543 Views

Cómo limpiar y desinfectar los juguetes de los niños (electrónicos, de madera, de plástico, peluches, etc.)

¿Cómo puedo limpiar los juguetes de mi hijo? ¿Con qué frecuencia sería recomendable? ¿Es aconsejable usar productos desinfectantes? Sin duda, estas preguntas son frecuentes entre los papás, especialmente los primerizos. Durante los primeros meses y años de vida, los bebés pueden sufrir infecciones variadas que les provoquen malestar, problemas intestinales o fiebre. Nosotros como padres queremos evitarlas al máximo. Por ello, nos gusta asegurarnos de que todo lo que toquen esté limpio y desinfectado. Pero, ¿cuál es la mejor forma de limpiar los juguetes? ¿Es aconsejable utilizar alcohol o lejía? ¿Podemos lavar los peluches en la lavadora

Ahora que ya han pasado unas semanas después de las vacaciones de Navidad seguro que nos toca limpiar y guardar algunos juguetes que nuestros hijos ya han dejado un poco de lado. Por ello, en este post intentaremos resolver estas dudas. A continuación, la mejor forma de limpiar los distintos tipos de juguetes

La frecuencia depende del uso de los juguetes y de nuestro estilo de vida 

No hay una frecuencia establecida ideal para limpiar los juguetes. Dependerá del uso que hagan los niños de ellos o de la forma de guardarlos. Limpiaremos con más frecuencia los juguetes de plástico que los nenes pueden tocar mientras comen o los que llevamos en el cochecito por la calle, que los cuentos que les leemos por la noche. También tendremos en cuenta la forma de almacenarlos. Si los guardamos en un cajón cerrado limpio siempre estarán mejor que si los dejamos en el suelo durante días. 

En general, también procuraremos evitar las toallitas húmedas. Son geniales sobre todo cuando estamos fuera de casa, pero siempre que podamos preferiremos agua y jabón, también para lavarnos las manos nosotros antes de tocar los juguetes. Además, generaremos menos residuos, lo que sin duda el planeta agradecerá. Y, siempre, las tiraremos en la papelera, nunca en el WC. 

Juguetes de plástico: siempre agua y jabón 

Para los juguetes de plástico (platos, tazas, patitos, cuentos de plástico…), la limpieza ideal es con agua y jabón, sobre todo el del detergente del lavavajillas a mano. Si es capaz de limpiar y desinfectar los objetos en los que comemos, seguro que será fantástico para los juguetes que nuestros nenes se llevan a la boca. En el caso de las muñecas, un trapito con agua y detergente, luego otro sólo mojado y finalmente uno seco, será suficiente. Aunque si encontramos manchas oscuras que no salen con el detergente, usaremos un algodón impregnado en alcohol. El alcohol se evapora rápido, no así la lejía, por ello la evitaremos. De este modo, estaremos seguros de que nuestro hijo no se lleva a la boca este producto tóxico

En el caso de las muñecas con pelo, les podremos lavárselo, pero con mucho cuidado. Recomendamos dejar el pelo en remojo durante la noche, con agua, jabón y un poquito de suavizante. Por la mañana lo desenredaremos en el agua y lo enjuagaremos con cuidado. Finalmente lo dejaremos secar al aire. Nunca utilizaremos el secador en estos casos, el pelo es de plástico y se puede derretir. 

Los chupetes, igual como los biberones o las tetinas, será conveniente que los desinfectemos con agua hirviendo después de lavarlos. 

Juguetes de tela y peluches, mejor en la lavadora 

La mayoría de juguetes de tela (manta de actividades, cuentos de tela, peluches, etc) se pueden lavar en la lavadora, a excepción de los que lleven una caja musical que no se pueda extraer o los más viejos y delicados. De todos modos, el fabricante lo debe indicar en la etiqueta para asegurarnos. Aunque también en este caso debemos tener cuidado. A veces, también podemos usar un paño húmedo con un poco de jabón, o la aspiradora, para limpiarlos. Si optamos por la aspiradora, usaremos uno de sus accesorios más pequeños con una media vieja como filtro, para evitar arrancar algún adorno del peluche.   

Es cierto que la lavadora es lo ideal, pero llevaremos cuidado para no estropear el juguete: algunos rellenos no aguantan bien el agua y el muñeco podría deformarse. Otros en cambios pueden llevar botones, lentejuelas o accesorios que se podrían estropear en la lavadora, e incluso, serían peligrosos para el mismo electrodoméstico. Una buena forma de evitarlo es lavarlos con una funda. Existen bolsas especiales para la lavadora, fantásticas para los peluches o para no perder los calcetines. Si no tenemos, podemos usar una funda de almohada atando los extremos, por ejemplo, con una goma del pelo. 

En la lavadora, recordemos siempre usar un programa suave, con agua fría, centrifugado bajo y un detergente para ropa delicada. No querremos que nuestro juguete favorito pierda su color o textura suave. En cuanto al secado, mejor evitar la secadora

Juguetes electrónicos: con alcohol y mucho cuidado 

Los juguetes electrónicos no son muy diferentes de nuestros aparatos electrónicos, como el teléfono móvil o la radio. Para limpiar el polvo o la grasa que puedan tener, lo mejor es limpiarlos con un algodón impregnado en alcohol, aunque es aconsejable que el alcohol sea isopropílico, porque se evapora antes y no deja rastros de aceite al evaporar. Evitaremos poner mucha cantidad, ya que la humedad no es buena para los aparatos. Y siempre nos aseguraremos de que el alcohol se haya evaporado antes de entregárselo de nuevo a los niños. 

Juguetes de madera: resistentes, pero no al agua 

La madera tiene propiedades antibacterianas, pero, aun así, los juguetes de madera se deberán limpiar de vez en cuando. En este caso, huye del agua y también del jabón y el alcohol. Un trapo con vinagre blanco será suficiente para dejarlos limpios y desinfectados. Secarlos al sol a continuación también será aconsejable, ya que los rayos UV ayudan a eliminar muchas bacterias. Aunque tampoco nos pasemos con el tiempo al sol, porque los juguetes podrían decolorarse o deteriorarse. Respecto al olor a vinagre, no hay que preocuparse, se disipa en minutos. 

Revisar los juguetes de nuestros hijos, una sana costumbre 

Igual como ocurre con nuestras cosas, es conveniente revisarlas de vez en cuando para asegurarnos de que están en buen estado. Además de comprobar si necesitan una limpieza o un arreglo, tanto los juguetes como sus contenedores, veremos si los juguetes siguen siendo adecuados para nuestros hijos. Los nenes crecen muy rápido y en apenas unos meses los juguetes ya nos pueden parecer “de bebés”, porque nuestro niño está muy mayor. La revisión servirá también para retirar los juguetes que ya no usen nuestros hijos, aunque siempre les consultaremos antes de hacerlo. Pasarlos a los familiares con nenes más pequeños o donarlos a alguna institución benéfica infantil siempre será positivo. Además, teniendo menos juguetes nos será más fácil mantener el orden y la limpieza

Si os interesa, en artículos anteriores os hablamos de los mejores juguetes para los niños según su edad y sobre cómo conseguir que los niños se encarguen de guardar sus juguetes y sean más organizados

Pero, sobre todo, no debemos olvidar que los juguetes y el juego en general son una parte fundamental en el desarrollo y el aprendizaje de nuestros hijos, por ello siempre nos aseguraremos de que puedan disfrutarlos de forma segura

544 Views

Cómo limpiar y desinfectar los juguetes de los niños (electrónicos, de madera, de plástico, peluches, etc.)

¿Cómo puedo limpiar los juguetes de mi hijo? ¿Con qué frecuencia sería recomendable? ¿Es aconsejable usar productos desinfectantes? Sin duda, estas preguntas son frecuentes entre los papás, especialmente los primerizos. Durante los primeros meses y años de vida, los bebés pueden sufrir infecciones variadas que les provoquen malestar, problemas intestinales o fiebre. Nosotros como padres queremos evitarlas al máximo. Por ello, nos gusta asegurarnos de que todo lo que toquen esté limpio y desinfectado. Pero, ¿cuál es la mejor forma de limpiar los juguetes? ¿Es aconsejable utilizar alcohol o lejía? ¿Podemos lavar los peluches en la lavadora

Ahora que ya han pasado unas semanas después de las vacaciones de Navidad seguro que nos toca limpiar y guardar algunos juguetes que nuestros hijos ya han dejado un poco de lado. Por ello, en este post intentaremos resolver estas dudas. A continuación, la mejor forma de limpiar los distintos tipos de juguetes

La frecuencia depende del uso de los juguetes y de nuestro estilo de vida 

No hay una frecuencia establecida ideal para limpiar los juguetes. Dependerá del uso que hagan los niños de ellos o de la forma de guardarlos. Limpiaremos con más frecuencia los juguetes de plástico que los nenes pueden tocar mientras comen o los que llevamos en el cochecito por la calle, que los cuentos que les leemos por la noche. También tendremos en cuenta la forma de almacenarlos. Si los guardamos en un cajón cerrado limpio siempre estarán mejor que si los dejamos en el suelo durante días. 

En general, también procuraremos evitar las toallitas húmedas. Son geniales sobre todo cuando estamos fuera de casa, pero siempre que podamos preferiremos agua y jabón, también para lavarnos las manos nosotros antes de tocar los juguetes. Además, generaremos menos residuos, lo que sin duda el planeta agradecerá. Y, siempre, las tiraremos en la papelera, nunca en el WC. 

Juguetes de plástico: siempre agua y jabón 

Para los juguetes de plástico (platos, tazas, patitos, cuentos de plástico…), la limpieza ideal es con agua y jabón, sobre todo el del detergente del lavavajillas a mano. Si es capaz de limpiar y desinfectar los objetos en los que comemos, seguro que será fantástico para los juguetes que nuestros nenes se llevan a la boca. En el caso de las muñecas, un trapito con agua y detergente, luego otro sólo mojado y finalmente uno seco, será suficiente. Aunque si encontramos manchas oscuras que no salen con el detergente, usaremos un algodón impregnado en alcohol. El alcohol se evapora rápido, no así la lejía, por ello la evitaremos. De este modo, estaremos seguros de que nuestro hijo no se lleva a la boca este producto tóxico

En el caso de las muñecas con pelo, les podremos lavárselo, pero con mucho cuidado. Recomendamos dejar el pelo en remojo durante la noche, con agua, jabón y un poquito de suavizante. Por la mañana lo desenredaremos en el agua y lo enjuagaremos con cuidado. Finalmente lo dejaremos secar al aire. Nunca utilizaremos el secador en estos casos, el pelo es de plástico y se puede derretir. 

Los chupetes, igual como los biberones o las tetinas, será conveniente que los desinfectemos con agua hirviendo después de lavarlos. 

Juguetes de tela y peluches, mejor en la lavadora 

La mayoría de juguetes de tela (manta de actividades, cuentos de tela, peluches, etc) se pueden lavar en la lavadora, a excepción de los que lleven una caja musical que no se pueda extraer o los más viejos y delicados. De todos modos, el fabricante lo debe indicar en la etiqueta para asegurarnos. Aunque también en este caso debemos tener cuidado. A veces, también podemos usar un paño húmedo con un poco de jabón, o la aspiradora, para limpiarlos. Si optamos por la aspiradora, usaremos uno de sus accesorios más pequeños con una media vieja como filtro, para evitar arrancar algún adorno del peluche.   

Es cierto que la lavadora es lo ideal, pero llevaremos cuidado para no estropear el juguete: algunos rellenos no aguantan bien el agua y el muñeco podría deformarse. Otros en cambios pueden llevar botones, lentejuelas o accesorios que se podrían estropear en la lavadora, e incluso, serían peligrosos para el mismo electrodoméstico. Una buena forma de evitarlo es lavarlos con una funda. Existen bolsas especiales para la lavadora, fantásticas para los peluches o para no perder los calcetines. Si no tenemos, podemos usar una funda de almohada atando los extremos, por ejemplo, con una goma del pelo. 

En la lavadora, recordemos siempre usar un programa suave, con agua fría, centrifugado bajo y un detergente para ropa delicada. No querremos que nuestro juguete favorito pierda su color o textura suave. En cuanto al secado, mejor evitar la secadora

Juguetes electrónicos: con alcohol y mucho cuidado 

Los juguetes electrónicos no son muy diferentes de nuestros aparatos electrónicos, como el teléfono móvil o la radio. Para limpiar el polvo o la grasa que puedan tener, lo mejor es limpiarlos con un algodón impregnado en alcohol, aunque es aconsejable que el alcohol sea isopropílico, porque se evapora antes y no deja rastros de aceite al evaporar. Evitaremos poner mucha cantidad, ya que la humedad no es buena para los aparatos. Y siempre nos aseguraremos de que el alcohol se haya evaporado antes de entregárselo de nuevo a los niños. 

Juguetes de madera: resistentes, pero no al agua 

La madera tiene propiedades antibacterianas, pero, aun así, los juguetes de madera se deberán limpiar de vez en cuando. En este caso, huye del agua y también del jabón y el alcohol. Un trapo con vinagre blanco será suficiente para dejarlos limpios y desinfectados. Secarlos al sol a continuación también será aconsejable, ya que los rayos UV ayudan a eliminar muchas bacterias. Aunque tampoco nos pasemos con el tiempo al sol, porque los juguetes podrían decolorarse o deteriorarse. Respecto al olor a vinagre, no hay que preocuparse, se disipa en minutos. 

Revisar los juguetes de nuestros hijos, una sana costumbre 

Igual como ocurre con nuestras cosas, es conveniente revisarlas de vez en cuando para asegurarnos de que están en buen estado. Además de comprobar si necesitan una limpieza o un arreglo, tanto los juguetes como sus contenedores, veremos si los juguetes siguen siendo adecuados para nuestros hijos. Los nenes crecen muy rápido y en apenas unos meses los juguetes ya nos pueden parecer “de bebés”, porque nuestro niño está muy mayor. La revisión servirá también para retirar los juguetes que ya no usen nuestros hijos, aunque siempre les consultaremos antes de hacerlo. Pasarlos a los familiares con nenes más pequeños o donarlos a alguna institución benéfica infantil siempre será positivo. Además, teniendo menos juguetes nos será más fácil mantener el orden y la limpieza

Si os interesa, en artículos anteriores os hablamos de los mejores juguetes para los niños según su edad y sobre cómo conseguir que los niños se encarguen de guardar sus juguetes y sean más organizados

Pero, sobre todo, no debemos olvidar que los juguetes y el juego en general son una parte fundamental en el desarrollo y el aprendizaje de nuestros hijos, por ello siempre nos aseguraremos de que puedan disfrutarlos de forma segura