“Gracias por ayudarme con los deberes de mates” / “Thank you for helping me with my math homework” 

Para los hijos y las hijas, tanto si son más pequeños como ya en edad adolescente: 

“Me gusta tu risa, tu alegría y tu entusiasmo” / “I like your laugh, your joy and your enthusiasm” 

“Tienes talento para…” / “You have a talent for…” 

“Me encanta cómo te esfuerzas por superarte en…, por ello te admiro” / “I love how you strive to improve yourself in…, for that I admire you” 

“Siempre estaré a tu lado, pase lo que pase” / “I will always be by your side, no matter what” 

“Puedes contarme lo que sea, intentaré ayudarte en todo lo posible” / “You can tell me anything, I’ll try to help you as much as possible” 

“Te quiero y te querré todos los días de mi vida” / “I love you and I will love you every day of my life” 

No debemos olvidar que los adolescentes todavía nos necesitan, aunque a veces se esfuercen por mostrar que no es así. Una palabra de cariño y de comprensión, sobre todo en la intimidad, siempre será agradecida. Su mundo está cambiando, porque ellos lo están haciendo, pero ello no significa que ya no sean nuestros hijos amados. Decirles que estamos aquí para ellos, que pueden contar con nosotros siempre es especialmente importante cuando crecen. 

3. Preparar una comida o cena especial de San Valentín. 

Tampoco se trata de preparar un gran banquete o una comida muy elaborada. Estamos celebrando el amor que sentimos por nuestra familia, así que lo mejor es pensar en algo que nos haga felices. Por supuesto que podréis preparar o comprar una tarta o unas galletas en forma de corazón. O bien unas pizzas o ensalada con verduritas cortadas con esta forma, aquí tenéis algunas ideas muy saludables. Pero conviene conviene tener presente que estamos celebrando que disfrutamos estando juntos porque nos queremos, así que nada mejor que comer algo que nos guste a todos, o también, una degustación de nuestros platos preferidos. Podemos prepararlos nosotros o encargarlos. El objetivo es disfrutarlos en familia, alargar la comida, hablar, reír y compartir

4. La mesa debe estar acorde con la celebración. 

Por supuesto, la mesa también debe estar decorada. A veces es suficiente con unos pequeños corazones sobre el mantel o un mensaje en el plato de cada comensal. También conviene añadir a la estancia una fragancia suave y música de fondo, eso sí, que sea agradable y que permita la conversación. Y, por supuesto, cuidar la iluminación. En la cena del 14 de febrero (o el día que decidamos celebrar el Día de los Enamorados) no pueden faltar las velas. No hay nada más romántico que una cena a la luz de las velas, aunque sea con niños. ¡Nos vemos todos mucho más guapos! 

5. Las flores frescas no pueden faltar. 

Tanto en la mesa del comedor como en el recibidor, no pueden faltar las flores frescas en esta celebración. Un ramo sencillo, de flores variadas, no es necesario que sea muy grande, siempre creará un ambiente agradable para todos. 

6. Leer poemas, escuchar canciones. 

Leer algunos cuentos, poemas o versos dedicados al amor o la amistad puede ser una buena idea. También escuchar canciones románticas, que, si además son en inglés, podréis traducir y comentar. Es una buena idea elegir un poema o canción que os guste e investigar un poco su historia. Seguro que encontráis alguna curiosidad digna de ser mencionada de cuando fue escrito o compuesta. 

Aquí tenéis un ejemplo, el poema Amar es querer la felicidad del otro”, de Martin Gray

 
El amor jamás es acoso, es alegría, libertad, fuerza. 
Y es el amor el que mata la angustia. 
Allí donde falta el amor, nace el miedo y el aburrimiento. 
El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo. 
No aman y no son amados, aquellos que quieren ocultar ó esconder sus sentimientos. 
El amor es generosidad, el amor es entrega, el amor es intercambio. 
Quien da mucho, recibe mucho, a fin de cuentas 
Porque nosotros poseemos aquello que damos. 
Amar no es dañar al otro, dominarlo, sino acompañarlo en su camino y ayudarlo. 
Saber aceptar al otro tal como es 
Alegrarse de la felicidad que logre. 
Amarlo en su totalidad, porque él es lealtad y belleza, defectos y cualidades. 
He aquí las condiciones del amor. 
Porque el amor existe en virtud de la indulgencia, del perdón y del respeto al otro. 

7. Ver una peli romántica o dedicada a la familia. 

Seguro que os vienen a la memoria películas fantásticas que podéis ver en familia. Tanto si vuestros hijos son pequeños como más mayores, la película “Inside Out” (“Del revés”) puede ser una opción perfecta. Es muy divertida, pero a la vez permite una charla posterior más profunda. Podréis comentarla con vuestros hijos, hablar de sentimientos y de la importancia de expresarlos, de la familia como pilar fundamental en nuestra vida, etc. 

8. Repasar los álbumes de fotos familiares. 

Si tenéis álbumes de fotos familiares, el Día de los Enamorados puede ser una ocasión maravillosa para repasarlos. Les podréis contar la historia de cuándo conocisteis a vuestra pareja, al papá o la mamá. También la historia de los abuelos, o de los tíos y sobrinos si la sabéis. La información personal siempre es interesante para los niños y, en este caso, también forma parte de su vida

9. Crear vosotros el álbum del 14 de febrero de este año. 

Hacer fotos de la preparación de la celebración del Día de los Enamorados, así como de la cena, las actividades planeadas y de la reunión familiar seguro que puede conformar un álbum chulísimo que os encantará realizar. También podéis optar por el formato póster, y pegar las fotos impresas en una cartulina, que después podréis decorar con dibujos o pegatinas. ¡A los niños les encantará! 

10. Plantar una semilla de un árbol resistente. 

Elegir un árbol que os guste y que sea resistente, como símbolo de vuestro amor y fortaleza como familia, y plantarlo el mismo 14 de febrero, también puede ser una actividad muy bonita para esta celebración. Puede ser un olivo o un limonero, por ejemplo. Después no olvidaremos cuidarlo bien, regándolo según las indicaciones de los expertos. A los niños les emocionará verlo crecer, igual como crecen ellos. 

11. ¡No olvidéis brindar por el futuro! 

Con copas bien bonitas, todos brindaremos por nuestro futuro como familia unida. Podéis hacerlo con cava o zumo de manzana, ¡todo es admisible! Lo importante es celebrar que os queréis, que estáis juntos y que queréis seguir así por mucho mucho tiempo. 

¡Feliz Día de San Valentín a todos, familia!