3604 Views

¿Clases de repaso o cursos para aprender inglés? Consejos para decidir la mejor opción de presente y futuro para nuestros hijos

Algunos padres acuden a nuestras academias de inglés pidiendo clases de repaso para sus hijos. Quieren que los niños aprendan inglés, pero, sobre todo, que aprueben la asignatura. Si este es vuestro caso, os podemos ayudar a decidir. A continuación, nuestros consejos para elegir la mejor opción para el aprendizaje de inglés de vuestros hijos, tanto a largo como a corto plazo

1. No esperar a los suspensos o a que nuestro hijo “sea mayor”. 

¿Sois de letras o de ciencias? ¿Qué asignaturas se os daban mejor en el cole: las lenguas o las matemáticas? ¿Os gustaba más la historia, la gimnasia, la música? Desde bien pequeños, casi todos somos capaces de definir cuáles son nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Y seguro que, si tenemos hijos, también seremos capaces de adivinar las suyas desde edades tempranas. Por ello, os invitamos a estar atentos. 

Si los niños destacan en alguna asignatura, sería interesante que la potenciarais. Por ejemplo, con clases de arte si vemos que los dibujos de nuestros hijos son muy superiores a la media, o llevándoles a una escuela de música, si creemos que tiene una habilidad especial para la formación musical. En un artículo anterior os recomendamos cómo elegir las mejores actividades extraescolares para vuestros hijos

Pero también es importante que estemos pendientes para reforzar las asignaturas que les cuesten más. En el caso de las matemáticas, existe en la actualidad una gran cantidad de juegos divertidísimos para trabajar diversas áreas dependiendo de su edad, desde ábacos a pizarras electrónicas o magnéticas, puzles o juegos de contar. 

Si hablamos de las lenguas, los recursos para ayudarles son casi infinitos, aunque el más importante y divertido sería trabajar su hábito de lectura. En otra ocasión ya os dimos algunos consejos para iniciar a los más pequeños en la lectura, y no sólo por sus beneficios académicos, sino como fuente de felicidad para toda la vida. Con la lectura, nuestros hijos ampliarán su vocabulario, además de mejorar su ortografía y comprensión lectora. Cualidades todas ellas imprescindibles para el éxito en los estudios. Es importante que los niños lean en su lengua, pero también en inglés. Si son muy pequeños o los papás no pueden leerles en inglés, existen actualmente en el mercado cuentos con audios incorporados, que los niños podrán escuchar mientras miran su versión en papel. 

Así que nuestro consejo es que nunca esperemos a los suspensos o a que los niños sean mayores para actuar de refuerzo, como tampoco es conveniente que le digamos a nuestro hijo que “no es bueno en mates” o que “le cuesta mucho escribir”. Los niños, aunque no lo creamos a veces, nos hacen caso. Así que mejor ayudarles en lo que necesiten y trabajar su autoconfianza en que pueden conseguirlo

2. Intentar que la asignatura no sea su único contacto con el inglés. 

¿Cómo aprendemos a hablar nuestra lengua materna? ¿Sólo en el colegio? Claro que no. La familia, los amigos, la televisión, la sociedad en general, todo contribuye a que aprendamos nuestra lengua. Por ello, ¿cómo podemos pensar que sólo con unas pocas horas a la semana de clase ya será suficiente para que nuestros hijos aprendan inglés? La lengua es un proceso mental que comienza con nuestro nacimiento, incluso antes, ya que numerosos estudios han demostrado que los bebés son capaces de diferenciar sonidos, especialmente la voz de su madre, estando todavía en el vientre materno. 

El oído es el primer sentido que desarrollamos, por ello la exposición activa a la lengua es imprescindible para su aprendizaje. Actualmente disponemos no sólo de los cuentos con audios sino también de la televisión o los vídeos por Internet en inglés. Aunque es muy importante que nos asesoremos a la hora de exponer a nuestros hijos a la lengua inglesa. Debemos estar seguros de que lo que escuchan es adecuado para ellos, teniendo en cuenta su edad, pero también los contenidos o el tipo de vocabulario empleado en los vídeos. Aquí tenéis nuestra recomendación, un listado con los mejores vídeos en inglés para vuestros hijos desde bebés a adolescentes

3. Interesarse por los contenidos que está trabajando en el cole. 

¿Qué están trabajando ahora mismo nuestros hijos en clase de inglés? ¿Los colores, las partes del cuerpo, los números? Seguro que en el listado anterior de los mejores vídeos en inglés tenemos la canción perfecta para reforzarlos. No se trata de hacer un seguimiento exhaustivo de las materias que están tratando nuestros hijos en clase, sino de acompañarles en su formación. También para enseñarles que lo que aprenden en clase no se queda sólo en el aula, sino que lo podrán practicar y aplicar en diferentes contextos. Seguro que les encanta comprobar que las palabras que han aprendido en clase las pueden cantar y bailar en su vídeo favorito. 

4. No limitarse a “repasar” asignaturas en las actividades extraescolares. 

Las actividades extraescolares deben ser un plus en la formación de nuestros hijos, no limitarse a repetir las materias y los contenidos que están trabajando en clase. Si les ayudamos desde pequeños, reforzando los conocimientos académicos fuera de la escuela, no serán necesarias muchas clases de repaso. Si aun así en algún momento las necesitan, deberíamos asegurarnos de que estas actividades ofrecen además otros contenidos aparte de los que están trabajando ahora mismo en el colegio. De este modo, los niños no percibirán que están “repitiendo” el colegio fuera de clase, sino que están aprendiendo otras cosas que sin duda les resultarán útiles en el futuro, también en su centro escolar. Seguro que les encanta empezar una lección y sentir que ya conocen la materia que van a tratar. 

5. ¿Aprender inglés o sólo aprobar la asignatura? 

En el caso del inglés, esta pregunta resulta especialmente adecuada. Empezamos a hablar con apenas meses de edad, cuando pronunciamos nuestros primeros sonidos. Así que, si queremos que nuestros hijos aprendan inglés, debemos reforzarlo desde edades muy tempranas, no esperar al colegio. En su centro escolar les enseñarán gramática, vocabulario, ortografía. Pero será difícil que en el colegio aprendan a hablar con fluidez, sobre todo por falta de tiempo, porque las ratios no permiten que cada niño se pueda expresar a menudo en inglés de forma individual o que puedan interactuar entre ellos en la lengua inglesa. Así que nuestro consejo es el de buscar clases de inglés que refuercen sobre todo la parte oral del idioma desde edades tempranas. Si los niños entienden el inglés, si pueden hablarlo, seguro que les cuesta muchísimo menos aprender la escritura o los tiempos verbales. ¡Y no necesitarán clases de repaso! 

6. En el aprendizaje de idiomas, cuanto antes mejor.

Si queremos que nuestro hijo aprenda inglés, que lo entienda y que sepa hablar correctamente el idioma, debemos reforzar su aprendizaje fuera del horario lectivo. Apuntarle a una academia de inglés será importante, sobre todo si ofrece clases para bebés, desde edades tempranas. Que tenga contacto con la lengua lo antes posible será fundamental para que pueda expresarse con fluidez y con buena pronunciación cuando sea mayor. Y no debemos olvidar que proporcionar a nuestro hijo un buen nivel de inglés será una de las mejores inversiones educativas para su futuro.   

Además, el aprendizaje temprano del inglés ofrece múltiples beneficios: desde mejorar su rendimiento académico en general, hasta conocer otras culturas o estar más preparado para aprender una tercera o cuarta lengua. 

7. Cursos diseñados para todas las edades y nivel de inglés. 

En Helen Doron English disponemos de cursos de inglés para bebés, niños y adolescentes, desde los 3 meses y hasta los 19 años de edad. Hasta los 5-6 años los cursos son básicamente orales, después se introduce la escritura, la fonética y la gramática, para que el aprendizaje del idioma sea global. 

A la hora de decidir el curso y el grupo de los alumnos, se tiene en cuenta no sólo su edad, sino también su nivel de inglés. Nuestros grupos reducidos, de 8 alumnos máximos, nos permiten poder ofrecer una atención personalizada a cada alumno, dependiendo de sus necesidades. 

Por ello, a veces puede ocurrir que en un mismo grupo coincidan niños de edades diferentes: lo importante es que todos estén en un punto similar para que puedan avanzar, seguros de sí mismos y confiados en sus capacidades

Así, cuando llega un alumno nuevo a una academia Helen Doron English, se le hará una prueba para decidir su curso y grupo. De esta manera, aunque haya suspendido inglés en el colegio, estará en un curso y en un grupo adecuados, que le animarán a avanzar y aprender sin miedo al fracaso. Los cursos incluyen los contenidos que los niños trabajan o van a trabajar en el colegio, así que los resultados en su centro escolar no tardarán en mejorar, ¡y sin clases de repaso! 

8. Aprender inglés, la mejor opción de futuro para nuestros hijos. 

Nuestra metodología única de aprendizaje, inspirada en la obra de Suzuki, Montessori y Glenn Doman, permite que los niños aprendan inglés de manera natural y sin esfuerzo, como aprenden los niños su lengua materna. La formación del profesorado en los principios del método Helen Doron English, así como en cada curso que imparten, hace posible que los bebés, niños y adolescentes aprendan inglés de forma efectiva. 

Además, los cursos Helen Doron English están diseñados para superar las pruebas oficiales de Cambrigde, tanto las infantiles (Starters, Movers, Flyers) como las superiores, PET-B1 y FCE-B2, tan demandadas en el mercado laboral en la actualidad. 

¿Quieres más información? Encuentra tu centro más cercano y solicita una clase de prueba gratuita

Más información: https://helendoron.es/  

Teléfono gratuito: 900.877.077 

3605 Views

¿Clases de repaso o cursos para aprender inglés? Consejos para decidir la mejor opción de presente y futuro para nuestros hijos

Algunos padres acuden a nuestras academias de inglés pidiendo clases de repaso para sus hijos. Quieren que los niños aprendan inglés, pero, sobre todo, que aprueben la asignatura. Si este es vuestro caso, os podemos ayudar a decidir. A continuación, nuestros consejos para elegir la mejor opción para el aprendizaje de inglés de vuestros hijos, tanto a largo como a corto plazo

1. No esperar a los suspensos o a que nuestro hijo “sea mayor”. 

¿Sois de letras o de ciencias? ¿Qué asignaturas se os daban mejor en el cole: las lenguas o las matemáticas? ¿Os gustaba más la historia, la gimnasia, la música? Desde bien pequeños, casi todos somos capaces de definir cuáles son nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Y seguro que, si tenemos hijos, también seremos capaces de adivinar las suyas desde edades tempranas. Por ello, os invitamos a estar atentos. 

Si los niños destacan en alguna asignatura, sería interesante que la potenciarais. Por ejemplo, con clases de arte si vemos que los dibujos de nuestros hijos son muy superiores a la media, o llevándoles a una escuela de música, si creemos que tiene una habilidad especial para la formación musical. En un artículo anterior os recomendamos cómo elegir las mejores actividades extraescolares para vuestros hijos

Pero también es importante que estemos pendientes para reforzar las asignaturas que les cuesten más. En el caso de las matemáticas, existe en la actualidad una gran cantidad de juegos divertidísimos para trabajar diversas áreas dependiendo de su edad, desde ábacos a pizarras electrónicas o magnéticas, puzles o juegos de contar. 

Si hablamos de las lenguas, los recursos para ayudarles son casi infinitos, aunque el más importante y divertido sería trabajar su hábito de lectura. En otra ocasión ya os dimos algunos consejos para iniciar a los más pequeños en la lectura, y no sólo por sus beneficios académicos, sino como fuente de felicidad para toda la vida. Con la lectura, nuestros hijos ampliarán su vocabulario, además de mejorar su ortografía y comprensión lectora. Cualidades todas ellas imprescindibles para el éxito en los estudios. Es importante que los niños lean en su lengua, pero también en inglés. Si son muy pequeños o los papás no pueden leerles en inglés, existen actualmente en el mercado cuentos con audios incorporados, que los niños podrán escuchar mientras miran su versión en papel. 

Así que nuestro consejo es que nunca esperemos a los suspensos o a que los niños sean mayores para actuar de refuerzo, como tampoco es conveniente que le digamos a nuestro hijo que “no es bueno en mates” o que “le cuesta mucho escribir”. Los niños, aunque no lo creamos a veces, nos hacen caso. Así que mejor ayudarles en lo que necesiten y trabajar su autoconfianza en que pueden conseguirlo

2. Intentar que la asignatura no sea su único contacto con el inglés. 

¿Cómo aprendemos a hablar nuestra lengua materna? ¿Sólo en el colegio? Claro que no. La familia, los amigos, la televisión, la sociedad en general, todo contribuye a que aprendamos nuestra lengua. Por ello, ¿cómo podemos pensar que sólo con unas pocas horas a la semana de clase ya será suficiente para que nuestros hijos aprendan inglés? La lengua es un proceso mental que comienza con nuestro nacimiento, incluso antes, ya que numerosos estudios han demostrado que los bebés son capaces de diferenciar sonidos, especialmente la voz de su madre, estando todavía en el vientre materno. 

El oído es el primer sentido que desarrollamos, por ello la exposición activa a la lengua es imprescindible para su aprendizaje. Actualmente disponemos no sólo de los cuentos con audios sino también de la televisión o los vídeos por Internet en inglés. Aunque es muy importante que nos asesoremos a la hora de exponer a nuestros hijos a la lengua inglesa. Debemos estar seguros de que lo que escuchan es adecuado para ellos, teniendo en cuenta su edad, pero también los contenidos o el tipo de vocabulario empleado en los vídeos. Aquí tenéis nuestra recomendación, un listado con los mejores vídeos en inglés para vuestros hijos desde bebés a adolescentes

3. Interesarse por los contenidos que está trabajando en el cole. 

¿Qué están trabajando ahora mismo nuestros hijos en clase de inglés? ¿Los colores, las partes del cuerpo, los números? Seguro que en el listado anterior de los mejores vídeos en inglés tenemos la canción perfecta para reforzarlos. No se trata de hacer un seguimiento exhaustivo de las materias que están tratando nuestros hijos en clase, sino de acompañarles en su formación. También para enseñarles que lo que aprenden en clase no se queda sólo en el aula, sino que lo podrán practicar y aplicar en diferentes contextos. Seguro que les encanta comprobar que las palabras que han aprendido en clase las pueden cantar y bailar en su vídeo favorito. 

4. No limitarse a “repasar” asignaturas en las actividades extraescolares. 

Las actividades extraescolares deben ser un plus en la formación de nuestros hijos, no limitarse a repetir las materias y los contenidos que están trabajando en clase. Si les ayudamos desde pequeños, reforzando los conocimientos académicos fuera de la escuela, no serán necesarias muchas clases de repaso. Si aun así en algún momento las necesitan, deberíamos asegurarnos de que estas actividades ofrecen además otros contenidos aparte de los que están trabajando ahora mismo en el colegio. De este modo, los niños no percibirán que están “repitiendo” el colegio fuera de clase, sino que están aprendiendo otras cosas que sin duda les resultarán útiles en el futuro, también en su centro escolar. Seguro que les encanta empezar una lección y sentir que ya conocen la materia que van a tratar. 

5. ¿Aprender inglés o sólo aprobar la asignatura? 

En el caso del inglés, esta pregunta resulta especialmente adecuada. Empezamos a hablar con apenas meses de edad, cuando pronunciamos nuestros primeros sonidos. Así que, si queremos que nuestros hijos aprendan inglés, debemos reforzarlo desde edades muy tempranas, no esperar al colegio. En su centro escolar les enseñarán gramática, vocabulario, ortografía. Pero será difícil que en el colegio aprendan a hablar con fluidez, sobre todo por falta de tiempo, porque las ratios no permiten que cada niño se pueda expresar a menudo en inglés de forma individual o que puedan interactuar entre ellos en la lengua inglesa. Así que nuestro consejo es el de buscar clases de inglés que refuercen sobre todo la parte oral del idioma desde edades tempranas. Si los niños entienden el inglés, si pueden hablarlo, seguro que les cuesta muchísimo menos aprender la escritura o los tiempos verbales. ¡Y no necesitarán clases de repaso! 

6. En el aprendizaje de idiomas, cuanto antes mejor.

Si queremos que nuestro hijo aprenda inglés, que lo entienda y que sepa hablar correctamente el idioma, debemos reforzar su aprendizaje fuera del horario lectivo. Apuntarle a una academia de inglés será importante, sobre todo si ofrece clases para bebés, desde edades tempranas. Que tenga contacto con la lengua lo antes posible será fundamental para que pueda expresarse con fluidez y con buena pronunciación cuando sea mayor. Y no debemos olvidar que proporcionar a nuestro hijo un buen nivel de inglés será una de las mejores inversiones educativas para su futuro.   

Además, el aprendizaje temprano del inglés ofrece múltiples beneficios: desde mejorar su rendimiento académico en general, hasta conocer otras culturas o estar más preparado para aprender una tercera o cuarta lengua. 

7. Cursos diseñados para todas las edades y nivel de inglés. 

En Helen Doron English disponemos de cursos de inglés para bebés, niños y adolescentes, desde los 3 meses y hasta los 19 años de edad. Hasta los 5-6 años los cursos son básicamente orales, después se introduce la escritura, la fonética y la gramática, para que el aprendizaje del idioma sea global. 

A la hora de decidir el curso y el grupo de los alumnos, se tiene en cuenta no sólo su edad, sino también su nivel de inglés. Nuestros grupos reducidos, de 8 alumnos máximos, nos permiten poder ofrecer una atención personalizada a cada alumno, dependiendo de sus necesidades. 

Por ello, a veces puede ocurrir que en un mismo grupo coincidan niños de edades diferentes: lo importante es que todos estén en un punto similar para que puedan avanzar, seguros de sí mismos y confiados en sus capacidades

Así, cuando llega un alumno nuevo a una academia Helen Doron English, se le hará una prueba para decidir su curso y grupo. De esta manera, aunque haya suspendido inglés en el colegio, estará en un curso y en un grupo adecuados, que le animarán a avanzar y aprender sin miedo al fracaso. Los cursos incluyen los contenidos que los niños trabajan o van a trabajar en el colegio, así que los resultados en su centro escolar no tardarán en mejorar, ¡y sin clases de repaso! 

8. Aprender inglés, la mejor opción de futuro para nuestros hijos. 

Nuestra metodología única de aprendizaje, inspirada en la obra de Suzuki, Montessori y Glenn Doman, permite que los niños aprendan inglés de manera natural y sin esfuerzo, como aprenden los niños su lengua materna. La formación del profesorado en los principios del método Helen Doron English, así como en cada curso que imparten, hace posible que los bebés, niños y adolescentes aprendan inglés de forma efectiva. 

Además, los cursos Helen Doron English están diseñados para superar las pruebas oficiales de Cambrigde, tanto las infantiles (Starters, Movers, Flyers) como las superiores, PET-B1 y FCE-B2, tan demandadas en el mercado laboral en la actualidad. 

¿Quieres más información? Encuentra tu centro más cercano y solicita una clase de prueba gratuita

Más información: https://helendoron.es/  

Teléfono gratuito: 900.877.077