5740 Views

Cómo introducir la música clásica a los niños, ¡y que les guste!

La música es beneficiosa para el desarrollo intelectual de los niños, por ello es una de las actividades extraescolares más recomendadas por los expertos. En el caso de la música clásica, las ventajas aún son mayores, ya que las sensaciones que produce ayudan al cerebro a disminuir la ansiedad, los nervios, el insomnio e incluso el dolor. Si hablamos de los niños, el escuchar música clásica puede ayudarles a aumentar la memoria, la atención, la comprensión y la capacidad de concentración, y, por tanto, a mejorar su rendimiento escolar en general. Incluso su autoconfianza, empatía, creatividad y expresión corporal pueden verse incrementadas. Pero ¿qué podemos hacer para que nuestros hijos escuchen música clásica y les guste? 

Como en tantas otras actividades, el ejemplo es fundamental. Los niños, especialmente cuando son más pequeños, aprenden por imitación. Si nosotros la escuchamos, ellos también lo harán. Si nos ven disfrutando mientras tanto, ellos disfrutarán también. Y estas vivencias serán fundamentales para educar su oído y el gusto por la música

¿A quién no le gusta la música? 

A todos nos gusta la música, también a los niños. Incluso los bebés reaccionan cuando oyen música. Miles de veces hemos visto cómo se calman con una melodía relajante, o cómo se mueven si suena música animada. De hecho, uno de los regalos que más disfrutarán será un instrumento musical. ¿Habéis probado darle una guitarra o un tambor a un niño de 2 años? Seguro que será el nene más feliz del mundo. 

Durante mucho tiempo hemos pensado que la música clásica iba dirigida sobre todo a un público adulto. Pero la música clásica lo es porque no ha perdido ni su valor ni su frescura con el paso de los siglos. Es universal y sigue ganando adeptos, también entre el público infantil. 

En la actualidad contamos con un sinfín de colecciones de música clásica especialmente indicada para bebés, niños y adolescentes, una fantástica manera de que conozcan este mundo tan maravilloso incluso si los papás no son entendidos en la materia. 

Una vez más, la clave está en la educación temprana. El oído es el primer sentido que desarrollamos, y el que primero debemos educar. A continuación, os daremos unas sencillas recomendaciones para que vuestros hijos puedan llegar a disfrutar la música clásica. Incluyendo, por supuesto, nuestra particular ‘playlist’, con los nombres de algunas obras clave que os servirán como introducción para que vuestros hijos conozcan y puedan llegar a disfrutar el apasionante mundo de la música clásica. 

Consejos para introducir la música clásica a los niños 

1. Escuchar música clásica en casa desde que llegamos a casa con el bebé. 

Las canciones infantiles son fantásticas para los niños. Tienen ritmos sencillos y muchas veces letras que facilitan el aprendizaje, sean los colores o el abecedario. Pero los niños, aunque no lo creamos al principio, también apreciarán un tipo de música más elaborada, como la música clásica. Por ello es recomendable que de vez en cuando también la escuchen. Además, tenemos melodías fantásticas y adecuadas para los diversos momentos del día: desde ritmos más alegres por la mañana o cuando queremos realizar alguna tarea doméstica, hasta música relajante cuando vamos a descansar. Además, la música se recuerda mejor si se asocia a una vivencia. Y si recuerdan al papá o la mamá bailando al ritmo de la música, seguro que la melodía que estaba sonando en ese momento les encantará. No es necesario que sólo escuchemos música clásica. En la variedad está el gusto, pero si queremos que los niños también aprecien a los clásicos, deben escucharlos. 

2. Asociar la música a actividades divertidas. 

A todos nos gusta bailar y cantar. ¿Qué tal si lo hacemos en familia o con nuestros amigos? Una comida o cena familiar puede ser un momento perfecto para disfrutar de melodías preciosas que nos acompañarán y nos ayudarán a disfrutar del momento. Apuntar a los nenes pequeños a música, canto o baile como actividades extraescolares también les ayudará a disfrutar de la música en otro contexto. Además, está demostrado que el saber tocar un instrumento está relacionado con tener una mejor predisposición por ejemplo para el aprendizaje de idiomas, así que todo son ventajas. 

3. Ir a conciertos, espectáculos de baile o musicales. 

Si os gusta la música, sabréis que escuchar un disco en casa está genial, pero nada comparado con asistir a un concierto en directo. En este caso, la experiencia musical no sólo se basa en el oído, también cuenta el ambiente, ver a los músicos en plena actuación, el estar rodeados de gente con nuestros mismos gustos… Pues lo mismo ocurre con los niños. Afortunadamente en la actualidad contamos con una amplia oferta de espectáculos para niños con la música como protagonista, desde musicales a conciertos de música clásica con piezas indicadas para los más pequeños. Fijarnos en las bandas que animan los desfiles y las cabalgatas también es una sana costumbre. ¡A vuestros hijos les encantará! 

4. Ver películas con buenas bandas sonoras. 

La música es sin duda una de las principales protagonistas de las películas más conocidas. ¿Quién no recuerda la banda sonora de “El rey león”, “La Bella y la Bestia”, “Frozen”, “El Padrino”, “Memorias de África”, “Carros de fuego” o “La misión”? Lo mismo ocurre en el cine infantil. En el caso de Disney, siempre se ha cuidado mucho la parte musical. Incluso encontramos grandes obras de música clásica en películas dirigidas a los más pequeños. En las películas, la música resulta fundamental para transmitirnos sentimientos y estados de ánimo, está asociada a vivencias, lo que provoca que la recordemos, y, por tanto, que la apreciemos todavía más. 

4. Elegir piezas adaptadas a la edad de los niños. 

Podemos elegir tanto piezas completas como algunas partes de otras obras que consideremos interesantes, como las oberturas famosas de las grandes obras musicales. En la actualidad disponemos de varias colecciones que nos pueden acercar con éxito la música clásica a los niños. Estas son nuestras recomendaciones

Mozart: 

1. PEQUEÑA SERENATA NOCTURNA K 525 (Allegro) 

2. LAS BODAS DE FÍGARO 

3. SONATA PARA PIANO Nº11 en la Mayor K331 (Marcha Turca – Allegretto) 

Beethoven: 

1. SINFONÍA Nº5 en Do Menor OP. 67 

2. SONATA PARA VIOLÍN Y PIANO en Fa Mayor OP. 24 “SRINGTIME” 

3. SINFONÍA Nº3 “HEROICA” en Mi Bemol Mayor OP. 55 

Tchaikovsky: 

1. CONCIERTO PARA PIANO Y ORQUESTA Nº1 en Si Bemol Mayor Op. 233 

Oberturas famosas: 

2. GIOACCHINO ROSSINI – Obertura de la ópera cómica “La Cenicienta” 

3. LUIGI CHERUBINI – Obertura de la ópera “Alí Babá y los 0 ladrones” 

4. FRANZ VON SUPPÉ – Obertura de la opereta “Caballería ligera” 

5. Explicar la vida de los grandes músicos. 

La vida personal es algo que siempre despierta el interés de los niños. Así que, ¿por qué no explicarles la experiencia de Mozart como niño prodigio? ¿O la historia de Beethoven, el músico que dejó de oír? En este sentido, recomendamos encarecidamente, tanto para niños como sobre todo para adolescentes, la PLAYLIST: REBELDES Y REVOLUCIONARIOS DE LA MÚSICA de JAMES RHODES. Se trata de una obra en un atractivo formato libro que nos presenta a los mejores músicos de todos los tiempos (Back, Mozart, Beethoven, Chopin o Schubert) ¡como si fueran estrellas de rock! Incluso incluye un póster. Una obra fantástica que podréis leer y disfrutar en familia. Por supuesto, va acompañada de una ‘playlist’ para que podáis escuchar, como nunca antes lo habéis hecho, algunas de las mejores obras de todos los tiempos. Sin duda, una actividad que merecerá la pena, porque, como dice RHODES, “la música puede cambiarlo todo, desde tu estado de ánimo hasta tu mente”

La música, fundamental en nuestros cursos Helen Doron English 

Cuando Helen Doron creó su método de enseñanza del inglés se inspiró en buena parte en el método Suzuki, conocido por enseñar a los niños a tocar el violín sin partituras y de memoria. Helen Doron entendió que, si la música tenía un lenguaje, también el lenguaje tenía música. Y por ello incluyó las canciones como pilar básico de la metodología Helen Doron English

La música permite a los niños memorizar el vocabulario fácilmente, mejorando su expresión oral y pronunciación. Además, las melodías les hacen bailar y perder la vergüenza que puede suponer hablar en otro idioma. La música supone además un refuerzo adicional a nuestras clases de inglés, ya que pueden también escucharla en casa, en cualquier momento del día. 

Desde bebés, nuestros cursos incluyen canciones que hacen que el aprendizaje del inglés resulte natural y divertido. Además, las canciones evolucionan con la edad, adaptándose a las capacidades y valores de los niños según van creciendo. 

Creemos firmemente que el inglés y la música son una combinación ganadora en la educación y el desarrollo intelectual de los niños. Por ello, incluso contamos con un canal musical propio y abierto a todos en YouTube, Helen Doron Song Club, donde podréis escuchar y ver los mejores vídeos en inglés para vuestros hijos, desde bebés a adolescentes, además de nuestro himno del 35 aniversario. ¡Os animamos a disfrutarlo en familia

Más información: https://helendoron.es/ 

Teléfono gratuito: 900.877.077

5741 Views

Cómo introducir la música clásica a los niños, ¡y que les guste!

La música es beneficiosa para el desarrollo intelectual de los niños, por ello es una de las actividades extraescolares más recomendadas por los expertos. En el caso de la música clásica, las ventajas aún son mayores, ya que las sensaciones que produce ayudan al cerebro a disminuir la ansiedad, los nervios, el insomnio e incluso el dolor. Si hablamos de los niños, el escuchar música clásica puede ayudarles a aumentar la memoria, la atención, la comprensión y la capacidad de concentración, y, por tanto, a mejorar su rendimiento escolar en general. Incluso su autoconfianza, empatía, creatividad y expresión corporal pueden verse incrementadas. Pero ¿qué podemos hacer para que nuestros hijos escuchen música clásica y les guste? 

Como en tantas otras actividades, el ejemplo es fundamental. Los niños, especialmente cuando son más pequeños, aprenden por imitación. Si nosotros la escuchamos, ellos también lo harán. Si nos ven disfrutando mientras tanto, ellos disfrutarán también. Y estas vivencias serán fundamentales para educar su oído y el gusto por la música

¿A quién no le gusta la música? 

A todos nos gusta la música, también a los niños. Incluso los bebés reaccionan cuando oyen música. Miles de veces hemos visto cómo se calman con una melodía relajante, o cómo se mueven si suena música animada. De hecho, uno de los regalos que más disfrutarán será un instrumento musical. ¿Habéis probado darle una guitarra o un tambor a un niño de 2 años? Seguro que será el nene más feliz del mundo. 

Durante mucho tiempo hemos pensado que la música clásica iba dirigida sobre todo a un público adulto. Pero la música clásica lo es porque no ha perdido ni su valor ni su frescura con el paso de los siglos. Es universal y sigue ganando adeptos, también entre el público infantil. 

En la actualidad contamos con un sinfín de colecciones de música clásica especialmente indicada para bebés, niños y adolescentes, una fantástica manera de que conozcan este mundo tan maravilloso incluso si los papás no son entendidos en la materia. 

Una vez más, la clave está en la educación temprana. El oído es el primer sentido que desarrollamos, y el que primero debemos educar. A continuación, os daremos unas sencillas recomendaciones para que vuestros hijos puedan llegar a disfrutar la música clásica. Incluyendo, por supuesto, nuestra particular ‘playlist’, con los nombres de algunas obras clave que os servirán como introducción para que vuestros hijos conozcan y puedan llegar a disfrutar el apasionante mundo de la música clásica. 

Consejos para introducir la música clásica a los niños 

1. Escuchar música clásica en casa desde que llegamos a casa con el bebé. 

Las canciones infantiles son fantásticas para los niños. Tienen ritmos sencillos y muchas veces letras que facilitan el aprendizaje, sean los colores o el abecedario. Pero los niños, aunque no lo creamos al principio, también apreciarán un tipo de música más elaborada, como la música clásica. Por ello es recomendable que de vez en cuando también la escuchen. Además, tenemos melodías fantásticas y adecuadas para los diversos momentos del día: desde ritmos más alegres por la mañana o cuando queremos realizar alguna tarea doméstica, hasta música relajante cuando vamos a descansar. Además, la música se recuerda mejor si se asocia a una vivencia. Y si recuerdan al papá o la mamá bailando al ritmo de la música, seguro que la melodía que estaba sonando en ese momento les encantará. No es necesario que sólo escuchemos música clásica. En la variedad está el gusto, pero si queremos que los niños también aprecien a los clásicos, deben escucharlos. 

2. Asociar la música a actividades divertidas. 

A todos nos gusta bailar y cantar. ¿Qué tal si lo hacemos en familia o con nuestros amigos? Una comida o cena familiar puede ser un momento perfecto para disfrutar de melodías preciosas que nos acompañarán y nos ayudarán a disfrutar del momento. Apuntar a los nenes pequeños a música, canto o baile como actividades extraescolares también les ayudará a disfrutar de la música en otro contexto. Además, está demostrado que el saber tocar un instrumento está relacionado con tener una mejor predisposición por ejemplo para el aprendizaje de idiomas, así que todo son ventajas. 

3. Ir a conciertos, espectáculos de baile o musicales. 

Si os gusta la música, sabréis que escuchar un disco en casa está genial, pero nada comparado con asistir a un concierto en directo. En este caso, la experiencia musical no sólo se basa en el oído, también cuenta el ambiente, ver a los músicos en plena actuación, el estar rodeados de gente con nuestros mismos gustos… Pues lo mismo ocurre con los niños. Afortunadamente en la actualidad contamos con una amplia oferta de espectáculos para niños con la música como protagonista, desde musicales a conciertos de música clásica con piezas indicadas para los más pequeños. Fijarnos en las bandas que animan los desfiles y las cabalgatas también es una sana costumbre. ¡A vuestros hijos les encantará! 

4. Ver películas con buenas bandas sonoras. 

La música es sin duda una de las principales protagonistas de las películas más conocidas. ¿Quién no recuerda la banda sonora de “El rey león”, “La Bella y la Bestia”, “Frozen”, “El Padrino”, “Memorias de África”, “Carros de fuego” o “La misión”? Lo mismo ocurre en el cine infantil. En el caso de Disney, siempre se ha cuidado mucho la parte musical. Incluso encontramos grandes obras de música clásica en películas dirigidas a los más pequeños. En las películas, la música resulta fundamental para transmitirnos sentimientos y estados de ánimo, está asociada a vivencias, lo que provoca que la recordemos, y, por tanto, que la apreciemos todavía más. 

4. Elegir piezas adaptadas a la edad de los niños. 

Podemos elegir tanto piezas completas como algunas partes de otras obras que consideremos interesantes, como las oberturas famosas de las grandes obras musicales. En la actualidad disponemos de varias colecciones que nos pueden acercar con éxito la música clásica a los niños. Estas son nuestras recomendaciones

Mozart: 

1. PEQUEÑA SERENATA NOCTURNA K 525 (Allegro) 

2. LAS BODAS DE FÍGARO 

3. SONATA PARA PIANO Nº11 en la Mayor K331 (Marcha Turca – Allegretto) 

Beethoven: 

1. SINFONÍA Nº5 en Do Menor OP. 67 

2. SONATA PARA VIOLÍN Y PIANO en Fa Mayor OP. 24 “SRINGTIME” 

3. SINFONÍA Nº3 “HEROICA” en Mi Bemol Mayor OP. 55 

Tchaikovsky: 

1. CONCIERTO PARA PIANO Y ORQUESTA Nº1 en Si Bemol Mayor Op. 233 

Oberturas famosas: 

2. GIOACCHINO ROSSINI – Obertura de la ópera cómica “La Cenicienta” 

3. LUIGI CHERUBINI – Obertura de la ópera “Alí Babá y los 0 ladrones” 

4. FRANZ VON SUPPÉ – Obertura de la opereta “Caballería ligera” 

5. Explicar la vida de los grandes músicos. 

La vida personal es algo que siempre despierta el interés de los niños. Así que, ¿por qué no explicarles la experiencia de Mozart como niño prodigio? ¿O la historia de Beethoven, el músico que dejó de oír? En este sentido, recomendamos encarecidamente, tanto para niños como sobre todo para adolescentes, la PLAYLIST: REBELDES Y REVOLUCIONARIOS DE LA MÚSICA de JAMES RHODES. Se trata de una obra en un atractivo formato libro que nos presenta a los mejores músicos de todos los tiempos (Back, Mozart, Beethoven, Chopin o Schubert) ¡como si fueran estrellas de rock! Incluso incluye un póster. Una obra fantástica que podréis leer y disfrutar en familia. Por supuesto, va acompañada de una ‘playlist’ para que podáis escuchar, como nunca antes lo habéis hecho, algunas de las mejores obras de todos los tiempos. Sin duda, una actividad que merecerá la pena, porque, como dice RHODES, “la música puede cambiarlo todo, desde tu estado de ánimo hasta tu mente”

La música, fundamental en nuestros cursos Helen Doron English 

Cuando Helen Doron creó su método de enseñanza del inglés se inspiró en buena parte en el método Suzuki, conocido por enseñar a los niños a tocar el violín sin partituras y de memoria. Helen Doron entendió que, si la música tenía un lenguaje, también el lenguaje tenía música. Y por ello incluyó las canciones como pilar básico de la metodología Helen Doron English

La música permite a los niños memorizar el vocabulario fácilmente, mejorando su expresión oral y pronunciación. Además, las melodías les hacen bailar y perder la vergüenza que puede suponer hablar en otro idioma. La música supone además un refuerzo adicional a nuestras clases de inglés, ya que pueden también escucharla en casa, en cualquier momento del día. 

Desde bebés, nuestros cursos incluyen canciones que hacen que el aprendizaje del inglés resulte natural y divertido. Además, las canciones evolucionan con la edad, adaptándose a las capacidades y valores de los niños según van creciendo. 

Creemos firmemente que el inglés y la música son una combinación ganadora en la educación y el desarrollo intelectual de los niños. Por ello, incluso contamos con un canal musical propio y abierto a todos en YouTube, Helen Doron Song Club, donde podréis escuchar y ver los mejores vídeos en inglés para vuestros hijos, desde bebés a adolescentes, además de nuestro himno del 35 aniversario. ¡Os animamos a disfrutarlo en familia

Más información: https://helendoron.es/ 

Teléfono gratuito: 900.877.077